image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
22

Dentro del catálogo de técnicas que utiliza ese océano multiforme, tan indefinible aunque permeable y que para resumir se llama a si mismo sufismo, se destaca la utilización del cuento, que por lo menos tienen tres interpretaciones o niveles de enseñanza posibles. Algunas hasta siete; la primera interpretación generalmente es chistosa, razón por la cual son muy populares. Cuando recordamos una historia sufi, después de un tiempo, porque se aplica exactamente a un evento del presente, nos damos cuenta de su verdad y la comprendemos de manera profunda.

En palabras del Maestro de la Orden Naqshbandi Idries Shah (en "Aprender a Aprender" Ed.Paidós Orientalia), el sufismo ha perfeccionado, entre otras técnicas, un método de enseñanza característico que es casi desconocido fuera de los límites de los iniciados en la vía. Este método, llamado Impresión Esquemática de Cuentos. A pesar de que superficialmente parecen suministrar una moral o querer entretener, no son formas literarias como éstas suelen ser entendidas. Son literatura de forma accidental, material de enseñanza de forma primaria.

Actualmente se están utilizando los cuentos dentro de la psicoterapia como un apoyo amable y muy maleable para acercar información y contenidos psicológicos al paciente en forma de vivencias en las cuales puede verse reflejado sin sentirse intimidado y encontrar también salidas paralelas a momentos o situaciones actuales que experimenta. Son en ese sentido catalizadores o puntos focales que a manera de espejos pueden reflejarnos y devolvernos una imagen de nuestra psiquis o de procesos actuales que se viven otorgándonos distancia y una perspectiva nueva y fresca donde mirarnos.
El cuento hace funcionar los dos hemisferios cerebrales de forma conjunta.

El método de enseñanza por historias, por su efectividad, es muy difundido y muchas tradiciones espirituales los vienen utilizando desde hace muchos siglos o milenios como un medio muy eficaz para contener y transmitir conocimiento y verdades profundas. En el evangelio, las de Jesús se llaman parábolas. Tan inspiradora es la Biblia, como el Talmud, el Baghavad Gita, las gatas de Zoroastro o el Corán, pero también puede serlo un cuento infantil, sobre todo si en él se encuentran ocultas y veladas verdades universales.

El cuento Sufi, así como ciertas citas Sufis de otro tipo, está destinado tanto a ser apreciado por gente cultivada como a suministrar información, instruir y establecer lo que se llama 'un marco para la recepción de la iluminación' en la mente del estudiante."
Este método, según la enseñanza Sufi, puede producir iluminación al individuo de acuerdo con su capacidad de comprensión.
Puede también formar parte esencial de los ejercicios de preparación de un estudiante.

El proceso exige ir más allá de la faz externa de un relato, sin inhibir la capacidad del estudiante para comprender y gozar de su humor u otras características exteriores."

Veamos uno de los cuentos del Mulá Nasrudin más famosos y profusamente utilizados en nuestra sociedad.  

Muy tarde por la noche Nasrudin se encuentra dando vueltas alrededor de una farola, mirando hacia abajo. Pasa por allí un vecino.

- ¿Qué estás haciendo Nasrudín, has perdido alguna cosa?- le pregunta.
- Sí, estoy buscando mi llave.
El vecino se queda con él para ayudarle a buscar. Después de un rato, pasa una vecina.
-¿Qué estáis haciendo? - les pregunta.
- Estamos buscando la llave de Nasrudín.
Ella también quiere ayudarlos y se pone a buscar.
Luego, otro vecino se une a ellos. Juntos buscan y buscan y buscan. Habiendo buscado durante un largo rato acaban por cansarse. Un vecino pregunta:

- Nasrudín, hemos buscado tu llave durante mucho tiempo, ¿estás seguro de haberla perdido en este lugar?
- No, dice Nasrudín
- ¿dónde la perdiste, pues?
- Allí, en mi casa.
- Entonces, ¿por qué la estamos buscando aquí?
- Pues porque aquí hay más luz y mi casa está muy oscura.

 

Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (24) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a Del.icio.us Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a digg Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a menéame Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a Technorati Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a Google Bookmarks Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a Live-MSN Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a FaceBook Agregar 'Los Cuentos Sufís ' a Twitter

Post Rating

Comments

Eloisa
# Eloisa
jueves, 22 de enero de 2009 10:24
Sería más efectivo iluminar nuestra casa para encontrar la llave, si nos alejamos del lugar dificilmente la encontraremos.
Deberíamos volver a los cuentos e incluso crear cuentos nuevos para ayudarnos a iluminar nuestra casa
Anónimo
# Usuario Anónimo
jueves, 22 de enero de 2009 10:49
Cuentos Sufís
maría
# maría
jueves, 22 de enero de 2009 11:15
magnífico cuento, en efecto, qué forma más sabia de enseñar. muchas gracias por compartir.
Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
jueves, 22 de enero de 2009 12:27
Los sufís son grandes autoobservadores y conocedores de las debilidades humanas. El trabajo de auto observarse requiere profundos conocimientos, gran humildad y atención plena. Estos ingredientes hacen que el camino para autonoconocerse sera largo y requiera un gran esfuerzo. Como no estamos acostumbrados a hacerlo nos resulta más fácil mirar hacia otros lugares. Preferimos estar siempre acompañados que solos con nosotros mismos.
Gracias Javier. Mucho que aprender.
Dario
# Dario
jueves, 22 de enero de 2009 17:40
Yo creo que puede emprenderse el camino hacia el autoconocimiento y a la vez estar acompañados, no tien porque ser incompatible. Bueno, al menos,en mi caso.
Max
# Max
jueves, 22 de enero de 2009 23:01
Nuestra estructura es "narrativa". Lo curioso de los cuentos es que nos ofrecen un "sentido". Quizá nos movemos más por el "sentido" que conferimos a los acontecimientos que por la misma verdad (adequatio entre la proposición lingüística y la realidad).
Creo que el gran problema de adentrarnos en nuestro interior es encontrar más contradicciones que certezas.
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 27 de enero de 2009 22:27
Tal como yo lo veo, no hace falta alejarse del mundanal ruido ni rechazar la compañía, todo lo contrario, en el entrenamiento sufí los demás son una excelente referencia de los logros de nuestra introspección. En palabras del gran murciano del Siglo XIII, Ibn Al-Arabi, el monacato o el eremismo no es nada reprobable, solo que no sirve para el ejercicio sufí. Recuerdo que cuando en 1992 supliqué ser aceptado en la orden sufí Nematollah Wali en Teherán, lo primero que me preguntó el Sheikh era mi situación, familia, trabajo. Al decirle que me acababa de divorciar y quería dejar el trabajo para recorrer el mundo como monje errante, me respondió que le parecía muy bien, pero que ellos no podían ayudarme ya que trabajan con gente que tiene o busca empleo y familia. Sonrió, “es el mejor banco de pruebas para tu motor interno”, y añadió, “si alguna vez decides volver al mundo, buscas una esposa y el trabajo para mantenerla y los hijos que puedan venir, vuelve y hablaremos”. Y ya veis, me casé y he tenido dos hijos más, el mejor tiene hoy dos años y medio.
Hay que tener mucho cuidado porque la búsqueda de la soledad puede ser huida, y no conseguimos nada huyendo de nada. En todo caso la búsqueda más efectiva de la paz es aproximarse al silencio interior, estés donde estés, como hacía el gran Nisargadata Maharai habitando la calle más congestionada y ruidosa de Calcuta.
srtr
miércoles, 28 de enero de 2009 3:03
asdasd
imma
jueves, 29 de enero de 2009 16:07
Gracias,por este hermoso cuento,por revelarme tanto silencio.
El sonido del cosmos es el silencio.
Puedes aproximarte a él y no es necesario para nada aislarse.
Una vez estas allí,silencio y latido de constelaciones.
Eso es la música.
Gracias de nuevo.
Me encanta todo lo que escribes.Es una maravilla
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 30 de enero de 2009 0:14
El silencio. Compartir el silencio. Desde hace 20 años comparto las sesiones de meditación de un grupo que se formó bajo las enseñanzas de un Raja Yogi llamado Ram Chandra, que consisten en sentarse en círculo y permanecer en meditación silenciosa y sin visualizaciones de ninguna clase, sin mensaje, con esa actitud del espectador sin espectáculo. Cuando se hace el silencio en tu mente empiezas a oírte.
imma
sábado, 31 de enero de 2009 15:58
Pensando en el silencio,ahora he recordado unas frases que leí y recogí,de Lao-Tse,dice así:"El próposito de las palabras es tranmitir ideas,cuando las ideas se han comprendido,las palabras se olvidan.¿Dónde puedo encontrar a un hombre que haya olvidado las palabras?,con ése me gustaría hablar."
Gracias de nuevo.
Juan Trigo
# Juan Trigo
sábado, 31 de enero de 2009 17:27
Esa persona que ha olvidado las palabras está en ti, solo has de aprender a dialogar con ella.
Llegó el peregrino y llamó a la puerta.
- ¿Quién es? - preguntó una voz desde dentro.
- Soy yo.
- No hay sitio para los dos - le respondieron.
El peregrino volvió sobre sus pasos y tras un año de ayuno y soledad volvió y llamó a la puerta.
- ¿Quién es? - preguntó la voz desde dentro.
- Soy tu.
Y la puerta se abrió.
imma
lunes, 02 de febrero de 2009 18:33
Puede ser que esta persona que ha olvidado las palabras esté dentro de mí.
Puede que muchas personas que habitan en uno sean en realidad unas desconocidas,porque no hemos tenido sitio para ellas.
Tambien pude suceder que alguna de estas entren sin dificultad,porque siempre nos las arregalmos para hacer un huequecito para ellas,o también porque son muy hábiles con las cerraduras de alguna de las puertas de nuestro corazón.
Un abrazo
Juan Trigo
# Juan Trigo
lunes, 02 de febrero de 2009 23:56
Tal como lo plantea tanto el entrenamiento sufí, como Gurjeff, Krishnamurti, Eric Fromm, JJ Rousseau, Spinoza, Platón, etc. Nacemos libres y en esa página en blanco que somos al nacer, la gente a nuestro alrededor escribe y escribe hasta convertir esa página blanca en un cuadro en negro. Es lo que forma las múltiples capas del Ego. No somos nosotros sino la superposición de numerosas protecciones arbitrarias a otras tantas sensaciones de miedo irreal. Al Ego lo forman múltiples miedos imaginarios. Y efectivamente, como dices Imma, lo componen muchos personajes, pero tienen un mismo origen, protegernos de enemigos inexistentes. No son, a mi entender otras personas que habitan o que dejamos entrar, sino formas de miedo inculcado, no real.
Cuando decimos yo, ¿a cuál de nuestros egos nos referimos?
Cuando al peregrino le dicen que no hay sitio para los dos, se refiere al alma, a la esencia, al SER que somos, el único que habita en nuestro interior y que rechaza toda forma de Ego como un organismo sano rechaza un implante extraño.
Nuestro ser es único, no hay nadie más que las formas irreales de la caverna de Platón.
Por ello, cuando compartimos en silencio con otros seres, cerramos los ojos, relajamos todo lo que podemos el cuerpo físico, desconectamos la emociones y dejamos que los pensamientos entren y salgan como quieran y como lo que son, formas irreales sin contenido. Y entonces el corazón siente y comparte el silencio elocuente del SER.
imma
martes, 03 de febrero de 2009 12:01
De nuevo,gracias...Me ayuda leer y entender todo esto que expones.De paso llego a autores como Krishnamurti que desconocía y me maravillo.
Cómo reconocer al peregrino que llama a la puerta y que es el alma,la esencia?...es difícil para mi,no sé si sé
Un abrazo
Juan Trigo
# Juan Trigo
miércoles, 04 de febrero de 2009 0:08
También podria indicarte libros de Idries Shah como "Aprender a Apredner", "El Buscador de la Verdad", etc. O de Eric Fromm "Del Tener al Sel".
El peregrino es nuestra voluntad de trascender lo irreal de nuestra existencia para ir al encuentro de lo eterno, y para poder escucharlo hemos de acercarnos en base a sucesivos grados de aniquilación del Ego.
Reconocemos la esencia en aquellos momentos en que logramos acallar el vocerío del Ego. Cuando logras hacer el vacío en tu interior, aunque sea por un instante, puedes escuchar lo unico que existe, la conexión con la Unidad. No hay nada más... que el Todo.
imma
jueves, 05 de febrero de 2009 16:58
Gracias,me apunto estos libros.
Busco el silencio y este vacío interior.
Empiezo a comprender,bueno,más a conocer,una manera distinta de pensar.
Dicen que quien piensa,cambia de manera de pensar y que no hay vida sin dudas y sin cambios.
El viaje más largo y exótico:el que llega a nuestras ciudades interiores.
Un abrazo
Juan Trigo
# Juan Trigo
jueves, 05 de febrero de 2009 23:16
Preciosa frase: "el viaje que llega a nuestras ciudades interiores". Somos buscadores, somos viajeros, peregrinos en una tierra extraña, añorando el regreso a casa, al paraíso perdido.
Un abrazo, sí. Deberiamos abrazarnos constantemente, y en silencio, para poder sentir el diálogo de nuestros corazones.
Un abrazo
Pepe
# Pepe
jueves, 02 de abril de 2009 9:53
Tios, estais mu locos. Yo pensaba que erais surfistas pero veo que se os va la pinza un ratito.
Juan Trigo
# Juan Trigo
jueves, 02 de abril de 2009 21:34
Oh, Pepe, ruego la traducción, no por lo de loco, que es una gran satisfacción estarlo (sabes que la palabra "loco" viene del verbo latino "locus", lugar, es decir, quien esta en SU lugar), sino por lo de la pinza... suena bien.
Lo de surfistas ya lo dejo para la siguiente encarnación, porque cuando yo empecé a bañarme en el mar, este era solo mar, lo cual puede ser maravilloso o aburrido, segun se mire.
Jesús
miércoles, 19 de enero de 2011 16:36
Muy bueno e ilustrativo el cuento de Nasrudín. Saludos. Jesús.
Juan Trigo
# Juan Trigo
miércoles, 19 de enero de 2011 18:29
Caramba jesus!! Ya me había olvidado que escribi esta historia. Gracias por recordarmela. En eso consiste gran parte de la tecnica sufí, recordar.
Jesús
viernes, 21 de enero de 2011 1:55
Hola, Juan, no hay de qué, navegando por está página fui a parar hasta este artículo y disfruté mucho leyéndolo. Un saludo. Jesús.
motor trade insurance online quote
sábado, 10 de diciembre de 2011 17:36
Tal vez este es uno de los blogs más interesantes que he visto nunca. Interesante artículo, comentario gracioso. ¡Sigan adelante!

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas