image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
01



"Indignarse no es suficiente: hay que ser más inteligente"

Daniel Innerarity, dirige Globernance, Instituto de Gobernanza Democrática.

"Tengo 51 años: sólo envejeces si dejas de aprender. Soy de Bilbao. Creo en Dios y eso me permite no creer en casi ninguna otra cosa. Soy catedrático de Filosofía Política en San Sebastián y colaboro con el CCCB. Es mejor una sociedad inteligente que con líderes inteligentes."

Es difícil creer que la democracia se esté extendiendo por el planeta, árabes incluidos, sólo porque es moralmente superior a otras formas de gobierno. Por eso resulta tan oportuna la cita de Innerarity –pensador sistémico– del teorema que demuestra su mayor eficacia como mecanismo de decisión frente a los gobiernos de élite o del puro y arcaico ordeno y mando. Hoy, en la sociedad del conocimiento, la democracia es simplemente la manera más eficaz de convertir la inteligencia colectiva en decisiones acertadas. En esta era de redes sociales y movilización permanente, más que de tener un gobierno de los mejores, se trata de gobernar mejor entre todos. Y con indignarse no basta.

¿Qué pasa?

La sociedad está dividida entre los que defienden sus valores sin tener en cuenta la realidad y los que gestionan la realidad sin tener valores.

Por ejemplo.

¿Usted es de derechas o de izquierdas?

Dígamelo usted.

En un atasco, los de derechas dicen: “Aquí falta un guardia”; y los de izquierdas: “¡Menudo atasco está causando el guardia!”.
 
¿Y la realidad de qué partido es?

Es postheroica: ya no requerimos grandes líderes clarividentes que nos dirijan...

Tampoco es que sobren.

Porque no hacen falta. La sociedad ya no tiene un centro de decisiones que requiera un hombre providencial al mando.

Ya no basta con controlar el telediario.

La pretensión de controlar la sociedad está anticuada, porque hoy es incontrolable, pero sí se puede gobernar, que es otra cosa.

Los progres dicen transformarla.

Es otro modo de decir que te quieren imponer sus propias ideas de progreso.

¿Cómo se gobierna hoy?

Quien gobierna hoy no es quien impone sus ideas a una sociedad que controla, sino quien articula lo que esa sociedad quiere.

Un médium más que un líder.

Los gobernantes deben dinamizar un gobierno cooperativo que sepa convertir la inteligencia colectiva en decisiones.
 
“Inteligencia colectiva”: ¿es una tautología o un oxímoron?

Hoy es una tautología, porque inteligencia ya es lo mismo que colectiva y lo que sólo sabe uno es como si no lo sabe nadie.

El genio en su montaña ya no sirve.

En la sociedad del conocimiento, la inteligencia es una red sin centro. Y en ella no sobrevive el más sabio, sino quien es capaz de aprender más cosas más deprisa...

O por lo menos lo intenta.

... Y la democracia es el modo más eficaz de gobierno de ese sistema.

¿Por qué?

Porque en ella los mediocres acaban componiendo una sociedad colectivamente más inteligente que cualquiera de sus miembros.

Hoy la democracia se impone a las oligarquías incluso en el mundo árabe.

Porque, como demuestran los teoremas sistémicos: cuando personas muy diversas –y con diversos grados de inteligencia– deliberan colectivamente, toman decisiones más acertadas que las acordadas por un grupo de personas más uniformes, aunque tengan mayor grado individual de inteligencia.
 
Es el fin de las élites.

Por eso la pretensión de un gobierno de los mejores, la aristocracia, es hoy inútil, porque la sociedad del conocimiento es inteligente en red, no en jerarquía, y por eso, si está bien articulada, la democracia proporciona mejores decisiones que las élites.

Si está bien articulada...

Gobernar es precisamente articularla: evitar fenómenos como el atasco de tráfico, donde la agregación de miles de pequeñas decisiones individuales racionales para llegar más rápido, al final provocan el desastre de que todos lleguemos tarde.

Lo mismo pasa en la crisis económica.

Gobernar es ser más inteligentes que las crisis y evitar que la euforia del auge –millones de decisiones individuales racionales de compra– no acabe en la depresión –millones de decisiones racionales de venta– con la que nos arruinamos todos.

¿Cómo?

Evitar el cortoplacismo, que conduce al atasco y las crisis; no confundir el ajetreo con el avance ni el ruido con la comunicación. Gobernar es cooperar en la estrategia, la planificación con visión de futuro y huir de la improvisación y el tacitismo miope.

No es fácil.

Yo también deploro la crítica fácil del tertuliano al uso. Gobernar es mucho más complejo que mandar y controlar. El fracaso de la política hoy es consecuencia del fracaso del conocimiento: los políticos sufren de rigidez cognitiva: no entienden el cambio.

¿Y a quién pedimos responsabilidades?

El gran reto en una sociedad en red es dirimir responsabilidades y atribuirlas. Hay que repensarlas, porque se diluyen igual que la propiedad privada: ¿se ha fijado cómo avanzan los fenómenos de piratería?

En la red parece que no hay culpables.

Es el peligro de esa dictadura de millones de pequeñas decisiones individuales racionales... Que nos llevan al atasco y el colapso.

También demasiados quisieron especular: con pisos y fondos complejísimos.

El sistema financiero es hoy más inteligente que el político y hasta que los gobernantes no lo entiendan a fondo no lo podrán gobernar y por eso hoy va por delante, gobernándonos a todos: es otro fracaso cognitivo.

¿Nos indignamos?

No es suficiente, es necesario que seamos todos más inteligentes. No se trata de tener líderes brillantísimos –¿cuántas organizaciones repletas de genios funcionan fatal?–, sino de ser sociedades más eficaces que resuelvan de forma efectiva y pacífica sus conflictos y tengan reglas equitativas que distribuyan el trabajo y el bienestar.

¿Cómo llegar a ser más inteligentes?

Más que llegar a saber, se trata de no dejar de aprender: así que huya de cualquier organización en la que sea el más listo. Abandone cualquier aula, claustro, redacción, partido político o relación humana en la que no esté aprendiendo.

Publicado en La Contra de La Vanguardia  01/06/2011


Publicado en: Hacia la madurez social
Email del autor: airam.revilo@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (8) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'El fin de las élites' a Del.icio.us Agregar 'El fin de las élites' a digg Agregar 'El fin de las élites' a menéame Agregar 'El fin de las élites' a Technorati Agregar 'El fin de las élites' a Google Bookmarks Agregar 'El fin de las élites' a Live-MSN Agregar 'El fin de las élites' a FaceBook Agregar 'El fin de las élites' a Twitter

Post Rating

Comments

Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
miércoles, 01 de junio de 2011 19:57
Gracias María por esta fantástica entrevista. He tenido que colgarla forzosamente lo antes posible para dejarte descansar y que no colgaras el enlace en todos los artículos de la web. Por supuesto es una broma y el artículo bien se merecía tu tesón.

Me resulta muy gratificante comprobar que lo que clamábamos tu y yo a finales del 2008: la sociedad horizontal, el pensamiento en red... y que entonces parecía un pensamiento abstracto dificil de comprender y que pasaba desapercibido, ahora esta siendo por fin aceptado y comprendido por muchos. No obstante todavía la sociedad adolece de suficiente rigidez cognitiva como para apreciarlo. Es normal, no se puede comprender si no participas plenamente en el proceso del pensamiento en red. Hay que vivirlo y darse cuenta que cuando participas en los debates aportando y escuchando de verdad las participaciones de los demás, la mente es capaz de abarcar mucho más que si el pensamiento es realizado por una o pocas personas. En este sentido estoy totalmente de acuerdo que la cantidad es mejor que la calidad, siempre y cuando la cantidad refleje un número suficiente de personas con ganas de aprender y avanzar. los resultados, son entonces sorprendentes.

Como todo desarrollo de pensamiento aboca invariablemente tarde o temprano en cambios de conducta, resulta fácil vislumbrar que el nuevo pensamiento en red traerá consigo cambios en la organización política y social. Esto es lo que la rigidez cognitiva de los poderosos no aciertan a entender, y continuan sumidos en sus valores caducos intentado controlar y defenderse como lo hubieran hecho hace 40 años. Pero el mundo evoluciona y si se niegan a evolucionar con él, por mucho que quieran defender sus intereses, serán fagocitados por las nuevas formas.

A mi me sabe mal que lleguen a este punto, pero en mi conciencia queda que lo hemos estado avisando aquí y en otros lugares desde hace mucho tiempo, pero como no hay más ciego que el que no quiere ver...

Un abrazo
Alfonso
# Alfonso
miércoles, 01 de junio de 2011 20:37
Buf, no me ha gustado.

Esta frase "lo que sólo sabe uno es como si no lo sabe nadie" me parece bastante ridícula.

Gracias.
Carolina
# Carolina
miércoles, 01 de junio de 2011 21:51
A mi sí me han gustado muchas de las cosas que dice, no todas las comparto o no de las misma manera, pero en general la encuentro una entrevista muy interesante y que da para la reflexión, sobretodo eso de la inteligencia colectiva, que no necesita de grandes cerebros sino del trabajo conjuntos de todos los ciudadanos, es un buen mensaje y lejos de ideas elitistas.

Gracias Maria y Esther por traerlo.
Carolina
# Carolina
miércoles, 01 de junio de 2011 21:55
Po cierto Esther magnífico comentario el que haces!!! Me ha gustado mucho!!
maria oliver
# maria oliver
miércoles, 01 de junio de 2011 22:51
Hola. Bien hecho Esther, ya sabes: hay que echar algun freno a mi entusiasmo!
Poco, apenas nada que añadir al magnífico, en efecto Carolina, comentario de Esther...
Sólo un apunte que me viene de eso que afirmas Alfonso "Esta frase "lo que sólo sabe uno es como si no lo sabe nadie" me parece bastante ridícula"
Acaso un matiz..: el saber cobra todo su sentido cuando se abre, se comparte, se articula y se enriquece. El saber que no DIALOGA ¿ES SABER? o tan sólo conocimiento, información, datos... si no se abre a la experiencia, a la vivencia, si no cobra una forma (artística, técnca, vivencial, política) no deviene ética... ese es el quid, creo. Por eso Platón articula lo aprendidode sócrates en forma de dia-logos, lanzando el saber del maestro a una nueva y potente apertura, deriva... que ha dado en una laaarga historia de interpretaciones y saberes... (y es sólo un ejemplo!) El saber que no se comparte, no sirve... creo que ni siquiera para uno... el saber compartido, crece y, si, deriva... escapa al control, luego al poder... ésa es la clave.

Lo bueno de esta entrevista es que articula esa dimensión del saber, en el panorama abierto por el 2.0 a una cuestión fundamental: la del gobierno, que ya no es una cuestión del poder, sino del buen hacer... Se replantea EL debate, como en las plazas-ágoras. como forma de organizar en buen-vivir, el bien-estar... volvemos al origen: como hacer lo mejor con lo que tenemos y sabemos (no con lo que debería ser o lo que se cree que es lo mejor...) No: hacer lo mejor con lo que es... eso es la ética, y eso, sólo puede venir del diálogo, de la escucha, la tención y la elaboración de lo que surje en ese hablarse y atenderse...
Esa es la buena sombra de esta web y de otras miles, crecidas al amparo de esa fuerza 2.0 que es el pensamiento y la información en red, luego: compartida.
chus
# chus
jueves, 02 de junio de 2011 9:07
Bien.
La semilla ha prendido, y el pensamiento fluye, despierta y regenera.
Y ha comenzado la acción.
Pero las estructuras del poder económico, político y judicial están ocupadas por criaturas cuya morfología ideológica y moral ha desarrollado en su evolución ciertas ventosas y poderosos adherentes que les mantienen en su sitio, aferrados. Es también el signo de los tiempos: líderes que se aferran. Como lapas, como percebes.

En cuestiones como la energética, se empiezan a vislumbrar opciones serias en cuanto a encaminar los esfuerzos humanos, económicos y empresariales a desarrollar tecnologías y explotaciones diferentes a las basadas en los combustibles sólidos. Empieza a ser negocio. Tarde o temprano, la propia volatilidad del cardumen del mundo de las finanzas en cuanto a inversiones empezará a concentrarse en esta variable.

En cuanto a la administración de los paises, espero que cambie el panorama y se empiece a detectar que el modelo de vivir a cuenta de endeudarse, no funciona, y conduce a la artrosis del sistema. Las administraciones deben dinero a sus proveedores, en algunos casos, cifras escandalosas. Lo de pagar a 9 meses o más, también es sangrante, incluso cuando pagan. Lo de la economía "negra" cuya compllicidad e infección es masiva, tiene que salir a la superficie. Y lo de los paraísos fiscales... Ver que en grecia están sacando dinero a Suiza los ricos... Pues bueno, debería estar regido por el principio de "si usted hace negocio en este pais, para que siga haciéndolo, usted no lo puede sacar de este pais así pro las buenas." Los paraísos fiscales son un enemigo para la humanidad, y esa debiera ser la reivindicación de cabecera de cualquier programa de indignación.
manu
# manu
sábado, 04 de junio de 2011 0:17
Hola !! Cuanto tiempo!! ;) Un placer saludaros. Buenísima entrevista.
Gracias por colgarla, pensé en ello cuando la leí hoy en La Contra, un artículo perfecto, para CE 2010.

Creo que al final, este despertar, que llama a la gente a moverse, aquello de la acción, (conversación recurrente con Esther) , pues bien, este despertar no es mas, según mi entender, que concentrado extra fuerte de sentido común. Sentido común pasado a la acción. A la acción también de debatir sobre ello.

Y como sentido común que es, también, por fuerza, creo que podría terminar contagiando a los dirigentes políticos y a los poderes de "diversa índole".
Por todo ello, deseo que esta evolución del genero humano, ante todo siga siendo lo mas pacifica posible. Aunque por sentido común, deberá serlo o no será. Siempre según mi modesta opinión.

Ultimamente, me hace gracia todo lo referente a la Nasa, cuando pienso en los astronautas que flotan en su nave espacial. Esa estación internacional que va dando tumbos al rededor del "planeta". Imitando al máximo las condiciones de vida que deberían tener en su hábitat natural.

Y entonces me viene a la mente, este maravilloso planeta Tierra en el que vivimos. No flotamos en el, pero para eso ya flota el, en el universo.
Al fin y al cabo, mi mente enlazando con el punto anterior, la vislumbra como una gran nave espacial altamente sofisticada y en su mayor parte "natural", "ecológica", que va dando tumbos por el espacio, al rededor de una "estrella".

En este momento, tenemos la información y la tecnología, que utilizada con sentido común, pueden reportar grandes beneficios al planeta y por supuesto no me refiero solo a los económicos. Hemos destruido ya tanto, que como diría Ferrán Adria, ahora nos toca "deconstruir". La transformación de nosotros como sociedad devendrá por sentido común un mundo nuevo, un mundo transformado. Y al igual, que la revolución industrial y antes la agrícola. transformaron tanto a las sociedades como al planeta, ahora creo que debemos pensar en como restaurar el jardín que hemos machacado entre todos, al tiempo que nos restauramos como sociedad.

Creo, que las multinacionales y el resto de empresas con gran poder tecnológico deberían comenzar a derivar sus esfuerzos hacia la "economía azul":

http://www.youtube.com/watch?v=MyTHmTDT2Qw&feature=player_embedded

http://www.tusquetseditores.com/titulos/metatemas-economia-azul

El pensar en como mejorar nuestra forma de vida, lleva irremediablemente a pensar en como mejorar el entorno en el que vivimos también. Y por suerte, esta tecnología que tanto ha destruido, nos puede permitir volver a restaurar al máximo, la mayor parte de lo que hubo al principio, sin por ello tener que volver a la era de las cavernas.

O quizás en algo, si. La población mundial. Una nave espacial nunca puede albergar mas gente de la que su diseño permite. Y nos guste o no, este planeta es finito también. Y creo que este es un punto muy sensible, pero que por sentido común es de obligado debate.

Igual que en tiempos anteriores se hacían planificaciones demográficas ("Boom" de los sesenta) estas, al igual que el bluf de la construcción tiene que parar. (Estas planificaciones demográficas estarían basadas en el crecimiento económico vs. crecimiento de consumidores, pienso yo. Vaya que me da en la nariz que por allí deben ir los tiros. Una estafa piramidal en todo regla. Salarios que rinden rentas para pagar las jubilaciones a futuros. Vaya comida de olla que nos han estado vendiendo.)
¿Acaso alguien cree que podemos vivir veinte mil millones de personas en este planeta? ¿Sin que eso no afecte al ecosistema del cual surgimos y que sin el sucumbiríamos?
Creo que es urgente calibrar, cual debería ser la cantidad de gente optima, que el planeta puede soportar. Que garantice el máximo respeto a la naturaleza.
En algún lado he leído, que al parecer el nivel de entre 1950 y 1960 ya estaba bastante al limite. Y es que el crecimiento es exponencial.

Un abrazo a tod@s,

manu


manu
# manu
sábado, 04 de junio de 2011 2:21
Por cierto, esta entrevista a Alfredo Astort (Revista Ajo Blanco) no tiene desperdicio:


http://www.diariodemallorca.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008070500_13_373520__Ultima-Alfredo-Astort-Palma-puedes-extraterrestre-intromisiones

abrazos

manu

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas