image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
13

“… las palabras no tienen realidad en sí mismas, sino en el contexto en que se emplean y según las intenciones y carácter de quien las emplea. Interpretadas parcialmente, sin perspectiva de fondo, no comunican sino por el contrario, ocultan las ideas.”

“La fe en la vida, en sí mismo y en los demás tiene que edificarse sobre el terreno firme del realismo…”, “…el inocente no engaña a nadie, pero tampoco se deja engañar”

He escogido proponeros a Erich Fromm, célebre por sus profundos análisis de la sociedad contemporánea, y por su famosa frase: “En mundo (la sociedad) en la que nos movemos no es más que una gran mentira”, para reflexionar sobre el empleo de las citas de gente notable (parafraseando, Carlos, el título de la gran obra de Gurdjeff) en nuestros discursos, debates, escritos, etc. Yo soy adicto a poner citas en todas partes, porque una frase inspirada seguida de un nombre famoso impacta al lector de tal forma que nos otorga el título de sabio, de “hombre de conocimiento”, que diría Castaneda, y le pone a nuestra merced para aceptar cualquier cosa que le soltemos. Bueno, en todo caso depende de nuestra intención hacia ese lector, aunque deberíamos profundizar un poco y preguntarnos, ¿la intención de qué personaje que compone nuestro Ego?

Pero, ¿por qué no lo miramos de otro modo? Es decir, usar las citas como una invitación a la lectura completa. Una frase sacada de contexto, por muy brillante que sea, puede usarse para todo lo contrario de la intención del autor. Un ejemplo impactante lo tenemos en la práctica del fundamentalismo islámico. Leída una Surah del Corán de arriba abajo puede ser una revelación inspiradora sobre verdades universales o contenidos de la propia conciencia, o dejarte igual que antes, pero también puedes sacar una frase determinada y usarla como ariete para tu próximo ataque, que es lo que hace todo fundamentalismo, por supuesto también el cristiano. Pongamos por ejemplo una palabra arquetípica como “Jihad” que en árabe significa “esfuerzo” y en el contexto coránico tiene el sentido de “esfuerzo de purificación”, de ahí que en el contexto global del Islam (palabra que en árabe significa Sumisión… a las leyes del Infinito) la frase “Jihad islámica” cobra el sentido profundo de “esfuerzo de purificación exigido por la sumisión a las leyes del universo”.

Cuando releemos la contundente frase de Erich Fromm podemos experimentar diferentes reacciones, pero la mayoría son de aquiescencia: “Naturalmente que el mundo es una gran una mentira… los políticos nos mienten, la publicidad nos miente, el sistema capitalista es un engaño, etc”. Pero leído con detenimiento, Erich Fromm va mucho más allá que esas superficialidades, nos indica que es nuestra percepción la que nos hace ver espejismos, nuestra comprensión la que crea esa gran mentira, porque nos mentimos a nosotros mismos sobre lo que somos, lo que queremos, lo que necesitamos y sobre todo sobre lo que hemos creído entender de la vida. Nosotros somos los grandes mentirosos, pero con respecto de nosotros mismos. Y acostumbrados a mentirnos terminamos más pronto o más tarde creyéndonos nuestra propia mentira, de forma que la transformamos en verdad. Y como que cada cual se construye su propia mentira con respecto a la realidad del mundo, nadie se pone de acuerdo (relean el cuento del elefante en la oscuridad) y surge la controversia que no es sobre la realidad del mundo sino de nuestras propias construcciones mentales, que diría Buda. A partir de ahí el terreno está abonado para los ilusionistas de lo trascendente en forma de interpretaciones de las distintas manifestaciones de la revelación, que dan lugar a las religiones, las doctrinas, las ideas filosóficas, etc.

De ahí que piense que las citas famosas son una invitación a sumergirse en la lectura del autor que acaba de impactarnos, porque a cada uno nos impacta según lo que en ese momento se haya instalado en nuestro cerebro, que en cada momento es distinto, porque no somos uno (Gurdjeff dixit), pues nuestro Ego se compone de multitud de personajes. Piensen en la cantidad de “ppts” (presentaciones en Power Point) que recibimos por internet donde frases sublimes se escriben sobre paisajes maravillosos. Si los leen a diferentes horas del día el impacto es diferente, porque, como dijo recientemente García Márquez en una entrevista “todo lo que ves por la pantalla no existe”.

Me impresionó hace 40 años la lectura de “El Arte de Amar”, “El Miedo a la Libertad”, “Psicoanálisis de la Sociedad Contemporánea”, y sigo llevando como el breviario de un monje benedictino, “Del Tener al Ser”, también de Erich Fromm.

¿Qué he querido decir con todo esto? Que está muy bien que hablemos, debatamos, comparemos líneas de pensamiento, citemos a personajes iluminados, etc., pero no habremos hecho absolutamente nada sin experimentar. Esas frases, esas citas están inmersas en la obra de gente que penetró de alguna manera y en alguna forma los secretos del universo. Una de sus frases es solo una invitación a sumergirnos en la lectura y experimentar el conjunto perceptible de lo que está contenida en ella.

Es como cualquier camino de devolución espiritual (he dicho devolución, con ”d”), no sirve de nada si no nos sumergimos en la experiencia mística. No sirve de nada doctorarse en las grandes líneas religioso-filosóficas, saberse los clásicos, aprender de memoria el Corán, la Biblia, citar con los ojos cerrados a Buda, Eckart, Spinoza, etc. si algún elemento de su lectura en algún momento no ha logrado cambiar un gramo de algo en nuestra conciencia. Si no se opera ese cambio en el interior (del Tener al Ser), por ínfimo que sea, no ha ocurrido nada, absolutamente nada más que especulación intelectual, es decir, nada. Esto se ejemplifica en el cuento del Ilustre doctor en teología que un día le pide al barquero que le dé un paseo por el lago, lo conocen, ¿verdad?

 

Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (13) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a Del.icio.us Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a digg Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a menéame Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a Technorati Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a Google Bookmarks Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a Live-MSN Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a FaceBook Agregar 'Los Sufís de Occidente, Erich Fromm' a Twitter

Post Rating

Comments

Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
viernes, 13 de febrero de 2009 10:13
Querido Juan, comenzar el día con una reflexión como esta es un auténtico regalo. Su lectura me ha facilitado hacer un Recuerdo de Si. Mi amigo y maestro Christián Tolrà me enseño (y me continúa enseñando) a Gurdjieff y a su filosofía. A la necesidad de experimentar para formar la conciencia. Sin la experimentación no hay conciencia que se desarrolle. Por eso, como diría mi amigo Christián, debemos practicar la autobservación constantemente. Tarea difícil. Pero únicamentre desde el ejercicio de ser nuestro propio observador no podremos experimentar y comprender nuestros automatismos, nuestros prejuicios y nuestras trampas perceptivas con las que nos hacemos esa ilusión sobre la realidad.

Tu texto es, me atrevería a decir, urgente, habida cuenta del momento económico y social que estamos viviendo. Qué duda cabe que esta crisis es el fruto de esa ausencia crónica de conciencia, de capacidad de autoservación y de aprendizaje íntimo y personal. Ojalá tu artículo sea leido con detenimiento y sin las prisas del hombre "moderno". Gracias sinceras Juan.
Sergio
# Sergio
viernes, 13 de febrero de 2009 11:32
Hola Juan,

Un comentario y una pregunta.

Asisto a un centro de meditación raja yoga ("meditación real", para la conexión con lo divino, con el origen, con nuestra esencia) y contínuamente nos animan a experimentar, y de la experiencia, transformar, lo que he reciordado al leer tu comentario.

Siempre me ha atraído la astrología. De muy joven lo veía como una mano invisible que todo lo ordenaba, con el tiempo pasé a ver un reflejo no determinista en lo universal (cosmos) de lo personal, y ahora pienso que es parte del teatro de la vida, que la verdad se encuentra en nuestro interior y que los planetas y los universos son un como juguete en manos de Dios. ¿Cómo lo ves tú?

Un saludo
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
viernes, 13 de febrero de 2009 12:04
Sergio, me ilusiona tu interés por la astrología, Juan es un experto y te contestará. Yo estudio astrologia desde hace 11 años y en los ultimos 4 años me he dedicado más a la astrologia mundial, es decir a aquella rama que estudia el efecto de los transitos planetarios sobre los movimientos sociales, políticos y económicos. Desde este punto de vista, se podria decir que estamos a punto de entrar en un momento histórico de cambios muy importante. Llevo días dudando si publicar o no varios artículos que expliquen en profundidad este tema, porque no estaba segura si podían ser de interés general.
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 13 de febrero de 2009 12:57
Estimado Sergio. Me pides mi opinión sobre un tema trascendente. Disculpa, déjame reflexionar un poco sobre eso después de decirte que mi opinión no vale nada.
Verás a los 15 años entré en contacto con la astrología por las relaciones que mi madre tenía con la Sociedad Teosófica de Barcelona. Por tanto llevo casi 50 años estudiando, practicando, dando clases y escribiendo libros sobre astrología. A mi entender hay que ir con extremo cuidado porque como necesitamos respuestas (o creemos necesitarlas, que ese es el error) sobre las impresiones que nos provoca el universo, como las que tu planteas, y no las encontramos (probablemente porque no necesita explicación sino que simplemente ES, como dijo hace muchos años Stephen Hawking) nos las inventamos. Dicen los sufíes, tanto orientales como occidentales (Shakespeare, Roger Bacon, William Blake, etc) que nuestro peor enemigo es nuestro intelecto, sencillamente porque puede elaborar una detalladísima teoría religioso-filosófica sobre cualquier cosa. Ya te habrás dado cuenta que la casuística imaginera en temas trascendentes es tan infinita como baladí.
Cuando Gurdjeff insiste en la observación de sí mismo está centrando el tema de la experiencia interior, la meditación/concentración en el corazón, precisamente para ahuyentar la especulación intelectual, que no sirve para nada, porque puede justificar las mayores atrocidades o dejar perder una vida en sufrimientos emocionales estériles.
Volvamos al tema de dar mi opinión. Bien, no hay problema porque el ejercicio que estamos haciendo aquí es una tertulia, y aunque comentemos temas de bastante profundidad no pasa de un plano muy superficial, precisamente porque no pasa de tertulia. En otras palabras, se trata de un intercambio de ideas que uno de los personajes que componen nuestro Ego (como diría Gurdjeff) escribe digitalmente, escondido tras la enorme protección, filtrado y privacidad que le da el hacerlo a una pantalla (García Márquez diría que lo que ves en la pantalla no existe). Algún día tendremos que reflexionar sobre la doble falsedad del mundo de Internet, doble por lo que acabo de decir y porque nos creemos que el intercambio en la red nos otorga libertad. Pero aunque la discusión será en otro momento, déjenme apuntar que la libertad real la otorgaría expresar nuestras opiniones en vivo (tal vez sin ropa) en mitad de la plaza mayor abarrotada a medio día, es decir sintiendo que las miradas de censura de los demás y la presión del ambiente no hacen la menor mella en nuestro espíritu, eso es libertad.
Una vez más disculpa que me haya llevado tanto esbozar porque mi opinión sobre el debate determinismo/libre albedrío no vale nada. Para mí lo único que tiene utilidad es la experiencia, y la astrología te la proporciona por medio de la consulta. Primero porque se basa en la vibración del número tres (la armonía fundamental), consultante/astrólogo y la carta natal. Y segundo porque al levantar la carta dejo que la percepción/intuición fluya libre, luego durante la consulta el viaje es lo más enriquecedor porque estamos en presencia de dos universos tangibles y perceptibles (consultante y astrólogo) y una plasmación del Conocimiento (la Carta).
Todo lo demás… hay que ir con mucho cuidado. ¿Otros ejemplos?: La definición de electrón, el “descubrimiento” de la “Materia Oscura”, la cuántica del magnetismo, etc.
Sin embargo si aún quieres mi opinión sobre los universos y nosotros como juguete de Dios, te la daré con mucho gusto.
Manu
# Manu
viernes, 13 de febrero de 2009 16:13
Juan, muchas gracias por tu texto y por tus comentarios. Y sobre todo por la idea del ES, que comparto. El "ES", es la experiencia misma. Y esta solo ocurre en el momento presente, lo demás, ya solo pertenece al mundo de las ideas. Y en el momento "ES" no existe apenas espacio para las ideas, solo existe el saber de la experiencia en si misma; lo que"ES". Un vez leí que al estar el espacio provisto de información "space is information" cuando conseguimos vaciar de nuestro espacio interior al Ego, creamos un vacío que por equilibrio, se llena con la sabiduría contenida en el Universo. Creo que es en ese punto donde radica el ES en su total plenitud. Ese "punto" se encuentra en el momento presente vacío de toda idea preconcebida, único e irrepetible.
Juan Trigo
# Juan Trigo
sábado, 14 de febrero de 2009 7:11
Muy interesante Manu, supongo es lo que los hindúes llaman Memoria Akásica. En realidad no tengo ni idea de qué pueda ser, pero me sugiere una de las recomendaciones del Tao Teh-Ching, verso XIV: “…Si le das la vuelta no podrás verle la espalda; si asciendes no podrás verle la cabeza… se llama la forma sin forma, el nombre sin nombre…”. En definitiva, cuando tienes esa experiencia, simplemente quédate con la impresión y la sabiduría de que has estado allí. Nada más. Es preferible no intentar entender, ni nombrar, ni buscar explicaciones, simplemente porque lo haríamos con el intelecto, y de eso es de lo que Lao Tsé nos previene. Si tratas de aprehenderlo lo pierdes.
Qué extremadamente difícil es para los occidentales simplemente sentir sin buscar explicaciones. Por cierto hubieran podido los latinos buscar otra raíz para la palabra Occidente. “Occidere” tiene el significado de matar. Muy ilustrativo, de todos modos.
Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
sábado, 14 de febrero de 2009 9:39
Kishnamurti, cuando describe qué es la belleza pone el ejemplo de la experiencia de asomarse a un valle verde, con sus montañas majestuosas, su cielo azul intenso, quizás un río cruzando el valle, abetos, pinos, cedros, ajedrea, romero, margaritas, en fin, todos nos imaginamos un valle del pirineo en primavera, por decir algo. Entonces sucede. Nos invade un silencio interior. Tan sólo miramos atónitos como quien acaba de descubrir algo nuevo, como quien tiene una revelación divina. Posiblemente nos invada la emoción o se nos erice el pelo de los brazos. Ese momento de silencio interior. Sin ruido. Absorbiéndo todo. Esa es la belleza. Y esa es su experiencia. Unidas las dos. Eternas.

Luego nos iremos del lugar y ¿el valle? dejó de existir tras nuestra mirada. Quizás reaparezca ante otros ojos, pero, ¿será el mismo valle que yo vi? ¿producirá el mismo efecto en otros? ¿la misma experiencia? ¿olerá igual y sus pájaros cantarán como me cantaron? Nunca. Esa experiencia que viví desde mi ser esencial, desde mi yo superior, desde mi conciencia, quiedará, quizá, en mi recuerdo. Ya teñido por mi mente.
Juan Trigo
# Juan Trigo
sábado, 14 de febrero de 2009 19:40
Precioso. Por eso, para que no quede teñído por mi mente, no dejo que otro momento se apodere del que he vivido. La experiencia es única e irrepetible.

Una maxima del entrenamiento sufi consiste en recordar que los acontecimientos son validos o no dependienco del momento, del lugar y de la gente con quien los compartes (o lo hagas en soledad).

Comparto eso, Carlos, sé que estuve allí, pero no dejo que mi mente lo estropee; al corazón no le hacen falta explicaciones, más bien le entorpecen.
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
viernes, 03 de abril de 2009 15:39
Hay quien se contenta con mirar una rosa y deleitarse, fundirse con ella, y otros, los occidentales, se pierden ese momento único intentando racionalizarlo todo; que si el color, que si la forma, su família... qué desperdicio.

Un saludo.
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 03 de abril de 2009 17:42
Hay quien se contenta con sentir su propia vida más que psicoanalizarla, entre otras razones porque eso último no sirve más que para dar vueltas a ninguna parte.

Hay quien se contenta... quise decir, hay quien prefiere sentir su vida que preocuparse por alucinaciones del tipo "¿Qué va a pasar mañana? ¿Porqué me pasa esto a mi? ¿Cual es el sentido de mi vida? ¿Qué de hacer para ser feliz?

¿Cuando perderemos en miedo a aprender de los niños menores de 3 años a vivir el Aqui y Ahora, es decir a sentir nuestra propia vida?

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit