image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
13



Para el próximo 15 de Octubre está convocada una protesta no violenta a escala global (www.15october.net). Gentes de todos los continentes llenarán las calles en lo que ya constituye una experiencia pionera de movilización de alcance planetario, para “pedir una auténtica democracia” y “para poner en marcha un cambio global”.

“Es el momento de unirnos. Es el momento de que oigan. ¡Levantaros, gente del mundo…!”, reza la convocatoria. Sí, atendamos la invitación mundial, unámonos gentes de todas las razas y colores, levantémonos, llenemos las avenidas el próximo sábado, en esta cita sin precedentes. Colmemos los asfaltos en las 60 ciudades del Estado, en los 45 países de todos los continentes donde ya hay llamamiento, pero con los corazones desarmados de rencor y de ira, conscientes también de nuestra responsabilidad para con una civilización malograda, advertidos de que el cambio somos nosotros/as y nuestro actuar consecuente y nuestras opciones comprometidas.

Sí, tomemos las calles y avenidas, sabedores de que las verdaderas transformaciones arrancan en el kilómetro “0” de cada uno de nosotros/as; conocedores de nuestro inmenso potencial liberador colectivo; percatados de que ni siquiera deberemos tumbar estos bancos, esta democracia, este sistema…, sino emplearnos en la creación de sus alternativas, colmados de fe, armados de generosidad, de precisas herramientas, de manos entusiasmadas.

Hollemos los asfaltos, pero no olvidemos la necesidad de levantar otro mundo, precisamente donde se acaban los asfaltos y florecen los campos y la vida; donde se acaban las duras ciudades, la locura del individualismo, la incomunicación asfixiante, el “sálvese quien pueda”…, precisamente donde se acaban los coches y su avasallo, las consignas y el griterío. Algo del otro mundo comienza también cuando enmudecen las gargantas y las brazos quieren estrechar el árbol y los pies pasear el rocío y las manos por fin emplearse en construir lo nuevo. Algo del otro mundo arranca quizás, cuando culminada la protesta de afuera, de vuelta a uno mismo, hay que hacer acopio de fuerza, ya no para gritar más alto, sino para decir adiós a la hipoteca, a la casa enjambre, al banco codicioso, al trabajo alienante, a la vida sin ideales, a la civilización sin norte...

Graduemos el peso de nuestras propias palabras. No nos quedemos en casa el 15O, pero tampoco rehuyamos las responsabilidades cercanas que nuestros lemas implican. La reivindicación afuera, bien podría ser la culminación de una exigente reivindicación en lo profundo de nosotros mismos; persuadidos de que el verbo “dar” es anterior al de “pedir”, de que hay páramos suficientes para construir lo nuevo sin necesidad de emplearnos en la demolición de lo caduco. La civilización actual se tambalearía privada de nuestro apoyo, consumo, dinero…, sobre todo privada de nuestros miedos que en definitiva la sostienen.

Saldremos a las calles del mundo a sabiendas del peso y la exigencia de nuestras palabras y postulados. La esperanza puede rebrotar al culminar el desfile, al comenzar a callar una algarada que se antoje algo lejana, algo vacía. Puede florecer en las mentes atrevidas, en las voluntades decididas, en los silencios desnudos ante un porvenir interpelante, ante un destino que pedirá más de nosotros mismos. Tras el griterío puede venir ese silencio cargado de mayúsculos interrogantes, silencio del alma instando a levantar, no sólo a tumbar, silencio coherente por ejemplo invitando a buscar un terreno bajo el sol, un paraje donde construir los sueños, no sólo a llenarse la boca de ellos.

Ya no pelear contra el banco sino construir el propio banco ético, las propias redes de servicios o colaborar con las que ya existen; ya no sólo clamar contra la crisis y los recortes, sino ver florecer la mesa con tus propios productos, ver despuntar tus propias lechugas, enrojecer tus tomates, ver tumbarse por el peso las ramas de tus manzanos. Sí, hay vida en el gran asfalto, pero difícilmente una vida saludable, sostenible, amable y deseable para las generaciones del mañana.

Sí, es preciso sentirse el 15O protagonistas de un cambio global planetario sin precedentes, pero sin olvidar las implicaciones personales y los sacrificios que comporta esa transformación urgente; sin olvidar el propio compromiso que exigen las palabras paseadas por las calles o echadas al viento. Conjuguemos el verbo compartir a toda hora, en todo lugar. Levantémonos sí, pero ya no contra los de arriba, sino contra nuestras propias limitaciones a la hora de engendrar la nueva tierra.

Otoño es invitación a reinventarnos de nuevo con más esmerados tonos, a recrearnos a nosotros y nuestros bosques interiores. Comienza el festival de colores en los hayedos de Kresmendi. Octubre entrañable allende la ventana y reflexión en la pantalla se disputan la mirada. Perdidos ya no sé dónde los ojos embelesados, siento que algo de esa revolución global que se postula, consiste en que cada vez más seres podamos contemplar el amarillear de los bosques; en que podamos empapar nuestra mirada de una sinfonía y armonía que después habremos de integrar y llevar al mundo.

Actions: E-mail | Permalink | Comments (13) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a Del.icio.us Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a digg Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a menéame Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a Technorati Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a Google Bookmarks Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a Live-MSN Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a FaceBook Agregar 'Levantémonos, gente del mundo ' a Twitter

Post Rating

Comments

Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
jueves, 13 de octubre de 2011 16:25
Proclama muy bonita y ensalzadora de valores sociales y humanos. Pero como ya dije en alguna ocasión, ¿qué se pretende cambiar? ¿el sistema?¿por cual?¿que sociedad es la mas justa?
Voy a comenzar diciendo que estoy absolutamente de acuerdo con la protesta y procuraré estar.
Y dicho esto me pregunto si éste cambio individual que nos hará, supuestamente mas libres, no es el cambio que desde los poderes economicos y políticos, esperan se produzca, haciéndonos mas "humildes" ante los "mercados". Es complicado de entender, pero, ¿podría esta situación aborregar aún mas a las masas? ¿o podrían distanciarse las cotas de interacción entre ciudadanos y política? ¿es la globalización la real protagonista de esta manifestación, de forma que la respuesta desde los poderes sea también global?
No puedo dar respuesta a estas preguntas, y dudo que alguien pueda tener una certeza sobre ellas. No estoy acostumbrado a la duda, pero esta situación que ya perdura varios años, me hace dudar hasta de lo mas evidente, precísamente por tener esa evidencia, a tenor de lo que estamos viendo.
No soy seguidor de fáciles proclamas. Ni en un sentido ni en otro. Soy un tanto pragmático, y no tener claro el camino me comporta un estado de revisión constante. Ahora bien, el momento de "decir basta" es el momento en el que si se pretende una globalización económica, comercial, financiera, cuasi-política, porque no globalizar también una protesta que, por justa, contrapone el valor de lo humano al valor del dinero.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
jueves, 13 de octubre de 2011 22:22
Gracias Koldo, me encuentro en total sintonía con tu mensaje. Ha llegado el momento de crear, nadie nos lo impide, solo nuestros miedos. Tenemos un horizonte amplio para explorar y compartir desde una nueva perspectiva.

Saldré a la calle el próximo sabado para unirme a todos los ciudadanos del mundo que quieran compartir este mensaje, para sentir que todos somos uno a pesar de que siempre estemos incidiendo en las diferencias.

Un abrazo a todos
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
jueves, 13 de octubre de 2011 23:39
Angel Luis, creo que tenemos hacer aquello que realmente sintamos que es correcto, sin pensar en esas personas que por el momento nos gobiernan. Les tenemos demasiado en cuenta y pienso que este es nuestro error. Obviamente sus actitudes nos afectan, pero ya hemos comprobado que pidiéndoles no conseguimos nada. Llegados a este punto solo nos queda vivir nuestra vida y creo que de esta forma será posible alcanzar un cambio real.

Carmen Cayuela
# Carmen Cayuela
viernes, 14 de octubre de 2011 0:09
Gracias Koldo.

Como Esther también sintonizo con tu mensaje, hace poco leía sugerencias para practicar en estos tiempos, a saber: llenarse de energía, el contacto con la Naturaleza, la integración en ella es lo más energético que he experimentado; sonreír, bailar, no tener miedo... Me gusta pensar que las estrellas también están interviniendo en este proceso, dicen que el Universo entero está esperando que despertemos.

Nos vemos el sábado en las calles de la Tierra.

Un abrazo

maria oliver
# maria oliver
viernes, 14 de octubre de 2011 13:19
Gracias Koldo, muchas. Bello, bueno... Carmen, lo dices de maravilla, no hace falta más...
Re-cuelgo el comment que colgé ayer a pie del comentario en que Esther colgaba este artículo ante los problemas para colgarlo. El artículo de Pepe Bello me parece también una buena forma de decir esa vibración... desde otra posición "discursiva" pero con la misma frecuencia, en sintonía... para mi es una prueba de que la vibración cósmica está, es, está siendo.../

Creo que el "contraste" entre el artículo de Koldo y este que os paso, que me parece excelente, "MOdernidad líquida, élites sólidas" de pepe escobar

http://iniciativadebate.wordpress.com/2011/10/12/un-articulo-de-esos-que-ya-no-se-escriben-pepe-escobar/

acaso permita entender que, "la cosa", la r-evolución que está en marcha, no es una cuestión de programa, justamente... está en marcha algo mucho más sutil y acaso poderoso y que tiene que ver con la emergencia de algo nuevo, tan nuevo y orgánico (y a la vez tan "antiguo" y fundamental como las nociones de bien común, justicia y, siglo XXi: respeto, inclusión) que no puede ser recogido por los programas al uso... El pragmatismo es necesario, y mucho, véase la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, pero no es en absoluto incompatible con lo líquido... de ahí saca su fuerza.
maria oliver
# maria oliver
viernes, 14 de octubre de 2011 13:22
Jajaja, qué genial, convertí a Pepe Escobar en Pepe el Bello, jajajaja
chus
# chus
viernes, 14 de octubre de 2011 13:35
No es fácil de ver y las fatiguitas cotidianas lo ocultan. Pero desde cierta perspectiva, es indudable que la conciencia de la gente se va impregnando, se va tiñendo, a un ritmo imperceptible, pero sólido, de unos valores humanos que emergen y se templan en el crisol de las actitudes, de las experiencias positivas y negativas. En ese crisol se juntan impulsos de nuevas generaciones que aportan su fuego de libertad, y de otras que han madurado a través de las cosechas de la vida. Mientras esa ola siga viva, el estancamiento no afectará a sus navegantes, y su atracción gravitatoria irá condensando una órbita planetaria de impregnación y sincronía en los niveles inconscientes invisibles que aparecerán como brotes de nuevas plantas y criaturas donde no se les espere, aunque esa esperanza esté atrapada por el pesimismo y la erosión cotidiana.
Por eso merece la pena seguir adelante. Ya hemos observado sorpresas, y no tenemos por qué cerrar puertas a nuevas erupciones de ese magma regenerador.
Caminaremos juntos, mañana y siempre.
Abrazos luminosos
Chus
maria oliver
# maria oliver
sábado, 15 de octubre de 2011 10:16
Comparto la pancarta que llevaré hoy:

ESA DEUDA DE BIRLIBIRLOQUE, QUE LA PAGUE ROQUE
(Razón en la vía Pública, Gracias)

Bueno, eso, y esta copla... Viva Sevilla y olé!

http://www.youtube.com/watch?v=B9fnnIXsK3M&feature=player_embedded
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
sábado, 15 de octubre de 2011 22:25
En Barcelona la manifestación es todo un éxito. Se calculan entre 200-300.000 personas en la calle. Música y ambiente festivo.
¡Cada vez son más las personas que claman por un mundo más justo y solidario!
Girls Slots
domingo, 23 de octubre de 2011 22:47
I am ready to go to the leaders of this motion! it's terms are very close to me, so I totally agree with it! Such actions should change the face of nowadays world...
koldo
# koldo
martes, 08 de noviembre de 2011 19:43
Disculpad Esther y compañía mi ausencia. He andado de viaje y además los avisos no se porque razón me van a la carpeta de spam. EL filtro del servidor parede ser muy severo. Ahí seguimos sembrando unid@s. Abrazo grande a tod@s.
buchete
domingo, 12 de febrero de 2012 2:36
Gracias Koldo, me encuentro en total sintonía con tu mensaje. Ha llegado el momento de crear, nadie nos lo impide, solo nuestros miedos.
Louis Vuitton
martes, 25 de diciembre de 2012 5:18

love Louis Vuitton Taschen to carry bags with them not Louis Vuitton only for putting their things inside Borse Louis Vuitton them, There are many different Louis Vuitton types of the LV bags but the Louis Vuitton Louis Vuitton monogram canvas bags are considered Louis Vuitton to be of the hot. Not only Borse Louis Vuitton the bags, The Louis Vuitton Sac Louis vuitton monogram canvas bags of the company Louis vuitton as well as its name are Louis Vuitton enough to be taken in your favor.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas