image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
08



El viejo gallinero hispánico decidió con toda su libertad poner a los zorros a los mandos del gallinero. Las gallinas, y, una vez más, se dejaron seducir por los encantos de sirena de los zorros. Éstos les contaron todas las mentiras habidas y por haber en el reino del gallinero y una mayoría de las ilusas gallinas creyeron en la certeza de lo que, en realidad, no eran más que mentiras y más mentiras y creyeron a pies juntillas, con la fe de lo irracional y de lo incoherente, lo que aquellos zorros les decían sobre que “Sabían lo que tenían que hacer y que lo iban a hacer” Llegarían para solucionar todos los problemas que, paradojas de la vida, aquellos mismos zorros les habían creado en tiempos no muy lejanos.

Pronto, incluso antes de que saliera el sol de ese nuevo amanecer, los zorros comenzaron a imponer sus nuevas leyes –que siempre han sido las mismas en todas las zorrerías del viejo gallinero- y que, lógicamente, en nada se parecían a las anunciadas a bombo y platillo en sus campañas electorales. Les arrebataron derechos y bienestares a cambio de deberes y más obligaciones. Sin trabajo, menos dinero a los que aún laboran, menos de todo y que paguen las gallinas por todo, a pesar de sus siempre altos impuestos y tasas. Un empobrecido gallinero con hambre y miseria, donde muchos polluelos las pasaban canutas hasta para hacer una comida al día.  Las gallinas asistían impávidas ante tanto desacato y tanto atraco al gallinero, tenían miedo, mucho miedo a los viejos zorros. Algunas, incluso tuvieron actos de valentía y se enfrentaron a los zorros, pero, al hacerlo solas, fueron atacadas, desautorizadas por terroristas de la paz social del gallinero y, finalmente, defenestradas. No estaban unidas todas las gallinas, cada una defendía una parte del todo y así no hay lid que se gane, ni en este ni en ningún otro gallinero. Las gallinas tienen eso, que no saben de uniones y de lo fundamental que es ir todas juntas en la defensa de los intereses que les unen y que, a la postre, las confirman en ser lo que son, unas temerosas gallinas. Los ahorros de las más viejas gallinas fueron extrapolados por los zorros más listos. Las gallinas aguerridas de las fuerzas del orden público, se descargaban con conciencia y como liberación de sus propias rabias sobre sus congéneres, cumpliendo fielmente con las órdenes de los zorros. El saqueo no tenía fin y las gallinas eran las paganinis de aquellas inversiones fallidas realizadas por otros zorros del gallinero central. Se socializaban las pérdidas y la privatización de todo lo que aún quedaba en el gallinero se ponía en manos de otros zorros avispados. Las deudas y los déficit eran repercutidos en las tontas gallinas que lo aceptaban como si ellas hubieran sido sus causantes o beneficiarios. Los zorros más viejos se frotaban y frotaban las manos viendo cómo sus ingresos aumentaban más y más. Nunca alguno fue culpado por sus decisiones, por sus obras innecesarias, por sus gastos incontrolados, más bien eran justificados y ensalzados. Bien que hacían sus negocios y recibían buenas comisiones por tales dispendios. Todo les estaba permitido y en la confusión que ellos mismos se ocupaban en crear, perpetraban más asaltos a la dignidad del gallinero. Todo a costa de las pobres gallinas que cada día que pasaba eran más y más flacas y más débiles. Daba pena verlas. Con lo lustrosas que habían estado unos años antes. Ahora ni sus plumas tenían brillo, ni sus inútiles alas podían dar siquiera un aleteo para el menor impulso.

Asomaban por doquier zorros descarados y hasta airados argumentando y defendiendo sus fortunas ante la vaga y comedida justicia. Por que siempre fue prudente la justicia con los zorros, que, al fin y al cabo, éstos se conocen bien el percal y a cada uno de los togados. Ya prescribirán, es sólo cuestión de que siga pasando el tiempo. En el gallinero nunca se enteran de nada y menos de aquello que realmente les pudieran ayudar a salir de ese inmundo gallinero que nadie ha osado nunca limpiar y desinfectar. Son tantos los siglos y tanta la zorrería de tantos que es como si “Esto es lo que hay y si las gallinas se ponen bravas, sacamos los tanques para que las aplasten, que ya lo hicimos otras veces”

Paradójicamente, las gallinas, al fin y al cabo, habían sido las que dieron el poder a los zorros. Y nunca en la Historia se vio a una gallina enfrentarse a un zorro, y si lo fue, su soledad ayudó a su gratuito sacrificio. Se miraban unas a otras como buscando algún gallo valeroso y dispuesto a dar la cara, sin acertar a ver a alguno. Nadie. Así que, a tragar lo que los zorros nos digan, se decían entre ellas.

El gallinero estaba sumido en el mayor de los miedos, a muchos ya les habían quitado hasta su propio nido. A todos les habían recortado el veterinario y todas las clases de canto. Les vaciaron sus bolsillos y de los nidos que aún quedaban, se llevaron todos los huevos. De los polluelos, unos marcharon lejos y otros quedaron sin futuro y como huérfanos. Desesperanzados, abandonados. Su identidad de gallinas, ya de por sí baja, había descendido aún más. No encontraban su lugar en ese gallinero que los zorros y sus mayores ya casi habían desmoronado, como si de una fila de naipes se tratara. Su orgullo de ser gallina se estaba muriendo junto a tanto despropósito y tanto expolio provocados por los zorros y por la complicidad silenciosa y silenciada de los que los rodean.

Raro era el día que no descubrían que otro zorro se había estado comiendo lo que era de todas las gallinas. De cómo éstas habían sido esquilmadas hasta lo infinito en tantos y tantos años y lo que más les dolían era la impunidad con las que habían y están, aún, perpetrando tales hazañas, pues no encuentran freno al desenfreno. Tal es la codicia y avaricia de los zorros que sólo piensan en su presente y en el porvenir de sus zorritos. Al fin y al cabo el gallinero es de donde ellos siempre obtuvieron sus riquezas y poderes, siempre bajo las leyes que ellos mismos hacen y a las que tanto acuden para garantizarse su pillaje y para que las gallinas inoculen el miedo, que a ellas bien que se les aplica.

Los astutos zorros ganaban la batalla ante la complacencia de tanta gallina dócil y sumisa. Además, la realidad les enseñaba que sólo eran encarceladas ellas, las gallinas. Y eso a pesar de que no había comparación posible entre unos y otros delitos. Pero siempre fue la justicia hecha para ellas y no para los zorros, pues éstos, a la más mínima, sacan su fuerza y sus colmillos y atemperan al juez más sobrao.

El máximo dirigente de los zorros hacía gala de sus silencios y ausencias y sus secretarios más directos inundaban de mentiras y más mentiras en un intento de disfrazar la cruda realidad al foro gallináceo. Que el año siguiente habrá cambiado todo se empeñan en decir, cuando su pillaje aún no ha  terminado y cuando ninguna gráfica soporta ninguna de sus palabras. El zorro mayor sigue sin dar la cara, sin exponerse a cuántas preguntas quieran hacerle las gallinas, no vaya a ser… Incluso hay gallinas que aún les creen y ríen sus gracias como un intento de obtener su gracia y benevolencia y alguna otra gracia que les mejore su particular gallinero. 


El caso es que el gallinero está más revuelto que nunca y sigue sin aparecer algún gallo con fuertes espolones. Así, mientras todo esto sucede, los zorros continúan haciendo sus negocios sin que nadie haga algo para evitarlo.

Su riqueza aumenta en la misma proporción que la pobreza en el gallinero.

Gallinero con gallinas desunidas y con miedo son el cóctel perfecto para su sacrificio. Y eso es lo que están haciendo los zorros: Sacrificándonos una a una y a su antojo.

Además, su desprecio es tal, que lo hacen con risitas en sus depredadoras bocas. Ellos son unos zorros viejos. Nosotras, unas temerosas gallinas.

 

Publicado en: Hacia la madurez social
Email del autor: jmariahp@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (1) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a Del.icio.us Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a digg Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a menéame Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a Technorati Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a Google Bookmarks Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a Live-MSN Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a FaceBook Agregar 'Las gallinas, el gallinero y los zorros' a Twitter

Post Rating

Comments

aike
# aike dt27350965
martes, 27 de enero de 2015 8:54
Tissot deliver a massive collecting several forms of physical activities different watches that happen to be with patek philippe replica sale great level of quality during acceptable selling prices. A Tissot PRS516 fee fewer as compared with quite a lot of this alternative Europe different watches : my family and i private quite a few excellent different watches : but it surely is often as high quality design sophisticated when almost every other physical activities look at. Tissot were building hublot replica sale different watches considering 1853 and get ended up a key around making an array of technologically leading-edge swiss wrist watches: a Tissot T-Touch look at is a global initially touch screen watch. Tissot generate an in depth collection of physical activities different watches. When you are a heavy diver then an Diver Seastar may be for you actually. A Tissot Seastar is undoubtedly an auto timepiece made using a properly tolerant precious metal instance, capably with fighting off getting absolute depths with 301 meters. Just what exactly I actually mainly for instance for the Tissot Seastar is definitely it has the domed sapphire crystal clear window, which will magnifies statistics to the dyed calls; virtually no alternative diver's look at we find out with rolex replica sale includes the following aspect. A Tissot PR100X physical activities look at features extra highly processed splendor. A PR100X Compact Lovely lady Tissot look at is actually a pretty exquisite women of all ages look at plus has become the a lot of attractive with women of all ages sport activity different watches, in my view. Its tolerant about 100 meters, contains a bolt all the way down overhead, window sapphire window plus magic call. So is definitely stainless-steel when is a bracelets.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit