image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
24

Se le conoce en la mayoría de las antologías por el título: Los granjeros... a los que se les daban bien los números.
… y estoy seguro de que vais a extraer numerosas reflexiones, ¿sí?

De entre todos los pueblos que el mula Nasrudin visitó en sus viajes, había uno que era especialmente famoso porque a sus habitantes se les daban muy bien los números. Nasrudin encontró alojamiento en la casa de un granjero. A la mañana siguiente se dio cuenta de que el pueblo no tenía pozo. Cada mañana, alguien de cada familia del pueblo cargaba uno o dos burros con garrafas de agua vacías y se iban a un riachuelo que estaba a una hora de camino, llenaban las garrafas y las llevaban de vuelta al pueblo, lo que les llevaba otra hora más.

"¿No sería mejor si tuvieran agua en el pueblo?", preguntó Nasrudin al granjero de la casa en la que se alojaba. "¡Por supuesto que sería mucho mejor!", dijo el granjero. "El agua me cuesta cada día dos horas de trabajo para un burro y un chico que lleva el burro. Eso hace al año mil cuatrocientas sesenta horas, si cuentas las horas del burro como las horas del chico. Pero si el burro y el chico estuvieran trabajando en el campo todo ese tiempo, yo podría, por ejemplo, plantar todo un campo de calabazas y cosechar cuatrocientas cincuenta y siete calabazas más cada año."

"Veo que lo tienes todo bien calculado", dijo Nasrudin admirado. "¿Por qué, entonces, no construyes un canal para traer el agua al río?" "¡Eso no es tan simple!", dijo el granjero. "En el camino hay una colina que deberíamos atravesar. Si pusiera a mi burro y a mi chico a construir un canal en vez de enviarlos por el agua, les llevaría quinientos años si trabajasen dos horas al día. Al menos me quedan otros treinta años más de vida, así que me es más barato enviarles por el agua."

"Sí, ¿pero es que serías tú el único responsable de construir un canal? Son muchas familias en el pueblo."

"Claro que sí", dijo el granjero. "Hay cien familias en el pueblo. Si cada familia enviase cada día dos horas un burro y un chico, el canal estaría hecho en cinco años. Y si trabajasen diez horas al día, estaría acabado un año."

"Entonces, ¿por qué no se lo comentas a tus vecinos y les sugieres que todos juntos construyáis el canal?"

"Mira, si yo tengo que hablar de cosas importantes con un vecino, tengo que invitarle a mi casa, ofrecerle té y halva, hablar con él del tiempo y de la nueva cosecha, luego de su familia, sus hijos, sus hijas, sus nietos. Después le tengo que dar de comer y después de comer, otro té y él tiene que preguntarme entonces sobre mi granja y sobre mi familia para finalmente llegar con tranquilidad al tema y tratarlo con cautela. Eso lleva un día entero. Como somos cien familias en el pueblo, tendría que hablar con noventa y nueve cabezas de familia. Estarás de acuerdo conmigo que yo no puedo estar noventa y nueve días seguidos discutiendo con los vecinos. Mi granja se vendría abajo. Lo máximo que podría hacer sería invitar a un vecino a mi casa por semana. Como un año tiene sólo cincuenta y dos semanas, eso significa que me llevaría casi dos años hablar con mis vecinos. Conociendo a mis vecinos como les conozco, te aseguro que todos estarían de acuerdo con hacer llegar el agua al pueblo, porque todos ellos son buenos con los números. Y como les conozco, te digo, que cada uno prometería participar si los otros participasen también. Entonces, después de dos años, tendría que volver a empezar otra vez desde el principio, invitándoles de nuevo a mi casa y diciéndoles que todos están dispuestos a participar." "Vale", dijo Nasrudin, "pero entonces en cuatro años estarías preparados para comenzar el trabajo. ¡Y al año siguiente, el canal estaría construido!"

"Hay otro problema", dijo el granjero. "Estarás de acuerdo conmigo que una vez que el canal esté construido, cualquiera podrá ir por agua, tanto como si ha o no contribuido con su parte de trabajo correspondiente."

"Lo entiendo", dijo Nasrudin . "Incluso si quisierais, no podríais vigilar todo el canal."

"Pues no", dijo el granjero. "Cualquier caradura que se hubiera librado de trabajar, se beneficiaría de la misma manera que los demás y sin coste alguno."

"Tengo que admitir que tienes razón", dijo Nasrudin.

"Así que como a cada uno de nosotros se nos dan bien los números, intentaremos escabullirnos. Un día el burro no tendrá fuerzas, el otro el chico de alguien tendrá tos, otro la mujer de alguien estará enferma, y el niño, el burro tendrán que ir a buscar al médico.

Como a nosotros se nos dan bien los números, intentaremos escurrirnos el bulto. Y como cada uno de nosotros sabe que los demás no harán lo que deben, ninguno mandará a su burro o a su chico a trabajar. Así, la construcción del canal ni siquiera se empezará."

"Tengo que reconocer que tus razones suenan muy convincentes", dijo Nasrudin. Se quedó pensativo por un momento, pero de repente exclamó: "Conozco un pueblo al otro lado de la montaña que tiene el mismo problema que ustedes tienen. Pero ellos tienen un canal desde hace ya veinte años."

"Efectivamente", dijo el granjero, "pero a ellos no se les dan bien los números."




Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (16) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a Del.icio.us Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a digg Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a menéame Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a Technorati Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a Google Bookmarks Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a Live-MSN Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a FaceBook Agregar 'Un cuento de Nasrudin para ese juego de salón llamado Economía. ' a Twitter

Post Rating

Comments

Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
martes, 24 de febrero de 2009 12:22
Estoy leyendo un libro titulado Decisiones Instintivas de Gerhd Gigerender. Explica cómo un buen número de estudios han demostrado que las decidiones tomadas científicamente, desde el cálculo y la razón no han obtenido mejores resultados que aquellas decisiones, tomadas sobre el mismo problema, tomadas de forma intiutiva. El estudio se realizó sobre la gestión de un portforlio de valores bursátiles que se dío a una consultora bursátil, a un grupo de estudiantes de un master financiero y a un grupo de aficionados sin estudios universitarios. Este último grupo fue el que obtuvo mejores resultados.

Gira en torno a este cuento la lección de que entender, procesar y gestionar el mundo desde la razón, desde el intelecto, no nos proporciona ningún salvoconducto al éxito. ¿Qué tratamiento se le da en nuestro sistema educativo a la intución, a las emociones, a la creatividad pura? En mi opinión, estos aspectos quedan sepultados en favor de los conocimientos, del pensamiento cartesiano, de la razón científica, del intelecto.

Pues bien, Karl Popper, en su libro La Lógica de la Razón Científica ya afirmaba que "El avance de la ciencia no se debe al hecho de que se acumulen
cada vez más experiencias perceptivas con el transcurso del tiempo
(...) El único medio que tenemos para interpretar la naturaleza son
las ideas audaces, las anticipaciones injustificadas, y el pensamiento
especulativo".

Gracias Juan por tus fecundas reflexiones.
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 24 de febrero de 2009 15:38
Hombre, viniendo de Karl Popper, defensor acérrimo del Método Científico con su regla de la falsación, me parece toda una declaración de guerra al fanatismo cartesianista bajo el que se ha construido el edificio estaliniano de la moderna educación, tanto pre como universitaria. Quiero decir que en mi opinión, el origen del problema radica en que la intuición o el instinto no existen en el dialogo social, no se contemplan como facultades válidas en el individuo. I es más, no se contemplan porque se las ha calificado de manifestaciones primitivas del hombre que afortunadamente han dejado paso a la razón.
Aquel pueblo de granjeros debió recibir con rostro inexpresivo al primer sabio del pueblo vecino que les advirtió de la conveniencia de calcular cómo resolver el problema del agua.
Los cuentos sufís tienen muchas lecturas a varios niveles, uno de ellos es ridiculizar nuestro culto a la razón en detrimento de la intuición, que me alegra que un detractor de las ciencias primitivas, también llamadas ocultas, como Popper tenga la valentía de admitir, supongo que pensando en su colega Einstein, un mal alumno que relata que comprendió el origen de su Teoría de la Relatividad contemplando los reflejos de la luz sobre las aguas del Lago Leman, en una de tantas tardes de largos paseos que substituyeron a las intolerablemente aburridas clases de la universidad.
En mi opinión el proscribir la intuición del sistema educativo se debe puramente a una estrategia de poder. La intuición es algo personal e intransferible, es decir no encuadrable ni uniformable, la persona sabe que sabe sin necesidad de agradecerlo a ningún programa educativo. Es la sabiduría innata, personal, diferenciante, que tiene un problema para el poder dominante en la sociedad, hace a la persona sentirse autónoma, libre. ¿Me comprendéis? No hay religión de masas que trate de erradicar el miedo a la muerte como no hay gobierno que trate de erradicar el miedo a la guerra o a la crisis. Es pura estrategia de dominación. Si consigues tener al rebaño permanentemente atemorizado (en el caso de las religiones se añade el concepto del pecado) podrás hacer lo que quieras con él.
#
martes, 24 de febrero de 2009 16:07
Muy buena reflexión.

El miedo ha sido siempre el motor de la política...

Los grandes logros siempre se consiguen por intuición. Cuando el cientifico está exhausto y ya no le entra ni un dato más; entonces surge ese chispazo de creatividad que emerge de lo más profundo del ser y da con la solución.

Totalmente de acuerdo con los dos sobre la intuición.
Una mente libre de ideas y prejuicios es una mente creativa.
En los colegios todo es impuesto, homogéneo, impersonal. Y así es imposible fomentar la intuición y la creatividad. Los ahogamos en un montón de datos que no les van a servir de nada en la mayoría de veces.

Están, estamos acumulando datos prestados, no son nuestros. Los filosofos no dejan de repetir todo lo que han almacenado en su memoria. ¿ pero, cúanto hay de original, de auténtico en lo que dicen? ¿ Quéremos que nuestros niños sean cotorras sin personalidad? Eso no es más que impartir doctrina.

Un cordial saludo.
26390eir
# Esther Ibáñez
martes, 24 de febrero de 2009 22:18
Es necesario fomentar la valoración de la intuición como fuente real de conocimiento. ¿Por que ha triunfado tan salvajemente la razón? ¿Que nos ha dado en los últimos 300 años que nos tiene tan enganchados? Posiblemente la falsa sensación de que podemos controlar nuestro entorno, nos da seguridad, nos quita flexibilidad, adaptación. El exceso de razón nos vuelve rígidos, como el caso del granjero al que se le dan bien las matemáticas, al tener en cuenta tantos detalles, siente que lo tiene todo controlado, pero debe continuar desplazandose para ir a buscar el agua, pero no le importa, porque lo tiene todo bajo control, siente que domina la situación. Pero, y ¿si aparece una epidemia que mata a todos los burros del pueblo?....
Maria Oliver
# Maria Oliver
miércoles, 25 de febrero de 2009 21:00
...tal vez el granjero reuniría a sus vecinos y les impondría (por la fuerza?) la construcción de un canal, lo que llevaría a su elección como líder... ojalá en lugar de eso, les convenciera, a golpe de argumentos, de los beneficios de construir un canal y la comunidad, organizada para realizar el canal, lo designara como "sabio" al que debe consultar en toda toma de decisiones... Utópico, seguro, pero no imposible.

Y en lo que respecta a la valoración de la intuición no ya cómo fuente real de conocimiento, sino en el seno de nuestros sistemas educativos... En efecto, el alumno intuitivo destrona al profesor que pretende saberlo todo (vana pretensión donde las haya y fomentada hasta el delirio en nuestra educación actual, por la posición narcisista de los profesores, la superespecialización, la fragmentación, entre otras cosas...). No puedo dejar de recordar los logros de la escuela pedagógica que acompaña a la República española y que alcanza logros como la escuela republicana o la Institución Libre de Enseñanza. Tampoco puedo dejar de señalar la importancia de la ética (esa huella del instinto, véase el artículo de Toni Pons al respecto) de los maestros, de los docentes... Ética por encima de contenido, ética más allá o más acá de la in-formación y la evaluación de contenidos... y el que enseñó lo sabe, y si no lo sabe se equivoca (y ahí está Boloña con su horizonte educativo... tan discutido, justamente por eso, porque vacía, o así lo pretende, la educación de su dimensión ética, limitando la educación a una mera transmisión de información, de "habilidades" por usar su falaz lenguaje...) Si queremos recuperar la ética (esa huella del instinto), hay que devolver al lenguaje un uso ético y a la intuición, su lugar en el acceso al saber...
Juan Trigo
# Juan Trigo
jueves, 26 de febrero de 2009 17:21
Que bueno, Maria, a parte de recordarme que mi padre fue profesor de las escuelas de profesores en la Barcelona de la República, y cuya inspiración en el Sistema Montesori, desde luego no tiene semblanza, no ya solo la escuela nacional sindicalista de posguerra que yo he padecido, sino tampoco la actual, a juzgar por la escasísima motivación del alumnaso y alto fracaso escolar, sacas a relucir una tema en el que necesito ayuda: El Plan Bolonia. Suplico que alguien me ilustre sobre este tema. Estoy demasiado desorientado. ¿Cual es el problema, rehusar la cultura del esfuerzo, o la dirección del esfuerzo? Gracias.

Además ¿Seria mucho pedir que pudiéramos relacionarlo con el sistema educativo de Finlandia, que hoy ponemos como ejemplo de máxima excelencia.

No se preocupen resistiré lo que haga falta sacar a colación Sommerhill, o las comunidades okupa sin escolarización en las cuales vive mi hija y mi nieto, Cristiania. Hmmm, me va a costar mucho, pero lo prometido es deuda.
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
jueves, 26 de febrero de 2009 23:57
Lo de Finlandia tiene su aquel. Nivel de suicidios por las nubes e índice de violencia de género de los más altos de europa. Y la principal causa de muerte en los hombres es el alcohol.

Está claro que ese sistema cojea espiritualmente...O puede ser cosa del frío y falta de luz solar...

Un saludo.
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 27 de febrero de 2009 7:13
Oh, claro. El nivel de suicidios de India y estadísticas de violencia domèstica debe ser de los más bajos del mundo, supongo que porque la vida espiritual es mucho más intensa que la material, a pesar del desarrollismo occidental, y porque a la mayoria de las mujeres no se les ha ocurrido rebelarse. Y es que el sueño de la razón engendra monstruos. Si sometemos la existencia solo a la razón se abre un vacio tan insoportable como la levedad del ser.

Yo me refería al fracaso escolar y a la motivación del alumnado por desarrollarse en el Sistema. No lo conozco suficientemente, pero leí informes de visitas de una delegación del gobierno catalàn a Finlandia y en teoria parece el mejor sistema educativo del mundo, dentro, claro está, den sistema de valores occidental. Para ser profesor hay que cursar una de las carreras más dificiies y has de tener una aptitudes psicológicas excepcionales. El desarrollo de las clases es realmente un modelo a seguir. Pero, claro, un pequeño detalle, parece que Voltaire se equivocó, JP Sartre no hizo más que infelices a sus conciudadanos, etc.


Nacho Rivera
# Nacho Rivera
viernes, 27 de febrero de 2009 15:25
Lo de India no lo llamaría espiritualidad: odio a la mujer, al cuerpo, la indiferencia a lo bello, la represión sexual...etc.

Como decía Gurdijieff, "a partir del momento en que uno se torna previsible, se convierte en una maquina... la mente es un robot"

Habrá que coger lo bueno de Finlandia, pero sin olvidar que algo falla en esa sociedad tan previsible.
Tampoco es bueno extrapolar, son sociedades muy diferntes a la nuestra. Habrá que buscar un método que se adpte a nuestro carácter.

Como bien dices la razón se impone al corazón, tristemente.

Un saludo.


Juan Trigo
# Juan Trigo
sábado, 28 de febrero de 2009 16:03
Yo no conozco ninguna sociedad en la tierra (salvo los inuit, los navajo, los hoplit, etc) es decir en los países desarrollados, emergentes y en vías de eso, que NO sea imprevisible. Gurdjeff lecía muy taxativamente, como era su estilo, "Ustedes son máquinas" (enotnces aún no se comocían los robots). Es decir todos, los finlandeses, nosotros, etc.

Para mí el problema del rechazo escolar en España es cultural, es decir la cultura del "ya está bien", "lo veremos mañana", "estoy muy ocupado, que lo haga otro", etc., es decir, en las familias (75% del peso de la educación infantil) no se fomenta la educación que estimule la autoafirmación, la independencia personal, y esta se asienta en una buena conciencia de la resposabilidad personal, el esfuerzo, el actuar en el mundo real. En otras palabras, la identificación del videojuego como un juego, no como una escapatoria o un fin en si mismo.
Maria Oliver
# María Oliver
miércoles, 04 de marzo de 2009 23:55
Creo que el rechazo ecolar del que hablas, Juan, es más que eso, desgraciadamente... un profundo rechazo a la inteligencia como forma de estar en el mundo. Tantos años de Inquisición dejan huella, resto... culturalmente, aquí, creo que se da una pasión por la ignorancia... la pasión de la no conciencia, como un modo de defensa más y muy arraigado.

Me alegra, en todo caso, el haberte recordado a tu padre, profesor de profesores. Fui a una de esas escuelas catalanas que en los 60-70 recuperaron la linea Montesori, gracias a la "pedagogia activa" y a profesores formados en la Rosa Sensat... Hice el bachiller "de renta"...

Boloña merece un artículo... Pero contestaré rápidamente, a tus preguntas: a mi entender, el plan Boloña niega, abole LA CULTURA del esfuerzo como modo de existencia y afirmación del deseo de saber y reduce ese deseo a un mero interés: el del alumno por aprobar. Reduce la formación (ya casi no se habla de educación superior... es clasista...) universitaria a una mera transferencia de habilidades o contenidos... Entiendo que en el sintagma "cultura del esfuerzo" el núcleo es cultura y esfuerzo es un término positivo... Véase aquello de "si no vols pols, no vagis a l'era y quien quiera peces que se moje el c*... etcetc...
Al sustituir el deseo de saber y el acceso al conocimiento por la obligación de "hacer deberes" (para aprobar) y la adquisición de habilidades, el plan reduce(si no se vela por no aplicarlo mecánicamente) al estudiante a ser un objeto (en el peor de los casos: de las delirantes demandas de trabajos a realizar por parte de profesores narcisistas, sádicos, perversos... chiflados, vamos, que haberlos hailos)... y no un sujeto. Lo peor es que la propuesta es terriblemente perversa, pues la multiplicación de las tareas responde a un intento de dotar al alumno de autonomía... Amén de que no veo cómo sin esforzarse llega uno a ser autónomo... En fin, prometo artículo sobre el tan traido y llevado 'plan, que también tiene virtudes... Entre otras, está obligando a profesores que aun creemos en el deseo de saber como motor, a aportar soluciones creativas (dntro de un escaso margen, todo hay que decirlo).
En fin, me inhibo sobre la comparativa con el resto de países.... por falta de conocimiento "real", pero: ¿puede darse la educación (cualquiera que sea el contexto) sin que razón y corazón rimen realmente? No es ese el peligro? que la obsesión por alcanzar la "excelencia" haga olvidar que de lo que se trata es de dar?... Dar... educación, amor, elementos para la independencia... dar acceso al ejercicio de la razón, de la palabra, en una palabra, pues la intuición y el corazón, no dejan de ser razones...
En todo caso, me parece fundamental eso de la identificación del videojuego con el juego, aunque creo que la cosa es peor: el videojuego es, en muchos casos, el Único juego que conocen algunos. Se trata de una equivalencia reductora y perversa, que cercena, una vez más, al sujeto: el que sólo "juega" con videojuegos, el que aprende a jugar o que sólo conoce el significado de jugar a partir del videojuego... es sujeto u objeto?
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 06 de marzo de 2009 8:41
Gracias María. Me encanta la redacción apasionada, pero no he con seguido aclararme con respecto del famoso Plan Bolonia. Sin embargo te doy las gracias porque lo que sí has conseguido es aclararme la flagrante contradicción en la que estoy cayendo al defender el Plan Bolonia. I es que sin haberme estudiado bien el texto, lo defiendo simplemente porque tengo entendido (ahí está mi error, basarme en suposiciones) que trata de estimular el esfuerzo, y como tenemos un problema, lo que me estimula es ponerme manos a la obra para tratar de resolverlo. Bueno este es mi problema, me encanta la acción, y muchas veces es para tirarme por un precipicio (aunque en esos casos recuerdo el epitafio de Borges: saltar sin paracaídas; es más divertido, pero no resuelve nada). Quiero decir que llevo demasiados años, incluida mi larga etapa de estudiante asistiendo al grotesco espectáculo del rendimiento escolar, tanto de profesores como de alumnos, y siento la necesidad de coger el toro por los cuernos. Por eso una lectura demasiado tangencial del Plan Bolonia, sazonada con el espectáculo de quienes solo buscan destruir para justificar su indolencia, me animó a creer que era una buena herramienta de trabajo.
Pero eh ahí el problema: ¿Hasta cuándo sobrevivir colaborando con la mentira?
Permitan que explique la contradicción que les he anunciado. Como habrá adivinado su perspicacia soy un convencido antisistema ya de nacimiento (de nacimiento de mis egos, claro) que ha ido acrecentando su fe con el paso de los años, pero por otro lado me apasiona resolver cosas y situaciones, no se estar de brazos cruzados, especialmente en esta posterior etapa de mi vida en que tengo una familia que alimentar, y un hijo en edad escolar que encarna todos los problemas que has indicado, Maria, aunque es de los primeros de clase.
Hacer o no hacer, esta es la cuestión.
Estamos aquí, y recordando la frase crucial de aquella maravillosa “Los Años que Vivimos peligrosamente”, ¿Qué podemos hacer?
La pregunta es: Si no es el Plan Bolonia, ¿cuál?
Somos consciente de la gran mentira en la que se basa nuestro sistema (relean a Erich Fromm, o a su propia experiencia, si es que les han dejado tenerla), pero no nos podemos ir (ya pensamos eso cuando teníamos 2 años, ¿verdad?), ni tampoco dar rienda suelta a nuestro orgasmo ácrata, porque ya se ha intentado infinidad de veces desde Espartaco, inútilmente. ¿Entonces?
Gabriela Germain
# Gabriela Germain
lunes, 09 de marzo de 2009 20:00
La buena arquitectura y el diseño se hacen para personas, actos y espacios determinados. No son “abiertos al portador”.
Me gustan estas disciplinas porque reconocen y conviven con la diferencia.
El problema de generar sistemas educativos está en que no se hacen cargo de la diferencia. Si hilar fino, es decir, mas allá de la sala de clases y yendo a lo mas amplio, ¿Por qué podría funcionar el sistema finlandés en España, o el español en Alemania, si las distintas culturas se hacen de personas y niños distintos, con requerimientos distintos, viviendo en distintos climas, paisajes y realidades sociales?
Vivo en un país tan largo que las realidades entre uno y otro extremo son tan opuestas como el clima. Pero para ambas zonas rige el mismo sistema escolar. Los niños estudian con los mismos libros, unos en la nieve y otros en el desierto. En zonas pesqueras, agrícolas o mineras. Los mismos libros. ¿Será tan correcto nivelarlos a todos, emparejar a cada niño con la misma carga de contenidos, despreciando sus culturas, la sabiduría ancestral, su conexión con la tierra, con el mar, la montaña, las plantas y animales distintos en cada rincón del planeta?
¿No será hora de recuperar la infancia, la intuición, la voz de las madres? De permitir que distintos tipos de niños entrenen distintos tipos de destrezas?
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 10 de marzo de 2009 18:16
Ah, volver a los origenes. ¿Quien dijo que las utopías sin base crean barbaridades? ¿Estariamos peor?
Recuerdo haber oído a mi madre, allá por los 50 que lo que faltaban eran escuelas de padres. Que yo sepa aún no hay. Yo llevo mis dos hijos menores al colegio casi cada mañana. Se trata de una escuela concertada con un nivel de ingresos por familia medio. ¿Porqué esas caras largas y de mal humor en las madres y tambien en los pocos padres que llevan a sus hijos al colegio?
"Oír la voz de las madres". Claro, eso es lo que se necesita para hacer crecer a un niño sano y me parece una utopía, porque yo entiendo que ese comentario se refiere a las madres que disfrutan de jugar con sus hijos, y tienen tiempo, y desde luego me paro a contemplar con infinito agrado cuando me encuentro con una que hace bromas y juega mientras lleva a su niño a la escuela. Qué infinito placer jugar con mi hijo, que es mi angel, tiene 2 años y 8 meses. No hay nada en este mundo más refrescante, más vivificador. Jugar con el niño y aprender de él. Un niño es un manual de conocimiento por la via directa. Claro me refiero al conocimiento universal, a la intuición. ¡Qué pérdida de tiempo no pararse a disfrutar de lo que un hijo puede anseñar! Son libroa abiertos. No se los engaña. La definición del inocente es aquel a quien no se engaña ni engaña.
¿Para cuando disfrutar compartiendo la alegria con los hijos?
Gabriela Germain
# Gabriela Germain
lunes, 23 de marzo de 2009 2:29
Que divertido, escuché un comentario similar al que hacía tu madre cuando hace unos años se discutió una política de educación sexual en las escuelas. Alguien dijo que primero habría que educar a los padres. Y hay algo de verdad en el tema. Lo cierto es que la brecha generacional que siempre existió, hoy considera aspectos súper dificiles de abordar. Está dificil ser padres, y mas si no sabemos procurar el tiempo necesario.
Tienes razón en que hay una clave en compartir con alegría.
Juan Trigo
# Juan Trigo
lunes, 23 de marzo de 2009 7:23
Claro, la politica sexual en las escuelas deberia pasar por informar a los padres sobre sus obsesiones, que se transmitren por la via directa a sus hijos, pero que al ser ellos un receptáculo distinto, pueden crear monstruos distintos, pero monstruos al fin, encerrados en similares mentiras.
¿De das cuenta de que estamos aqui, en este foro, soltando la utopía que llevamos dentro la mayoria de nosotros: Educar a los padres... Imagínate que ni el mejor psicólogo puede liberar a quien no se deja, con que, ¿quien va a informar a los padres de que sus orgullos, afirmaciones conservadoras o todo lo contrario liberales no son más que mecanísmo de defensa contra sus miedos interiores, por supuesto todos infundados.
Un abrazo

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit