image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
03



Hace muchos años ya asistí a unas convivencias con el colegio. Tenía yo 11 años por ese entonces. El lugar era una granja-escuela escondida en la zona del pre-pirineo catalán, no alcanzo a recordar exactamente en que comarca nos encontrábamos, puesto que mi memoria solo recuerda la belleza del entorno y a los monitores, gente joven, majísima y muy hippies, que vivían allí enseñando a los niños las tareas que se hacían habitualmente en el campo. En esas convivencias limpié heces de cerdo mientras estos últimos correteaban por el bosque que había detrás de las porqueras, muñí a una vaca y a una cabra, cogí huevos de gallina para la cena, aprendí a tejer con un pequeño telar manual e hice un tapete de lana para mi madre, comí huevos del día, yogurt de leche de cabra súper cremoso (de una de las cabras del lugar) y demás tareas relacionadas con la vida en el campo.

Pero lo que me marcó profundamente fue cultivar la tierra. En esas convivencias hacíamos grupos de trabajo y cada grupo hacía unas actividades distintas. Entre otras, elegí el huerto. Recuerdo perfectamente lo que sembramos; cebollas y ¡que fría estaba la tierra! Era un día gris y bastante gélido (todavía no había llegado la primavera…). Nuestras manos estaban ateridas de frío como la tierra que tocábamos y que sería la cuna de esas cebollas que con tanto mimo sembrábamos. Me acuerdo de la voz del chico explicándonos los pasos que teníamos que hacer, la distancia de un agujero a otro, la profundidad del agujero, el porque de esos detalles. Casi no sentía los dedos de frío, pero me importaba un comino, porque en ese mismo instante entendí lo que era la felicidad. Fue la primera vez que conecté con Pachamama de verdad, no era la mera observación de un paisaje hermoso, no era un baño en un río, no era caminar por la montaña, no era subir una cima, era tan sencillo como sembrar cebollas en un lugar que te acogía sin reproches.

Y allí estábamos, pelados de frío, sembrando cebollas. Me sentí feliz, privilegiada urbanita a la que se le daba la oportunidad de aprender algo más de la tierra, con ella y en ella. Aprendí lo que es el amor por la tierra y todo lo que nos ofrece, aprendí, ahora soy consciente de ello, que comprender los ciclos de esta es comprender la vida misma, aprender a situarnos en el lugar que nos corresponde, lejos de las atalayas en las que hemos situado a la humanidad. No es otra que bajarse de la parra y comprender que cuando escuchas a la Tierra esta te habla y tiene mucho que contar.
 
Tras sembrar esas cebollitas marcamos con palos e hilo el perímetro de la plantación para evitar pisarlas mientras la tierra las incubaba y las ayudaba a crecer y hacerse fuertes y hermosas. Recuerdo vívidamente la fuente de agua de montaña que había al lado del huertito donde nos lavamos las manos tras la labor y huelga decir que se me congelaron doblemente, pero a más contacto con los elementos más feliz me sentía. Al día siguiente, temprano, al levantarnos vimos que había nevado durante toda la noche y el huertito estaba cubierto por un manto de nieve y ¿cuál fui mi primer impulso? Correr como una mama preocupada a desenterrar los hilos que marcaban los límites del huerto, para que ninguno de los demás niños machacara ese trozo de tierra cubierto por la nevada.

Pero lo mejor de esas convivencias no es lo que sembré. Lo mejor de todo es lo que el lugar sembró en mí… la certeza de que debemos recuperar el contacto con la Tierra y aprender de ella. Tan solo dos años más tarde tuve claro, no claro, prístino, que mi futuro estaba en el campo.

Durante mi infancia y adolescencia iba cada año al Pirineo aragonés, al Valle de Pineta (uno de los lugares más mágicos, acogedores –cuando no le entra el cabreo y empieza a rugir por todos los rincones del valle- y geniales de nuestra geografía) y allí se acabó de afianzar esa certeza. A los 15, por circunstancias varias, dejé de frecuentar el Valle de Pineta y así anduve hasta hace dos años que regresé a mi amadísimo Pirineo oscense, a mi Valle de Pineta tan añorado durante más de una década. Y en esta última visita (aunque quedan muchísimas otras pendientes) subí, nunca pensé que haría esa ascensión tan bellísima e imponente y eso me ha convertido en una montañera amateur con ganas de nuevas ascensiones, hasta el Balcón de Pineta y de allí al lago Marboré en una mañana sin nubes en kilómetros a la redonda. Espectacular ascensión e igualmente espectacular el cielo que lucía esa mañana.

¿Y por qué cuento esto? Porque en esas alturas, antes de llegar al lago, en el balcón de Pineta, tuve una visión espectacular de los Pirineos y el sentimiento que nació fue el mismo que experimenté mientras plantaba cebollas a los 11 años. Felicidad pura, amor por el planeta, una emoción profunda de pertenencia a eso tan vasto y hermoso que se mostraba a mi alrededor.

Esa belleza la ha sembrado la Tierra en nosotros, para que nos acompañe, para que no olvidemos quien es nuestra Pachamama, para que no nos sintamos solos ni en las cimas ni en las simas de nuestra vida. La Tierra la llevamos dentro y ella nos tiene en su seno.

Lo mejor de todo es que esa hermosa vastedad se encuentra, entre otros muchos rincones, tanto en las alturas pirenaicas, como en las capas aún no nacidas de una cebolla recién sembrada.

Espero de corazón que todos sintáis alguna vez (si no lo habéis vivido aún) lo mismo que sentí al sembrar la tierra y lo que sentí en ese rincón del pirineo de Huesca. Espero que todos encontréis esa semilla en vuestros corazones y la cultivéis con sumo mimo, porque cultivar y regar esa semilla es nuestro futuro y, sobretodo, el de nuestra Pachamama.   

Publicado en: Hacia la madurez social
Email del autor: yopa97@hotmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (21) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a Del.icio.us Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a digg Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a menéame Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a Technorati Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a Google Bookmarks Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a Live-MSN Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a FaceBook Agregar 'Pachamama: La felicidad o una semilla de cebolla' a Twitter

Post Rating

Comments

German  Pinto
# German Pinto
miércoles, 03 de noviembre de 2010 8:02
Felicidades Carolina,que bien escrito y descrito,si debemos volver nuestra mirada a la naturaleza,hay tantas cosas que ver y no cuestan un miserable euro,están a nuestro alcance.La visión que se tiene de la vida misma cambia cuando te encuentras ante un paisaje que te emociona,después vuelves de otra manera a como has ido.Y éso se está perdiendo en ésta vida acelerada que llevamos.Hoy los niños ni saben como se ordeña una vaca y si me apuras que los melones cuelgan de ,kos árboles.Eso si,si que saben quién es Messi o Ronaldo y hasta "la princesa del pueblo".Pero no nos debe extrañar cuando el campo está en completo abandono y en las escuelas ni una asignatura sobre el campo,que creo vendría muy bien .
German  Pinto
# German Pinto
miércoles, 03 de noviembre de 2010 8:02
Por cierto Esther,la foto es espectacular.
chus
# chus
miércoles, 03 de noviembre de 2010 8:49
El Sol es su padre, la luna es su madre, el viento lo lleva en su seno...
Y su nodriza es la Tierra. (de la Tabla de Esmeralda, antiguo texto hermético)

En el primer mundo, despierto a tantas cosas vanas, a la sombra de la desmemoria laten muchos corazones opacos... Pero también los hay que en su transparencia nos devuelven multiplicado por nuestro lenguaje el reflejo de un recuerdo vivo: el vínculo, el contacto con aquello que acoge y gesta la vida. Y eso es pura magia, magia real.
Gracias Carolina... El maravilloso valle de Pineta...

Y la foto... Curioso que esos maravillosos colores del otoño que tanto nos agradan y a los que incluso peregrinamos, sean precisamente los colores de la muerte. Un extraño mensaje, el que podamos encontrar belleza en ello, a pesar de nuestros paradigmas de miedo al cambio y a la transformación. Y es que precisamente esa liviana capa de tierra fértil que nos nutre, proviene de aquellas actividades de la naturaleza que tienen que ver con la muerte, la descomposición, el asentamiento de los sedimentos, el aluvión y su depósito...
No es de extrañar que la costumbre ancestral de celebrar esas fechas también esté entroncada con el conocimiento intuitivo y natural del ser humano acerca del valor de esta parte del ciclo de la vida, que así se regenera.

También me haces recordar la iluminación del Buda (el "despierto") y ese momento en el que, tocándola, pone a la Tierra como testigo de su descubrimiento de la ilusión del ego, como si en contrapartida, jurase o declarase en el nombre de algo que es REAL.

http://www.youtube.com/watch?v=QkuSSZeHsXw (minuto 10:46)

Abrazos luminosos (con las manos manchadas de tierra)
Chus

Pere Feliu
# Pere Feliu
miércoles, 03 de noviembre de 2010 10:34
Gracias Carolina. Me has recordado muchos buenos momentos en el pirineo.
saludos
SANTIAGO VILLAR PALLAS
# SANTIAGO VILLAR PALLAS
miércoles, 03 de noviembre de 2010 10:50
Gracias Carolina por tu artículo. Yo he sentido esas sensaciones en el valle de Ordesa, ascendiendo al monte perdido o al aneto, sintiendo que forma parte de la propia naturaleza. La vida urbana, con sus artificios, nos aleja de los ciclos de la naturaleza. Quizá la felicidad estriba en el sentimiento de "estar mi lugar y en mi tiempo"..., "dejar de estar preocupado para estar ocupado"
Ah¡ bella fotografía

Abrazos.

Santi
Àlex
# Àlex
miércoles, 03 de noviembre de 2010 14:18
Me he sentido plenamente identificado con lo que has escrito. Yo soy un pirineísta consumado com más de 50 ascensiones a 3000s y debo decir que la visión del glaciar de la cara norte del Monte Perdido al llegar al balcón de Pineta es de lo que más me ha impresionado en mi carrera montañera...tanto que llamé a mi mujer para explicarle las sensaciones del momento (había cobertura en el año 2003). Desde siempre intento subir a las montañas por valles poco frecuentados y es maravilloso subir en solitario y estar solo en cimas míticas. Por lo demás que explicas, siempre me puso de los pelos punta la escena del intermedio de "Lo que el viento se llevó", con la referencia a la tierra de Tara, referencia que vuelve a aparecer al final. Mucha gente vuelve a la tierra en el periodo final de sus vidas.
Saludos.
HORACIO LUIS
miércoles, 03 de noviembre de 2010 14:27
Muchas gracias... Volver nuestra mirada y despertar ese amor por la pachamama, no es mas ni menos que la única respuesta que tenemos para salvar el planeta. Popr eso al compoartirlo en mi muro no hice mas que ratificar ... que LA TIERRA HABLA... Muchas Gracias.. Hacia un mundo mejpr es a lo que vamos.
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
miércoles, 03 de noviembre de 2010 15:13
Gracias Carolina!!!

Realmente bello.
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
miércoles, 03 de noviembre de 2010 18:15
Felicidades Carolina por este precioso texto.
Acertado tu deseo de que encontremos esa semilla de cebolla que nos contacte con la Tierra.
Precisamente este verano me encontraba en mi lugar. Ese lugar tan especial. Se encuentra en el Pirineo occitano. No es ninguna cumbre, sino un conjunto de pequeñas montañas. Es ese lugar donde uno se funde en el Todo.
Gracias, Carolina por recordármelo ha traves de tu escrito.
Jorge Arráez
# Jorge Arráez
miércoles, 03 de noviembre de 2010 19:40
“Pachamama” (No sé qué es, …pero ¡qué bonito suena!)

“Me sentí FELIZ, PRIVILEGIADA urbanita a la que se le daba la oportunidad de aprender algo”

(Suena como dudando de que te lo mereces, ¡SI!, Carolina, que no te pese)

¡ERES PRIVILEGIADA!, ¡ERES FELIZ!, ¡Está bien que lo SIENTAS!

- Me atrevo, perdona Carolina, a poner una “h” en APREHENDER. La diferencia es que lo que se APREHENDE (con “h”) difícilmente se puede olvidar. A mi “me suena” (aprehender) a “coger”, “tomar”, “Quedarte con…”, y lo que mejor “me suena” es que no “se lo quitas” a nadie…, sino que …alguien “te lo da”, es GRATIS y es para ti.

¡Que bonito! Aprehender lo que te dan.
¡Que Maravilla!, lo que aprehendiste: EL AMOR POR LA TIERRA

“Lo mejor… no es lo que sembré… es lo que el lugar sembró en mí”

¡Que txulo (como dice mi chiquillo)! Te sembró (el lugar)… estás “sembrá” de la NECESIDAD de la tierra (“La certeza de lo qué debemos” es: NECESIDAD)

- Me atrevo a añadir, de nuevo perdón: El campo no es “tu” FUTURO. Es, ha sido siempre y siempre será “nuestro” PRESENTE. Del campo, de LA TIERRA nos nutrimos desde los inicios de LA HUMANIDAD. Aunque ni tú ni yo lo recordemos. Ninguna ciencia podrá cambiar eso, aunque alguien lo crea. Creo que al menos “alguien” es CONSCIENTE de esta VERDAD: El campo, LA TIERRA está en cada uno de nosotros.

¡Que bonito!, Que SINTIERAS esa FELICIDAD
Que complicado, que alto necesitamos subir, a veces, para ver LA FELICIDAD DE LA CEBOLLA.

¡GRACIAS! Carolina por subir tan alto y por compartir… tu cebolla.
¡GRACIAS! Carolina por compartirte… …de corazón… ¡GRACIAS!
carmen cayuela
# carmen cayuela
miércoles, 03 de noviembre de 2010 21:19
Un baño de otoño, de olores de bosque, tierra húmeda y hongos, de luz filtrada a través de las copas, del crujir suave de ramas y hojas que formaran parte del humus que nutrirá a la tierra para continuar el ciclo, de cumbres envueltas en aires cristalinos y valles que se pierden en claroscuros, de atardeceres rojos sobre el azul plateado de mares en calma ( que los del sureste a falta de bosques tenemos arenas y mar). Es la bomba de hermosa esta Madre que nos contiene, gracias Carolina.

Esther, me gustaría teletransportarme al lugar de la foto.

Un abrazo
Carolina
# Carolina
miércoles, 03 de noviembre de 2010 23:21
Me alegro mucho de que hayáis disfrutado de la lectura, no había otra intención que el compartir esa emoción con los demás.

Y esa foto preciosa... me la he encontrado en más de una ocasión y me encanta verla acompañando el texto.

Un abrazo a todos y buenas noches :)
Lali
# Lali
jueves, 04 de noviembre de 2010 1:51
Carolina, gracias por este regalo...últimamente llueven, es precioso llorar en otoño de agradecimiento.
Gran medicina, Pachamama.
Navidad antes de tiempos navideños, Esther.
Saludos
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
jueves, 04 de noviembre de 2010 20:20
Supongo que esta foto que a todos nos ha gustado es de Canadá o el norte de EEUU. Creo que los árboles rojizos son la variedad americana de Quercus Robur Rubra (roble), mientras que los amarillos son algún tipo de Acer, típico de esa zona también. Los abetos denotan altitud. Al menos 800 m.
Carolina
# Carolina
jueves, 04 de noviembre de 2010 20:59
Carles, la foto fue tomada en el Valle de Pineta, al lado del embalse que hay pasado el pueblo de Bielsa.
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
viernes, 05 de noviembre de 2010 17:20
Pues reconozco que me he pasado de listo. La verdad es que esa coloración rojiza es típica del roble americano. Gracias por la corrección, Carolina.
Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
viernes, 05 de noviembre de 2010 17:25
Conozco perfectamente esa experiencia. De hecho, creo y espero que la humanidad deje algún día de mirarse el ombligo para darse cuenta que su destino y misión no es otra que la de cuidar y preservar este maravilloso, único y excepcional laboratorio de la vida que es nuestro planeta Tierra. Me considero un servidor suyo y siento que no puedo encontrar una misión más sagrada y divina que esa.

Gracias por compartirlo Carolina. Celebro muchísimo que este tipo de experiencias se compartan.
dazara
# Daniel Zaragoza
sábado, 06 de noviembre de 2010 11:38
Carolina, un relato bellísimo. Me ha conmovido profundamente.Creo que se debe a que has conseguido transmitir la magia que te inundó, o que emergió en tí. Enhorabuena, joven poetisa. Que las musas te acompañen y nos regales muchas mas de estas profundas experiencias.
Carolina
# Carolina
sábado, 06 de noviembre de 2010 18:28
Gracias por vuestros comentarios, me alegro de que os haya gustado y me alegro de haberlo sabido transmitir.

Carles, amenudo nos pasa eso, estamos tan acostumbrados a ver este tipo de paisajes en Canadá o los EEUU que nos olvidamos de que muy cerca tenemos una cordillera montañosa que no tiene nada que envidiar a otros puntos del planeta, tanto a nivel de paisaje como a nivel de flora y de fauna.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
domingo, 07 de noviembre de 2010 1:18
Precioso texto Carolina. Nos hemos situado en una atalaya despreciando nuestro entorno, confinados en espacios artificiales creados por el hombre, inundando nuestro planeta de cemento, de deshechos tóxicos, destruyendo especies animales y vegetales y agotando sus recursos.
Gracias por recordarnos la importancia de la tierra
carpet cleaning Cincinnati
miércoles, 09 de mayo de 2012 17:46
Wow, that's a very beautiful picture I absolutely like it. Thanks for sharing. I'd like to capture with my camera like what you have in here.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit