image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
26

 

Hace unos días, sentí la necesidad de estar solo. De pasear abstrayéndome en insustanciales pensamientos, alejados de la realidad cotidiana, que dieran relajación a mi trabajado cerebro. 

 Caminando por el paseo marítimo con un sol propio de esta estación, la sensación de calor desaparecía a medida que una leve brisa acariciaba mi piel. El olor al salitre del mar, fresco, puro, llenaba de paz mis pulmones. Cientos de millones de “códigos binarios”, buscaban su lugar en mis pensamientos, intentando encajar como en un Tetrix surrealista. Al final del paseo, una terraza y la sed, sumaron los componentes idóneos para tomar un refrigerio, al abrigo de una sombra amiga.

 Un café con hielo, un poco de agua y un cigarrillo completaron el estado de relajación física, que aposenté en aquel sillón de mimbre con unos asientos de esponjosa comodidad.

 Con la copa del café con hielo en los labios, saboreando el dulce frescor, temblé de sensaciones cuasi extasiantes, cuando cruzó por delante hasta sentarse en otra mesa junto a la mía, una mujer joven con un carrito de bebé. Dispuso el carrito mirando hacia mí, y le levantó una graciosa sobrilla que protegía a su inquilino del radiante sol.

Quedó a la vista un precioso cuerpecito, muy blanco de pureza infinita. No recordaba que mis hijos también fueron así, o al menos no tenía presente ese recuerdo hasta aquel instante. Lo maravilloso del momento, fue su mirada. Con tres o cuatro meses, la niña (era una niña), clavó su mirada en mí de una forma constante, fija, profunda. Y respondí a la miranda intentando comprender, a través de sus ojos, el sentido de lo que somos como especie. Lo que significa la vida, esa que acaba de emprender un camino indeterminado y….

 Mirando a los ojos del alma, no veo colores. Mirando el color de los ojos, percibo la verdad y la mentira. Fijándome en la piel, pierdo la pureza del alma y la belleza de los ojos. Pensando en blanco y negro, no distingo la infinita hermosura del arco iris.

 Mirando a los ojos del alma, soy incapaz de visualizar monederos o billeteras. Tampoco el color dorado del oro en los ojos. Y si detengo mi atención en los recónditos lugares de la piel, estos no albergan riquezas más que las puras del amor y del deseo. Pienso que un color ha de ser limpio, cualquiera pero limpio.

 Mirando a los ojos del alma, me duele la impotencia ante la maldad. Me hace daño en lo mas hondo de mis entrañas, que todos miramos, pero no vemos lo que es verdad. 

 Mirando a los ojos del alma, del alma de la sociedad que hemos creado, no veo más que suciedad y porquería. Todos los adjetivos que nos califican como especie predadora de lo bello, de lo especial.

 Pero hoy,…hoy he caminado hasta acercarme a la pureza. Mucho antes de que se corrompa, he vuelto a mirar a los ojos del alma. Desde cerca. Abriéndome a las sensaciones, a los colores, a las emociones. Hoy he recorrido un tramo de felicidad, desde el mismo instante en el que dí el primer paso, hasta el indefinido tiempo que he pasado reobservando una y otra vez lo hermoso de la vida. El alma vacía de contenidos y rebosante de felicidad, de ganas de aprender y compartir. 

 Mirando a los ojos del alma, veo que no somos lo que nacemos, sino lo que nos hacemos, lo que hacemos a los que damos una enseñanza vacía de contenidos y completa de avaricias, engaños, miedos y torturas. Somos algo bello cuando nacemos, que se va corrompiendo a medida que aprendemos la necesidad de la sangre ajena.

 Pero hoy,…hoy he visto que podemos ser algo más. Podemos ser lo que deseamos en nuestro primer día. Podemos mantener el alma llena de arco iris, y transmitir que los colores infinitos son la esencia de la vida. Debemos transmitir a los que nos suceden, que es posible limpiar nuestra conciencia. Hoy he visto que somos especiales, y que lo maravilloso, es lo inexplorado.

 Mirando a los ojos del alma, voy recorriendo caminos desconocidos. Voy aprendiendo que el ser humano puede crecer en conciencia. Distingo infinitos colores que se cruzan para multiplicar su significado. 

 Mirando a los ojos del alma, veo que la esperanza en algo nuevo, flamea llameante en cada uno de los rincones. Veo que la risa alegre, ajena de despropósitos y banalidades, es posible y deseada. Veo la felicidad rebosante por el mero hecho de ser y estar.

 Pero hoy,…hoy ha nacido en mí, la verdad.

 

Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: alonso.almeria@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (12) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Algo por lo que vivir' a Del.icio.us Agregar 'Algo por lo que vivir' a digg Agregar 'Algo por lo que vivir' a menéame Agregar 'Algo por lo que vivir' a Technorati Agregar 'Algo por lo que vivir' a Google Bookmarks Agregar 'Algo por lo que vivir' a Live-MSN Agregar 'Algo por lo que vivir' a FaceBook Agregar 'Algo por lo que vivir' a Twitter

Post Rating

Comments

German  Pinto
# German Pinto
lunes, 26 de julio de 2010 8:14
Me gusta tu articulo Angel,ésa mirada limpia y verdadera que ves en el bebe y que nos hace albergar alguna esperanza en el ser humano.La verdad y la puereza se reflejan en él.No sé si cabe alguna esperanza después que yá adulto tenga que luchar por la vida y tal como está ésta me temo que la dulcura y pureza de niño se vuelva osca y dura.Qué es la verdad?Podemos desear todo lo que dices y así debería ser,pero la poesia se acaba donde empieza la realidad y ésta desde luego no es poesia mas bien es un drama.P.D.(desde ahora no pienso contestar a ningún post que no ponga nombre y apellidos)
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 26 de julio de 2010 22:51
Recuerdo en una ocasión que mis hijos me dieron las gracias por todo lo que les estaba enseñando. Soy yo -les contesté- quien os agradezco todo lo que vosotros me enseñais a mí.
Nietsche cuando hablaba de las tres transformaciones del espíritu, este empieza siendo un camello, para pasar a ser un león y acabar en un niño. Todo el futuro por delante. El poder de decidir.(Y ahora no me refiero a la independencia)
La grandeza humana se alcanza si nos vemos a cada momento como niños, con el futuro ante nosotros, con una infinita capacidad de aprender, de equivocarnos sin sentir culpa, rectificando el error, de pedir perdón si hemos hecho daño, y seguir adelante porque tenemos la conciencia limpia, los ojos claros y la sonrisa en el rostro.
Es un artículo lleno de sensibilidad, Angel Luís.
Un abrazo.
dazara
# Daniel Zaragoza
lunes, 26 de julio de 2010 23:00
Realmente vivificante, Ángel Luís. Después de debates encendidos, mirar con los ojos del Alma solo puede transportarnos a una vivencia mas desapegada y ecuánime. Gracias por tu artículo.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 26 de julio de 2010 23:23
Muchas gracias Angel Luis, realmente necesitábamos un escrito como este, que nos devuelva a nuestra esencia para aprender apreciar lo que realmente es importante. No creo que haya nadie que en esencia pueda discrepar un ápice con el contenido de este artículo. Cada uno de nosotros en mayor o menor grado hemos apreciado la grandeza de una mirada, esa conexión con lo que realmente vale la pena.
Espero que como sociedad aprendamos a mirarnos a los ojos de alma.
Un abrazo y una mirada
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
martes, 27 de julio de 2010 9:11
Debo confesar que me gusta leerme y releerme. No por vanidad o ego. Es porque en cada una de las palabras que plasmo en el papel (virtual), pongo una esencia de mi alma. Es como mirarme el alma frente a un espejo. Me reconforta.
Aquél día que el bebé me miraba tan fijamente, tan sereno, tan confiado, comprendí que, lejos de nacionalismos, materialismos, vanidades, orgullos o ambiciones, lejos de todo ello, somos lo que nos enseñan a ser. Somos el reflejo de los comportamientos de nuestros mayores, de los que aprendemos desde ese momento hasta que llega la hora de decidir. Por eso, si nos concienciamos que lo que ahora nosotros transmitamos a nuestros hijos, ha de estar en consonancia con la espectativa de un mundo mejor, con unos valores exentos de rencores y odios, respetuosos con lo que nos rodea, crearemos pilares donde ahora sólo hay arenal.
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
martes, 27 de julio de 2010 11:54
Gracias German. Aunque sea un tópico, la esperanza nunca debe ser perdida. Pero la esperanza sin lucha no sirve. Y nosotros debemos luchar, individualmente para, en conjunto, devolver a la sociedad esa mirada dulce y limpia, que al final, es lo que ansía el hombre como especie.
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
martes, 27 de julio de 2010 12:01
Carles, esa mirada es lo que nos queda al final. Si miras sólo en la retina, no verás a un blanco, o a un negro, o a un madrileño o a un catalan; lo único que podrás ver son los infinitos colores de una esperanza. Entre tanta lucha, a veces, aunque nos cueste, es necesario dar un paso atras para pensar y reflexionar, sobre todo, darnos cuenta de lo verdaderamente importante. Para mí lo importante son las personas y su comportamiento con lo cercano, lo cotidiano, el diario de nuestras vidas que supone, al fin y al cabo, irte a dormir con una conciencia limpia y serena. La decisión es nuestra, sólo nuestra. No nos dejemos manipular.
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
martes, 27 de julio de 2010 12:10
Daniel, Esther, me alegro que os guste. A veces las pequeñas historias nos hacen ver lo grandes que podemos llegar a ser como sociedad.
chus
# chus
martes, 27 de julio de 2010 14:22
Resulta imprescindible un tremendo calor plutónico y una desmesurada presión geológica, amén de una expulsión traumática volcánica y un tremendo cambio de condiciones de enfriamiento súbito para que la naturaleza produzca un diamante, y casi tan difícil resulta luego encontrarlo y procesarlo en la joya de la ilusión.

Y parecería así mismo dificultoso encontrar una puerta como la que se abrió ante la visión de Ángel Luis en la contemplación de las efusiones del Alma, propia y ajena y úncia en el encuentro. Pero no fue así. Solo fue una forma de mirar, un cambio en ese arte desterrado por la esclavitud de una mente afinada con la amargura de una cierta cotidianeidad.
Una mirada, y de repente, tanto él como los que luego leyeron su feliz testimonio vieron abierta la puerta a la auténtica resurrección, a la pura fuente de la juventud, y lo que a través de ese umbral almubró, fue como que despertó plantas mustias de la psique y las regó con un elixir regenerador.
El resplandor fugaz quizá haya pasado y la atmósfera de inercia opresiva de la rutina de las expectativas y su poderosa inercia habrán tendido sus nubes, tristes camaradas bien conocidas y frecuentadas…
Pero… ¿tiene memoria el corazón? ¿Le queda algo de osadía y de valor?
¿A cambio de qué, pregunto, dejaríamos de lado la pura experiencia de que la puerta de la regeneración y del auténtico renacimiento está al alcance de la mano en todo momento, o al alcance de un corazón abierto a una expectativa diferente? En la respuesta se haya el montante del precio de nuestras cadenas.
Ahora y siempre, y todos los días, hay una forma de mirar y de dejar de mirar a la vez, que otorga el puro Renacimiento. Lo habéis catado y sabéis de qué energía estamos hablando. Y si lo sabéis, o lo sentís y presentís, es que LO TENÉIS.
Feliz renacimiento.
Chus
Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
martes, 27 de julio de 2010 17:20
Bellas palabras Chus, que sin embargo no ahondan sino en el superficial hecho de un expectativa fugaz a la memoria que se levanta en contra de lo establecido.
No es un despertar repentino de instintos natos, vivos, simples y puros, porque aquello ya ocurrió. Pero sí es un reencuentro con aquel sentimiento propio, con un yo que a veces olvidamos. Es un corazón que late porque nuestros pensamientos así lo deciden, y latirá mas fuerte a medida que nuestros pensamientos decidan que debe ser así. Pero sobre todo es un recuerdo de que lo que somos, lo que fuimos y lo que seremos, nació y debemos mantenerlo vivo, cada día, cada despertar, renaciendo (como bien dices) a diario.
chus
# chus
martes, 27 de julio de 2010 21:21
Quizás parte de lo que ocurrió fue debido a que detrás de la mirada de la criatura precisamente no había ni pensamientos ni ego. Quizá la magia de ese momento consiste en el contacto desnudo con un tipo de consciencia que no necesita del pensamiento para expresarse, pero que está ahí.
manu
# manu
martes, 27 de julio de 2010 22:11
Exacto Chus . . .

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit