image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
31



Mucho se está escribiendo y televisualizando hoy sobre las revueltas en los países árabes.     Recomiendo especialmente, y ahora con más razón que nunca, sintonizar Al-Jazeera. Y aunque la historia, esa gran mentirosa que escriben los vencedores, es machacona al insistir que las revoluciones las termina un dictador, Napoleón, Stalin, Khomeini, etc., y que se comen a sus hijos, Marat, Danton, Trotsky, Zinoviev, Gobsadegh, etc., hay que hacerlas. No hay más remedio, porque, aunque se trate de una película que acaba mal (sin olvidar lo que dijo no hace mucho Gabriel García Márquez, de que la mayoría de lo que vemos por la pantalla no existe) lo que la película de las revoluciones oculta, no por mala intención sino por pereza, como la de Paris Mayo del 68, la Primavera de Praga, etc., es el estallido de libertad en los corazones de la gente que toma la calle.

Para mí, que he pisado tantas veces la Avenue Bourguiba, la plaza Tahrir, la explanada de los Omeidas, etc., fue un estallido de emoción ver por la televisión (con permiso de García Márquez) los rostros enfervorizados de la gente convertirse, de sufridos héroes luchando en silencio por llegar al final del día, en titanes capaces de cambiar el mundo. Ese momento es impagable, ese momento en que tu corazón estalla y estás convencido de que es posible, cambiar el mundo es posible, y su magia es tal que a estas alturas de la película – quiero decir, con tanta historia a cuestas – aún creo que es posible. Naturalmente primero hay que cambiar la vibración de nuestros corazones, por aquello de que la fe mueve montañas, y es absolutamente real. Pero hay que hacerlo cortándole el paso a toda tentación de ponerse una venda en los ojos, es decir, tomándole el pulso a la realidad descarnada de deseos, promesas y falsas expectativas, porque lo que queremos es ganar, no distraernos.

Emociones a parte, pero sin apartarlas del todo porque es lo mejor que tenemos, se da en estas revoluciones del  mundo árabe un fenómeno distinto: “¿Son compatibles el Islam y la democracia” (tema de un debate que vi hasta el final en Aljazeera), quiero decir, ¿serán capaces estas revoluciones de crear estados con la separación de poderes iglesia-estado? Es decir, una vez muerto el dictador y que la gente se vea libre para andar por sí misma, ¿ocurrirá la misma paradoja de la segunda mitad del Siglo XX hasta nuestros días sintetizada en la obra del ex secretario general del partido Comunista Francés, Roger Garaudi, “Dios a Muerto” (aunque años más tarde él mismo se convirtiera al islam pre-khomeiniano), por la cual a la gente te coge el terror a la libertad (lean “El Miedo a la libertad” de Erich Fromm”) y corre a refugiarse bajo las tenazas de cualquier otra forma de alienación; otra vez la religión, las sectas, el dogma marxista-leninista, etc.? Con lo cual no hemos ganado nada, substituimos al dictador por otras corrupciones con fachada de parlamento democrático. Tal vez por eso el príncipe Kropotkin adjetivara sus últimos escritos anarcosindicalistas como “la revolución es permanente”.

En ese debate en Al-Jazeera oí decir a uno de los contertulios, próximo a los Hermanos Musulmanes, que el Islam no tiene nada que ver con la democracia, y que ésta es un engendro de la sociedad occidental malsana. Ya empezamos. Si alguna cosa buena tiene la democracia es que cada uno puede acudir al dios que quiera, o bien a ninguno.

La clave de estas revoluciones dentro de mundo islámico la tienen los “niños de Internet”, los modernos centauros hombre-máquina, como leí hace pocos día que los definía una famosa pedagoga que siento no acordarme de su nombre,  porque en la red los dogmatismos religiosos se esfuman como un vertido de petróleo en el mar. Aunque tengamos que recordar que si ese vertido ha ocurrido cerca de la costa hay que luchar con todas nuestras fuerzas para desviarlo de la playa, ya que siempre quedaran restos de intolerancia sobre las rocas de la Costa da Morte.

Aunque lo más difícil de digerir es que esos países árabes no solamente tienen en común la presencia abrumadora del Islam, sino que jamás fueron una democracia,  y por lo tanto no saben lo precioso pero también extremadamente costoso que resulta desarrollar las libertades individuales en un mundo complejo. ¿Recuerdan el famoso “desencanto” de los años siguientes a la transición española? ¿Sí, verdad? Ese virus filtrante que atacó a los párvulos impacientes y que tuvo grotescas formas como aquello de que “Con Franco vivíamos mejor”. ¿Quién se acuerda ahora de tales infantilismos? Y es que la adultez tiene un largo recorrido, la libertad y autodeterminación personal es una responsabilidad y a la vez placer absolutamente intransferible. En otras palabras, desearíamos no augurar los peligrosos precipicios por los que han de transitar los recién nacidos, Egipto y Túnez, como aquellas huelgas de camioneros que hicieron caer al gobierno socialista de Salvador Allende, que en Egipto pueden tener la forma de huelgas de empleados de turismo, tercera fuente de ingresos del país, o plantes sindicales de todo tipo, inspirados en la obvia falsedad de que en dos días se arregla la economía del país y ya se pueden exigir aumentos salariales disparatados. En fin ese tipo de presiones ejercidas desde la reacción o de los grupos que, cual nuevos 18 Brumarios de Napoleón Bonaparte, pretenden hacerse con el país a golpe de pancarta reivindicativa por derechos sociales que no disfrutan ni los alemanes.

Desde luego ni Egipto ni Túnez son Irak o Afganistán, desde luego, pero si España tampoco lo era en 1976 y pasamos toda una década sobre la cuerda floja, hay que ponerse a rezar a dioses imposibles para que hombres de buena fe se pongan al lado de los internautas, estudiantes e intelectuales, y vayan entiendo que la democracia es tan frágil y evanescente como la libertad; y por tanto hay que entenderla bien. Las libertades civiles son un arma de dos filos para los sedientos de poder, hábiles en vender atajos e ilusorios paraísos y que logran dar por real aquello que los Queen cantaban hace dos décadas: “Lo quiero todo y lo quiero ahora”. Letal candidez.

Y en los escenarios que nos ocupan hemos de contar además con la masa crítica típica del oriente profundo, cuya educación básica en los medios rurales y no tan rurales no ha salido jamás de un entorno oscurantista de dogmas ancestrales indiscutidas, verdades cristalizadas y normas medievales que no resistirían un mínimo análisis tangencial, pero que esas masas creen como dictados de fe de su dios, por más que Allah es, por definición coránica, el mismo que el de los cristianos y judíos, aunque desde luego no lo parezca. Y es que en todas estas cuestiones, desde Teherán a Alabama pasando por Aswan o por Kairouan, el fundamentalismo religioso no entiende de lógicas humanistas, ni de autoestimas, ni desarrollos personales, ni de gran parte de los postulados de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por más que sus gobiernos los hayan firmado.

Nunca soy pesimista, peco de lo contrario, de visionario soñador en mundos capaces de ser cambiados por la voluntad individual, pero lo de los países árabes pinta complicado e incierto, i el efecto contagio puede extenderse indefinidamente, porque los vientos del cambio son muy fuertes.

 

Publicado en: Hacia la madurez social, Acción
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (25) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a Del.icio.us Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a digg Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a menéame Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a Technorati Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a Google Bookmarks Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a Live-MSN Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a FaceBook Agregar 'El Castillo de Naipes del Norte de África y Oriente Medio' a Twitter

Post Rating

Comments

German  Pinto
# German Pinto
jueves, 31 de marzo de 2011 7:58
Excelente artículo Juan,de acuerdo en lo que dices,pero yo creo que aparte de las revoluciones en el mundo árabe también en el resto del mundo la gente está mas que harta,aunque aqui en Europa no está la cosa para revoluciones creo que algo se está fraguando y que el "chicle" se va a partir,ya no dá más de si.Los engaños,mentiras ya sólo se los creen ellos ya medida que la crisis sea todavia mas gorda ésto ya no lo para nadie como en los países del norte de Africa y ahora Siria,Jordania etc.Pienso que la clave es que si cae Arabia Saudita caen todos,ahí USA no hará nada salvo si el petroleo peligra que es la mitad de la producción mundial,por cierto ésta teocracia medieval ha prohibido el voto a las mujeres una vez mas y Occidente calla una vez mas y van.......Las revoluciones que hay en marcha desde luego son inciertas y no se sabe hacia donde irán pero una cosa es clara:No están dispuestos a seguir así,hambre,miseria,falta de libertad y no creo que toleren una vuelta a éso.
chus
# chus
jueves, 31 de marzo de 2011 8:34
Si señor Don Juan, una lectura realista donde las haya. Me gusta que se desprende algo que para mi está muy claro, que del dicho al hecho, hay un trecho, y que en el camino desde la ruptura y el ideal, a lo que luego la masa en general es capaz de asimilar y plasmar, y sobre todo, mantener con actitudes y responsabilidad consecuente, se quedan muchas cosas olvidadas y muchos mártires traicionados por la fragilidad o la comodidad de quienes no lo son o no se han visto abocados a salidas tan extremas.
Pero ese coeficiente de entropía es casi científico, casi formulable, y es muy de tener en cuenta en los análisis y en las perspectivas, y por qué no, en las críticas y en las denuncias.
Kalix
# Kalix
jueves, 31 de marzo de 2011 11:41
¿Son compatibles Islam y democracia?. Devolvamos la pregunta a Occidente: ¿son compatibles Cristianismo y Democracia?. Hace algunos siglos el Cristianismo justificó monarquías absolutas, ahora convive con la Democracia. Creo que de la misma manera pueden convivir el Islam y la Democracia. No me extraña que los Hermanos Musulmanes aleguen esa pretendida incompatibilidad: son creyentes y se reafirman en su fe. El problema surge cuando desde Occidente se da por sentada esa incompatibilidad como hacen algunos interesados en perpetuar el "status quo" de los países islámicos.
Cristobal Cervantes
jueves, 31 de marzo de 2011 18:47
Esther, Juan, ¿puedo publicar este magnífico artículo en mi modesto blog?
Juan Trigo
# Juan Trigo
jueves, 31 de marzo de 2011 20:47
¿Compatibles religión y democracia? ¿Son compatibles las acelgas con el poliuretano expandido, un semiconductor de silicio con un tiesto de geranios, la montaña de Montserrat con un bolígrafo BIC, y así ad infinitum?
Con todos los respetos debidos y por principio a la condición humana, ese debate es falso y por lo tanto y por consiguiente una buena trampa para esconder cualquier tipo de alienación que trate de coartar lo más precioso que tiene – a mi juicio – la condición humana: la libertad y autodeterminación.
Que yo sienta, perciba, incluso “oiga”, que “hay algo” que me trasciende, que está por encima de mí y que a veces se apodera de mis sentidos y me hace volar hacia otras dimensiones (si yo les contara…) no quiere decir que las cosas del este mundo han de tener sus leyes de este mundo, una de sus principales la Declaración Universal de Derechos Humanos. Entre oras razones porque, ¿cómo va mi espíritu a expandirse hacia dimensiones transcendentes si lo hace por miedo a un dios vengativo o a una iglesia intolerante?
En otras palabras “Al césar lo que es del césar…”
Eulalia
# Eulalia
viernes, 01 de abril de 2011 0:21
Gracias Juan y Esther por hacer posible este artículo tan lúcido, claro y preciosamente escrito. Tus palabras me han llevado en volandas hacia las preguntas que circulan por mi mente estos días y también durante la última década, y la clave está en eso: la autodeterminación individual y colectiva, ese tema tan manido y que vuelve como la primavera a que nos cuestionemos qué queremos, justo antes del referéndum por la independencia de Cataluña...
Sigo sintiendo que como humanos estamos ya preparados para no delegar nuestro poder en los demás, que está ocurriendo a nivel individual y colectivo, como dicen los mayas, las energías universales están puestas en esto...nos hemos alejado, como seres humanos, tanto de casa, que el camino de vuelta para cada uno está viéndose por todos lados...la lucha por la libertad propia y colectiva, con todo el miedo que eso acarrea...resulta más cómodo y más fácil proyectar las esperanzas en el afuera, en el otro, fuera de uno mismo, sin asumir la propia responsabilidad en cada una de las pequeñas acciones que emprendemos....
Gracias, de nuevo, Juan, y Esther, comparto el artículo en facebook, ke rule ke rule, por eso facebook y estas nuevas herramientas han sido inventadas por esta generación de centauros (qué concepto tan bueno, gracias) que nos llevan en volandas a asumir cada uno la propia responsabilidad...más allá de castigos o recompensas, más allá de toda idea, simplemente viviendo, sintiendo y encarnando nuestros cuerpos, con agradecimiento, cuando surge y se puede, por el privlilegio de poder participar en el cambio de este mundo...
Qué afortunados somos, aunque no entendamos cómo, podemos andar ya de otra manera que al final del siglo pasado, con más conciencia...a mí simplemente me resulta todo un puro milagro.
El milagro de estar vivos y vivas.
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 01 de abril de 2011 5:27
Gracias a ti, Eulalia, precioso. Compartir el vuelo del águila. En el silencio y la calma del espíritu, la soledad ingrávida de las alturas, la vida se deja sentir palpablemente. Sensación física de estar vivo, de sentirte prolongado hacia tu alrededor, a unos metros de tus dedos y paulatinamente más adelante y más allá, hasta que la vida todo lo invade, es la presencia, tu presencia en ti y en todas las cosas. No hace falta nada más, ni explicaciones, ni dogmas ni mensajes, ni jerarquías. Todo fluye y sientes que fluye de ti hacia afuera y al revés. No necesitas nada, solo sentir ese milagro. ¿Quién puede alienar tu espíritu? Nadie. La libertad hace viajar a tu vida hacia donde quieras, sin restricciones, sin ilusiones, sinteorias o explicaciones. Sentir.

German  Pinto
# German Pinto
viernes, 01 de abril de 2011 7:43
La autotereminacion de la vida de uno mismo,sin vasallajes de ninguna clase,ser como uno mismo sin que nadie ni nada nos impida ser lo que queramos ser en ésta vida que nos quieren margar poderes que todos sabemos quienes son,ése es el desafio más grande que tenemos,la disnidad humana ni se vende ni se compra.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
viernes, 01 de abril de 2011 8:56
No he podido comentar por falta de tiempo y la calidad del artículo se merece un buen comentario. Intentaré hacerlo esta noche.
Pero hoy quería felicitar su cumpleaños a Germán. ¡Muchas felicidades!
Un abrazo
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
viernes, 01 de abril de 2011 11:31
Pues felicidades, Germán. Que tengas un feliz año. Por cierto, muy acertado tu análisis de la importancia de Arabia Saudita. Estoy completamente de acuerdo.
Y gracias, Juan por tu artículo. Las revoluciones, aunque con final incierto, se han de hacer. Yo también lo veo así.
German  Pinto
# German Pinto
viernes, 01 de abril de 2011 12:40
Gracias Esther,Carles,disculpad las faltas de ortografia...las p...prisiasssss
German  Pinto
# German Pinto
viernes, 01 de abril de 2011 12:41
prisasssssssssssssssss
chus
# chus
viernes, 01 de abril de 2011 13:31
Eso, feliz cumple Germán. Feliz primavera y renacer y de todo...
abrazote luminoso
Chus
Carolina
# Carolina
viernes, 01 de abril de 2011 14:06
Feliz cumpleaños Germán!! Que disfrutes de tu día y de todos los días :)
German  Pinto
# German Pinto
viernes, 01 de abril de 2011 19:06
Gracias Chus,Carolina los mismo os deseo!!!
carmen cayuela
# carmen cayuela
viernes, 01 de abril de 2011 21:12
Gracias Juan, me has hecho recordar esa plenitud del corazón que sentí durante la revolución egipcia, se estaba haciendo realidad "otro mundo es posible", la energía que liberaron sus protagonistas fue tan inmensa que llegó a millones de corazones fuera de Egipto.

Estos pueblos tienen enormes retos, lo que es menester (decimos en Murcia) es que en los cimientos de la construcción se atienda a razones del corazón y, como dices, sean acompañados en su andadura por personas de buenos hechos y buena fe.

Felicidades Germán, lo mejor para ti, para tod@s.

Un abrazo
Cristobal Cervantes
sábado, 02 de abril de 2011 9:25
Queridos Juan, Esther y todos,

el amigo Muhammad Escudero, editor de Webislam, director del Centro de Información y Consultoría de Junta Islámica y licenciado en Filología Árabe, ha publicado el magnífico artículo de Juan Trigo, eso va a hacer que tenga una gran difusión, y tiene su curriculum, me alegro mucho,

se puede ver aquí:

http://www.webislam.com/?idt=19094

abrazos y besos
Juan Trigo
# Juan Trigo
sábado, 02 de abril de 2011 22:42
En un honor Mohammad.
Ahlan wasahlan.
Juan Trigo
German  Pinto
# German Pinto
sábado, 02 de abril de 2011 23:23
gracias Carmen
maria oliver
# maria oliver
domingo, 03 de abril de 2011 10:09
Bueno, "caigo" por acá bien tarde...
Juan, xucran jaziran! (no sé me da bien la transcripción) Es un lujo contar con las impresiones de un ave, que el que vuela sabe sentir el bosque desde el árbol.
Cierto tienen tránsito por delante, cierto que con lo que ocurre en Libia tienen aún más fácil --si cupiera y fuera menester-- desconfira de ciertas ayuda y cierto también que el paralelismo con "nuestra" historia permite ver las cosas con mayor claridad, aunque sin olvidar que el panorama e bastante muy otro: eso, la centauridad (y no sólo de los jóvenes, que sobretodo) implica un panorama muy, muy otro... y tan nuevo que se hace muy difícil aventurar y, a mi, ser pesimista...sin ser optimista, cándida o perdiendo de vista los peligros de la travesía --que el neoliberalismo, el afán, la avidez de "la bestia" hacen de ella un monstruo grande que pisa fuerte y sin límite --véase el "hacer" de Tepco y el gobierno Japonés en relación a Fukushima--
No puedo quitarme de la cabeza la foto que publicó en FB un amigo que vive entre Egipto y BCn y al que Tahrir pilló allí... al día siguiente de la salida del sátrapa, salió a la plaza... 2 niños, muy guapos, repeinados y diríase que con ropa de estreno--como de domingo-- en la calle, entere dos coches, posaban tan sonrientes escobas en mano, como dos "soldaditos" cívicos... Las escobas como arma... Esa foto, esas genrtes limpiando, repintando SU plaza... Eso, creo, es lo que me hace confiar muy mucho... No va a ser fácil, no lo está siendo, pero: hay madera. Acá también la hubo, la hay... sí, pero no se tomaron plazas y, sobretodo, la "victoria" se entreveró con la infiltración de un pensamiento ecomicista que ha arrinconado y hasta casi exterminado el civismo, esa forma del cuerpo social --propio de sociedades "urbanas" que es la empatía... Allá la miseria económica, la ruindad de los poderosos... la imposibilidad ( qué bendición! duuura, cruel, pero bendición!) de cualquier espejismo/confusión/identificación de bienestar económico con buen vivir, ha sido , y espero que, tras esa travesía llena de peligros, provindencial...

Ui, como me extendí. En fin Juan, xukran jaziran! Me hizo más que pensar! como a los demás, algo trae d'ese espíritu libre!

Germán! La mejor prenda sin lazo!! No te quejarás: menudos días de calorcito, luz increíble y anuncio de lo que se viene, felicidades!!! Un abrazo a todos
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
domingo, 03 de abril de 2011 11:33
Gracias Juan por tu artículo que al margen de ser una profunda reflexión sobre el destino de los países árabes tras la oleada de revueltas y derrocamientos, destila un profundo optimismo. Me ha costado encontrar un momento para escribir el comentario, ya que no tenía del todo claro qué puntos de tu artículo quería comentar pues su lectura me despertaba emociones contradictorias. Fundamentalmente, la pregunta de si democracia e Islam pueden ser compatibles.

Cuando presenciaba las manifestaciones de Tahrir, en un Cairo al que tengo cariño, pues tuve la gran suerte de hacer las prácticas de ginecología en el hospital Ain-Shams en el verano de 1988, me preguntaba si algunos de esos niños egipcios a los que pude ayudar a traer al mundo aquel verano y que ahora tendrían 22 años, podrían ser algunos de los jóvenes de internet que ayudaron a poner en marcha esta revolución. Y es que aquel curioso verano del 88 tuvo ciertas conexiones con el momento actual. Recuerdo que compartía habitación con una estudiante de medicina de Islandia a la que le costaba mucho adaptarse a las temperaturas estivales del Cairo próximas a los 50º en algunos momentos del día. Por eso en muchos momentos de los últimos meses recordaba a aquellos bebes cariotas que uno a uno llegaban a este mundo y a la doctora islandesa. Islandia y Egipto convivieron conmigo aquel verano, al igual que en el invierno del 2011 ambos han ocupado gran parte de mis elucubraciones mentales en torno a los movimientos sociales de cambio que se están gestando en el planeta. No he podido evitar sentir en muchos momentos una gran admiración por el espíritu de lucha que ambos países mostraban ante un sistema opresor con diferentes tentáculos y recordar el orgullo con el que los egipcios me recordaban que los árabes habían estado durante 8 siglos en España y nos habían enseñado muchas cosas.

Hemos asistido en los últimos años a una demonización del islam por parte de una interesada campaña de propaganda americana y aunque el islam encierra algunas variantes oscuras como bien has señalado, también es cierto que ayuda a mantener vivos ciertos valores humanos que impregnan positivamente a la sociedad árabe, contrastando con la pérdida de los mismos valores en nuestra sociedad occidental. Y creo que este es un hecho que conocen bien aquellos que visitan de vez en cuando algunos de los países musulmanes, como María nos relató en su artículo sobre su viaje a Damasco. Creo que si ellos no han conseguido desde nuestro punto de vista, un equilibrio entre su religión y una posible democracia, nosotros tampoco lo hemos hecho aún prescindiendo de la religión. Es posible que en algunos aspectos hayamos hecho un mayor recorrido, pero a ambos, ciudadanos árabes y occidentales, nos queda aún mucho camino por recorrer para poder sentir que vivimos en una auténtica democracia y sería deseable que desde aquí pudiésemos contagiarnos de su espíritu revolucionario, de cambio hacia un mundo mejor, del espíritu que impregnó las revoluciones de Mayo del 68.

Un gran abrazo
maria oliver
# maria oliver
domingo, 03 de abril de 2011 12:00
Esther! Tu verano cairota, junto a la médico islandesa, esos bebés que hoy acaso rondaron Tahrir, naciendo a 50 grados... És una parábola, y de las mejores!! una alegría, esa parábola... (entiendo mejor esa tu antena... hay vivencias que son bendiciones premonitorias ;-)

que el islam les preserve el norte, contra todo -ismo (será que leí a Juan Vernet de estudiante, y me froto higiénicamente con alguna sura --como con el génesis, Dante, Ovidio, los Upanishads... Le tengo fe a esa forma de la fe --una de las que adopta la esencia--, de-cantada en El Corán
Juan Trigo
# Juan Trigo
domingo, 03 de abril de 2011 20:28
Al-hamdul.il.lah, Maria, ua baraka allah-ufik (tampoco se me da bien las transcripciones). Para mí la revolución la haces por ti, porque la patria la llevas en el corazón, y deseas la libertad. Uno puede sacrificarse, pero en última instancia lo hace por uno mismo. Se beneficia el país, la gente, la colectividad, pero, como en todo, si haces algo, si te comprometes, lo haces por ti, porque quieres, no importa la causa. Por diversas cosas de mi vida estoy bastante vinculado a la obra de Gandhi. ¡Cuántos debates al calor de la decepción tuvimos hace años comprobando en qué se había convertido la India por la que Gandhi estuvo a punto de morir por huelga de hambre! Nos decíamos incesantemente: ¿Para qué ha servido su mensaje, su sacrificio, su ejemplo? Pues de pronto, viendo una de tantas veces la película original, quiero decir con él mismo como protagonista, no las sucesivas que ha creado el cine, surgió la luz: él lo hizo por él mismo, por su propia experiencia mística y vital, y los que le siguieron, muchos millones allá y por acá, lo hicimos por nosotros mismos tomando prestada una causa que dicho sea de paso no nos iba ni venia mucho, como Paris del 68. En realidad éramos como brigadistas internacionales en aquellos conflictos, que tomamos prestados para lidiar en los nuestros, el Proceso de Burgos en el 70, o el pacifismo de nuestra generación, para la cual la Guerra del Vietnam solo era una bandera inspiradora de nuestra propia guerra contra Franco y sus secuaces. Pero, sea cual fuera la bandera y el tirano de turno, la movilización la hacíamos por nosotros mismos, para dirigir aquellas expansiones del corazón.

Caramba Esther, vaya experiencia revivir tu aventura en Al-Shams en los posibles rostros de los jóvenes egipcios que ayudaste otrora a nacer. Me imagino la vivencia, ¿será aquel o aquella?

Ciertamente la sociedad musulmana esta mucho más arraigada en sus creencias que la sociedad occidental, nos llevaría mucho hacer algún análisis, pero hay un fenómeno que me gustaría destacar de lo que está ocurriendo en estos países ahora, y es el papel de la mujer. Habéis visto como han marchado en primera fila increpando y exigiendo la salida del dictador. Maravilloso, algo está cambiando en la sordidez de la cultura arcaica de la sumisión de la mujer al hombre, que siempre me pone los pelos de punta. Al igual que en Irán, donde va a ser la mujer la que logre cambiar las cosas, incluso en Marruecos las mujeres han ido en primera fila con megáfono en mano dirigiéndose a la multitud en arengas tan improvisadas como inflamatorias. ¡Sublime! Por eso escogí las fotos de portada diciéndome a mí mismo: “por una mujer así, agarro una kalashnikov y me voy a pelear al frente de Sirte”.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
domingo, 03 de abril de 2011 21:04
Juan, el último párrafo de tu comentario enlaza perfectamente con un artículo escrito por Lali Valls que colgaré para mañana.
Juan Trigo
# Juan Trigo
domingo, 03 de abril de 2011 22:29
Me apunto para entrar a leerlo.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit