image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
27



Aún creemos que creamos. A lo sumo somos asistidos, sembrados… A lo sumo nos elevamos, nos  disponemos, acogemos… A lo sumo somos bendecidos por la inspiración superior. Habremos  de olvidar algún día las propiedades, pero sobre todo aquella  que, con escaso acierto, denominamos “intelectual”. 
 
La más bella melodía ya ha extasiado otros oídos, las pinceladas más diestras ya se deslizaron por otros y transparentes paños, el verso más exquisito ya vibró otros corazones… Los excelsos arquetipos de belleza  están allí, sólo resta conquistarlos, ascender en nuestras octavas de pureza y genuino amor y servirnos.  Al hacernos con ellos, erraremos si les colocamos nuestra autoría. Eso lo han sabido los Iniciados, los/as verdaderos/as Maestros/as de todos los tiempos y geografías, siempre pujando por  trabajar en el anonimato, desde la más desapegada intención, sin concesiones al ego, a la naturaleza orgullosa de la personalidad.  
 
El poderoso, el omnipresente reclamo de los derechos de autor aquí en la tierra, podría atenuarse en aras del reconocimiento de la verdadera Autoría de cuanto bello palpita. La genuina Sociedad General de Autores permanece aún en el más sobrio anonimato, aguardando poder manifestarse en un futuro a la luz del día.
 
Recreamos en la tierra, lo que ya obra en los planos superiores, sin embargo siempre la firma persiguiendo todo lo que creemos haber engendrado, sin embargo aún las barreras que  frenan  la difusión de la nota, el verso, las letras, la pintura… que elevan y liberan. Arriba, Quienes nunca  firman, ni revelan autoría, se ríen un poco con todo este circo de los derechos de autor. Arriba todo es común, la exploración, los descubrimientos, el disfrute… “¿Sabrán Vds. trabajar  a favor de la humanidad al igual  que  nosotros, detrás del velo, sin concesión alguna a su vanidad…?”, susurran, mientras que el mundo se pelea por las migajas de un copyright, cuanto menos cuestionable.
 
Podemos empezar a soñar, a esbozar espacios en los que nada tenga precio, en los que se distribuyan los bienes en función de las necesidades.  Podemos empezar ya a caminar hacia los nuevos patrones de fraternidad humana. Nada nos pertenece y lo que administramos debiera ir dirigido al beneficio de la comunidad. Sólo somos mensajeros de la palabra, la música, la pintura… que ennoblece, que catapulta a las esferas de inefable belleza y paz, sólo heraldos meritando y disfrutando hoy de unos medios de difusión asombrosos, rápidos, eficaces, económicos…
 
El ciberespacio anuncia ya un trasiego de ciencia, cultura y arte, al que no será posible poner barrera. La tecnología ha corrido más que la conciencia. La era digital que socializa, que universaliza contenidos, ha ido más lejos que la mentalidad de un ser humano, aún receloso de compartir. Sí, todos tenemos  que comer. Cierto que las gentes de la ciencia, el arte y la cultura aún no pueden  prescindir de esos derechos…, pero apuntemos  ya  metas y objetivos más generosos, apuntemos a los verdaderos horizontes   fraternos, visualicemos ya una  humanidad plenamente instalada en el compartir  y el cooperar.
 
¿Si la era digital nos invita a compartir a golpe de botón sin apenas esfuerzo, no hemos de ver ya detrás de ello el trasfondo de un maravilloso Plan Superior  en el que todo será un constante y gozoso compartir? ¿Si los acervos elevadores y emancipadores se  pueden  multiplicar a golpe de  “click”, no será  también llegada la hora de un “click” en nuestra mente, de un salto a una nueva conciencia de dar sin reparar? ¿No será llegada la hora de  pensar cada vez más en términos de progreso y evolución colectiva que de lucro e interés personal?
 
Legislamos porque aún no amamos lo suficiente, legislamos porque queremos retener lo irretenible, legislamos intentando  poner  cauce a lo que ya desborda… Sí, los artistas, los  cineastas, las gentes de la cultura merecen su digno sueldo. No está en ley quien se lucra a costa del  trabajo ajeno. ¿Pero asegurado el sustento para quien  recrea, para quien sube a su cumbre y  baja hermosa  obra, no será también llegada la hora de pensar  más y más en entregar y menos en guardar?
 
Oigo sonar los villancicos  tras estas montañas de hayas soberbias. Oigo cantar al Hijo de Dios al borde de las olas… No deseo polemizar sobre la Ley Sinde. No deseo controversias cuando ya resuenan en nuestros adentros las más elevadas melodías. Sólo este elogio a Quienes moran en el silencio, antes de encender el motor. Sólo este apunte, antes de poner el coche a  andar hasta el bendito Belén; sólo una invitación a dar, a sentirnos humildes mensajeros de las bellas realidades que ya  obran en los Mundos superiores, al colocarnos ante la hoja, el lienzo o el pentagrama… Sólo una sugerencia a  socializar sin esperar siempre algo a cambio, a llenarnos de anónima satisfacción, si somos  capaces de  bajar a la tierra lo que ya colma de paz y de  gloria los Cielos infinitos.

Actions: E-mail | Permalink | Comments (20) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Sólo mensajeros' a Del.icio.us Agregar 'Sólo mensajeros' a digg Agregar 'Sólo mensajeros' a menéame Agregar 'Sólo mensajeros' a Technorati Agregar 'Sólo mensajeros' a Google Bookmarks Agregar 'Sólo mensajeros' a Live-MSN Agregar 'Sólo mensajeros' a FaceBook Agregar 'Sólo mensajeros' a Twitter

Post Rating

Comments

Lali
# Lali
lunes, 27 de diciembre de 2010 11:24
Koldo, es cierto, se ha hablado poco de la vanidad en este foro, cierto, muy cierto lo que explicas...la vanidad de apropiarse de una virtud para hacer bandera...el concepto de marcas como bien dijo Naomi Klein en No logo dirige nuestras vidas...lo "normal" Koldo es que un autor promocione su libro con vanidad...con expepciones claro....pero quien lo presenta desde la humildad suele ser calificado por los psicólogos como carente de autoestima...
Seguiremos imaginando que esta nueva manera de vivir, con más conciencia, basada en compartir, está ya más cerca.....aunque en estos momentos pueda parecer lo contrario... todo se está limitando clasificando nombrando etiquetando más, como reflejo de la falta de amor, Koldo, como mencionas...
saludos
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 27 de diciembre de 2010 12:01
Koldo, gracias.
He andado dividida en estoy días por este asunto, debido a mi condición de traductora... de autora (legal condición) de versiones... Y, había llegado a una autopaz: se trata de dejar de beneficiar a intermediarios so capa de proteger a los autores... quiero decir: es como dices: no se le ponen puertas al campo; que se legisle para hacerlo so capa de defender la creación artística es un burdo bulo, creo, que cabe denunciar. Si, hay que proteger a los autores, a los autores, no a las discográficas o productoras o mediaticas editoras (que esa ley a quien protege, como dices, es a quien se hiperlucra con el trabajo ajeno... ) y sí, hay que encontrar formas de pagar --mientras estemos en un sistema de pane lucrandi, hélas-- a los auores, un precio justo que permita la libertad en nternet, porque sí, de esa salvaje y hasta feroz puesta en e-circulación del saber, del arte, de la información está surgiendo ya algo nuevo, muy nuevo, mucho más nuevo de lo que los auténticos creadores creen... en lugar de temerlo por lo que nos quita, acaso haya que quererlo por lo que nos ha de dar... a tod@s
En fin, que espero se reformule esa ley, para garantizar un justo pecunio a autores y a los intermediarios estrictamente necesarios, e insisto en lo de justo u ajustado!.
chus
# chus
lunes, 27 de diciembre de 2010 12:07
El Gran Mensajero, el Maestro nazareno decía; yo no hago nada de mí mismo, es el Padre en mí quien hace las obras. Y sobre esa percepción de desposesión, de reconocimiento de la ausencia de la pertenencia, se construyó una doctrina que funcionó en las primitivas colectividades cristianas, hasta que la Curia reclamó derechos de autor en forma de poder.
Comparto los principios que enuncias, Koldo, pero veo el problema de que esos mismos principios se aplican a todo el personal, no solo a los creadores. Porque hasta la última molécula de los cuerpos humanos, hasta la mínima energía que canalizan y los campos electromagnéticos que las sujetan, son cósmicos, incluso pre-terráqueos. Nada nos pertenece, igual solo la responsabilidad de administrar imparcial, fraternal y dignamente un legado que nos es dado durante un breve tiempo.
Pero efectivamente, en los planos más mundanos, creo que es tan importante aprender a compartir, como aprender a no ser robados o a no dejar que roben al prójimo, o a que el fruto del esfuerzo intelectual, y temporal de los creadores sea justamente retribuido y defendido por la ley.
Tal como están las cosas, mientras no eximan de pagar impuestos ni comisiones, ni la luz ni el gas a los creadores, a menos que se les proteja, va a haber muchas menos cosas que "compartir" con un click, y van a tener mucha menos calidad.
Abrazos luminosos
Chus
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 27 de diciembre de 2010 18:38
Excelente artículo en Rebelión sobre el asunto... que hay que hablar en plata y decir alto y claro que la Ley Sinde (perversamente llamada "de sostenibilidad") NO es una ley protegecreadores...:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=119291
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 27 de diciembre de 2010 19:43
El problema, Koldo, es que Chus es músico, y como dice, mientras que tenga que pagar el alquiler o hipoteca, y la electicidad, el gas o la cuenta del super, de algún sitio tiene que sacar el dinero. Y Lali escribe libros, y si solo vende uno porque el que lo compra lo escanea y lo cuelga en internet, por más ánimo socializador que se esgrima, no creo que Lali se lo tome muy bien.
Una vez un vecino de mi vivero me dijo que se presentó una señora con su todo terreno y su criada filipina, procedentes de una urbanización cercana. Entonces procedió a socializarme unas cuantas plantas, pues me imagino que querría admirar su belleza en su jardín sin necesidad de intercambiar conmigo el vil y sucio metal.
Lamentablemente no estaba yo allá en ese momento, pues en el caso de pillarla "in fraganti", hubiera procedido a la socialización de su todo terreno para ir a admirar un nítido amanecer en un paisaje de mi amado Pirineo. Y tal vez hubiera compartido con ella su vivienda, en una urbanización de las afueras de mi población, para respirar el aire limpio de las noches estivales, compartiendo espacios, paisajes, flores en los jardines y la criada filipina.
En fin, Koldo, dejando aparte las buenas intenciones y los pececitos de colores, sería interesante saber qué propones para que un autor pueda ser retribuido por su trabajo creativo sin que alguien interprete que su obra es gratis.

María, he leido el enlace que aportas. Interpreto que hay mucha necesidad de papá-estado y pocas ganas de espabilarse a partir de los 18 años. Para según qué queremos máxima libertad, y para según qué, un estado que lo regule y lo haga todo. En definitiva, mucha inmadurez.
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 27 de diciembre de 2010 20:00
mmmm, Carles, me sorprende ese comentario final tuyo. Justamente, entiendo que el artículo defiende que en lugar de pagar a espabilaos intermediarios de más de 18 años, believe me, lo que, hasta nueva orden, hemos de pagar, se distribuya mejor, vaya a parar más a manos de creadores y menos a las de distribuidores o intermediarios. Y creo que sobra, al menos así me parece a mi, el comentario sobre la libertad y el estado... por paternalista (po no decir por perdonavidas) porqie, una cosa, en el estado actual de cosas (me refiero al modo de/en que son las cosas); ¿porque un estado que regule justamente, que funcione como un gestor habría de estar reñidocon la libertad?
Esa tu oposición final tiene un fuerte perfume a prejuicioso dogmatismo, creo a riesgo de equivocarme... Suceden cosas demasiado nuevas como para aplicarles cedazos del siglo pasado...

y, acaso es inatención, pero no veo dónde el artículo habla de un esrado que lo regule y lo haga todo...
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 27 de diciembre de 2010 20:23
Precisamente los prejuicios dogmáticos los veo en esos artículos, María. Yo lo único que pido es ser consecuentes.
¿Dices que no ves nada en el artículo que indique una regulación? Pues propone de establecer por ley el porcentaje de royalti para el autor, la apertura (se supone por parte del estado) de tiendas virtuales...
Entonces también yo tengo derecho a que se dicte por ley que si yo planto un tomillo, saber qué porcentaje me corresponde del precio al que lo comprará el cliente final, o que el estado me monte una tienda virtual donde pueda vender mis plantas. La verdad es que yo creo que todo esto es una cuestión que yo he de resolver.
Pero bueno, también hay temas interesantes, como el punto 5.
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 27 de diciembre de 2010 21:02
ei, ei... no me malinterpretes, está claro lo de los royalties, pero no veo que eso sea regularlo todo, como dices No he diche que no vea nada de regulación, digo que no veo dónde habla de regular todo, eso digo.
Vale, entonces, como le pides a Koldo... qué propones? como harías?
Admito que yo, hoy por hoy y, seguro desde una pragmática y acaso eficaz incoherencia, tiraría bastante de regulación estatal, pero, entiendo que eso es muy peligroso sin una ciudadanía emponderada y consciente que limite el estatal regulador afán...
qué propones?
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 27 de diciembre de 2010 21:03
ei, ei... no me malinterpretes, está claro lo de los royalties, pero no veo que eso sea regularlo todo, como dices No he diche que no vea nada de regulación, digo que no veo dónde habla de regular todo, eso digo.
Vale, entonces, como le pides a Koldo... qué propones? como harías?
Admito que yo, hoy por hoy y, seguro desde una pragmática y acaso eficaz incoherencia, tiraría bastante de regulación estatal, pero, entiendo que eso es muy peligroso sin una ciudadanía emponderada y consciente que limite el estatal regulador afán...
qué propones?
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 27 de diciembre de 2010 21:55
Copio acá una reflexión que me llegó a FB
Buena refelxión lad e Koldo, por mi parte tengo claro lo de los derechos de autor. No estoy de acuerdo con ellos, pero esto no quiere decir que los creadores no se merezcan cobrar por sus obras, no, claro, de algo hay que vivir. Otra cosa es pretender cobrar derechos infinitamente y tanrtas veces como se reproduzcan las obras.
Algo complejo el tema, Federico García Lorca decía que una vez escritos los poemas y publicados ya no le pertenecían, y lo suyo era dejarlos volar en total libertad. Uno vende su libro y recibe un porcentaje de la venta de este libro mientras esté en las librerías, o en cualquier lugar a la venta. Si alguien lo compra y lo quiere copartir con el mundo, no se puede evitar, ni se debe evitar, hay que dejar correr esa obra.


saludos desde el frío de Europa
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 27 de diciembre de 2010 22:08
se me pasó la firma!:
Salvador Moreno Valencia
http://www.alvaeno.com/
chus
# chus
lunes, 27 de diciembre de 2010 23:41
Es un debate con tantos matices y tantos extremos, y como en tantas ocasiones, resulta difícil, a la hora de juzgar, alinear las categorías de lo que ponemos en cada balanza. A veces, cuando el peso de la balanza se ve inclinado a un lado por un argumento razonable, alguien acude con otro tipo de argumento, y como en el caso del rey Breno, galo conquistador de Roma, al que los ciudadanos romanos le discutían y poco menos que le regateaban el peso en oro por el rescate de Roma, que si los pesos, que si las balanzas, echó su pesada espada en una de ellas gritando “¡Vae Victis!” (¡Que os den, vencidos! (+ o -) y los romanos, a tragar…
Pues eso, que resulta duro tener que tragar cosas, como por ejemplo, que sea tan facilito y tan gratuito hacer un “click” y bajarte lo que sea… Antes por lo menos, te tenías que comprar una cassette, y lo compartías con los amigos, te pasabas un libro, y curiosamente, alguien se veía alentado por el deseo de poseer un libro semejante, y compartirlo... Algo que verdaderamente te gustaba, te ibas a su casa a grabar un disco, o no tenías pelas ni para la cassette. A mí lo que me toca la moral es el panorama de desnaturalización de la cultura, la poca consciencia que se tiene respecto de los valores, los esfuerzos y las ilusiones de los creadores, que por lo visto, y como siempre, encima de cornudos, apaleados. Y barato.
Me he comprado un pedazo de libraco de una buena edición de todas las novelas de Sherlock Holmes. (Ya tenía una excelente, heredada de mi padre, pero un tomo que presté, no volvió, y se quedó mutilada…) Me ha costado caro, (43 Euros) pero, ahí está, una edición linda y densa, con un buen trabajo de quien la ha editado, de quien ha empeñado un buen esfuerzo en ponerla a tiro. Yo la disfruto, la voy a disfrutar, y quedará para mi hijo y quien sabe quien mas, a quien se lo preste (y se lo devuelva, ojo) y con ese libro, una cola cometaria vital de sensaciones, emociones, recuerdos, imágenes, evocaciones, disfrute “delicattessen” de un lenguaje delicioso. Como esos libros que me han llegado de mi padre, pocos pero bien editados, viejos pero que, curiosamente, le han sobrevivido a él y quiera Dios que me sobrevivan a mi… Que se puedan seguir aprovechando, y que con el tiempo, lo que se pagó por ellos suponga una minucia, respecto al valor devuelto en especie, en influencia, en un legado de constante fecundación cultural.
Y me da pena que eso se vuelva más difícil cada día, que en nombre de esto y lo otro, del utilitarismo, de la famosa libertad, eso se vuelva más difícil; que no se eduque a la gente en los valores que te permitan disfrutar de una obra literaria como un tesoro, como una verdadera inversión, que se ahoguen la semilla y el pensamiento o la consciencia, o el conocimiento de que ese trabajo de encuadernación, de edición, de permanencia, de custodia, de respeto, de transmisión, MERECE LA PENA PAGARLO Y QUE ALGUIEN ESTÉ BIEN PAGADO POR ELLO.
Mi hijo, no sé qué será de él y qué le tiene guardada la vida, pero de momento parece que le gusta escribir. Y por un lado le aflige lo difícil que es encontrar ideas originales. Se frustra cuando reconoce sus influencias, cuando ve de dónde le han surgido las ideas, al observar sus recuerdos. Le gustaría ser original, pero le resulta difícil. Lleva 16 capítulos de una especie de guión de historieta tipo manga, y le encanta compartirlo con sus amigos, y mete horas escribiendo. Y cuando me dice “quisiera ser un escritor famoso”, y se lo plantea como un proyecto de vida, (14 años) me asaltan sentimientos agridulces, feliz por un lado, triste por otro. Y me llego a preguntar, ¿Para cuando puedas escribir algo decente… ya habrá alguien que se lo merezca? ¿Tendrás que escribir con una cruz en el hombro, condenado a ser un mártir de la libertad? ¿Tendrás que escribir guiones de mierda para teleseries casposas o noticias-telegráficas para la CNN del futuro, hot dogs de información basura? Y si resulta que no eres Vargas Llosa o Lorca, porque no te llega… Y veas que lo poco que te llega, a los que les llega a gustar, se lo comen hasta el hueso, y no te comes ni la palmadita en la espalda, mientras el listo de turno se forra con su web de “clicks de descargas” y su publicidad, y la compañía telefónica chupa lo suyo de la carroña… Pues sí, igual semejante frustración se convierte en un aliado para fomentar la creatividad de los mártires de la frontera humana, igual las limitaciones ayudan a superarte, y aprendes que lo que importa en la vida no es comer, ni tener una casa, ni salir del nido que se cae de viejo… Pero es triste, porque uno siente que se cierran tantos callejones mágicos de la vida, como viejos árboles indefensos cuya sombra se les hurta a nuestros herederos, y sus solares se ven ocupados por pasto y centros comerciales de usar y tirar la vida y la cultura, y que no hace falta que venga “El Estado Orwelliano” o “El Poder” a someternos, que ya nos entregamos por mucho menos a la falta de solidaridad y al interés fugaz y momentáneo del plato de lentejas de Esaú. Y encima, tener que soportar la palabra “libertad” en el otro lado de la balanza… ¿Qué hago? ¿Le digo que mejor se busque la vida con una web de descargas tipo Sir Francis Drake, el pirata entronizado como modelo? No sé qué decirle, si se os ocurre algo…
Maria Oliver
# Maria Oliver
martes, 28 de diciembre de 2010 14:00
Chus... gracias...
el asunto, si, es más que complejo: delícadisimo... multipolifacético...
Qué decir? que esta rumiación me ha de acompañar estos días de "reposo"
Wikileaks, la Ley Sinde, los derechos de autor, el estatuto de la cultura de la información... uffffffffffffffff: como un salto al vacío, "concibo" el pensar estos asuntos, que vamos a necesitar audacia, inventiva, y mucha, para "pensar" esto...
Sólo atino a vislumbrar que la cosa se mueve en dos direcciones, que se han formado ya élites, y no precisamente de pder... que habrá que redefinir eso de los bienes culturales... uf! e basta, que mucho se ha escrito sobre esto y desde tantos lugares!
yo, maruja pensil, tomo nota de tu excelente comment y a ver cómo cambia o casa con mis convicciones
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
martes, 28 de diciembre de 2010 19:24
Chus, me uno a María en el elogio a tu post. Esther, toma nota porque sería interesante ponerlo como artículo.
María, no te malinterpreto. No me gusta elocubrar sobre las posibles intenciones de la gente. Unicamente hacía una crítica al artículo cuyo enlace mostrabas. Las intenciones muy buenas, como es preceptivo, pero mucha regulación en nombre de la libertad, lo cual es el colmo.
Incluso el punto 5 que comentaba, es interesante la propuesta de que una obra subencionada sea de propiedad pública. Pero entonces entraríamos en la discusión de qué obras o autores tendrían que ser subencionados. Los autores se convierten entonces en unos funcionarios de la cultura. Por la misma regla de tres yo podría reclamar que se me subencionara mi producción de tomillos.
No sé, María, qué leyes concretas habría que promulgar. Y creo que son los autores los que mejor conocen su problemática. Creo que el papel del estado es el de crear un marco de actuación, facilitar las medidas y la legislación para que los autores distribuyan su obra directamente, la creación de cooperativas de autores. No sé, ya te digo, no soy del sector, pero seguro que podríamos avanzar en ese sentido.
chus
# chus
miércoles, 29 de diciembre de 2010 0:58
Que conste que no he comentado sobre la ley Sinde o las referencias que habéis hecho a la misma, (que no la conozco al detalle) links, etc., que no me he metido a leerlo por falta de tiempo, solo comentaba sobre lo que comparte Koldo.
Creo que hay bastante margen para sacar una ley decente, y solo quería expresar lo que creo que debe ser protegido, por el bien de todos, no solo de los creadores.
Lo que si tengo bien claro, es que un buen libro, un buen disco, obra de arte, etc., es muchísimo más que un mero intercambio monetario. Y tengo clarísimo que vale mucho más que lo que se paga, y que su historia, su devenir, los convierte en auténticos seres de la cuarta dimensión (es decir, ocupan las 3 dimensiones de nuestra percepción tridimensional, pero se extienden a su perpendicular, la 4ª, es decir, las 3 + la dimensión TIEMPO, y durante el devenir de su existencia, comunican a quienes los perciben un mensaje, les transmiten cosas, les estimulan, le emocionan... Pensad en el busto de Nefertiti, en el Quijote, en la gymnopedia nº1...
Sin más, hoy mismo he estado en el museo (con nuestra amiga Carmen) viendo la expo de pintura holandesa... Y pasábamos por delante de cada cuadro, y comentábamos lo que nos transmitía, lo que nos ofrecía... Alucinábamos, tanto con la belleza, como con la frialdad calvinista de los modelos, como con la luz, etc... Y antes que nosotros, y después de nosotros, miles y miles más como nosotros... Como insectos libando flores... Por eso quiero hacer énfasis en ciertos aspectos que, en mi opinión, deben tener un peso específico en la balanza del jucio y de la consideración pública, mucho mayor que el que se le da. Y claro que hay que cortarle el paso a los que chupan la sangre, más que los que aborben la vida espiritual y artística que se les ofrece.
Pedro Feliu
miércoles, 29 de diciembre de 2010 1:04
Hola amigos, me incorporo tarde al debate pero me interesa plantear algunas cosas, que no se como se resuelven. Vivimos en una sociedad muy contradictoria. En general, el arte se considera un logro, un progreso, una evolución de la humanidad. Pero hoy día los artistas están muy mal valorados. Difícilmente un artista del montón puede dedicarse exclusivamente a la creación. El arte mejor valorado es el de saber vender. El vendedor, en esta sociedad basada en el comercio, es el que realmente añade valor. Pero ocurre lo mismo en cualquier actividad. El abogado que es un buen vendedor, es el que consigue buenos clientes. Lo mismo el fabricante de impresoras. Lo mismo el panadero.
El autor que gana dinero es aquél que vende bien su producto. Esto es independiente de la calidad. Valga como ejemplo la nueva revista de Hernán Casciari, Orsai. Toda la edición vendida antes de imprimir. Sin conocer siquiera el producto. ¿porqué? ¿Es tan bueno? Quizá si, pero no lo sabemos aun. Nadie la ha leído. Simplemente la formula para vender ha sido formidable.
Chus, si tu hijo es un buen escritor enhorabuena, pero te aseguro que si aprende márketing tanto mejor.
Asi el debate sobre la promoción y el desarrollo de la cultura en nuestra sociedad se sitúa en la protección de los derechos de autor, y en la criminalización del uso del contenido disponible en internet. Precisamente porque atenta contra el mercado. Yo no tengo argumentos en contra ni a favor.
Algo me dice que no es esto lo importante, que estamos focalizando mal. Quizá lo que sí se deba discutir es si la sociedad quiere favorecer la producción artística, y con qué criterios. Dedicarse a las artes es un lujo. Pero quizá es también una necesidad espiritual para nuestra sociedad. ¿Como se le pone precio a esto?
¿Como objetivar un trabajo tan subjetivo, tan anárquico, tan dispar, tan difícilmente valorable como la producción artística?
¿Se puede conseguir esto a base de subvenciones? Cualquiera puede imaginar la pérdida de libertad artística que esto supone. En Mallorca, supongo que al igual que en Catalunya, Galicia y Esukadi el trato es distinto según el idioma utilizado en la producción artística. Estamos sujetos a la censura de la subvención.
Creo que habría que plantearse el beneficio social que general la expresión artística, pero teniendo muy en cuenta que el beneficio no está sólo en el disfrute, en la contemplación, en la lectura, en la escucha. El proceso creativo es extraordinario por si mismo. Si se da de un modo honesto, es una vía de comunicación y expresión fabulosa. A un niño se le estimula para que aprenda a hablar, pero no se le "paga" para que hable sin más. Intuyo que es más importante conseguir que la sociedad aprenda a usar la creación artística como herramienta de desarrollo personal, que no el respetar un tipo específico de producción artística como algo sagrado dificultando el acceso a ese tipo de arte.
Como conclusión os cuento que a mi me gusta comprar discos originales si la edición es buena. Pero jamás habría conocido la cantidad de música que conozco si no hubiese sido porque está disponible a un clic. Tampoco la hubiera comprado nunca. Simplemente, sería más ignorante.
chus
# chus
miércoles, 29 de diciembre de 2010 11:05
Punto por punto de acuerdo Pere. Incluído el último párrafo.
Mi problema es precisamente el del mercadeo. No sé venderme y me da una vergüenza horrorosa.
Chus
Carolina
# Carolina
miércoles, 29 de diciembre de 2010 15:59
Hola gente, debo decir que estoy muy de acuerdo con lo que Pere plantea.
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
miércoles, 29 de diciembre de 2010 18:37
Molt be, Pere. Completament d'acord amb tu.
Destaco este fragmento:
"Intuyo que es más importante conseguir que la sociedad aprenda a usar la creación artística como herramienta de desarrollo personal, que no el respetar un tipo específico de producción artística como algo sagrado dificultando el acceso a ese tipo de arte."
Eduardo Martinez
domingo, 02 de enero de 2011 22:38
¿Tendrá esto algo que ver con la LIBERTAD y el LIBERTINAJE?

LIBERTAD.

(Del lat. libertas, -ātis).

1. f. Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.
4. f. Falta de sujeción y subordinación. “A los jóvenes los pierde la libertad.”

LIBERTINAJE.

(De libertino).

1. m. Desenfreno en las obras o en las palabras.

Friendly greetings, Edward Martin, Angloandalú y respetuoso con las normas y leyes en su niñez, adolescencia, juventud y madurez. Como intento educar a mis hijas y a mis alumnos.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit