image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
28



Leo en los periódicos que Brasil, China, Rusia e India ayudarán a Europa a salir de la crisis. Mi memoria se pasea por los míseros slums de Bombay y Calcuta, deambulo de nuevo por esa geografía oscura y sórdida y no puedo por menos que preguntarme dónde amasará la India esa ayuda para socorrer a un viejo continente cuyo “crecimiento” se ha desacelerado.

El pánico de la crisis invita a operaciones cuanto menos extrañas. El temor va calando todo, permea incluso la memoria hasta hacernos olvidar que este sistema estaba llamado a lo que ahora padece: a una profunda crisis capaz de provocar su propio y radical cuestionamiento. Ese pánico, esas constantes soflamas salvíficas de los economistas y políticos, empujan a pensar que hemos de implicarnos en el rescate de una civilización abocada a su fin. Evito la palabra fracaso en tanto en cuanto seguramente fue preciso haber transitado el desierto de la depredación y la explotación, de la notable ausencia de valores superiores, para poder reorientar nuestros pasos. De enrolarnos ahora en el empeño al que se nos convoca, habremos de observar previamente qué es lo que en definitiva se trata de salvar. No podremos olvidar que para que nazca una nueva civilización basada en los valores de la cooperación y el compartir, la anterior, asentada en los principios del materialismo y el sálvese quien pueda, deberá ir decayendo.

Poco afectan los números rojos de la Bolsa a una vida que nunca se detiene. El dulce de los higos cuelga de las mismas ramas, los últimos tomates cargados de jugo, las enormes calabazas que colmarán los pucheros del cercano invierno, colorean las mismas huertas en mi aldea… No sé nada de economía, pero cada amanecer puedo observar a mi alrededor que la naturaleza sigue pujando, que los árboles no han dejado de dar sus frutos y la tierra su grano. Contemplo que lo que se hunde es un sistema, no la vida en la que se asienta, no los resortes de la subsistencia. Llega el momento de los interrogantes grandes y profundos, no el de correr a producir no importa qué, ni a costa de qué, sin embargo muy pocas fuerzas políticas y sociales se avezan a cuestionar “en estos duros tiempos de crisis” la propia naturaleza de una civilización de por sí insostenible.

Ya no saben de dónde “rascar” fondos para salvar lo insalvable. La palabra “rescate” inunda los noticiarios de estos días, pero necesariamente habremos de dudar sobre el objeto de ese rescate. A la larga es un modelo social y económico caduco y sin esperanza alguna lo que se invita a reflotar. Pretenden hacernos partícipes de una macro operación de salvamento de una civilización que no compartimos. Se echa en falta un interrogante más generalizado del modelo y del objeto de producción, de nuestra forma en definitiva de ver el mundo y las relaciones. Solidaridad humana sí, pero para arrimar el hombro al empeño colectivo que se propone, tiene que haber un mínimo cuestionamiento de las bases del sistema voraz e individualista imperante, del consumo exacerbado, del ocio desnortado, del desarrollismo sin alma…

Ceda ya el brillo del espejismo en cualquiera de sus múltiples, flamantes y engañosas formas. No existe gloria alguna a golpe de “visa”. Debe saltar por algún lado esa ecuación diabólica de “a más consumo más progreso y bienestar”. Debemos olvidar ese fatal principio, pregonado por tantos millones y millones de pantallas, de que la felicidad depende de lo que compramos. Faltan otros tantos monitores que comiencen a cantar que la felicidad está en realidad dentro de nosotros/as y depende de nuestros pensamientos. La cruzada por la reactivación del consumo generalizado siempre nos resultará ajena. Elevemos la calidad de nuestros pensamientos para poder realmente cambiar el mundo; reactivemos nuestro vínculo con el latir de la vida, con lo sencillo, lo pequeño y lo hermoso, no con lo depredador, sofisticado, insostenible, costoso...

Mientras que no se pene la especulación, la economía fraude de enriquecimiento a golpe de teclado sin haber facilitado ningún bien a la sociedad; mientras que las grandes empresas y bancos campen a sus anchas, sin el control necesario..., no se nos aliste frente a ninguna crisis. Pero ahí no queda el condicionado, mientras que no se cuestione la megaciudad alejada de la naturaleza, sus leyes, su belleza, sus ritmos…, como primera fuente de desequilibrio humano, no nos podremos sumar a su cruzada. Mientras no se nos invite tanto a comprar y más comprar, sino a coger con fuerza la azada, a amasar nuestro pan, a agitar nuestros árboles…; mientras que su propuesta no incluya una invitación a una vida más natural, sensata, coherente, armoniosa, comunitaria…, difícilmente nos podremos sentir partícipes del desafío colectivo que por doquier se nos propone.

Sumarse a la reactivación de la economía y su mercado implica identificación con su filosofía, con los productos y servicios con los que trasiega, sin embargo no ocurre así en muchos casos. Hay mucha producción de “bienes” y servicios que no se aviene con nuestros principios e ideales. ¿Y si la moda ya en el vestir, ya en el ver, el leer, comer..., con toda su inherente dependencia, nos empieza a resultar ajena y nos hacemos más los dueños de nosotros mismos y de nuestros destinos? ¿Y si en lugar de reactivar una economía sin futuro, reactivamos la vida en el campo, la vida más humana, más colaboradora, más cercana…? ¿Y si reactivamos nuestros propios potenciales para cultivarnos, para crecer y disfrutar sin tanta y tan sojuzgante dependencia de la industria del ocio? ¿Y si reactivamos la bici, la chimenea, las aldeas, los campos, las huertas sin química, el calor humano, el gozo de la amistad, la ternura de la existencia...?

La crisis marca límites, finales de recorrido no estaciones de “rescate” o de servicios. La crisis es por encima de todo una urgida invitación a comenzar a pensar diferente, por fin en clave colectiva, en clave de tierra, de amor por cuanto late... No es tanto un sistema decrépito y depredador lo que nos resistimos a rescatar, sino más bien una conciencia humana egoísta e irresponsable que deseamos ver superada, una nueva conciencia comprometida con nosotros mismos y con cuanto nos rodea, una conciencia más solidaria, más generosa..., la que deseamos ver poco a poco instaurada. Por lo tanto, antes de reactivar nada, alcancemos mínimos acuerdos, por el bien de todos, de toda la vida que palpita. Alcancemos consensos de futuro también por el bien de las generaciones que gateando ya se acercan, de quienes de seguro sí querrán gozar, sin explotarlo y diezmarlo, de este bendito y maravilloso jardín por nombre tierra.


Actions: E-mail | Permalink | Comments (13) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar '¿Al rescate de qué? ' a Del.icio.us Agregar '¿Al rescate de qué? ' a digg Agregar '¿Al rescate de qué? ' a menéame Agregar '¿Al rescate de qué? ' a Technorati Agregar '¿Al rescate de qué? ' a Google Bookmarks Agregar '¿Al rescate de qué? ' a Live-MSN Agregar '¿Al rescate de qué? ' a FaceBook Agregar '¿Al rescate de qué? ' a Twitter

Post Rating

Comments

German  Pinto
# German Pinto
miércoles, 28 de septiembre de 2011 7:51
A si es Koldo,no se habla de rescatar a la gente,a los millones de personas que mueren diariamente ante la indiferencia de todos los gobiernos canallas que salvan bancos pero no personas,si de algo podria servir ésta crisis es para que no se vuelva a hacer lo que se venia haciendo y concienciarnos de que éste mundo asi no puede seguir.Co dices reactivar conciencias,éso es lo mas dificil pero lo mejor que podriamos hacer en éstos momentos llenos de incertidumbre,y locuras que nos conducen al infierno mas absoluto si no reaccionamos a tiempo.
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
miércoles, 28 de septiembre de 2011 16:52
He leido recientemente que las utopías lo son, mientras sigues el camino para llegar hasta ellas. Si se llega hasta el final, desaparece le utopía.
Básicamente opino que la búsqueda de los valores, es en sí ya un crecimiento personal y social. En ese crecimiento social, la búsqueda del bienestar general, es consecuencia directa del progreso. El progreso intelectual, el industrial, los avances en medicina, etc. Todo ello implica un entramado social que ha de estar estructurado de alguna forma. Hoy, es esa estructura la que está en una encrucijada, de la que no sabemos como salir. Entonces me planteo, que cual es otra forma social de convivir, distinta de la que conocemos, que pueda replantear nuestras búsquedas utópicas, sin cometer las torpezas del pasado y presente. Cual es la mejor forma de organización social, válida para un mundo globalizado, moderno y sostenible.
Nos hastiamos de decir que el sistema ha colapsado o está a punto de ello. Pero no veo opinión alguna que nos ilustre sobre que otro sistema distinto, puede sustituir a este o reconstruirse sobre las ruinas de este. Cambio de sistema. Bien. A qué sistema. ¿o estamos hablando de la modificación del sistema actual?¿De una reforma del sistema actual, que cumpla unos valores, parámetros y sea sostenible?¿De que estamos hablando?
No es posible que en España (por ejemplo) los 45 millones de españoles nos vayamos al campo, a tener un "huertecito· y un corral para alimentarnos. Y si esto lo extendemos al resto del mundo....
Somos "animales sociales". Bajo esta afirmación ¿Como nos organizaremos socialmente?
Carmen Cayuela
# Carmen Cayuela
miércoles, 28 de septiembre de 2011 21:23
Ángel Luis, claro que no es posible que cada familia tenga un huerto en el campo, sin embargo hay realidades como los huertos cultivados por mayores en Valladolid o las pequeñas huertas urbanas en algunos barrios de Madrid, quiero decir que hay caminos para acercarnos a lo más simple y esencial, nuestra relación con la Vida, y ésta se expresa mejor sobre tierra que sobre asfalto, en la mayoría del espacio de las grandes ciudades la presencia de la Naturaleza es nula, gran parte de la humanidad vive desconectada de ella entre el cemento, y considera al resto de seres vivos material para su uso y disfrute, sólo la vida humana es vida, sin considerar que la misma Vida que hay en cada uno de nosotrxs vive en el resto de la creación.

Creo que nada va a cambiar si no cambiamos, si no empezamos a ver el mundo de otra manera, a maravillarnos mirando una berenjena y a creer que cuando un pajarito se posa en el alfeizar de la ventana y trina nos ha dicho algo que no sabemos entender (todavía).

Gracias Koldo.

Un abrazo

Eulalia
# Eulalia
miércoles, 28 de septiembre de 2011 21:59
Gracias Koldo, y sí, Carmen, esa es la dimensión que podemos recuperar, la de la receptividad a lo simple de la vida, que hemos olvidado por dejarnos engullir por el asfalto y la energía colectiva que se vive en las ciudades con tanto artificio y falta de espacio verde o naturalidad....el canto de un pájaro que nos saluda y nos muestra el reflejo de lo que realmente somos.
Hasta que una masa crítica de gente no recupere en su corazón la dimensión del sentir, de reconciliación con lo que realmente somos, un latido como dice Koldo, y sintamos agradecimiento por esta oportunidad de estar vivos y reconocernos en todo, el mundo exterior seguirá pataleando intentando rescatar lo irrescatable...precioso escrito Koldo, certero y poético...reconciliador con lo sencillo que es vivir de acuerdo a las verdaderas necesidades: techo, comida básica, ternura, amor, conexión con los congéneres en sus diferentes manifestaciones....
Os dejo un escrito que ha ocurrido en mí este verano: una verdadera reconciliación con la vida...del orden del cual hablas, Koldo:
http://fueradetiempoyespacio.blogspot.com/2011/09/devaneos-veraniegos.html
De nuevo gracias Koldo, un placer leerte
abrazos


Clearrevolution
miércoles, 28 de septiembre de 2011 22:05
La crisis ha roto el muro de contención, construido con la deuda, y que separaba los niveles de vida de occidente y oriente, ahora los niveles se igualarán, el problema es que lo harán al nivel de vida de oriente...

"En el paso brusco de la abundancia a la escasez si no hay unidad hay violencia"

En los años 70 tuvimos la primera crisis del petroleo, para salir de ella inventaron la globalización y los medios de produccion fueron a los países con mano de obra barata.
Occidente mejoraba su estado de bienestar endeudandose año tras año, engañada de que crecia año a año... cuando en realidad se estaba empobreciendo.
Y a nadie le importaban los esclavos de Asia, porque teniamos bienes baratos.
Los regimenes totalitarios de Asia con planes a más de 20 años nos prestaban el dinero que necesitabamos para mejorar nuestro nivel de vida,
a la vez que se iban trasladando los medios de produccion, gracias a mantener a su pueblo en la esclavitud
La cosa empeoró en el 2000 con la caida de las puntocom, se decidió conceder créditos baratos a la vivienda en todo occidente; este efecto incrementó nuestras deudas publicas y privadas, y financió el estado del bienestar hasta niveles insostenibles, porque no lo podíamos pagar.
Ahora se ha decidido que se acabó y que ya no nos prestarán más ...
La avaricia de 40 años nos ha llevado al fin.
La codicia de los gobernantes de esas naciones que pensaban conquistar el mundo gracias a la esclavitud,
La inmoralidad de los gobiernos occidentales que no se enfrentaron a la situación y cavaron la tumba de su pueblo con deuda,
La rapiña de los empresarios dispuestos a llevar los negocios a otros paises llevando a la miseria a los trabajadores de sus paises, continuar la esclavitud en otros países y aumentar sus ahora inmensas riquezas.
La lujuria de los banqueros que prestaron sin medir los riesgos y ahora echan a las familias a la calle
La irresponsabilidad de los accionistas que mientras la accion subiera no les importaba nada más.
La codicia de todos nosotros que nunca protestamos contra los regimenes que permitian la esclavitud y nos endeudabamos alegremente pensando que tendriamos un buen salario 30 o 40 años.
Ahora llega el desenlace lleno de IRA.
La fase final de la globalización y libre competencia, debemos competir con los esclavos, haciendonos esclavos
Los bancos, aseguradoras y estados van perdiendo el valor de sus depósitos y fondos de pensiones en bolsa:
Menos consumo... Menos producción... Menos trabajo... Menos recaudación... Más deuda...
Y por último un paso brusco de la abundancia a la escasez, que permanecerá entre nosotros. Por mucho que protestemos, nos manifestemos y luchemos con los políticos y gobiernos no tendremos el nivel de vida anterior porque nunca lo debimos tener. Trabajemos ahora por ganarnos nosotros mismos nuestros derechos a sanidad, educación, etc... porque nos han hecho creer que podíamos pagarlo y en realidad no era así, sino que lo pagabamos con deuda, y les dejamos una pesada carga a nuestros hijos.

¿Por qué nadie habla de esto?

Y en esas condiciones, históricamente sólo ha habido dos opciones: VIOLENCIA individualista o UNION construida con la GENEROSIDAD de ABANDONAR NUESTRAS ANTIGUAS BANDERAS pero compensado con la ALEGRIA de la hermandad entre distintos.

"SALGA QUIEN SALGA EL 20N PIDAMOS LISTAS ABIERTAS SALIENDO A LA CALLE TODOS UNIDOS SIN BANDERAS EXIGIENDO UN GOBIERNO QUE DESARROLLE PACTOS DE ESTADO, LA SEPARACIÓN EFECTIVA DEL PODER JUDICIAL,DACION DE PAGO, TOLERANCIA 0 CON CORRUPCION, ELIMINACION DE CARGOS POLITICOS Y AYUDAS IMPORTANTES A EMPRESAS PARA CREAR TRABAJO Y SOBRE TODO LIBERTAD PARA NUESTROS COMPAÑEROS ESCLAVOS EN ASIA"

Confiemos en que el destino nos sea favorable.
Clearrevolution
koldo
# koldo
miércoles, 28 de septiembre de 2011 23:31
Que buen texto, cuanta verdad junta... Con añadido además de autoexigencia y responsabilidad. Montón de gracias.
chus
# chus
jueves, 29 de septiembre de 2011 8:44
Qué más decir... Sino que GRACIAS a tod@s, Koldo, Carmen, Lali (el texto del blog es bellísimo y redentor) AL, Germán, Clearrevolution, Esther.
Comprobar como emerge lo mejor del espíritu humano en criaturas vivas con las que puedes compartir es de lo más esperanzador. Comprobar que hay vida más allá de los intereses y del contrato material, y que la conciencia sigue despertando y expandiéndose...
Abrazos luminosos
Chus
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
jueves, 29 de septiembre de 2011 8:54
A ver si lo entiendo.
Individualmente, hemos de abrir nuestro corazón a los valores mas elevados, y compartir con la naturaleza nuestro ser, tanto desde el asfalto como desde el camino, en una búsqueda interior del ego, para cumplir con las necesidades básicas individuales.
Colectivamente, como sociedad, no se trata de ir contra el sistema, o sea, ser anti-sistema. Sino que tomado como base el actual, modificarlo y perfeccionarlo mediante los cambios necesarios, tales como dice clearrevolución. Es decir, admitimos el actual sistema, si este se presta a ser mejorado. O sea, que seguimos en un mercado de oferta-demanda. O sea, que el dinero y su intercambio sigue siendo la base de nuestra estructura social. O sea, que admitiremos que nos sigan gobernando, si los que gobiernanan nos permiten "migajas". Da igual verticalidad o transversalidad. O sea, seremos felices estando en paz con nuestro yo interior en union con la naturaleza, si mientras tanto no nos crean problemas "los de arriba". O sea, si algún día esta crisis maldita termina, dejaremos que se sequen las semillas de las utopías de hoy.
Estoy perdido.
Eulalia
# Eulalia
jueves, 29 de septiembre de 2011 10:55
Me uno a los agradecimientos de Chus y sí, es un gran alivio poder compartir visiones parecidas que hace una década ni tan siquiera podíamos llegar a imaginar en nosotros y en los demás. Angel Luis, no pretendo darte una solución a tus dudas existenciales, que a mí todavía me acosan pues me sigue doliendo, a ratos, vivir entre seres humanos tan primarios como el broker que salió en la tele ayer diciendo que él deseaba una caída de bolsa para lucrarse personalmente del tema, y saber que estamos en sus manos....¿de qué manera se romperá este sistema basado en la ley del beneficio económico? No lo sé, lo que sí sé es que tengo la esperanza (y seguridad) de que ocurrirá de la mejor manera posible para los individuos que sí estamos conectando con el verdadero sentido de la vida...y que la unión, como dice clearrevolucion (gracias, me encantaría saber tu nombre real, me quedo con tu clara síntesis de lo que ha ocurrido en los últimos años), en ese trascender las necesidades materiales y cómodas a las que nos hemos vuelto adictos, nos hará construir un mundo más igualitario, justo y humano. Humano en el sentido de los valores más sublimes, como el respeto a la vida, a nuestros cuerpos, a la naturaleza, a los demás seres vivientes....y a reconocernos en todo lo que existe y hay....más allá de que lo entendamos por la razón o no. Ahí surge la oportunidad de relacionarse con el mundo desde otro lado, desde el equilibrio entre lo racional y lo emocional, tan castrado en la educación y en el sistema de vida actual....el hecho de que el futuro sea incierto nos obliga a enfocarnos en el presente, en lo que realmente vivimos a cada momento Angel Luis...dejemos que el futuro se construya desde ahí, pues la vida, a pesar de lo humano, es benevolente, y la tierra no deja de dar sus frutos, gracias al sol que cada día sale por la mañana, y al agua que limpia, y al viento que cambia la dirección del aire.....y la luna que nos permite ver en la noche....damos por sentadas tantas cosas....hasta que no revaloricemos lo simple, como dice Carmen, agradeciendo al pájaro que nos viene a saludar, seguiremos peleándonos con nuestros miedos al futuro....es tan fácil y tan difícil como eso...bufff abrazos
chus
# chus
viernes, 30 de septiembre de 2011 0:15
AL, es que en alguno de los "o seas" te has salido del carril, derivando dantescamente. :-) Eso no quita que los vórtices de esos círculos de Dante sigan existiendo y funcionando. Eso no quita que duele.
De lo que se trata, en mi opinión, es que, además de esos círculos y sus resonancias infernales, también están apareciendo en la esfera del pensamiento humano compartido otro tipo de resonancias, de comuniones, y de sincronías, cuya radiación, emisión y repetición está apareciendo con un sonido desconocido en su amplitud y en su penetración social.
Con las palabras que compartimos, quizá no tengamos todavía poder ejecutivo como para tumbar a los grupos de interés y poderes políticos y financieros a los que denunciamos y revelamos, y sobre cuyas fechorías nos informamos mutuamente.
Pero si que tenemos el poder de empezar a reverberar en una sintonía humana que forma parte de nosotros y que empezamos a entender como prioritaria, una atención a cierta parte de nosotros como individuos y como colectivos, que está vibrando en otro rango de sensibilidad, en una escala y en un diapasón distinto.
Información, comunicación, introspección, comunión, revisión, cosas que no están en el espíritu del broker o del banquero, pero que revelan la existencia de un mundo que está aquí, en el que también se puede vivir, un mundo de valores pendientes de testar en la experiencia que si podemos explorar y hacer repicar. Esos valores y esa reverberación, unidos con el impulso innato de rebelión y de liberación del ser humano, es lo que pulsa en la frontera de la evolución, y tenemos evidencias de su pulso, como nunca las hubo.

Esta línea de intervención tiene de bueno que funciona en paralelo a todos los "o seas" que planteas. Es como una planta nueva que se cultiva en el mismo jardín, y que necesita su propia agua y su propia atención. No es contradictoria, va por su propio carril. No se opone al contrario, sino que se alimenta a si misma. Es otro idioma que se aprende practicándolo...
Abrazos luminosos
Chus

Unas risas: el mejor tuit de ayer jueves:

"ZP nos ha llevado hasta el borde del precipicio, pero tranquilos, con Rajoy ¡Daremos un paso adelante!"
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
viernes, 30 de septiembre de 2011 19:44
...O sea, que queremos cambiar el sistema. Pero no sabemos qué otro sistema puede colmar las espectativas...
...O sea, que no queremos a ZP ni a Rajoy, pero no sabemos a quien queremos.
...O sea, que protestamos y no proponemos.
Chus mis divagaciones son porque no encuentro solución ni a corto ni a largo plazo. La elevación del intelecto a niveles de armonía con el entorno natural, es una decisión de indivudualidades.
Yo estoy en el momento de no creer nada, de no saber nada, y de estar a la espectativa de un cambio de rumbo que, desde muy adentro de mi, se niega a admitir que va a ser que no. Y que continuaremos en esta caótica existencia absortos en los globos de colores que nos sueltan, mientras nos roban la cartera sin que nos demos cuenta.
Y sabiendo que existen soluciones, sabiendo que todo esto puede mejorar, las depresiones intensas causadas por el dolor a mi alrededor, me impiden tener optimismo, salvo en "ráfagas fugaces" de esperanza.
En estas ráfagas, espero que ese sonido repetitivo vaya penetrando (compartiendo así tambien tu esperanza) en el colectivo social.
Por cierto, ¿te has puesto paracaidas?
chus
# chus
sábado, 01 de octubre de 2011 13:22
Soluciones... Si que las hay. Cosas muy prácticas, como las que he leído en la web de A Garzón, y hay otros que escriben y plantean cosas interesantes. Para mi la primera es la BANCA PUBLICA PERO YA, y luego, fiscalización a tope. Claro que los políticos secuestradores nos tienen pillados.
Sobre todo ello, creo que se trata de acceder a un estado de autogestión de salud mental personal, de cortar enlaces con la mala uva y de permanecer "desapegadamente indignados", expandiendo y clarificando la conciencia, recapitalzando los valores humanos reales y los fundamentos de nuestra existencia. No dejarse arrastrar por una desesperación exagerada. Ir marcando las distancias. Por ejemplo, yo veo que en algunos sitios, hay que darle la patada a unos, y en otros, a otros, o al menos que les vea el plumero todo lo posible. Y ya que no hay donde elegir, elegir lo menos malo.
Por aquí por el Pais Vasco no están las cosas tan tan mal, la corrupción no es tan exagerada y no está tan claro el acceso a la carrera política para pillar cacho, aunque también tenemos nuestra peculiar ración de sinrazón, bastante talibán que no piensa en el otro y bastante lírica pastoril pensando en la Arcadia feliz. Pero eso de vivir en un ayuntamiento sin deuda... Caro, carísimo, si, pero sin que cunda la asfixia y la paranoia, de momento. Vamos, que dan ganas de independencia, si no fuera por los independentistas y su casta de ayatollahs enquistados y desneuronados.
Una cosa que me fastidia es el sistema electoral, por lo que en un momento dado, un partido puede tener muchísimos más votos que otro, y tener menos representantes, o sea, que haya votos que "valgan" (Equo, por ejemplo, o IU) pero que luego "no cuenten" en el pastel.
Pero ya te digo, muy importante lo de la augestión y mantenimiento de una salud mental decente, tan importante que es directamente responsable de nuestro sistema inmunitario.
Abrazotes
Chus
Anónimo
# Usuario Anónimo
jueves, 20 de octubre de 2011 21:22
http://www.decoarmonia.com/la-crisis/

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas