image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
11



"Todo lo que necesitas está en ti, excepto los besos, que han de dártelos los demás"


Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (29) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Cita de la semana' a Del.icio.us Agregar 'Cita de la semana' a digg Agregar 'Cita de la semana' a menéame Agregar 'Cita de la semana' a Technorati Agregar 'Cita de la semana' a Google Bookmarks Agregar 'Cita de la semana' a Live-MSN Agregar 'Cita de la semana' a FaceBook Agregar 'Cita de la semana' a Twitter

Post Rating

Comments

Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 11 de abril de 2011 9:11
Juan, esta frase es de lo mejor que he leído en los últimos tiempos. Encierra esas paradojas de la vida que yo encuentro fascinantes. Todo lo tenemos en nosotros, pero necesitamos el cariño de los demás.
Así que aun sabiendo que todo lo que necesitas está en tí, Juan, yo también te envío muchos besos.
maria oliver
# maria oliver
lunes, 11 de abril de 2011 11:30
Gracias Juan y...añado un abrazo, bueno, un montón d'ellos, a todxs... que los abrazos, d'esos de verdad, con atención e intención --como los besos-- también te los han de dar, aun sabiendo que todo está en unx!
Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
lunes, 11 de abril de 2011 12:44
Querido Juan, te envío un beso con todo mi cariño.
Eulalia
# Eulalia
lunes, 11 de abril de 2011 15:08
Gracias, Juan, me uno al entusiasmo colectivo, qué profunda es esta frase, al menos para mí, y qué poco atendía a los besos...interiores y los que obligadamente necesitamos de los demás...gracias de nuevo...planteo una pregunta ¿cuántas veces nos hemos dejado besar o hemos besado por rutina, por obligación, por no saber decir que no? buff, temazo, la oralidad, el alimento........y ¿cuántas veces no nos atrevemos a besar cuando es lo que más desearíamos?...ay el beso...por un beso de la flaca..... ;-)
Juan Trigo
# Juan Trigo
lunes, 11 de abril de 2011 19:18
¡Cielos que maravilla de gente!. Solo era una frase, salida de las entrañas, para terminar un mail políticamente transgresor, como casi todos con Esther. Y así, de pronto, aparecéis como de entre las brumas del bosque antiguo, como dicen las leyendas artúricas, devolviendo al caminante-peregrino su convicción, también muy antigua, que el paraíso nunca se perdió.

Sí, uff, Eulalia, vaya tema que planteas, y que me lleva al recuerdo demasiado lejano de algunas comunas en los 60 cuando hasta los besos de buenos días se daban con atención y mirando a los ojos, abiertos y transparentes, y si alguien rehuía la cara, como hacen mujeres y hombres de negocios o políticos hoy día, obligados como dices, le preguntaban inmediatamente, ¿te ocurre algo?

También me recuerda hace menos años, pero también demasiados, campamentos de entrenamiento yóguico o de otro tipo de meditación en los que la gente nos abrazábamos constantemente como parte del ritual para que la energía fluyera como un rio, y nos sentíamos parte del universo.

Hace demasiados años que el sistema capitalista se alimenta solo de sus excrementos, perfumados y sugestivos, para incitar el consumo. Después de habernos abrazado y besado sin prisas, ¿creéis que a alguien le pueden coger los típicos arrebatos compulsivos por ir al Corte Inglés?



chus
# chus
lunes, 11 de abril de 2011 20:56
Lo de los besos, está bien, y tal... Aunque a mi no es que me salga del alma lo de besarle a un tío, como parece que se estila ahora. Aún lo veo un poco convencional lo del beso, lógico por otra parte, en el terreno social. En casa si que soy besucón.
Un buen abrazo, sentido y con su tiempo, eso si que "funde." Como que te da menos ocasión al disimulo, y derrumba las defensas y las reservas, cuando es sincero.
Me gusta más acercar los corazones que los morretes y tener que hacer (y a la vez, observarte viéndote 'obligado') esos ciertos ruidos, ("mua" o "chuik" o "mchup", etc.,) que me acercan más al ridículo que al cariño, aunque todo depende del sentimiento que le pongas. Y siempre hay algún ángulo divertido.
Así que, con permiso, un fuerte abrazo para Juan.
Se acerca la noche, volvemos a disolvernos entre las brumas del bosque antiguo... Pero volveremos.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 11 de abril de 2011 22:17
Claro Chus, cada uno tiene sus preferencias. Abrazos o besos, al fin y al cabo son distintas formas de expresar con nuestros cuerpos el afecto que sentimos hacia otra persona. Sentimos esa necesidad de expresión físca de nuestros afectos, tanto, que incluso los envíiamos en la virtualidad, convirtiéndose en algo sagrado, hasta el punto que ciertas relaciones virtuales pueden crecer gracias a esos besos o abrazos escritos. Siempre y cuando se perciban con la intensidad de la realidad, por supuesto. Pero es que hay besos.....y Besos.
chus
# chus
lunes, 11 de abril de 2011 22:28
Besos y abrazos, mejor que sobren que no que falten. A mi es que de repente me asalta la problemática sobre los ruidicos de los besos. Espero poder conciliar el sueño... :-)
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 12 de abril de 2011 9:38
¡Cielos Chus! Traduce "ruídicos".
chus
# chus
martes, 12 de abril de 2011 10:39
Voy Juan...
Ruidiiiiiicos... Llana, no esdrújula :-)
Lo empleo como un diminutivo cariñoso, familiar o castizo, etc., de la palarba "ruido" haciendo referencia al tipo de sonidos que se emiten en el acto del beso, que pueden desgranarse en una amplia escala cuyos polos podrían ser el beso sonoro de la abuela a su nieto (que tanto ha crecido), precedido por palabras atropelladas de cariño, casi alaridos, con registro de soprano desatada, o de banzai de cheyenne, con efectos registrables en la escala Richter... Hasta el beso pijo sin contacto, retenido por los campos de fuerza repulsores del maquillaje y de la barra de labios ultimate fashion, reducido a cabeceos laterales perfectamente coreografiados y simétricos, (nunca se equivocan y se estampan, ¡lástima!) acompañados de algún "mmmmua" o interjección insustancial semejante y de loas hipócritas con sonrisas gélidas de asesino en serie impune.
Y entre ambos polos, todo tipo de sonoridades generadas por la boca y aledaños, incorporando reverberaciones mántricas (mmmm), algún que otro fonema que tiene que ver con la "l" o la "b" y con movimientos de excreción salivar, (de momento no entro a comentar el árbol de derivados que genera la presencia de la baba en estos fenómenos, luego ya veremos si es necesario publicar un artículo) y la amplia gama sónica que los morretes pueden proporcionar con su agilísimo acerbo muscular y riqueza de movimientos.

La zona labial se aproxima a la mejilla opuesta, o a su paralelo bucal en casos que generan su morbazo por el atrevimiento y la moderrnidad entre las almas púdicas y sin desinhibir, y es entonces cuando esa gama se desata en riqueza de matices sonoros y expresivos. Entre ellos, sonidos de chupeteo, también con sus variantes: el "chuik" de Guille, (el hermano de Mafalda, cuando le da al chupete), algunos tipos de besos relacionados más con la absorción que con la emisión, con alguna reminiscencia de lactante sin destetar del todo; algunos sonidos del tipo de encuentro entre jilgueros en la misma rama... También el "bchup" clásico precedido o acompañado de algunas "mmm" nasales, que en algunos casos rescatan sentimientos de cata de delicatessen culinaria, directamente proporcionales a la pretura, macicez, eburneidad, etc., de semejante ejemplar de la o del partenaire besad@, o algún sonido casi mudo, políticamente correcto, cuidando las formas, las fronteras y cerrando las avenidas al libertinaje...
Todo ello abriendo el campo para una serena y honesta inquisición autorreflexiva respecto a tales hábitos que nos acompañan en nuestros contactos sociales, a los que tan poco considerada atención solemos prestar.
¿Cómo besamos? ¿Por qué esos sonidos y no otros? ¿Por qué algunas veces cuesta más despegarse que otras? ¿Por qué solo uno, o dos, o tres? ¿Porque no un ratito, ya que estamos? ¿Por qué reprimimos la lengua, cuando los perretes y los gaticos la emplean con toda naturalidad, (incluyendo contactos con zonas anatómicas moralmente estigmatizadas)?
¿Por qué permanecen sin contestar estas preguntas, mientras miramos a otro lado o escurrimos el bulto? ¿Por qué? ¿Eh? ¿Por qué? ¡Sed valientes y afrontad la cuestión, coged el toro por los cuernos, o por los morros, o afrontad las consecuencias de la hipocresía compartiendo espacio en el saco de la mediocridad social inconsciente y despreocupada!
¡Un beso ya nunca será lo mismo!
Pues eso.

...Enviando a tod@s amplia gama de besazos y abrazos generados por una misma intención, luminosa y fraternal, con la vibración correspondiente del chakra cardiaco y de su energía especial.
Chus
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 12 de abril de 2011 11:33
Pues no sé qué decirte, Chus, la frase que me salió del fondo se refería a los besos de corazón, y el corazón jamás se hace preguntas, se abre o no se abra y ya está. Es el intelecto quien se hace preguntas porque n o es capaz de sentir, y yo no me refería a eso, no me interesa en absoluto ese saludo forzado que han puesto de moda en los últimos años en los ambientes políticos y de negocios para ocultar tantas cosas, ocultarlo todo, no me interesa en absoluto. Es una gesticulación más como la sonrisa de hielo que oculta tantas maldades y disfraza tantas agresiones y de la que también podríamos iniciar un debate, pero primero me permitiréis ayunar unos cuantos días porque se me escaparían los vómitos.

Con amigas y amigos, suelo acompañar los besos en las mejillas con un fuerte abrazo para que el otro sienta bien y sin dudas que estoy con él o con ella, y mirando a los ojos. Si no lo hago sospecha de mis intenciones.

Respecto del beso sexual, es como enamorarse, y enamorarse es como cuando te encuentras ante la portezuela del avión a diez mil metros de altura y te das cuenta que no llevas puesto el paracaídas: si piensas en volverte a la cabina a ver si encuentras un paracaídas es que NO estás enamorado. Si has de pensar en si me lanzo o no me lanzo… te quedarás en la puerta. Precisamente lo que abre la conciencia es lanzarse, no importa las consecuencias, aunque tengas que arrepentirte desconsoladamente, pero es como la revolución, lo que importa es el momento y que puedas decir: Yo estuve allí. Lo demás no me interesa, pura mediocridad.
chus
# chus
martes, 12 de abril de 2011 11:45
Punto por punto de acuerdo, Juan. Discrepancia: valor cero.
Solo quería sacar al perrete del intelecto a jugar un rato, nada más, con las cosas de los besos. La cosa no iba con segundas, ni por asomo. Espero no haberme propasado.
Además, qué más da. Como tú dices, es cuestión del corazón, que se abre o no se abre, y lo demás, mediocridad. No hay tribunal, ni juez más válido.
Fuerte abrazo, ya sabes como.
Chus
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 12 de abril de 2011 11:57
Por supuesto Chus y si te propasas sera un placer. Propasate tantas veces como quieras
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
martes, 12 de abril de 2011 14:32
Le has sacado mucho jugo al tema de los besos Chus. Yo, había interpretado los besos de Juan como los besos de amor de los cuentos, aquellos que despiertan a las princesas de eternos sueños embrujados o convierten a las ranas en príncipes. El beso que transmuta, aquel que marca un antes y un después, un punto sin retorno...el salto sin paracaídas como lo ha llamado Juan. Esta es la fuerza del beso que ha quedado plasmada en los mitos y cuentos, la que nos conduce a esa temida "fusión del nucleo" de los reactrores de Fukushima, accidente de simbología plutoniana donde los haya. ¿Podremos recuperar la fuerza de esos besos?
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 12 de abril de 2011 14:45
Que bueno Esther: Fusión el nucleo!! Oh, sí, en esa fusión entre amigos y por supuesto entre amantes es la que te hace dar cuenta de que el paraíso nunca se perdió. Nos engañaron. Me publicaron una novela sobre el paraíso presente en el 2003.
Insisto, esta fusión se da con tanta intensidad entre meros camaradas de lucha, la lucha de los heroes cotidianos por llegar al final del día, que diria James Joyce, como en los amantes.
Un beso apasionado a todos.
chus
# chus
martes, 12 de abril de 2011 15:27
...Siento como que se me transmutó el batracio y se me despertó la princesa. Quedáis invitados a la boda.
Muxu bat
Chus
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 12 de abril de 2011 15:44
Encantadora... tanto de batracios como de princesas.
Carolina
# Carolina
martes, 12 de abril de 2011 19:40
Que buenos los comentarios gentes :)))) Me habéis hecho reir, pero no com algo malo, eh? Sino todo lo contrario, se ve relax y franqueza en vuestros comentarios y es un gustazo leeros!!!

La frase es genial Juan, muy bonito y tan certera..., cuando gano confianza con ciertas personas abrazo fuerte y con el corazón, pero debo confesar que es un gesto que no practico amenudo y cuando lo hago es con determinadas persona, no por no sentirme bien con las otras personas con las que me muevo, sino porque veo que a menudo mi propia barrera no deja de ser un reflejo de la barrera del otro y eso me frena a abrazar. Pero abrazar debería ser algo que saliera mas a menudo, no como algo impuesto por los rituales que sostienen el orden social y nuestras interacciones, sino como un gesto simple, sincero y lleno de amor, más allá de lo políticamente correcto.

Un abrazo con un mega beso, sonoro o no sonoro, trasmutador o tipo abuela, eso como gusten ustedes, jeje, y mirando a los ojos antes de abrazar, como dice Juan.

Chus tú puedes obviar lo del beso si no te convence ;) jeje.
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 12 de abril de 2011 20:22
..."un gesto simple, sincero y lleno de amor, más allá de lo políticamente correcto."

Todas las barreras se pulverizan cuando se comparte el carino con naturalidad, in estar prisioneros de

..."los rituales que sostienen el orden social y nuestras interacciones"

En una de las paredes de La Sorbona en mayo de 1968 alguien escribió: "Olvida lo que has aprendido".

En otro lugar, otro escribió "Hay vida antes de la muerte"

Eulalia
# Eulalia
martes, 12 de abril de 2011 20:52
jajaja me uno a la hilaridad y a los buenos besos, y aportar que a mí los que me gustan de verdad son los que me hacen gemir...seré animal...eso, por cierto, me indica el salto al vacío del cual hablas...Juan...cierto...hay que vivirlo para descubrirse ahí más allá de lo que nos cuenta la mente...
por cierto, Juan, firmo como Eulalia desde hace poco en este foro pero siempre me han llamado Lali...Eulalia es mi nombre oficial al que me voy acostumbrando y con el que voy simpatizando...después de superar unos cuantos "martirios" como la santa de Bcn...
abrazos y besos sin gemidos...
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 12 de abril de 2011 22:59
Haces honor a tu nombre, Eulalia, en griego "la que habla bien": Gemir. Puro instinto animal. No hace falta añadir más porque la sensación arropa la razón e invade el corazón, que es lo importante. Gracias, me faltaba eso.
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
miércoles, 13 de abril de 2011 19:20
Si Juan, es cierto, todo lo que necesitamos está en nosotros mismos. Y hay que descubrir qué es.
Lo que ocurre que a veces, lo que otros nos dan, no son solo besos, sino hostias. Sin necesitarlas ni pedirlas. Tan solo por ser ciudadanos y pertenecer a una partitocracia en la que damos suficiente poder a algunos, como para propiciarnos esas hostias que no merecemos.
Y otras veces, cuando merecemos besos tampoco nos los dan, y nos aporrean sin piedad.

Yo hoy, por mi parte te mando un beso de amigo.
Juan Trigo
# Juan Trigo
miércoles, 13 de abril de 2011 19:56
Claro Angel Luis, en este campo de batalla lo peor es mostrarse indiferente o acostumbrarse. El mundo es como es, lo que siempre se puede cambiar es nuestra actitud, y al hacerlo te das cuenta que el mundo en realidad no es más que un espejo, y que las hostias, como la energía jamás viajan en linea recta, sino que todo es curvo en el universo, por tanto, como un bumerang vuelven tarde o temprano a quien lo ha lanzado. Como los besos.

En los países árabes se dan un beso en cada mejilla, en Irán, pais de mi esposa, se dan tres, empezando por la derecha.
Bien, pues ahi van tres besos de hermano
carmen cayuela
# carmen cayuela
miércoles, 13 de abril de 2011 21:45
Alguna vez me he soñado besando... y alguna vez me he besado..¡¡¡ Ay, los besos!!!

Últimamente me como a besos a mi sobrina Rocío de trece meses, es, como dice Eulalia, incorporar por la boca, una delicia.

Y siguiendo con los besos, os dejo la escena final de "Cinema Paradiso" que acababa de ver y llorar antes de entrar en CE2010, sincronías tiene la vida.

http://www.youtube.com/watch?v=3JZD-nhXL2M

Un abrazo y muchos besos
SANTIAGO VILLAR PALLAS
# SANTIAGO VILLAR PALLAS
miércoles, 13 de abril de 2011 23:17
A veces en lo sencillo se encuentra la esencia. Creo que cada vez nos damos menos "caricias" y así vamos tornándonos más agrios. Parece que la crisis también comporta un ahorro de caricias... el cabreo generalizado nos aísla... seámos osados y pródigos en caricias.

Santi
Juan Trigo
# Juan Trigo
miércoles, 13 de abril de 2011 23:18
¡¡Genial Carmen!! Irrepetible Philippe Noiret.
¡¡Caray qué festival!!
Darte las gracias es poco. A lo mejor un beso...
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
miércoles, 13 de abril de 2011 23:34
Gracias Carmen por traernos de nuevo el final de esta conmovedora película. Yo también la lloré en su momento, pero no fueron los besos, sino por el regalo que refleja el amor del operario del cine Paradiso hacia Salvatore.
Es una preciosa sincronía.
Muchos besos
Eulalia
# Eulalia
jueves, 14 de abril de 2011 23:49
Sí clap clap clap (sonido de aplausos) precioso fuego has engendrado con el temita beso ya ves, hasta hemos recuperado la "animalidad"...con tu encouragement, seguiré firmando Eualia (ya conocía el significado, es bonito), y bueno, a ver si nos vamos identificando para desidentificarnos y tocar la esencia más a menudo ;-) gracias amig@s herman@s y más besos...Carmen qué vídeo tan bueno, lo voy a colgar inmediatamente en un programa de radio que se está emitiendo sobre la impotencia y la frigidez desde el punto de vista psicoanalítico...jejejeje tan fácil como un beso de verdad para paliar tanta "enfermedad"....uhhh
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 15 de abril de 2011 23:56
"Bien hablado". Al parecer los animales eferman cuando son domesticados o en cautiverio (que es lo mismo, claro), no en la libertad - y el riesgo - de la naturaleza.
Probablemente sea la actitud y no el beso en sí lo que cure. Yendo a contracorriente en esta sociedad enferma, es decir amándonos sin esperar nada a cambio, parece una via idónea para la salud integral.
Lo mismo puede aplicarse a la sonrisa por puro placer de sonreir y hacer sonreir a la gente, no como herramienta de seducción. Bueno, y a modo de seguir "identificandome", como dices, siempre he considerado la seducción, de cualquier tipo, un puro acto de vampirismo.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas