image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio
24



I
La caída de la economía puso en evidencia la caída de otras cosas, entre ellas la de los ladrillos que servían para sustentar el presente y el futuro. De hecho, algunos de ellos ya estaban bien caídos, solo que seguíamos abducidos por el mantra aquel que decía: creced, creced… creced y especulad. La suspensión de este mantra ha generado el advenimiento de otros nuevos. Alguno de ellos, no sabemos cuál, se quedará entre nosotros. Sin embargo, mientras eso no sucede, se destapa y pone en evidencia el mantra continuo que tiene abducida a la sociedad del bienestar desde hace bastante: la explotación sin límite de los recursos naturales. Tal mantra supuso, y supone, la dominación, el expolio y la violación ejercida sobre continentes enteros. Creced y multiplicaos, dominad la Tierra, dice el Génesis, cosa que se ha estado cumpliendo hasta el extremo al que lamentablemente asistimos.

Vivimos en una sociedad psicópata, condición ésta que nos debería llevar a un repensar nuestros hábitos y nuestra relación con el planeta. Habría que tomar conciencia de ello, y algún día, también, deberíamos pedir perdón, tal como Juan Pablo II hizo con determinados crímenes cometidos por la Inquisición. Puestos a pedir perdón, también deberíamos hacer eso mismo con Gaia.

II
Acudo a una conferencia de Marc Vidal -¿quién puede resistirse a sus argumentos?-. En ella hace un comentario acerca de que de cada 1000 licenciados en Económicas tan sólo hay unos pocos –contados con los dedos de una mano- que se consideren emprendedores. Unos cuantos más –unos 300-, quisieran ser funcionarios. El resto no tiene idea de lo que quiere. Me da por pensar que si esta muestra es un fractal del estado de ánimo de la sociedad, tan sólo unos pocos están dispuestos a emprender el cambio; unos cuantos más prefieren que haya alguien que les diga lo que tienen que hacer; y el inmenso resto piensa, si es que piensa, que todavía no saben ni lo que quieren hacer, ni de quien quieren recibir órdenes. Oigo de fondo el estrépito que hacen los ladrillos al seguir cayendo.

III
Veo un programa dedicado a Freud en el canal 33 que congrega en una mesa redonda a un filósofo, a un psicoanalista y a un psiquiatra. El filósofo sostiene que lo importante, y lo que puede paliar la enfermedad, es el amor por el conocimiento. El psicoanalista sostiene que el psicoanálisis busca curar; el psiquiatra dice que no, que la enfermedad no se cura, que el paciente lo único que quiere es sentir que los síntomas se apaciguan o remiten. Me pregunto: si la enfermedad no se cura, ¿es por que nos resulta más fácil definir el síntoma que la enfermedad? ¿no será que la enfermedad es insondable y que nos tiene abducidos con los síntomas y mantras que utiliza para no ser descubierta? ¿es posible que prestando más atención definiendo los síntomas que la enfermedad, ésta se nos pase por alto? Si la enfermedad ocupa un 2%, y los síntomas que nos mantienen distraídos, un 98%, ¿no será que estamos poniendo un 98% de atención a paliativos, y que el 2% de lo que valdría la pena hacer no lo estemos haciendo?

IV
Si vivimos en una sociedad enferma, y lo que va emergiendo y poniéndose en evidencia son sus síntomas, ¿con qué nuevas lacras nos iremos encontrando a partir de ahora? Si no aplicamos una terapia, sino sólo paliativos y anestésicos, no quiero ni imaginar con qué nuevas manifestaciones de la misma enfermedad nos vamos a ir encontrando a partir de ahora.

V
El uso especulativo y codicioso del dinero ha sido uno de esos síntomas. Jordi Pigem nos advierte que tan sólo un 2% de la economía es productiva mientras que el resto, el 98%, es especulación pura y dura. Hemos vivido, pues, en una burbuja hecha de ladrillos, pero burbuja, al fin, monda y lironda. Me pregunto ahora qué puede pasar tras su fallida: ¿estallará la burbuja política? Si la desafección por parte del electorado va a más, como está sucediendo, ¿no sería interesante imaginar cómo serán las plataformas de participación política en el futuro? ¿caerán los partidos y serán sustituidos por corporaciones igualmente oscuras, o aún estamos a tiempo de construir organizaciones políticas transparentes? ¿se abolirá el sufragio universal y sólo podrá votar quien realmente esté implicado en alguna de esas plataformas futuras? Si ya no hay ideologías políticas, ¿en qué se sustentarán esas nuevas plataformas? Se admiten propuestas.

VI
En realidad, lo que ha caído, más que la economía, es lo económico. O, mejor dicho, un determinado concepto de lo económico que ha sido, y es, dominante, y que ha propiciado una forma de percibir el valor en base al precio como forma de calibración del mal llamado “progreso”. Hemos tardado en darnos cuenta de que lo que genera bienestar y prosperidad no es el precio sino el valor. En este mundo de ladrillos caídos, el precio ocupa un 98% en el vaivén mental al que nos someten. El 2% es valor real y el 98%, fantasmagoría pura y dura que nos hemos tragado. Ha ocurrido que el fantasma ha sido visto. Nos hemos quitado el velo de los ojos: ¿seremos capaces de ver más?. A parte de la política, tal y como la hemos conocido, lo próximo en estallar o desinflarse será internet. Lo veremos pronto. ¿Alguien propone alguna burbuja más que pinchar?

VII
Dicen que la especie humana es la peor adaptada a la vida en la Tierra y que el énfasis en progreso, depredación, seguridad y bienestar son sólo expresión de esa neurosis que aniquila la sensatez y la calma. Quizá nuestro nivel de adaptación sea tan sólo de un 2%, y que el 98% de la energía que utilizamos vaya dirigida a apaciguar el miedo a la incertidumbre, esa burbuja que nos impide conectar con la tranquilidad de estar en un planeta tan profundamente bello.

VIII
Acabo con una cita de Jean Phaure:
“Nuestros instrumentos de medida son los signos de nuestra angustia”

Publicado en: Hacia la madurez social
Email del autor: gabriel@pangea.org

Actions: E-mail | Permalink | Comments (13) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a Del.icio.us Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a digg Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a menéame Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a Technorati Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a Google Bookmarks Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a Live-MSN Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a FaceBook Agregar 'Nuevos mantras emergentes' a Twitter

Post Rating

Comments

Carolina
# Carolina
lunes, 24 de mayo de 2010 11:46
Que genial Gabriel!!!!!! Que mensaje de lunes!!! Me parece brillante el planteamiento. Y que decir de la enfermedad y sus síntomas... Cuán identificada me siento con lo que dices. Nos perdemos en los síntomas y se nos escapa el mensaje de fondo... (lo mismo sucede con los males sociales que nos afectan). Y así nos podemos pasar media vida enfermos, sin saber porque, porque estamos demasiado ocupados en recordar los medicamentos que debemos tomar para camuflar nuestros males.

Mi último problemilla de salud me ha servido para reflexionar sobre ciertas cosas y ciertas actitudes. Y para descubrir que la enfermedad amenudo va más allá de la persona, es decir, es una somatización de lo que acontece a nuestro alrededor (entre muchas cosas, claro).

Efectivamente, debemos dejar caer el manto de soberbia con el que nos hemos vestido durante siglos los humanos. ¡Creyendo que la Tierra era nuestra! ¡¡donde se ha visto mayor acto de arrogancia!!

E. Bach decía que cuando la persona no acoje 'el mensaje del alma' y lo aparta, es cuando sobreviene la enfermedad.

Es necesario un paso más allá. La perpetuación del miedo, perpetúa la enfermedad.

Me parece muy interesante, también, la cuestión de la política. Cierto es que si cae el modelo de partidos debemos, los ciudadanos, buscar otras maneras de gestionar lo que es de todos para impedir esa posibilidad que apuntas, sobre la emergencia de organizaciones más oscuras.


Carolina
# Carolina
lunes, 24 de mayo de 2010 11:50
Me encanta el artículo, porque toca tantas teclas y tan importantes! Nos perdemos en las inmediateces de los material, sin darnos cuenta de que la situación en la que estamos no es más que la manifestación exterior de correintes internas, mentales, colectivas muy mal gestionadas.

Nos hemos convertido en esclavos del materialismo, por eso me parece tan sumamente importante tu artículo. Me encanta, porque siempre llegan en el momento justo :)
German
# German
lunes, 24 de mayo de 2010 12:46
Es tal la destrucción que sometemos al planeta que no habrá recursos para todos,el expolio a la tierra es un crimen contra todos los seres fumanos por la avaricia sin fin de unos pocos contra todos.Materialismo+consumismo salvaje=destrucción de la naturaleza y envilecimiento del ser humano.Somos esclavos efectivamante Carolina pero tenemos que romper esa esclavitud que nos ata a unas normas no escritas de egoismo y destrucción.Miramos el crecimiento por el PIB de la economia sin valorar muchas cosas además de eso.En la constitución de los EEUU el primer artículo es el ciudadano tiene derecho a la felicidad,por desgracia no se cumple en ningún país.
Carolina
# Carolina
lunes, 24 de mayo de 2010 12:51
Sigo... :)

En una de las clases sobre las flores de Bach, el profesor comentó que estábamos en una sociedad altamente ceratizada (refiriéndose a Cerato, una de las 38 flores del sistema floral de Bach). Eso significa una sociedad que no tiene ideas propias y siempre se deja influir por lo que le dicen otros, en este caso los políticos, por ejemplo, sin cuestionarse nada porque carece del suficiente criterio para ello. Cerato, representa la falta de criterio y el esperar que sean los demás quienes les guíen en la toma de decisiones y en su camino en la vida. La virtud positiva que nos aporta Cerato es la sabiduría.

Yo añadiría además de Cerato, a Centaury como otro aspecto negativizado de nuestra sociedad, puesto que veo una tendencia muy acusada (a nivel general) de que la población se ponga a modo de felpudo. Por ejemplo, son muy Centaury aquellas personas que en el entorno laboral siempre están pendientes de agradar a sus jefes y compañeros, tanto que llegan al extremo de perder su propia individualidad perdiendo de vista sus propias necesidades, asumiendo más trabajo del que les corresponde y ese sobreexcedo de trabajo les acaba convirtiendo en felpudos sometidos a los deseos y la voluntad de los demás. Si eso lo extrapolamos a la dinámica social, creo que se puede decir que estamos también Centauryzados… Hemos ido convirtiéndonos en Centaury, en la medida en que nos vemos incapaces de encontrar nuestra propia personalidad como ciudadanos más allá de las imposiciones externas, y hemos tendido a trabajar, trabajar y trabajar, sin medir las consecuencias de una actitud tal. La virtud que nos aporta Centaury, es una voluntad de servicio, pero poniendo a los demás como iguales, ya que su aspecto negativo nos está pasando factura. Durante demasiados años, hemos sido trabajadores sumisos y complacientes.

Siguiendo con la analogía floral, hay otras flores que la sociedad debería tomar, pero estas dos las veo muy claramente. Así que por el momento eso es todo, jajaja

Felicidades de nuevo por el artículo!!!!!!! ;)
German
# German
lunes, 24 de mayo de 2010 13:18
Claro que tenemos ideas propias ,lo que pasa es que no quieren que la gente sea autónoma para cuestionar su poder.Ni somos tan tontos como para no pensar.Lo que pasa es que les interesa que seamos sumisos y no hagamos nada.El simil de las flores no está mal,lo malo es que las han dejado secarse y ahora hay un chaparral seco y sin vida,que es lo que el sistema quiere.
Carmen Cayuela
# Carmen Cayuela
lunes, 24 de mayo de 2010 17:44
Gracias, Gabriel, me ha gustado mucho el fondo y la forma de plantearlo.

Pienso que decrecer para dar tiempo a regenerar y a aprender a crecer sosteniblemente, podría ser un buen mantra para estos tiempos.

Creo que el miedo a estar con uno mismo a solas (conociéndose, explorándose, queriéndose) establecido por la tendencia del sistema a mantenernos ocupados en el trabajo y en el ocio y a valorar sólo los principios activos frente a los pasivos, impidiendo la relación, esencial para el crecimiento, de uno con su sí mismo en donde abonar ese jardín secreto que nos conecta con el Ser, nos ha convertido en seres indefensos, sin recursos conscientes propios, siguiendo la pauta general de atajar el síntoma pero no la enfermedad, sin darnos ni cuenta.

Un abrazo
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 24 de mayo de 2010 17:54
gracias gabriel, me sumo a Carmen, me gusta mucho, sobretodo la forma...
Muy bueno eso de que el 2% sea adaptación "real" y el 98% ruido para tapar el miedo... para no dejarnos oír la únicas certezas que tenemos: la muerte y la incertidumbre... con ellas hemos de vivir y con ellas se vive mejor... Es de neuróticos negar la muerte y la incertidumbre, ciertamente...
Excelente Gabriel, acá hay pasto para mucha ruminación!
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 24 de mayo de 2010 17:58
ah, olvidaba un gran dicho argentino: (creo que lo he oído en algun tango o... en fin reza así:
"pa que amarrocar, si las mortajas no tienen bolsillos!"
eso, en relación a la neurosis negadora de la condición mortal del humano género y de la incertidumbre como certeza vital... amen de que como lema pa'l decreser está buenísimo, ché!
Carolina
# Carolina
lunes, 24 de mayo de 2010 18:02
Eso, eso!! aprender a vivir con la incertidumbre, creo Maria, que uno de los grandes aprendizajes que podemos hacer los seres humanos.
Eduardo Martinez
lunes, 24 de mayo de 2010 21:56
Hola Gabriel,

Antes de referirme a cada punto que planteas, destaco dos aspectos de tu exposición con las que discrepo un poco:

Primero hablas de los ladrillos como si ese hubiese sido el problema de la crisis. En España indudablemente ha sido parte del mismo, pero en el mundo, el problema creo que ha sido la especulación de casino con las bolsas y de los hedge funds que han creado todo tipo de burbujas, sin tener en cuenta para nada el valor de las empresas; sus activos, pasivos y beneficios. Eso está sucediendo ahora todos los días y ha sucedido durante todo el año 2009. No ha habido razones reales para que la bolsa haya funcionado como un casino vulgar y corriente, con dientes de sierra. Las subidas eran provocadas sobre burbujas. Pero mientras los gobiernos lo consientan seguiremos teniendo más mierda de esa. Así es el Capitalismo Salvaje de Casino.

Segundo, utilizas un baremo que desconozco de donde viene, un 2% y un 98%. Estoy acostumbrado en los últimos cincuenta años a utilizar la regla de Pareto del 80:20; 20:80, que las estadísticas y las realidades nos indican que son bastante usuales. Me parece que el 2 y el 98% o son demasiado pesimistas o demasiado optimistas.

Paso ahora a responde cada uno de tus puntos:

I
Dado que mencionas la Iglesia Católica, mencionaré yo también que para mí es la máxima culpable de que haya el número de habitantes que tenemos en la Tierra. Su búsqueda de adictos a su secta y a sus servicios, que religiosamente se pagan, les ha supuesto que puedan vivir hasta ahora como dioses.
Los métodos anticonceptivos que hemos tenido en los últimos 60 años, y que la Iglesia rechaza, creo que hubiese podido suponer una buena disminución de habitantes.
De todas formas creo que lo único que sucede es que hay una mala distribución de la riqueza y de la naturaleza, no del número de habitantes.

II
Problema intrínseco a los españoles y en los países latinos y católicos. Un buen porcentaje de la Sociedad vive del cuento y de lo que producimos el resto. He hecho un cálculo aproximado y en estos momentos, creo que seremos un 40 por ciento produciendo para ellos y para el 60 por ciento restante que no produce o apenas lo hace: 25% de desempleados; 15% de funcionarios; 20% que se escaquean, por absentismo, religiosos, etc. A groso modo.

III
Hace ya unos 50 años que la Psicología Positiva resolvió el problema. Aquí aún no la aplicamos. Somos re-activos y curamos a los enfermos, cuyo porcentaje real parece ser que es de un 20%, mientras que el 80% restante lo es por dejadez. Eso nos supone un gasto anual horroroso en medicinas, en días laborales de baja perdidos, y en incapacidades permanentes totales y absolutas.

IV
Más de lo mismo. Es decir, más mierda. Salvo que a alguien le de por cambiar nuestro sistema de seguridad social y lo dirija a mantener sanos al personal, en lugar de intentar “curar” sus enfermedades, que como digo antes, son falsas en un 80%.

V
En España sucede lo que ocurre en Estados Unidos unas décadas antes.
Es decir, las Élites ya se están encargando que el pueblo, aprox un 80%, esté “feliz” y entretenido con su basura de TV, sus series españolas o norteamericanas, su fútbol, y demás deportes y con su Internet.
No sucederá nada anormal. Mira a Estados Unidos ahora y contemplarás España dentro de 30, 40, 50 años. Allí creo que ahora vota un 20% real de la gente.

Carolina lo explica muy bien con su ejemplo de Cerato:
“ESO SIGNIFICA UNA SOCIEDAD QUE NO TIENE IDEAS PROPIAS Y SIEMPRE SE DEJA INFLUIR POR LO QUE LE DICEN OTROS, EN ESTE CASO LOS POLÍTICOS, POR EJEMPLO, SIN CUESTIONARSE NADA PORQUE CARECE DEL SUFICIENTE CRITERIO PARA ELLO. CERATO, REPRESENTA LA FALTA DE CRITERIO Y EL ESPERAR QUE SEAN LOS DEMÁS QUIENES LES GUÍEN EN LA TOMA DE DECISIONES Y EN SU CAMINO EN LA VIDA.”


VI
Ídem que el V. No veo problema alguno. Dudo mucho que Internet vaya a desinflarse. Puede que lo hagan algunas de sus empresas o redes y sean substituidas por otras. Tenemos Internet para la eternidad. Espero.

VII
Creo que la naturaleza es bastante imperfecta. De ahí que haya habido tantos cataclismos “naturales”. Y cuando hablo de esos cataclismos no sólo hablo de los dinosaurios, terremotos, tsunamis, etc.. Hasta hace bien poco, el ser humano vivía unos 30 años de promedio por las pestes, los viruses, las bacterias, todas ellas muy “naturales”.
Ha sido el ser humano el que con su inteligencia ha logrado triplicar la longevidad y la calidad de vida en una buena parte de la Tierra. Queda mucho por hacer pero yo le doy gracias a los seres humanos que se han sacrificado, han trabajado y siguen trabajando por mejorar nuestra longevidad y calidad de vida. Gracias a ellos, en estos momentos, con una edad cronológica de 66 años y pico; una edad biológica de unos 40 – 45 años, te puedo estar escribiendo esta respuesta.

En especial porque todavía estoy por ver que lo que se cree por una buena parte de la humanidad sea cierto. Que volvamos como otros seres, plantas, animales o resucitemos. Al parecer, llevamos unos 15.500.000.000 de años desde el Big Bang y unos 4.000.000.000 desde la creación de la Tierra. Si en esos grandes números que nos han precedido, no ha sucedido nada de lo mencionado, las estadísticas me dan a entender que es un poquillo difícil que se vaya a dar en el futuro. Por eso considero que el que mata a un ser humano y le quita la única vida que, con seguridad, va a disfrutar, tiene que pagar con su vida y algo más.

VIII
Termino con una frase que preside mi escritorio:
“NO JUZGUES (EL ÉXITO DE) CADA DÍA POR LA COSECHA QUE RECOGES,
SINO POR LAS SEMILLAS QUE PLANTAS.
Robert Louis Stevenson (el añadido entre paréntesis es mío)

Saludos cordiales, Eduardo M
Gabriel
# Gabriel
martes, 25 de mayo de 2010 0:18
Gracias, chicos y chicas, por vuestra atención.
Contesto a Eduardo Martínez.... quizá me di a entender mal con lo de los ladrillos. En realidad no son los ladrillos la causa de la crisis, sino un síntoma más....

vaya nivelazo de respuestas, por favor !!!

En cuanto al desinfle de internet, lo veo no como el del ladrillo sino como el tocar pies con tierra en relación a personas que se han dejado abducir por las "maravillas" de la red. Internet no puede ser un sustituto de la realidad. Y me refiero a, por ejemplo, la construcción profesional de la marca personal (personal branding), que encuentra en la red un terreno abonado..... Sin embargo, lo único que puede sostener una creación de la marca personal es el mundo real, el del vis a vis... Internet es un bluf según para qué cosas y hay gente muy colgada de posibilidades que no son tales.

bueno, seguiremos en otro momento....
Eduardo Martinez
jueves, 27 de mayo de 2010 23:37
Creado por Estrella, CE2010

"La Pasividad no lleva a NADA al igual que el Pesimismo y el Derrotismo"

Saludos, Eduardo M
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
viernes, 28 de mayo de 2010 16:06
Estoy totalmente de acuerdo con esta frase Eduardo y Estrella.

Por eso desde hace tiempo trabajamos en esta página:

1- Para no tener una actitud pasiva ante los problemas economicos y sociales

2- Promoviendo acciones ciudadanas: Carta a los Reyes Magos en las anteriores elecciones europeas, advertencia del fraude de la pandemia de gripe A, carta a los diputsdos solicitando un ERE al cuerpo político.

3- Sin tener una actitud pesimista ni derrotista, ya que creemos que por muchos problemas económicos que tengamos podemos solventaros mediante la participación activa y unión de la sociedad civil.

Por eso no he entendido exactamente a que venía esta frase. Ya me lo explicareis. Hablar por hablar no conduce a nada.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas