image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
14



Hemos amanecido al aniversario de la República Española con la noticia de que el Rey de España, que se encontraba en Botswana sin conocimiento de la opinión pública, ha tenido un accidente de caza cuando se encontraba matando elefantes. En un plazo de quince días, el Rey y su nieto Froilan han tenido sendos accidentes relacionados con las armas y la afición cinegética de los miembros de la Familia Real.

Poco que decir de los gustos y aficionados de los miembros de la Corona. Matar elefantes es una actividad socialmente criminalizada y penalizada en muchos países. Es una especie en vías de extinción. Que cada uno saque sus conclusiones. Máxime en una época de profunda crisis y depresión de la sociedad española que asiste a este tipo de noticias con perplejidad. ¿Están los tiempos para que los niños jueguen con escopetas y el Rey se desplace clandestinamente a matar elefantes?

La noticia, la anécdota, toma dimensión de categoría entre otras cosas por el momento de crisis que rodea a los miembros de la Familia Real. El yerno del Rey, Iñaki Urdangarín, está siendo objeto de un proceso penal para delimitar sus responsabilidades en un insoportable caso de corrupción en el que cobró sumas millonarias facturadas a instituciones públicas. Ese dinero, según las investigaciones, se movió en cuentas opacas en paraísos fiscales. ¿Será también Iñaki Urdangarín beneficiario de la Amnistía fiscal o tendrá la vergüenza y la dignidad de devolver el dinero mal habido?

La Monarquía española está en crisis. Y la prudencia sería el mejor consejo para sus comportamientos públicos y privados. Pero es responsabilidad del Rey y de sus miembros la actitud que decidan tener en el manejo de sus asuntos. Y la opinión pública tiene el derecho y el deber de analizar esos comportamientos.

La monarquía es una institución predemocrática a la que se le quiere dar utilidad. No resiste muchos experimentos de laboratorio porque en su génesis está algo tan insoportable como la herencia como único mérito para acceder a la jefatura del estado. Es cierto que la Constitución de 1978 le da a la Corona una pátina de legitimidad y una legalidad indiscutible. Pero la verdadera razón que le ha permitido al Rey Juan Carlos ser jefe del estado español es un cierto consenso de opinión pública que ha determinado la utilidad actual de esta forma de jefatura del estado. Pero esa adhesión a la monarquía puede tener fecha de caducidad. La Constitución española podría permitir un cambio en la forma de nuestra democracia que diera paso a la República. Y es el Rey y el Gobierno quienes debieran velar porque la imagen de la Corona no movilice a la ciudadanía en la dirección de establecer una República que tiene, como forma de gobierno, todos los genes democráticos para establecerse.

La caza no es pecado ni es ilegal, salvo que las especies que son objeto de deseo estén protegidas. Matar elefantes puede ser la forma más cara y cruel de ejercer la caza. No tiene buen sabor matar elefantes ni por lo que cuesta ni por ser especie amenazada de extinción.

Si los niños de la Familia Real infringen la Ley auspiciados por sus padres, si el Rey se marcha de incógnito a cazar elefantes y si su yerno mete la mano en el cajón del pan de los españoles, la opinión pública reaccionará frente a estas actividades que sin duda son de naturaleza distinta. Pero no concitan simpatías, sino todo lo contario.

Que el Rey se ocupe de gestionar la Corona de acuerdo a la ley. Y que asuma las consecuencias institucionales y de refrendo de la opinión pública. No podemos proteger a la Corona frente a sí misma. Pero el clima que se está creando alrededor de esta institución no alienta muchas esperanzas de que tenga futuro.

 

Publicado en: Denuncia, Hacia la madurez social
Email del autor: 26390eir@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (7) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a Del.icio.us Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a digg Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a menéame Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a Technorati Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a Google Bookmarks Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a Live-MSN Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a FaceBook Agregar 'Carlos Carnicero: “El rey, la caza y la República”' a Twitter

Post Rating

Comments

Bergman
# Bergman
sábado, 14 de abril de 2012 22:01
Sin comentarios una muy buena reflexión.
German  Pinto
# German Pinto
lunes, 16 de abril de 2012 7:05
Absolutamente de acuerdo,es una verguenza,escarnio y no se más lo de ésta familia,que lo mismo roban,cazan especies de extincion etc,etc,aunque para extinción la suya,remora de un pasado odioso y puesta a dedo por el sanguinario dictador...de ésos barros vienen éstos lodos como dijo áquel....en fin para que seguir todo es tan nauseabundo.....
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 16 de abril de 2012 12:49
Lo de este personaje es impresentable. Cazar por el trofeo denota algún tipo de enfermedad.
Y la monarquía es una institución anacrónica.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 16 de abril de 2012 13:15
Parece que estamos en el siglo XVIII con un rey comportándose al mas puro estilo Maria Antonieta. Lo de matar elefantes si lo hiciese un traficante de drogas no me extrañaría, pero un Jefe de Estado...Creo que debería canalizar de otra manera más evolucionada sus instintos agresivos, más a tono con nuestra condición de seres humanos.
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
miércoles, 18 de abril de 2012 9:31
Estaría de acuerdo en una ampliación constitucional sobre la actividad y transparencia de la Casa Real. Y estaría de acuerdo en una "jubilacion" de D. Juan Carlos en favor de D. Felipe. Y una ampliación de deberes a este último, convirtiéndo la Jefatura de Estado en una constante accion diplomática en defensa de los intereses tanto de España como de las empresas españolas en el extranjero. Todo ello con la debida transparencia, dándole un mayor empuje a la labor "comercial" de la Casa Real.
Lo de la caza me parece de verguenza primero, que no esté prohibida en todo el mundo la caza de elefantes, y segundo que el rey se preste a una cacería tan horrenda.
Y el tiro en el pié, pues, ...."justicia divina?". A ver si se le quitan las ganas de "jugar con armas" y se convierte (todavia está a tiempo por su edad) en algo mas pacifista y rechaza todo tipo de armas...en fin...tiempo. Al padre por mal padre, le restringía las visitas y/o custodias.
chus
# chus
jueves, 19 de abril de 2012 8:24
Hasta que los hipócritas de los partidos políticos den la cara y pidan perdón de semejante manera, me he vuelto monárquico, one more time.
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
jueves, 19 de abril de 2012 13:45
Si el perdón y propósito de enmienda es por lo de matar elefantes, lo acepto. Si es por lo demas, en lo que a mi respecta no tenía que pedir perdon.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas