image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
15



Recojo la línea abierta en el comentario del artículo anterior, para explorar un tema verdaderamente interesante, como es el enfoque de las cualidades polares de los seres humanos referidas a sus diferencias de sexo y de la evolución de las posibilidades de su interacción.

Como en otros casos, tengo el oráculo del Tarot como referencia, tratando de usar ese oráculo más allá de los parámetros supersticiosos y adivinatorios superficiales con los que se le suele considerar, reivindicando la sabiduría de un lenguaje simbólico recogido y reinterpretado en todas las épocas del último milenio, que contiene arquetipos revelados de los que se desprende una gran riqueza de visiones e interpretaciones.

Los últimos diseños del arcano nº 6, comúnmente titulado “Los Amantes” desde hace siglos, incorporan una imagen del Paraíso Terrenal, dividido en dos partes: la superior muestra un Arcángel (Rafael por más señas, que significa “Dios el Sanador”) resplandeciendo en un nimbo de luz dorada, con los brazos y las manos abiertas en evidente simetría, contemplando la escena inferior, la cual se muestra separada por una cortina de nubes, en la que dos figuras desnudas, supuestamente Eva y Adán (de izquierda a derecha, se enfrentan desnudos, separados en el diseño por una montaña que se yergue en el horizonte, en el medio. Tras la figura de Eva, que eleva su mirada hacia el Ángel, hay un árbol con cinco frutos y una serpiente enroscada, y tras la figura de Adán, otro árbol con doce frutos en forma de llama triple. Es de destacar que desde hace siglos, ambas figuras son simétricas en situación y en altura. No es más alto el hombre, no es más baja la mujer. En los diseños más antiguos, el arcángel era una especie de querubín, a modo de cupido, con su arco y flecha apuntando a los amantes, y una especie de sacerdote sustituía a la montaña, como santificando la unión de los amantes, entonces convenientemente vestidos. (Todavía no sé como han superado la censura del siglo XX los diseños desprovistos de ropa.)

En el comentario de ayer sugería la simetría y la complementariedad de las funciones masculinas y femeninas. Comentaba que en los diferentes planos de expresión humana, física (consciente e inconsciente), mental/racional y emocional/sentimental, los dos polos alternaban su capacidad positiva y negativa, estimulante y receptiva, inductora y dependiente, en un ejercicio de bella simetría dinámica que resulta maravilloso observar en nuestras vidas. Y más allá de la diferencia del sexo de cada individuo, el propio ser en si posee estas mismas polaridades escalonadas. Es decir, cada varón tiene su hembra y cada hembra tiene su varón. Cada cual tiene su polaridad activa y pasiva dependiendo del plano de expresión. Así, el hombre es activo, proyectivo, dominante, inductor, en el plano físico consciente y en el plano mental/racional, y negativo, receptivo, inducido, responsivo y dependiente en el plano físico inconsciente y en el plano emocional sentimental. La polaridad se invierte en funciones en el caso de la mujer.

La Clave de los Amantes estriba en el Arcángel, que representa a la energía que da vida al circuito, una energía que se puede señalar como Amor, Dios en acción. Y digo señalar, por otro detalle del simbolismo. Las tres figuras también representan a los tres polos básicos de la consciencia: el Arcángel al Súper-consciente, el hombre a la auto-consciencia, y la mujer al subconsciente. Que quede claro que estas tres atribuciones son perpendiculares a los sexos, es decir, que no significa que el individuo femenino esté subordinado al masculino. Cada individuo participa de estas tres funciones de la consciencia independientemente de su sexo.

El detalle simbólico en este caso es que la figura femenina levanta su mirada hacia el Arcángel y lo que representa, mientras que la masculina observa a la femenina. Eso indica que la auto-consciencia no puede (de momento, desde este planteamiento de “estado natural”) observar o analizar o describir, o abarcar, la naturaleza súper consciente, la divinidad, etc., solo puede obtener un reflejo de la misma realidad trascendente a partir de lo que ve en la mujer, símbolo del subconsciente. Eso nos indica que, tanto en el caso de los sexos separados, como en la polaridad escalonada de cada individuo, es la mujer la que proporciona el contacto con esa agencia trascendente de divinidad, unidad, amor, la energía básica unitaria constituyente de todo, la naturaleza última de las cosas. Y es allí donde lo puede encontrar el hombre, o su atributo activo, el raciocinio y la meditación formal. Y aquí se encuentra una clave para entender el misterio del mito del Paraíso Terrenal, la “Caída del Hombre” y el conocimiento psicológico velado por las apariencias superficiales de un arquetipo tan antiguo. La mujer y lo que representa, el poderoso atractivo magnético para las cualidades activas de la contraparte masculina analítica, racional, auto-consciente, con iniciativa, estimula con su expresión del poder del deseo, de la emoción, del sentimiento, todo ello una portentosa retribución para los impulsos masculinos, estimula, repito, la efusión de todas esas cualidades humanas masculinas, estimula la evolución creativa del ser humano, y el retorno al Paraíso Original partiendo de la inconsciencia acerca de la propia naturaleza, hacia la consciencia final del despertar, todo ello a través de esa serie de dramáticos avatares que es la historia de la experiencia de la vida, a base de catar todos los pares de opuestos, experiencia vitalizada por esa interacción fundamental que canaliza la energía súper consciente conocida como amor, que encuentra su expresión en todos los planos de la vida, no solo en el de la maravillosa interacción sexual que se culmina en el coito. Es ese el fruto prohibido de la tentación que la mujer da de probar al hombre, esa es la sublimación del acto amoroso en los planos arquetípicos de la expresión polar humana: la interacción entre el sentimiento y la emoción que provee la parte femenina, de los que carece la parte masculina como capacidad natural, y la mentalidad y el raciocino desarrollados por la parte masculina, de los que carece la femenina como capacidad natural. El deseo, la expresión pura y cruda del amor, une a ambos en una interacción inexorable, dramática hasta grados superlativos, y es el símbolo y la vida de esa atracción, de esa interacción, que en los planos físicos provee con la herramienta de la propagación y supervivencia de la especie, y en los planos sicológicos provee las herramientas de interacción, estímulo y respuesta, con los que los seres humanos evolucionan desarrollando una actividad creadora y reproductora que afecta a sus condiciones de vida y al avance en conocimiento de si mismos.

El estado actual de evolución cultural, en el que por fin nos hemos liberado de muchas concepciones erróneas acerca del sexo, y en el que el desarrollo de los dos tipos sexuales es mucho más libre y responsable, o por lo menos todo esto está mucho más al alcance de la auto-consciencia (tanto femenina como masculina) que nunca, y a pesar de las barbaridades que aún podemos constatar, barbaridades que podemos calificar como tales precisamente por nuestro avance en consciencia al respecto, estamos en la frontera de nuevos desarrollos y liberaciones.

El individuo femenino ha llegado a elevadas y extendidas cotas de auto-consciencia de liberación respecto a sus funciones, derechos, cualidades y expresiones. Y el masculino también ha llegado a aceptar en consciencia esa progresión. Aunque persistan tremendos atavismos culturales y estén al orden del día crímenes horrendos al respecto, y consideraciones obre lo que otras culturas y religiones mantienen acerca del sexo y la subordinación de la mujer, podemos decir que los hombres están al día respecto a esa liberación, han despertado una sensibilidad en su seno, cualidad femenina por cierto, y al ser testigos abiertos a ese cambio, están liberando esa parte femenina y reprimida de si mismos, y están abriendo las puertas de ciertos claustros masculinos sicológicos que ya les hacía falta ventilar (¿no es cierto ladies? :-)

Así mismo, la mujer está explorando áreas de su naturaleza que permanecían dormidas, subordinadas, incluso prohibidas, a las que ahora despiertan y a las que se aplican en un ejercicio renovador para si mismas y para la especie en general, porque aplican en ello su propia naturaleza, su propia especialización.
Y aquí surge una peligrosa paradoja, que estará sujeta a debate, seguro. En este nuevo horizonte, en mi opinión, no se trata de que la mujer compita con el hombre, de que la mujer sea más hombre que el hombre, de que entre en su terreno y dispute. Sencillamente, creo que de lo que se trata es que la mujer sea cada vez más mujer, y de que el hombre sea cada vez más hombre, pero en un escenario de consciencia despierta de la mutua interacción en especialidad.

Creo que se dan muchos casos en discordia en las parejas, conozco alguno, en los que la mujer trata de competir en el terreno de la racionalidad con el hombre, o en los que el hombre trata de imponer su sensibilidad, su emotividad, sobre la de la mujer. El problema no es que una mujer no pueda ser racional, o más racional que el hombre, o que el hombre no pueda ser sentimental o más sentimental que la mujer. Repito que las mismas cualidades polares están presentes en cada individuo. La riqueza del circuito de energía del Amor estriba en la interacción y en una cosa muy importante: en la capacidad de reflejo respectivo en la relación de los dos individuos de sexo diferente: el uno estimula al otro. La racionalidad del hombre se puede ver estimulada por la emotividad de la mujer, y así la emotividad pasiva del hombre se despierta y energiza el proyecto en curso. Y respectivamente lo simétrico. Pero si eso se canaliza a través del conflicto, lo único que se consigue es proyectar ese mismo conflicto en la propia escala individual, y, en el mismo caso, la emotividad del hombre quedará frustrada por su mala praxis racional.

En el terreno profesional, que es donde más se puede apreciar el avance del individuo femenino y la necesidad de cambios, también es preciso que no se produzca esta “competencia entre competencias”, que no se produzca una usurpación o menoscabo de cualidades, por puros conflictos de ego. Lo que puede aportar la mujer con su especialización polar es riqueza en aspectos en los que el hombre es pasivo, dependiente, dormido, insensible… Aquí casi mejor que cada cual explore la naturaleza de esas peculiaridades tan enriquecedoras, para no caer en el debate de estereotipos. Por ejemplo, a mi me parece que, aplicables a la incorporación al mundo del gobierno de la sociedad, del trabajo, ¡incluso de la religión! la mujer tiene más constancia, determinación básica, templanza, fijeza, visión instintiva o intuitiva de conjunto, cariño natural por el mantenimiento de las estructuras, magnetismo ilusionante y vitalizador, capacidad de estímulo y de inducción sobre el hombre a la hora de que este avance más allá de sus límites y se  impulse hacia metas ambiciosas. Y todo esto, no solo por la maravillosa naturaleza femenina, sino porque en el hombre mismo existen estas capacidades (como la bella durmiente) esperando ansiosas ser activadas, ser reflejadas, ser expresadas, para conseguir completar una ansia atávica, para lo cual, la mujer y su estímulo es imprescindible, un estímulo que el hombre ha tratado vanamente conseguir esclavizando a su compañera y esclavizándose a sí mismo a una existencia basta y grosera que solo alcanzaba cierta retribución el los terrenos más bajos (que no menos gloriosos) de la interacción sexual.

Es así pues como, la mujer, al liberarse, libera a su hombre, y el hombre, al liberar a la mujer, se libera a si mismo en partes insospechadas que claman desde las mazmorras más profundas del inconsciente, emergiendo a veces en forma de enfermizos complejos psicológicos.

Y por grande que sea esta liberación de la que empezamos a ser testigos, aún hay un paso más allá, que está descrito en el detalle del simbolismo que antes  he recordado: El hombre, una vez reconocida la igualdad de sus naturalezas, la belleza dinámica, dramática, de su simetría y de su interacción, una vez liberada la mujer, y liberada su propia mujer puede encontrar, observándola, el reflejo de la naturaleza interna unitaria y amorosa de la vida, puede encontrar el espejo que refleja la verdad última. Y esto no va solo para el hombre, sino para el hombre en la mujer y la mujer en el hombre.

Y con esto quiero redimir un aparente viejo y oscuro pecado de “voyeurismo” muto. El deseo sexual que aparentemente se oculta en esas miradas que nos dedicamos los unos a las otras y viceversa, no revela solamente la atracción hacia una posible interacción sexual física, sino el empuje de una atracción que está actuando ahora mismo como un poderoso imán en todos los planos del ser humano. ¡Algo en nosotros llama, pide, exige ser completado!  Porque algo en nosotros, nuestra mujer intuitiva y hermanada con la naturaleza por carne e instinto, sabe que de la unión que nace de esa maravillosa interacción, aún desconocida e inexplorada, y tantas veces pervertida o reprimida, de las polaridades presentes en todos los planos del ser, nacen auténticas experiencias de armonía y felicidad que aún no somos capaces ni de imaginar, aunque si de intuir.

Es por eso que una de las doctrinas más importantes de la sabiduría velada, ingenuamente celebrada en antiguos cultos, tan combatida, tergiversada y furiosamente reprimida, aun en nuestros tiempos, es la de que “el sexo es sagrado.” Y bien cierto que lo es. Santo, Santo y 3 veces Santo, porque está comprometida la pura energía de la vida que en su constante interacción es amor en última instancia, y no está limitada al plano de la reproducción física. El que algunos hayan dedicado su mentalidad auto-castrada a arrojar sombras, manchas e indignidad sobre semejante joya de la mecánica de la naturaleza ya explica por si mismo el tipo de perversión y frustración de ese potencial humano sin desarrollar.

Abrazos luminosos
Chuso&Chusa


Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: chusantis@yahoo.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (32) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a Del.icio.us Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a digg Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a menéame Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a Technorati Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a Google Bookmarks Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a Live-MSN Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a FaceBook Agregar 'La liberación mutua del hombre y de la mujer' a Twitter

Post Rating

Comments

German  Pinto
# German Pinto
lunes, 15 de noviembre de 2010 7:29
Enciclopédico,inabarcable.se vé que te mueves como pez en el agua,siento decirlo pero no he entendido nada,demasiado erúdito,salvo para las personas que dominais el tema.Tan complicado es el tema?Yo creia que nó,pero en fin....
chus
# chus
lunes, 15 de noviembre de 2010 8:44
Resumiendo, Germán...

Con el hombre y la mujer,
es como con el mar,
no todo es meter,
hay mucho que sacar.
Lali
# Lali
lunes, 15 de noviembre de 2010 11:36
jajajajajaja!!!!!

Gracias por la risa y la erudición, Chus....wuauuuuuu perdonad mi expresión perruna....a veces las imitaciones de los animales son más certeras que las palabras corrientes....

a ver......totalmente de acuerdo y admirada por leerlo de un tirón en casi todo, Chus....digo casi porque en las palabras tuyas que cito "de los que carece la parte masculina como capacidad natural, y la mentalidad y el raciocino desarrollados por la parte masculina, de los que carece la femenina como capacidad natural" me chirría algo....quizás sea la terminología utilizada, capacidad natural, porque sé por experiencia (la vida me hizo parir mellizos, niño y niña), que todos los seres humanos tenemos todas las capacidades a nuestro alcance, sólo que unas de acceso más fácil que otras, dones naturales más accesibles, capacidades más alejadas (que no carentes de ellas) o menos accesibles o más escondidas, en otros casos....
Las trampas del lenguaje...no pretendo contradecirte Chus porque tu artículo me parece bello, abrumadoramente certero, maduro y clarificador...y en eso que dices que podría ser discutible, eso de que no se trata de competir con el hombre con herramientas masculinas, estoy totalmente de acuerdo...por eso el feminismo ha agotado ya su munición y por ello está en vías de transformación...
Eso sí, las palabras son unas, bellas y claras, lo difícil es vivir de acuerdo a lo que explicas Chus...podemos entender desde la razón o la intuición lo que explicas, de lo que se trata es de vivirlo, y eso en esta sociedad no resulta tan fácil....hemos sido educados en la ensalzamiento de lo masculino y la represión de lo femenino, nuestro software y nuestro cuerpo está condicionado por eso y por los múltiples momentos en que nuestra energía vital quedó estancada en forma de traumas.....como dices, recuperando el lado femenino (escucha, paciencia, sensibilidad) se pueden ir deshaciendo estos nudos, y quizás gracias a la crisis y que la gente tiene más tiempo para sentir y no desgastarse en actividades mecánicas ayude.....ojalá.....

creo, además, que el simbolismo de la carta habla claramente de que el hombre, para ser hombre de verdad, no puede dejar de mirar a su aspecto femenino interior, que es el que le conecta con su verdadera hombría que nada tiene que ver con el héroe salvador y machote que nos vende la tele, la publicidad y la prensa....

como último comentario, decirte que para mí es exactamente esto, somos las mujeres las que podemos producir el cambio profundo en esta sociedad, cuando dejemos de sostener actitudes masculinas en nosotras mismas y en el exterior, cuando nos plantemos ante lo masculino distorsionado, se producirá el cambio verdadero....cuando verdaderamente recuperemos la fuerza atávica de lo femenino, natural en nosotras pero accesible a todos, entonces será cuando se acabará la crisis...

Y eso se dará cuando adoremos a la mujer, a la vida, al acto amoroso, a la madre y a la madre tierra, como entes sagrados que somos, con agradecimiento por estar vivos y tener la posibilidad de participar en este momento de transición tan bonito y a la vez tan difícil...

en eso estamos, MANOS A LA OBRA....a actuar.....

felicidades y GRACIAS, Chus

abrazos




German  Pinto
# German Pinto
lunes, 15 de noviembre de 2010 11:54
No creo que se deba adorar a nadie,ésa época ya pasó.A nadie.
Lali
# Lali
lunes, 15 de noviembre de 2010 12:13
Germán, adorar en el sentido de amar, respetar y admirar, en una y en los demás....a eso me refería con la palabra adoración, no a la asociación con el becerro de oro jejeje
chus
# chus
lunes, 15 de noviembre de 2010 12:48
De acuerdo Lali, no es una carencia... ¿Como lo explicaría...? Es como una especie de don natural de control automático: heredado y transmitido por la cultura y por la genética. Igual es algo así como el catalán mamado y el español aprendido... Salvando las distancias... O como la mano derecha y la izquierda. A mi me pasó que tuve un dedo de la derecha escayolado este verano, y tuve que invertir los protagonismos de las manos. Las dos funcionaban, pero las dos "carecían" del automatismo recíproco. Y no era cuestión de diferencias, porque las dos me eran imprescindibles para pelar y patir las patatas, hacían falta las dos.
Lo veo, por ejemplo, en los adolescentes que despiertan al uso de sus capacidades mentales. Los chicos están perdidos en el mundo sentimental, arrastrados por unas fuerzas que no saben controlar, y acuden vanamente a la razón y al pensamiento lógico (su estación de partida "natural") y las chicas se apoyan en las prioridades de sus sentimientos y emociones, la lógica les resbala... Y empieza la función. Y cada cual despliega sus velas y sus talentos...

Como en ningún otro caso, la riqueza proviene de la mezcla. En este caso, es el flujo de una energía creativa que se expresa a través de los dos polos, entre individuos, y entre el individuo.

Germán, disiento. Allá cada cual, pero creo que si hay que adorar algo, si en algún sitio se puede uno poner en contacto con la expresión más divina y más creativa de la vida, es aquí, es a ella. Son adorables, y yo también les daría la mitad de mi reino por su danza maravillosa.
Precisamente porque al adorar a esa diosa en todas sus hijas, y a todas sus hijas en la diosa, se redime la creación, se redime esa parte de uno de la que tanto se ha renegado por los prejuicios y la esclavitud del machismo y el gonadismo. Y esto no es una premisa lógica, con la lógica se mezcla una ansiedad incomprendida e insatisfecha, que curiosamente señala a la atracción del otro polo.
Por supuesto, es discutible.




Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 15 de noviembre de 2010 14:27
Gracias Chus por escribir sobre un tema que considero imprescindible para nuestra evolución como sociedad. De hecho, hace ya mucho tiempo que quería escribir sobre esto, pero al ser mujer pensaba que se podría malinterpretar como una alusión feminista. Por eso me ha encantado que un hombre lo haya hecho en mi lugar.
Como Chus, Lali y yo parecemos estar de acuerdo en lo fundamental: la necesidad de integrar o de complemetar aspectos femeninos y masculinos, me gustaría debatir este tema especialmente con Germán.

Para ello, Germán, te hago directamente una pregunta: ¿Crees que el hombre y la mujer poseen en terminos generales cualidades diferentes? Es una pregunta sencilla y a partir de aquí podemos entrar en debate.
German  Pinto
# German Pinto
lunes, 15 de noviembre de 2010 16:06
Cualidades? En qué sentdo?Naturalmente que somos distintos,éso es obvio,nuestro cerebro es distinto ,el de un hombre y una mujer,ni más inteligentes ni menos,distintos.Los últimos estudios así lo señalan.En todo somos iguales pero tambien diferentes(forma de pensar distinta ante mismos problemas).Y así hasta el infinitum...........
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 15 de noviembre de 2010 16:29
Entonces, ¿En que somos diferentes hobres y mujeres? Mentalmente me refiero, porque físicamente esta bastante claro.
German  Pinto
# German Pinto
lunes, 15 de noviembre de 2010 16:36
Ante circunstancias semejantes,el hombre y la mujer reaccionamos de distinta forma Esther,al menos éso tengo entendido según neurobiologos,no?Nuestro cerebro es distinto,ni más ni menos,pero distintos,en un programa de "redes" éso es lo que dijeron.Tú como médico que opinas?Es verdad?.Cientificamente es asi?.......
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 15 de noviembre de 2010 18:28
En TV3 emitieron unos reportajes, separados cada semana, sobre el tema. ¿Alguien recuerda como se llamaba? ¿Guerra de sexos tal vez? La verdad es que estaba hecho de una manera muy amena pero al mismo tiempo con mucho rigor científico.
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 15 de noviembre de 2010 18:54
Ya lo he encontrado. Era "Sexes en guerra".
Para el que se aburra:
http://www.tv3.cat/sexesenguerra/
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 15 de noviembre de 2010 19:22
Bueno, la verdad es que más que la visión científica sobre las diferencias morfológicas entre el cerebro del hombre y de la mujer, me interesa mucho más la opinión sobre la observación que uno y otro sexo tiene sobre el sexo contrario.

Carles también me gustaría que respondiera a las preguntas.
Carolina
# Carolina
lunes, 15 de noviembre de 2010 19:39
Eso es lo que iba a decir Esther al leer el artículo y los comentarios.

Creo que de lo que se trata es de ir más allá de lo científico, porque de lo contrario reducimos a extremos incluso un tanto radicales el tema que es mucho más complejo y va muucho más allá de la materia y de la neurociencia. Quede claro que no pretendo desmerecer la neurociencia, pero basarnos en la investigación a nivel puramente físico es robarle a la vida y a la cuestión del hombre-mujer toda su dimensión. La ciencia no puede dar cuenta de muchísimas cosas y seguirá sin poder así que abracemos el tema cpon amplitud de miras, porque si nos basamos en la ciencia solamente el tema queda totalmente cojo.
Carolina
# Carolina
lunes, 15 de noviembre de 2010 19:55
Bueno, ya puesto ahora me mojo yo, jiji.

Estoy con Esther, el hombre y la mujer como complementarios tienen en su seno al opuesto, es decir la mujer contiene al hombre y el hombre a la mujer, y creo que a partes iguales, me explico, sencillamente es que la cultura y la morfología nos han condicionado mucho conminando a hombres y mujeres a mantener y reforzar solamente aquello que se creía pertenecía solamente a uno u otro sexo.

Me doy cuenta de que más allá del sexo que tengamos hay una dimensión bestial en nuestro interior. El yin y el yang están ahí, y no creo que varien en volumen (que poco me gusta cuantifcar en estas cuestiones, pero el lenguaje limita horrores...).

Si todos tenemos esa parte masculina y esa parte femenina, ¿porque pensar que uno tiene más de una que de otra? para mi lo que pasa es que el yang en las mujeres y el yin en los hombres están dormidos, escondidos y hay que darles también salido a nivel creativo, comprenderlos.

Es más, ahora me viene a la mente una idea. Pienso que tal vez la gracia es que el yang que la mujer tiene en su interior puede cobrar una nueva luz gracias al yin que lo observa, y el yin que descansa en el interior de un hombre puede experimentar lo mismo, es decir una nueva luz en función de ese yang que observa, de esa manera yin y yang adquieren nuevas dimensiones, nuevas perspectivas y nuevas capacidades creativas.
Para mi de ese modo es posible la unidad dentro de la diversidad. La verdad es que no se si me he explicado, si no ya intentaré encontrar nuevas formas o ejemplos para poder transmitir con claridad lo que quiero decir con ello.

Es decir, casi que es un ejercicio de autoclarificación, jeje. Se trata de pensar yin y yang en términos más abarcativos. Mi yang adquiere un nuevo sentido al ser observado por mi yin como mujer. Y el yang de un hombre al mirar en su yin y abrazarlo también le da un sentido a ese yin nuevo y tranformador.

No me conformo con el dibujito del circulo, jiji. Luego sigo que me lio mucho y al final no se va a entender un pijo, jajajaaa.

German  Pinto
# German Pinto
lunes, 15 de noviembre de 2010 19:57
Es inabarcable Esther,hay tantas visiones distintas entre hombre y mujeres como estrellas tiene el universo.Quizás a nivel emocional reaccionamos de forma distinta ante una misma cuestión.Será por el cerebro o por lo que sea pero es así.
German  Pinto
# German Pinto
lunes, 15 de noviembre de 2010 19:59
Carolina entre el yin y el yan no me entero ni yon.
Carolina
# Carolina
lunes, 15 de noviembre de 2010 20:11
German el yin es para la filosofia y la medicina china la energía femenina y el yang sería la masculina. Se dice que el yang contiene una porción de yin y el yin una porción de yang, por eso de los opuestos que se complementan y se necesitan mútuamente para completarse. Lo que planteaba es ir incluso un poco más allá afirmando que puede ser que el nivel de yin y yan en hombre y mujer sea el mismo en ambos sexos, pero que cada uno les da respectivamente una nueva dimensión en función de las miradas distintas que ponemos en ello, de modo que esas polaridades no sólo se complementan sino que se enriquecen.

Me ha hecho mucha gracia lo del yon... :)
Carolina
# Carolina
lunes, 15 de noviembre de 2010 20:28
Por cierto... felicidades Chus por el artículo! Comparto practicamente todos tus planteamientos y sentires sobre el tema, aunque en algunos puntos tengo mis reparos.

Felicidades de nuevo!
carmen cayuela
# carmen cayuela
lunes, 15 de noviembre de 2010 20:38
Gracias Chus. Tiene mucha fuerza este artículo, lo comparto en su totalidad así que yo tampoco puedo debatir. Me parece muy importante la referencia que haces a lo sagrado de la experiencia sexual, la experiencia de totalidad más al alcance de los seres humanos, el ser completo encarnado en la unión amorosa de las polaridades.

German, dentro de cada mujer hay un hombre, las cualidades-energías asociadas a lo masculino, Jung lo llama "animo" y dentro de cada hombre hay una mujer, las cualidades-energías asociadas a lo femenino, Jung lo llama "anima". Hasta que no las descubrimos, aceptamos y amamos no somos completos.

Chus ¿se relaciona este animo-anima que hay en cada uno de nosotr@s con el gemelo que aparece en el Arcano del Sol?

Un abrazo
SANTIAGO VILLAR PALLAS
# SANTIAGO VILLAR PALLAS
lunes, 15 de noviembre de 2010 22:58
Me ha gustado mucho el artículo. Decía Aristóteles que no hay peor injusticia que tratar al desigual como el igual o al igual como desigual. En nostros habitan tanto lo femenino como lo masculino..., a veces las fronteras me parecen artificiosas..., pero si las hay..., nuestra curiosidad tiene que ser osada para profanarlas..., "la capacidad de ver otras miradas nos enriquece".

Me encanta lo de abrazos luminosos...

Santi
26390eir
# Esther Ibáñez
martes, 16 de noviembre de 2010 1:03
Gracias Carolina por traer los términos Yin-Yang al debate.
Germán intentaré explicarte lo que significa, ya que es de gran utilidad para comprender la polaridad hombre-mujer.
El Yin-Yang es un concepto filosófico oriental que explica la dualidad entre dos fuerzas opuestas y que se encuentran presentes en todo el universo. Comprender esta dualidad nos ayuda a intentar buscar el equilibrio entre estas fuerzas. La unión de Yin y Yang es igual al Tao (Totalidad).
Para comprender la naturaleza de estas dos fuerzas opuestas es necesario conocer sus respectivas cualidades. El yin es el principio femenino, pasividad, recepción, nutrición, frio, oscuridad. El yang es el principio masculino, actividad, penetración, calor, luz.
El sol es de naturaleza Yang y la Luna de naturaleza Yin. El sol irradia calor, emite luz y la luna es oscura, fria y refleja la luz del sol que recibe. Por eso el arquetipo de la mujer es representado por la luna y el arquetipo del hombre por el sol. Pero curiosamente a nivel físico los ciclos menstruales de la mujer corresponden a ciclos lunares de 28 días, al igual que el embarazo cuya duración es de 10 ciclos lunares (40 semanas). El embarazo en la mujer exacerba sus cualidades Yin por la recepción y nutrición de su futuro hijo durante 10 ciclos lunares.
No obstante, como indica su simbología incluida al final del artículo de Chus, hay una semilla del contrario en cada polo y por ello cada uno de ellos tiene la posibilidad de transformarse en el contrario.
En el artículo Chus diferencia entre cualidades masculinas y femeninas. A lo masculino le otorga cualidades como analítico, racional, auto-consciente, con iniciativa. A lo femenino le otorga la expresión del poder del deseo, de la emoción, del sentimiento, creatividad. Estoy bastante de acuerdo en esta diferenciación en términos generales respecto al distinto funcionamiento entre hombres y mujeres. Hablo en términos generales, porque dentro de un mismo sexo también podemos diferenciar unas personas más Yin y otras más Yang. En cualquier caso, la mujer suele ser mucho más consciente o sensible a la expresión de sentimientos y emociones que el hombre. Como ejemplo podemos observar la diferencia en la forma de abordaje del tema propuesto por Chus entre los hombres y mujeres que hemos participado. Los hombres, a excepción del autor, Germán y Carles, han preferido tocar el tema desde la perspectiva científica y racional. Las mujeres en seguida nos hemos puesto de acuerdo intuitivamente de cuál era el eje fundamental del debate.
Actualmente, lo que me llama más la atención es la expresión de cualidades Yin-Yang en equilibrio en el ámbito de las estructuras políticas y económicas. Por ejemplo, la economía neoliberal, competitiva, con gasto excesivo de recursos naturales sería de naturaleza Yang, frente a la nueva corriente económica que apoya el decrecimiento y la conservación de recursos, siendo esta última de naturaleza Yin.

Abrazos luminosos Yin-Yang (receptivos-cálidos)

German  Pinto
# German Pinto
martes, 16 de noviembre de 2010 7:29
Gracias por la explicación Esther,no tenia ni idea de lo del yin yel yang,es curioso cuanto menos.En lo que discrepo es en las últimas frases que dices que en la economía neoliberal,el gasto excesivo de recursos naturales seria de naturaleza Yang ,frente al decrecimiento y conservacion de recursos de naturaleza Ying.No será por que hasta ahora la mayoria de las decisiones políticas y económicas están y han estado en manos de los hombres.Sin que intervenga éso que dices de Yang y Ying,sino que a las mujeres hasta hace muy poco no teniaís poder decisorio en ápenas casi nada.Pregunto.
chus
# chus
martes, 16 de noviembre de 2010 8:40
Buena pregunta Germán.
Además de señalar las diferencias entre los opuestos y describir su complementariedad, el símbolo del Yin/Yang señala que ese equilibrio dinámico y esa interacción de fuerzas YA ESTÁ OPERANDO.
Es decir, esas tensiones de energías ya se están dando en nuestra psique y en nuestras interacciónes, individuales y colectivas, y se manifiestan tanto en nuestro grado de creatividad y de maduración, así como en los bloqueos que nos impiden dar pasos más adelante. Hay muchas pistas para la observación. Una de ellas es que el tipo de problemáticas o de tensiones que nos suscita el sexo opuesto en nuestra interacción u observación, reflejan claramente las de nuestra propia psique.
Y por la propia naturaleza del equilibrio, por la necesidad de la energía fundamental de expresarse a través de sus dos polos en interacción, esos dos polos se buscan, se rozan, se persiguen, se llaman. Por eso es importante seguir su curso.
La energía conocida como libido no solo se usa en la interacción sexual. Un remanente de la misma se usa para la interacción en las fases psíquicas. En los caminos de trascendencia se aplica este principio, a veces hasta el extremo de la represión completa, en los votos religiosos, como reservando toda la energía para la interacción interna entre el psiquismo y el alma, para la comunión con dios. Este planteamiento es discutible, porque entre otras cosas, esa misma energía es la responsable del flujo de todas las relaciones polares, y es por tanto tan sagrada en un plano como en otro. Cuando los votos de celibato o de castidad implican un desprecio e incluso una satanización de la mujer o del sexo contrario, el mismo bloqueo se extiende en los complejos psíquicos de la persona célibe y puede dar lugar a degeneración.
El secreto es la actitud de reverencia, de respeto, de glorificación de esa energía y sus expresiones. Una tremenda transmutación que transforma los instintos más bajos y las concepciones más groseras y vergonzosas en un escenario más cercano al Edén simbólico, en el que esa energía liberada de oscuras prisiones fluye en una interacción regeneradora y redentora.
chus
# chus
martes, 16 de noviembre de 2010 19:16
Ayer estuve charlando con un amiguete. Me contó algunos detalles de la consagración de la Sagrada Familia. Hubo uno que le chocó bastante. Creo que ha aparecido en los medios... Se trataba de un momento en la ceremonia en la que SS vertía y extendía algunos santos óleos sobre el altar, tras lo cual, súbitamente apareció una hacendosa brigadilla de monjitas, severa y sencillamente ataviadas, al límite de la Burka Fashion, que en un pis pas ejercieron su labor, la cual no fue otra que limpiar el altar rápida y eficientemente, tras lo cual hicieron discreto y rápido mutis. Fue la única aparición de LA MUJER en toda la ceremonia. Mi amigo me destacaba también el tremendo contraste entre los discretos ropajes femeninos de las siervas de SS y la variada, colorista y, por qué no decirlo, lujosa parafernalia y regalía de todos los diferentes ejemplares de dignatarios curiales, por cierto, todos ellos HOMBRES.
Alucinante ¿no?
Si esto no es un síntoma de degeneración terminal...
Y uno de los útlimos baluartes de poder esclusivo masculino.
Carolina
# Carolina
martes, 16 de noviembre de 2010 19:41
Buena observación Chus. Mi madre comentó lo mismo al ver la imagen de las monjas limpiando el desparrame exagerado de aceite del altar. Mi madre dijo '¡mira! las que tienen que limpiar la guarrada que ha liado el Papa en un momento, las monjas, no vaya a ser que a los curas se les caigan los anillos por pasar el trapo'. Y la cuestión es tal cual. En la jerarquía eclesiástica la mujer siempre ha sido el último escalafón y a la que le tocaba hacer lo que a todas las mujeres en épocas pretéritas y aún hoy, limpiar lo que los otros ensucian y callar siempre, no brillar nunca, en fin pilarín.

Y comparto también lo de que es un síntoma de degeneración...
26390eir
# Esther Ibáñez
martes, 16 de noviembre de 2010 21:56
Claro Germán precisamente por lo que comentas es por lo que creo necesario la influencia de los valores femeninos en las organizaciones políticas y económicas. Actualmente no es así la mujer participa en la política pero lo hace asumiendo los valores masculinos y no aportando los suyos propios.

Totalmente de acuerdo en el sintoma de degeneración que representa el ver a las monjitas sencillamente ataviadas limpiando el altar. No lo sabía, porque no vi nada sobre la visita del Papa a Barcelona. Me interesa la espiritualidad vivida de otra forma totalmente alejada de los símbolos de poder.
Eduardo Martinez
viernes, 19 de noviembre de 2010 20:11
Tema complejo que has trasladado con maestría.

Lo único que no me ha gustado mucho ha sido lo referente al CREACIONISMO, que creo no tiene sentido alguno, ni siquiera en sentido figurado, porque lo toman los del Tea Party y dicen que somos sus fans.

Muchas gracias por tratar de poner las cosas en su sitio.

Planteamiento y Pregunta:
Cuando termine la lucha que tengo con el Estado sobre la presunta prevaricación desde hace 40 años con empresarios y autónomos que deseamos jubilarnos pero seguir manteniendo nuestras empresas, quiero presentar una denuncia ante el Defensor del Pueblo Español para prohibir todas las religiones que no acepten los Principios Fundamentales de nuestra Constitución. Si no me hacen caso aquí, pienso acudir al Ombudsman Europeo para la misma cuestión.

¿Alguien del foro estaría dispuesto a firmar la carta que mandaré en su momento, para, entre otras cosas, eliminar la discriminación social de todas las religiones con las mujeres?

Friendly greetings, Edward Martin, Angloandalú y medio feminista.
chus
# chus
sábado, 20 de noviembre de 2010 9:40
¿Creacionismo? ¿Dónde? Lo del Jardín del Edén es un mito simbólico, recopilado de varias tradiciones, cargado de un contenido sicológico velado que pudiera trascender a la época.
... Y lo del tea Party... Al principio alucinaba... Pero ahora empiezo a ser fan de los santos huevos que tienen para salir a la calle y decir lo que se les ocurra, y de su capacidad de movilización alzándose contra un paradigma de gobierno tan extendido que ocupa las cabeceras informativas sin responder a los intereses de lso gobernados.
Eso no significa que comparta las burradas que dicen, pero me parece significativo que hasta escandalicen a los republicanos.

Aquí esos sentimientos están bastante lidiados en las tardes de telebasura y en la prensa fecal.

Respecto a la carta, cuando la tengas, nos la pasas... A ver si mola.
Abrazos luminosos Mr.
Eduardo Martinez
domingo, 21 de noviembre de 2010 0:40
Estimado Chus,

Mito o no mito, el vulgo sigue creyendo lo de Adán y Eva. y No hablo sólo de los católicos sino de todos los cristianos, islamistas y judíos ortodoxos. Todos ellos consideran la Biblia como la HISTORIAL REAL DE LO SUCEDIDO, no como un mito.

Si nosotros lo usamos, estaremos reafirmando su creencia. Mi punto de vista.

Lo siento pero no estoy de acuerdo con lo que comentas sobre el Tea Party. Lo mismo hacía el Partido Nazi de Hitler:
"fan de los santos huevos que tienen para salir a la calle y decir lo que se les ocurra, y de su capacidad de movilización alzándose contra un paradigma de gobierno tan extendido que ocupa las cabeceras informativas sin responder a los intereses de lso gobernados." De nuevo mi punto de vista

Un abrazo, Eduardo
chus
# chus
domingo, 21 de noviembre de 2010 13:51
Sr.Edward, aquí el mito de A&E y su interpretación literal no se la cree ni dios (qué decía el otro), aún queda vergüenza o miedo al menoscabo de la imagen pública, y al que empiece a enarbolar Biblias, le despellejan los cómicos, esos valiosos anticuerpos del sistema inmunitario del tejido del inconsciente colectivo.

Y sobre el Tea Party... Si no hemos aprendido la lección, habrá que repetir curso.

Brightest hugs
22
Web Hosting Solution
jueves, 19 de enero de 2012 8:37
I really enjoyed your blog. It’s always nice when you find something that is not only informative but entertaining. Excellent!

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas