image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio
02



Empiezo excusándome ya que no he cumplido el propósito que anuncié de los 3 artículos semanales, pero es que no he podido reprimirme tras leer este gran artículo de Marc Vidal publicado el 31 de Agosto en Cotizalia. Me ha encantado el tono y me he reído con él, lo cual se agradece en estos primeros días de adaptación.

Empieza un nuevo curso, una nueva oportunidad para el cambio. En mi caso he decidido intentar ser algo más idiota, si eso es posible. A pesar de que hay que ser un iluso para no ver que el monstruo no ha desistido, que no se alejó dejando a su presa tranquila, que lo peor no ha pasado y que las heridas que hemos sufrido en la defensa de su primera agresión no tendrán tiempo de cicatrizar, he tomado la decisión de no darle importancia.

A pesar de todo ello, me niego a hacer una lista de todo lo malo que se cierne sobre nuestras existencias de color rosa. Y me niego porque tras pasear por algún paseo marítimo de este país, uno comprueba que el que se preocupa es porque quiere. Los grandes datos, las cifras macroeconómicas en rojo sangre no son nada comparadas con una buena mariscada a crédito o una fiesta VIP de tres días financiada en doce cómodas cuotas. La verdad es que siendo idiota se vive mejor. Que lo malo llegará es evidente, pero mientras no llegue que me quiten lo bailao.

Voy a dejarme de preocupar de que el 86,75% del ahorro del Fondo de Reserva de la Seguridad Social esté invertida en papeles de Deuda Española. ¿Por qué voy a preocuparme? Digamos que eso es motivo de tranquilidad, quiere decir que el gobierno se fía de su capacidad para gestionarla. No vayan a ser mal pensados, agoreros o catastrofistas pensando que es muy arriesgado que uno se juegue todas sus opciones en la misma tirada. Al fin y al cabo, ¿cuántas familias no han calzado sobre su hipoteca avalada por su vivienda otro crédito al consumo sujetada por el contrapeso de la primera de las deudas? Que tire la primera piedra quien no haya hecho lo mismo que el gobierno. Si a la mayoría les ha ido bien, si son legión los requetehipotecados que siguen disfrutando de vacaciones de lujo riéndose como la cigarra, ¿por qué no le va a ir igual al todopoderoso Estado?

Voy a dejar de preocuparme por los ayuntamientos de este país, por si van a entrar en quiebra a puñados. Alguien lo pagará, ya veréis. No me preocuparé viendo que el consumo minorista cae, puyes ya bajarán los precios y todo volverá a su cauce y esos que decían que “la deflación era algo muy malo” tendrán que comerse sus propias palabras con sobrasada mallorquina. No voy a preocuparme más por el paro. Seguramente la mayoría de los que están en paro encontrarán trabajo tarde o temprano. Además, hay un montón de ayudas para que eso no sea un trauma. Por ejemplo, la prórroga de los 400 euros es un acto de responsabilidad política que tranquiliza una barbaridad. Pero la nueva reforma laboral aventura que los parados son una especie que se extinguirá en breve. Ya lo veréis.

Preocuparse por la crisis sistémica es de tonto a las tres. ¿Desde cuándo una crisis de tipo sistémico puede afectar a España? ¿No recuerdan cuando Zapatero (amigo íntimo e inseparable del otro gran enviado desde un Universo paralelo, un tal Barack) decía que eso que llamaban crisis en medio planeta aquí no dejaba de ser una “desaceleración” controlada? Pues eso, ahora tampoco va a ser para tanto. El mundo se arreglará y España no va a ser menos. Total, que cierren 1.000 microempresas y pymes al día desde principios de año es un saneamiento gradual de nuestro sistema económico. ¿Qué mejor?

Les aseguro que no pienso preocuparme por cosas sin importancia. Ahora lo que me va a ocupar es un esfuerzo integral en idiotizarme al máximo. Dejaré de leer el crecimiento negativo del PIB interanual contando desde hace un par o tres de años y lo empezaré a comparar con el inmediatamente anterior, así me engañaré profesionalmente y me parecerá que ya salimos de la recesión técnica. No volveré a pensar en crisis (última vez que pronuncio esta palabra que creo están pensando borrar de la Wikipedia) ni en que, ahora con la guerra sucia al déficit público, los ministerios van a generar una sequía inversora que seguramente provocará lo contrario a lo que esperan. Pensar que reducir inversión pública y aumentar impuestos va a generar que el déficit no decrezca sino todo lo contrario, es una indecente apuesta por ensuciar la democracia. Como yo soy demócrata no pienso llevarle la contraria al gobierno, ni a doña Elena, válgame Dios.

Aunque si me permiten un motivo más íntimo, más real y menos irónico, les diré que para poder enfrentarme al día a día como emprendedor o como gestor de empresas lo mejor es apartarse un poco de ese panorama. Dicen que emprender en este país es difícil, que es cosa de locos, pero también es obligatorio alejarse de la realidad durante ese proceso. Si bien se debe atender a las dificultades, los sueños deben buscarse independientemente de la mierda que tengamos alrededor. No obstante una cosa es obviar la realidad y pelearse con el escenario que nos ha tocado vivir y otra es negarla.

Acepto que ya no es necesario seguir anunciando el final del mundo. Ya no son cinco o seis los que cada día enumeran el sinfín de pruebas y elementos que así lo hacen ver. No parece necesario seguir insistiendo en todo ello. Pero, no obstante, me niego a olvidar los nombres y caras de sus responsables. Una cosa es obviar, otra negar. Que el territorio a cruzar es un barrizal está claro, que lo embarraron unos tipos en concreto también, que hay que prepararse para una segunda recesión es algo que ya descuentan hasta los que votarán a Trinidad 'Vacunas' Jiménez.

A cambio, propongo hablar de la otra economía, la que ha venido a llamarse Nueva Economía. Para ello deberemos hacer cada semana un doble análisis. Por un lado interpretaremos algún dato de la economía tradicional y la enfrentaremos a las opciones que tenemos desde puntos de vista más innovadores. Una Nueva Economía basada en conceptos como la Economía Digital, los negocios sin ingresos, el consumo relacional, las energías sustitutivas, los patrones financieros del futuro, los nuevos espacios de inversión, los productos mejor capacitados según que países, la gestión económica en red y en lo social, la emprendeduría colectiva, la vinculación entre universidad y empresa,

El incendio no está extinguido, sólo parece controlado. Sin embargo, parece que el viento volverá a soplar y en varias direcciones reactivando las llamas. Dependiendo de en que planta o estancia estemos del edificio, y antes de que colapse, deberemos buscar la salida de emergencia más cercana. Aquí intentaré aportar alguna para los que cada día se enfrentan a la dura empresa de abrir sus negocios, montar nuevos proyectos, internacionalizar sus ideas o buscar el escaso trabajo que existe.

Hay un nuevo modelo económico emergente que no precisará que se extinga el anterior. Crecerá al unísono a otro que se desmorona. Un modelo más digital, donde el individuo será protagonista de sus propia aventura, donde los negocios no dependerán de un vetusto Business Plan y pasarán a ser seres vivos con fechas de caducidad previsibles, donde la economía industrial dará paso a otra definida por los principios de la propiedad emergente y donde la gestión del conocimiento construirá sus propias autopistas y sus peajes.

Tal vez todo esto sea innecesario pues, como dicen, seguramente no hay de que preocuparse. ¿Verdad?

Publicado en: Economía
Email del autor: 26390eir@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (18) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Marc Vidal: Agregar 'Marc Vidal: Agregar 'Marc Vidal: Agregar 'Marc Vidal: Agregar 'Marc Vidal: Agregar 'Marc Vidal: Agregar 'Marc Vidal: Agregar 'Marc Vidal:

Post Rating

Comments

German  Pinto
# German Pinto
jueves, 02 de septiembre de 2010 7:24
Gracias Esther por colgar el artículo,no se puede decir mejor y más claro,verdades como puños,menos mal que aún quedan gente como Marc Vidal o Santiago NIÑO QUE DAN LA CARA Y NO SE PLIEGAN A NINGÚN PODER ECONÓMICO NI MEDIÁTICO!.Dicen las colsas claritas para que todo el mundo las entendamos que es lo que el poder quiere evitar.
German  Pinto
# German Pinto
jueves, 02 de septiembre de 2010 7:26
Este soy yo,me confundi en el mail de ántes.
German  Pinto
# German Pinto
jueves, 02 de septiembre de 2010 7:27
Se me olvidó el punto com,toy todavia dormidooo.
Lali
# Lali
jueves, 02 de septiembre de 2010 12:15
Pues sí Esther, gracias por colgarlo, te hace sonreír de la manera cómo pone las verdades encima de la mesa, gracias Marc Vidal por esa inventiva precisión y posterior cambio de registro, buena manera de empezar setiembre y el reajuste...y me quedo con la frase esa de que ..." los sueños deben buscarse independientemente de la mierda que haya alrededor"....pues sí, no queda otra que llevar el fino traje de buzo anti-porquería permanentemente...
saludos
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
jueves, 02 de septiembre de 2010 13:49
Según los esteorotipos por regiones, yo por ser andaluz y tener (supuestamente) ese aire de gracia y buen humor, deberia tomar este artículo con talante simpatico. Pues no. Rotundamente no. Me niego a formar parte de ese colectivo conformista que "mira hacia otro lado".
Aunque si que alabo la aguda ironía de Mark, no puedo reirme ante tan tamaña quietud de la sociedad. Tanta "parsimonia" y conformismo, analfabetismo e incultura, tanto por aprender pero sin querer hacerlo. Me duele que se escriban artículos como este, por causa de la indiferencia de la gente.
Y no se confunda esta mi respuesta con un ataque a Mark, todo lo contrario, lo que me hubiera gustado es que este artículo hubiera tenido argumentos para realizarlo en su completo opuesto, también irónico, pero nos daria como vision una sociedad movilizada, intranquila, preocupada, informada y en lucha por mejorar al conjunto de la ciudadania.

Carles Nebgen
# Carles Nebgen
jueves, 02 de septiembre de 2010 19:50
Pues acabo de poner un post en el artículo de ayer criticando la desidia de la sociedad, sin haber leido el artículo de hoy. Por lo tanto no puedo estar más de acuerdo en lo que dice.
He visto en más de una ocasión a Marc Vidal en TV3. Una vez junto a Santiago Niño, creo que en el programa "Singulars". Me gusta su estilo directo, la clardidad de sus ideas y como las expone, su tono didáctico.
Al final, se me escapa cuando contrapone a la economía tradicional la economía digital y el resto de los conceptos expuestos. Esther, si lees algún artículo suyo donde desarrolla estos temas, te propongo que lo compartas en esta página.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
viernes, 03 de septiembre de 2010 0:45
A mi me ha hecho gracia el artículo, porque en más de una ocasión he tenido ganas de olvidarme de la página web y del proyecto cuando veo que a la mayoría de la gente le preocupa más los resultados de un partido de futbol. Y llega un momento en el que uno ya duda de si no sería más conveniente aquello de : "Si no puedes con tu enemigo, únete a él". Por supuesto también lo digo en broma, tanto Marc Vidal, como Santiago Niño, como los que estamos por aqui y por algunos otros sitios y que necesitamos poner en evidencia que el sistema tal y como esta funcionando nos hace más daño que beneficio, no podremos seguramente evitar continuar haciéndolo. Pero escribir y leer un artículo como el de Marc desahoga.

Carles, yo tampoco conozco lo de la economía digital, podemos buscar información al respecto.

También estoy de acuerdo con la frase que señalas Lali, los sueños son el motor de los cambios.

Me alegro Germán de que hayas recuperado finalmente tu imágen de estrella.
dazara
# Daniel Zaragoza
viernes, 03 de septiembre de 2010 11:45
Resulta inquietante, desde luego. Comparto la visión de que no queda más que salir de esta como se pueda. Parece que lo que hace unos años podía ser la posibilidad de que el país, bajo la dirección de sus gobernantes, se adecuara a la situación y pusiese las bases para subir la pendiente de la crisis ha quedado en un bluf.

En este país hemos constatado la realidad de un aparato del Estado que ha manipulado la sociedad para perpetuarse en sus privilegios y que es incapaz trabajar por el bien común, y en su lugar esgrimen el interés general para autorizar la discriminación y la desigualdad social. No, no se trata de argumentar “a favor de” y “en contra de”. Hace ya tiempo que, al menos en España, se han superado las ideologías y la política se hace con talante. “Talante” con o sin bigote, pero al fin y al cabo “talante”.

El panorama que muestra Marc Vidal es el de un futuro que ya está aquí (próximos 5 años) Si el ritmo de consumo ya no se puede sostener, y la sostenibilidad del sistema está en entredicho, que alternativas tenemos. Hemos descartado los “ismos” conocidos. ¿Y ahora que? ¿Sálvese quien pueda?

En otro orden de cosas, hay algunos conceptos a los que se refiere Marc Vidal que se me escapan. ¿Alguno de vosotros sabe a que se refiere con “los principios de la propiedad emergente”?
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
viernes, 03 de septiembre de 2010 19:10
A eso me refería Daniel. Creo que se nos escapa a todos. Del mismo modo que no entiendo "negocios sin ingresos" "consumo relacional" "patrones financieros del futuro" y "nuevos espacios de inversión".
Espero que sea algo consistente y no unas palabras bonitas para quedarse con el público.
chus
# chus
martes, 07 de septiembre de 2010 16:06
No había leído aún el artículo, y me parece estupendo en el fondo y en la forma.
Da gusto vérselas con semejante idiotez, artísticamente desnudada.
Y creo (Angel Luis) que en el propio ejercicio del artículo ya se muestra una expresión de cultura apreciable y degustable, síntoma de luz en el páramo.
Solo quería añadir que, aunque también perciba los arrastres de determinadas inercias y comportamientos sociales de desinterés o desidia, que antes me suponían mayor amargura, ahora me encuentro muy a gusto dejando de prestarles atención y enriqueciéndome con las aportaciones de quienes si se molestan en darle a la neurona, en aportar, en participar, en expresarse; de quienes se preocupan de mantener ventanas abiertas y hogares encendidos.
Algo así como "dejad que los muertos entierren a sus muertos" (que tengo cosas más interesantes a las que prestar mi atención y mi capacidad de compartir); algo así como preocuparse por vivir en lo viviente y enfocar las energías en esa dirección.
Chus
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
martes, 07 de septiembre de 2010 16:46
Pero Chus, tu postura es inconsciente.
Ten en cuenta que todos esos "cerebros unineuronales" en continua "vagancia formativa", involucionan en mayor medida que el resto de inconformistas, por lo que de una u otra forma, esa "involucion" te arrastra ahora o mas tarde.
Mirar para otro lado, o sólo hacia el lado que te interesa, significa tener una conciencia interesada y egoísta socialmente hablando.
Desde aquí se ha hablado mucho de que éste era un sitio en el que los que se asoman, aprenden a valorar la propia idea y a respetar la de los demas, exponiendo argumentos en uno u otro sentido. Siento que tus argumentos vayan a quedarse pues, unidireccionalmente hacia lo que te interese.
Yo por mi parte, seguiré exponiendo los mios de forma habierta hacia todo el que quiera asomarse y, en todo caso, intentando hacer reaccionar a una sociedad que está adormecida.
chus
# chus
martes, 07 de septiembre de 2010 17:40
Angel Luis, si puedo explicarme mejor en cuanto a mi interés:
Me parece más interesante y prefiero dedicar mis energías a leerte a ti (de lo cual estoy disfrutando desde que apareciste o aparecí) y a quienes se toman la molestia de aparecer por aquí (y leernos ¡y leerme!) y comparten estos intereses que ir a despertar consciencias en quienes simplemente (con todos mis respetos) tienen otros intereses u ocupaciones y prefieren beber en otras fuentes.
Igual me meto en un berengenal (¿de dónde habrá salido esta linda asociación? :-)
Pero me acuerdo de la frase "No entreguéis vuestras perlas a los cerdos... Porque se revolverán contra vosotros" Por cierto, qué poco cristiana parece esta frase de Cristo, ¿verdad?
Y quizá parezca yo también algo desinteresado, insolidario, elitista e incluso fariseo...
Pero en el fondo en el fondo, creo que esta actitud es una muestra de respeto por la libertad de las personas y por sus intereses, en los cuales ya está manifestada, a mi modo de ver, su propia evolución, confrontación con la vida propia y ajena, con su propio drama de luces y sombras, en el cual yo me considero que no debo entrar, ni inmiscuirme, ni mucho menos sermonear ni predicar, porque a veces, se estimulan las sombras más de la cuenta y son éstas, con sus respuestas automáticas, las que se revuelven en contra del supuesto benefactor que eventualmente suele padecer diferentes grados de crucifixión (esa es mi interpretación parcial de la frasecita.)
La teoría a la que me adhiero es que, por ciertos vasos comunicantes y fenómenos de sincronía en la mente colectiva, ocurre que “dios les cría y ellos se juntan”, o sea que, por razones de compatibilidad de objetivos, anhelos e inclinaciones, nos agrupamos o somos agrupados magnética y sicológicamente en esferas de similitud, y es aquí donde encuentro que debo volcar mi interés y mi atención. Y el que por suerte o por desgracia aparezca por estos lares, pues aquí me tiene y aquí le tengo.
La base de todo esto es que creo que uno, esté en el grado que esté de adormecimiento o de hipnosis cultural, no es despertado desde fuera, sino desde dentro. A uno no lo enseñan, sino que aprende. Y de faltar, no faltan los maestros, sino los discípulos. O sea, que toda muestra de acto evolutivo o de aprendizaje y enriquecimiento, surge de dentro, del propio interés expresado, mostrado, en última instancia en obras (como pueda ser leer o escribir y participar) y que ir a despertar consciencias donde están disfrutando de una siesta, recuperándose quizás de otros trabajos mundanos y divinos en los que se vuelque el interés real de cada cual, pues igual no es bien recibido. Es como la inversión de “pedir y se os dará.” Si no me lo piden, lo que dé no será de provecho más que para mi propio ego. Y a este, procuro tenerle a régimen, aunque por esta perorata me parece que se está dando un atracón.
Y más en la base de todo esto, está la noción de que uno solo ayuda o cambia al mundo solo, exclusivamente, en la medida en que uno se ayuda o se cambia a si mismo. Y este foro es un laboratorio excelente para esa tarea. Y es así como creo que puedo ofrecer al mundo una medida eficaz y honesta de aportaciones hacia el cambio y la mejora.
Abrazos luminosos
Chus


Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
martes, 07 de septiembre de 2010 18:05
Somos parte de la "parte de la sociedad" que nos interesa.
Este es el resumen que entiendo de tu post, Chus. Te entiendo, y entiendo tus razones para estar posicionado de esta manera. Pero siento decirte que no comparto tu forma de involucrarte en la sociedad.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
martes, 07 de septiembre de 2010 23:42
Hola Chus y Ángel Luis. Me interesa mucho vuestro intercambio de opiniones.
Creo que siempre me he sentido más cercana al posicionamiento social de Ángel Luis que al de Chus. Me refiero a lo que se entendía a través de la exposición de los comentarios y no a la profundidad que cada uno lleve dentro y que a veces es difícil transmitir con palabras. Pero durante estas vacaciones mi forma de sentir ha cambiado ligeramente. En los inicios de esta página yo me movía con el convencimiento de que una vez manifestada y desarrollada la idea de que debemos formarnos para tener criterio y entender la dinámica de los poderes que nos envuelven, la gente se iría contagiando de este espíritu rápidamente y se adheriría al proyecto, o bien se formarían proyectos similares en otros lugares de la red.

Durante este tiempo también he oído en múltiples ocasiones que el cambio solo puede iniciarse desde el individuo, desechando cualquier movimiento colectivo, relacionándolo con fracasos de movimientos colectivos anteriores y contraponiéndolo a las ideas orientales de que los verdaderos cambios solo ocurren desde la conciencia individual. También he tenido conversaciones con personas a las que respeto mucho humana e intelectualmente y que además están involucradas en este cambio social que deseamos. Estas personas me han reiterado en más de una ocasión que no todas las consciencias tienen el mismo grado de evolución ni son susceptibles de ser despertadas al unísono en un corto periodo de tiempo. También me han recalcado que a lo largo de la historia los grandes cambios sociales han sido promovidos por una élite con una consciencia más despierta. Es decir, podían ver la sociedad como una especie de jerarquía de consciencias y por lo tanto solo creían que serían susceptibles de ser despertadas aquellas que se situaran en las partes más elevadas de la pirámide. Ese cambio social, una vez producido por tener una masa crítica de seguidores suficiente para promover el cambio, nunca sería entendido por las consciencias situadas en la parte inferior de esta pirámide imaginaria, pero formarían parte de él sin cuestionarlo.

Obviamente, por mi forma de pensar, respetando profundamente el sentimiento de igualdad entre todos los seres humanos, la idea de una jerarquía de consciencias o de una élite me provoca cierto rechazo y yo continuo esperando una especie de milagro, algo así como la historia del mono número cien que nos presentó Cristóbal Cervantes. Y continúo sin seguir asumiendo esta idea, pero me rindo ante la evidencia de la falta de preocupación ciudadana por entender lo que está sucediendo y sacrificar en algunos aspectos su individualidad y su comodidad para cambiar las cosas. Esperaba que las medidas anticrisis tomadas por los gobiernos en los diferentes países y que comprometían de forma evidente la clase media a favor de los grandes poderes, pudiera hacer reaccionar masivamente a la población. Pero no es así, la mayor parte de los ciudadanos se siente impotente ante esta situación y la acepta, aún teniendo la certeza de que nuestra supuesta democracia en manos de los políticos, es un juego de mentiras que solo beneficia a una élite en el poder. Ante este panorama, una gran parte de la población prefiere cerrar los ojos y actuar como los músicos del Titanic, es decir llenando los paseos marítimos y otros lugares de recreo, aprovechando hasta el último momento. Eso es lo que sentí durante estas vacaciones. Intenté tantear algunas personas pero nadie quería saber, solo querían seguir viviendo como lo habían hecho hasta ahora.

Por eso, me sentí identificada con el tono irónico de Marc Vidal y posteriormente con el comentario de Chus. Quizás sea fruto de la experiencia de este verano y retome mis antiguas ideas creyendo que tarde o temprano todo el mundo acabará dándose cuenta.

Recordando la revolución francesa, Rosseau y Diderot, entre otros, divulgando durante años un profundo cambio de valores para promover la justicia social, y que no llegaron a vivir una revolución teñida de sangre. Por otro lado, los campesinos dirigidos por la burguesía y utilizados por ella para generar violencia, pasaron de ser campesinos pobres a proletariado trabajando en condiciones de salubridad precaria. Ellos no ganaron nada con la revolución.

No quiero un cambio como el de la revolución francesa. Deseo un cambio mucho más profundo, que involucre de verdad a todas las consciencias y que sea un cambio que nos beneficie a todos. Supongo que este cambio deseado precisará más años de los que podremos vivir, quizás tampoco lo vivan nuestros hijos, pero me sentiré mucho mejor conmigo misma si contribuyo con un grano de arena, simplemente participando en una pequeña comunidad virtual de debate y de reflexión que pueda ayudar a despertar algunas consciencias. Hoy por hoy no puedo aspirar a más. Quizás vuelva a cambiar de opinión, no lo descarto, pero así es como me siento.
chus
# chus
miércoles, 08 de septiembre de 2010 10:59
Querida Esther:
Respecto a ese anhelo de cambio profundo que involucre a todas las consciencias, y a pesar de las inercias de indolencia que percibimos (incluidas la de la propia jerarquía aburguesada a la que nos podamos identificar a veces con ciertos apretones de cilicio :-)), sinceramente te digo que creo que se está dando ya.
Se está dando siempre.
Es como la educación. Existen grados desde el jardín de infancia preescolar hasta la formación continua de post-grado y la investigación.
Existe una jerarquía. Y no podemos pretender que unos grados se mezclen con otros. A cada cual le toca aprender en su fase. Y no porque unos sean mejores o peores que otros, ni más o menos avanzados. Es más, a cada grado de avance y conocimiento le corresponde un grado de responsabilidad y de aplicación, y a pesar de las diferencias de grado, hay un componente transversal que los une a todos.
Es más, diré que los más altos grados de la jerarquía humana verdadera están más aparejados con las más altas capacidades para servir a los demás y ayudarles en su tarea evolutiva, que con las mayores cotas de conocimiento científico o poder político o económico.
Lo mismo que son necesarios buenos profesores (y alumnos) en el grado de la universidad, que sepan tratar y asimilar las materias con el entendimiento y la aplicación necesarios, lo mismo hacen falta profesores que se las vean con adolescentes como los de hoy (por poner un ejemplo), y que esos mismos adolescentes, con sus problemáticas nuevas, puedan afrontar la nueva realidad a la que todos nos enfrentamos. ¡Y hace falta un par de… para vérselas con estos y aguantar el tirón! Uno no sabe si un profesor de universidad enfocado en sus tareas podría enfrentarse a los desafíos que afronta un profesor de instituto (tan mal pagado y cuidado). Pero en esa componente transversal que sugiero, ¡Ambos son igual de importantes! Y el concepto de jerarquía y de elite, se podría trasladar simplemente al grado de eficacia que cada cual puede expresar en su campo de actividad específico, en su esfera de trabajo especializado, o allí donde su vocación o inclinación le hace más eficaz y está más a tono con su ser y sus capacidades.
Por ejemplo, creo que el mismo anhelo que te mantiene haciendo lo que haces en este foro, es el mismo anhelo básico que puede experimentar quien presta su vida y su tiempo en algún tipo de ayuda social, en una ONG, en una congregación apostólica, en una misión en el 3er mundo, en una sociedad científica que investiga… Y estoy seguro que cada cual compartiría y apoyaría las actividades expresadas en esos otros campos, porque captaría el mismo anhelo vivo y funcionando. Pero las capacidades y las habilidades, incluso la inclinación vocacional, son diferentes, y cada plano necesita de expertos y de excelencia. Como en nuestro caso en este foro.
Y es fácil que en todos los planos de evolución del ser humano, a nada que observemos, nos encontremos con el mismo tipo de indolencias y de inercias, que se pueden resumir como “miedo al cambio”, resistencia a abrirse a algo diferente, a dejar lo conocido por malo y aburrido que pueda resultar. Es el mismo tipo de resistencia en todas las fases y planos. Y en ese tipo de resistencia en cada ámbito de experiencia, en cada nivel cultural, es donde se forja el verdadero interés personal que ayuda a sintonizar con las fuerzas de la evolución. Por el hastío, la degeneración, el daño, la pena, el agobio, causado por el mantenimiento de inercias y fases obsoletas, experimentadas por el individuo, acaba por nacer en él algún tipo de voluntad de cambio, algún tipo de anhelo de mejora, o simplemente, de liberación, de revolución ante las condiciones padecidas. Y cuando surge este anhelo, que no es exclusivo, por las puras leyes físicas que se extrapolan a lo sicológico, lo semejante se une con lo semejante, se comunica, vibra en fase, y se multiplica el efecto transformador. Y esa ahí donde la transformación es verdadera y eficaz, allí donde el cambio y su deseo se asumen de forma verdadera, personal, responsable y consecuente POR LOS INTERESADOS.

Por muy benéficos, salvadores, positivos, altruistas, etc., que sean nuestros deseos de ayuda y nuestras visiones de transformación de la sociedad, por muy fresco y renovador que sea este aire que sentimos y que queremos compartir, se va a estrellar contra las fachadas que no tengan ventanas abiertas a su presencia. E incluso peor, puede estimular y despertar formas de respuesta negativas allí donde ese impulso renovador solo despierte los complejos de frustración, de culpa o de inferioridad que puedan arrastrar quienes aún no han despertado de la esclavitud de sus inercias, también jerarquizadas y también comunes.
Esto pasa también en todos los grados de la jerarquía, y resulta sorprendente que, cuanto más elevada y supuestamente más elitista o especial pueda resultar la jerarquía y su grado, más intensas son esas reacciones negativas de las inercias no superadas, y más dura resulta la oposición y la reacción, estimuladas por complejos de egomanía más intensos, sutiles y poderosos. No hay más que observarlo. Igual es mucho más fácil convencer a un chavalito que a un juez del tribunal supremo.

Por eso, es de insistir en que la mejor manera de producir un cambio empieza por la esfera particular, con una intensa (y si queréis, cuasi-egoista) concentración y dedicación a la excelencia de la propia vida, con la resolución de las problemáticas que tenemos planteadas en nuestro plano personal, con el cultivo amoroso y dedicado del propio jardín vital, con sus luces y sus sombras, regando y cuidando de nuestros deseos y vocaciones con impecabilidad, y sin miedo a los errores recurrentes, que los habrá siempre. La transformación que se consigue en este campo personal implica el mayor grado posible de transformación social y cultural de los demás campos, porque la esfera personal irradia en el inconsciente, contagia, estimula, provoca, despierta, INDIRECTAMENTE, sin tocar las teclas de la superficie de los egos, activando simpáticamente procesos de reflexión en los demás, de un modo que evita la confrontación, la dispersión, e inercias de conflicto recurrentes.

El mundo real de ahí fuera, ese que creemos ver, está completamente teñido por las proyecciones de nuestra propia problemática individual. Más aún, el mundo de ahí fuera no es sino el mundo que proyectamos dia a dia en la sala de cine de nuestra auto-contemplación, de nuestro diálogo interno. Nosotros no estamos en el Mundo, el Mundo está en nosotros (eso lo dice un sabio hindú, y resulta tremendo). ¿No sería pues más sensato gobernar nuestro mundo individual con la justicia y el progreso que anhelamos para el colectivo? ¿No sería prudente examinar en qué grado las insatisfacciones que percibimos en el mundo externo puedan tener lazos con la obra inacabada, (que solo es imperfecta por eso, por estar inacabada) de nuestra propia cultura y educación personal, de nuestra propia felicidad?
Paciencia, que esto marcha.
Abrazos luminosos
Chus
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
jueves, 09 de septiembre de 2010 9:42
Sin dejar de ser yo,
sin alejarme de mi individualidad,
sin esperar nada,
sin negar mi crecimiento humano,
sin cejar en mi empeño evolutivo,
sin ser una oveja del rebaño,
Me doy.
Doy mi apoyo a todo lo que socialmente me rodea y me parece que contribuye al crecimiento social.
A veces, salta el punto de la confrontación. Es necesario. En ello está la resultante evolutiva. En la confrontación está el aprendizaje.
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
viernes, 10 de septiembre de 2010 0:03
Gracias Chus y Angel Luis, preciosos los dos comentarios.

Chus: me quedo con esta frase:
"por muy fresco y renovador que sea este aire que sentimos y que queremos compartir, se va a estrellar contra las fachadas que no tengan ventanas abiertas a su presencia."

Angel Luis: y con esta otra:

"A veces, salta el punto de la confrontación. Es necesario. En ello está la resultante evolutiva. En la confrontación está el aprendizaje"

Un abrazo a los dos
chus
# chus
viernes, 10 de septiembre de 2010 9:37
Gracias Esther.
Yo también me quedo con esa frase de AL, y con todo el resto.
Abrazos lumuinosos
Chus

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit