image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
29



El físico David Bohm y el neurocirujano Karl Pribram basaron muchas de sus teorías en la idea del holograma.  El holograma es un dispositivo especial de almacenamiento óptico que funciona de la siguiente forma: tomemos, por ejemplo, un cabello al que le hemos hecho una fotografía, y a continuación cortamos un trozo de ésta, pongamos el caso, de la cabeza. A continuación ampliamos ese trozo y sorprendentemente lo que observamos no es una gran cabeza sino la imagen del pelo completo. Cada parte individual de la foto contiene de forma condensada toda la imagen. La unidad en la multiplicidad de Teilhard de Chardin. El océano está en la gota, en la gota está representado todo el océano.  El todo está en la parte, la parte está en el todo. Y ese es precisamente el punto crucial; la parte tiene acceso al todo.

Siguiendo la teoría de que el todo está en la parte y la parte está en el todo, razonaré mis ideas acerca de un verdadero nivel de comprensión hacia aquellos que vienen de otras partes del planeta.

Siempre he tenido la intuición de que esas supuestas diferencias en realidad no lo eran tanto, y que por encima de ideas, fronteras, dioses, etc, había algo que nos unía más allá de todo ello. Y ese todo no era otra cosa que pertenecer a la misma raza: la raza humana.  Después, y a través de indagaciones en antropología, sociología, psicología evolutiva, filosofía perenne y otras ramas de estudio me di cuenta que la ciencia tenía mucho que decir a este respecto y que sólo el abrazo integral y una idea más comprehensiva e inclusiva podría apartarnos de la terrible ignorancia que tenemos unas culturas de las otras. Y a partir de ahí encontrar nuevas vías y herramientas que nos permitan alcanzar un verdadero entendimiento.

Cuando un joven tibetano llega a la península ibérica lo hace en su totalidad, es decir, no sólo llega el cuerpo físico, reseteado y formateado listo para adquirir la cultura y el conocimiento de la región que le da la bienvenida. No, por supuesto que no; nuestro querido viajero trae consigo toda la evolución de millones de años que le han llevado a él y a su pueblo, etnia o nación a ser como es. Arrastra consigo toda la complejidad y totalidad de su lugar de origen. Y eso es algo que no se puede cambiar en dos días. No entender semejante proceso nos llevará y nos está llevando a no ser capaces de convivir en paz, libertad y armonía.

Por ejemplo, algo tan simple como llegar al concepto de laicidad nos ha costado a las naciones más desarrolladas miles de años de evolución. En todo ese largo periplo de aprendizaje, hemos asistido, por supuesto, a no pocas guerras, crueldades e intolerancias interculturales y religiosas, Para al final y muy a regañadientes, acabar aprendiendo y aceptándolo, aunque no de forma total, debido a diferencias de matices. Pero la gran parte de la población mundial todavía está enfrascada en ese proceso evolutivo y cualquier intento que ignore esta realidad estará incurriendo en un muy peligroso error. Debemos de ayudarles desde la comprensión y el actual estado evolutivo en el que se encuentran. Necesitan soluciones a su medida partiendo de lo que nosotros ya sabemos y hemos recorrido.

Es muy importante entender que ese proceso evolutivo no es el mismo en todas las partes del mundo (leer el estudio mejorado de la Spiral Dynamics de Don Beck y Christopher Cowan) es más, dentro de la misma nación los procesos evolutivos son asimétricos, algo que nos impide entre otras cosas entendernos entre los mismos compatriotas. Imaginaros entre continentes.

Así que nuestro joven tibetano llega a nuestro bendito occidente con unas gafas; una visión, una forma de entender el mundo, que aunque nos ame y tenga muchas ganas de aprender, no comprenderá por mucho que se lo proponga. Y algo tan simple, a primera vista, como la forma de vestir, que nosotros catalogamos de tradicional, para ellos es su cotidianeidad, algo que posiblemente han hecho durante cientos de años. Porque para ellos, nuestros tejanos, camisas y deportivas son también nuestra vestimenta tradicional. Porque el debate sobre eso es realmente absurdo. Pero por lo que parece y se está viendo; absurdo, pero muy necesario. Y cuando alguien le prohíba vestir como tan naturalmente lo ha hecho siempre, se sentirá como poco sorprendido y ultrajado.

Y ese es realmente el verdadero respeto. Y no el de querer imponer una concepción del mundo que otros por más que quieran no van a entender entre otras cosas porque su devenir evolutivo todavía no ha llegado a ello. Y no hablo, como algunos señalarán, de la ablación del clítoris o de hacer la guerra santa contra los impuros. Algo que por supuesto no podemos tolerar, pero que con una verdadera comprensión del problema sí podemos mejorar. Y no quedarnos con la simple imposición y reconocimiento delictivo de dicha tradición. Por lo que una vez más las soluciones deben ser técnicas, serias, científicas y no políticas ni demagógicas.

Diversos estudios, y muy serios, por cierto, han encontrado, al igual que las diferentes inteligencias múltiples de Howard Gardner; una inteligencia espiritual. Y a partir de esta idea (sin llegar a profundizar) se ha llegado a la conclusión de que todos tenemos algún tipo de religión. Y dependiendo en qué nivel evolutivo nos encontremos, podemos ver a Dios como un señor barbudo, una figura mítica que nos han contado; o podemos ver a dios en todos los animales y seres vivos del planeta, la religión de Gaia; o podemos ser de la “religión” de Spock; logocéntrica y basada en el pensamiento científico y racional, tan fundamentalista como puede ser cualquier otra; o como dice James Fowler, y ése es el camino, podemos llegar a un estadio máximo que denomina Fe universal: En la que las paradojas (contradicciones entre diferentes creencias y religiones) son vencidas; la persona es gobernada por el amor absoluto y la justicia absoluta. El progreso por estas etapas se logra por medio de la reflexión crítica, y el diálogo con personas de otras creencias.

Es decir, tenemos que ser capaces de mirarnos a los ojos y dialogar. La laicidad, por ejemplo, es un paso, que de momento, y mientras no seamos capaces de respetarnos, puede ser útil. Pero ha de ser algo transitorio; si nos quedamos ahí seguiremos escondiendo nuestras interioridades debajo de la alfombra, en la que cada concepción del mundo, oculta en su propia madriguera seguirá cerrada al mundo, alienada, haciéndose cada vez más intolerante y fuerte en sus ideas. Algo peligroso y que da totalmente la espalda a una verdadera unidad en la diversidad.

El amor es una cuestión de grado y éste evoluciona a través de un proceso de superación y desidentificación del ego, que va integrando y abrazando cada vez a un mayor número de realidades. Primero uno se ama a sí mismo (egocéntrico), luego va alcanzando ese amor a sus seres queridos, etnia, clan, nación (etnocéntrico, sociocéntrico) hasta llegar (y de momento nos quedamos ahí) a todo el mundo (mundicéntrico).  Esto mismo lo podemos aplicar a la moral, la compasión, el respeto, las necesidades…etc. Por lo tanto todos nuestros esfuerzos deben ir en esa línea. En la que transcendemos e incluimos. Amamos a todo el mundo pero seguimos amándonos a nosotros mismos. Porque la máxima expresión de “mí mismo” es la de “todos nosotros”.

Einstein decía: reduce todo lo que puedas, pero no más; y siguiendo esa idea quiero poner un ejemplo: Imaginemos que el mundo es un pequeño planeta, al estilo del Principito, en el que la totalidad de la humanidad son cuatro personas, y para colmo de la misma familia, por lo que debido a ello están obligados a vivir todos juntos. Pero hay un problema: cada uno, por una extraña razón, cree en un dios diferente, una pequeña broma del creador. Simultáneamente, en un universo “paralelo”, tenemos el mismo planeta con las mismas condiciones. Pero hay algo que los hace diferentes. En el primero deciden que cada uno debe de mantener en la más estricta intimidad, algo difícil por las reducidas medidas del planeta, sus creencias religiosas. Por el contrario, en el segundo deciden mostrarse tal como son y compartir esas creencias con total normalidad. Algo que les lleva a la total comprensión y empatía de los unos con los otros.  Muy al contrario de lo que sucede en el primer planeta, donde hay algo latente que les sigue separando, está ahí, aunque ellos decidieron que fuera de esa manera. Cada día las diferencias religiosas son mayores, la falta de comprensión los unos con los otros va caldeando el ambiente. La merma de diálogo les hace recelar. Al no conocerse, por haber relegado una parte vital de su existencia a las cavernas internas de lo íntimo, no saben como piensa el otro, y ese desconocimiento les hace miedosos y vulnerables. Sólo hace falta una pequeña chispa y la confrontación aparecerá con fuerza y violencia. ¿No creen qué es estúpido?

Y como en ese diminuto planeta del ejemplo, nuestra amada Tierra también se está quedando pequeña, muy pequeña y global. Así que tendremos que empezar a mirarnos a los ojos a nos ser que queramos volver a la tribu y a la lucha de clanes.

Ahora nuestro joven tibetano, vaga feliz por esta tierra desconocida, pero a diferencia de lo que creía, y muy gratamente; estos extraños españoles le tratan y le quieren como a uno más de sus ciudadanos. Aprende que el respeto y no la imposición, que suele estar fundamentada por la ignorancia,  es la base necesaria para el entendimiento. Y cuando vuelva a su patria, feliz, lleno de júbilo, explicará y compartirá con todo lujo de detalles, tan bellas lecciones. Y muy posiblemente esa brisa de respeto se propague por todo el planeta, susurrando al oído de otras realidades que ese es el camino, y que muy lejos, en otros lugares, hay una esencia, un todo que nos une. En la que en cualquier parte, por muy lejos que uno esté, pueda encontrar el Todo. Pueda encontrar su hogar.

Publicado en: Hacia la madurez social
Email del autor: nriveratrader@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (13) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a Del.icio.us Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a digg Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a menéame Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a Technorati Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a Google Bookmarks Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a Live-MSN Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a FaceBook Agregar 'Evolución holográfica, hacia una nueva comprensión del ciudadano global' a Twitter

Post Rating

Comments

Maria Oliver
# Maria Oliver
jueves, 29 de abril de 2010 9:36
Hola Nacho, gracias! qué buen final, ojalá, ojalá... gracias por esas gotas de deseo, de utopia necesarias (más en primavera?)
Te atreves con un tema difícl, espinoso y me parece que lo pillas por el asa que toca: más arriba, por encima de lo social, demasiado concreto, ya manidísimo, asaz estéril (véase el caso Pozuelo de Alarcón...) y politizado, confusionado, liado en fin.

El argumento holístico me resulta estupendo para sobrevolar ese apego a lo que nos dicen que hay, al nosotros frente al ellos y sí, todos, lo sepamos o no, queramos reconocerlo o no, llevamos dentro esa almendra de espiritualidad, cada uno con su sesgo, cada uno con su vía, cada cual con su pregunta... La cosa es "aplastar lo infame", como decía voltaire: el fanatismo, la superstición, el oscurantismo... Esas altas cumbres del todo poder (que hoy ya no estan solo, nooo, en la iglesia o en la fe ciega en cualquier religión, sino también en la política, en lo social, en eso del nosotros/ellos... "es que la chica de Pozuelo no puede llevar velo porque ellos reprimen a sus mujeres..." Ellos?, sus mujeres?... Como dices, a cada cual su hora para su ritmo evolutivo... y a todos respeto por esas diferencias y, ahí sí, lucha contra la barbarie, que no es llevar velo o no... la barbarie es lapidar en nombre de Ala, ablacionar en nombre de Ala, prohibir minaretes por miedo... a qué?a ellos, de nuevo el ellos, la barbarie es rapiñar al pobre, no evitar sus guerras y encima devolverle como pago los huesos de una oliva... (en el mejor de los casos!)

En fin Ncho, gracias... hoy toca repensar, con las pistas que nos das, quienes somos, ir más allá del ellos... geniual! gracias
German
# German
jueves, 29 de abril de 2010 15:51
Nacho felicidades se vé que dominas el tema.El tema de para mucho,sólo tenemos una Tierra y la estamos destrozando en todos los sentidos.El ejemplo de los dos planetas es muy bonito,y sólo tenemos éste y si aguien de otros mundos viniera y viera lo que hacemos con él seguramente se volvería a su mundo y no querría ni acercarse más a éste.Nos estamos destrozando unos con otros por puro egoísmo,afán de saqueo y destrucción del habitat y cada día que pasa es un tiempo precioso que ya no vuelve y seguimos sin hacer nada.Si desapareciesemos los humanos y todo ser viviente,creo que hasta la Tierra nos lo agradecería.
Carmen Cayuela
# Carmen Cayuela
jueves, 29 de abril de 2010 17:51
Nacho, hermoso artículo, muchas gracias. Creo que en estos tiempos, el reconocimiento del otro como igual-diferente es un salto evolutivo posible para much@s. Al principio de nuestra historia conocida, cuando los seres humanos nos esparcimos por la Tierra, ella, en su diversidad, produjo las adaptaciones al medio que conocemos como rasgos étnicos y por tanto, las diferencias, el movimiento que regía entonces era el de expansión. ahora, creo, vivimos el de contracción, la Tierra se ha vuelto chiquita, estamos interconectados, cercanos y ,a pesar de la violencia que vivimos, no dudo que nos encontraremos y nos reconoceremos.

Un abrazo
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
jueves, 29 de abril de 2010 19:06
Estoy completamente de acuerdo con tu tesis, Nacho.
Pero entonces, digámoslo también claramente, la laicidad no es una doctrina positiva. Es esta obligación de esconder nuestra religión debajo de una alfombra.
Curiosamente desde la izquierda, que presume de progresista y liberal, se hace apología del laicismo, como de un objetivo deseable. Personalmente la he visto como un intento de limitar la libertad de expresión de las personas.
Te felicito, Nacho, por haber tocado este tema.
Carolina
# Carolina
jueves, 29 de abril de 2010 20:00
Un artículo muy bonito y necesario Nacho. Gracias.

Me gusta, porque en él se da un paso más allá del discurso evolucionista en aras del cual muchos tildan de 'no evolucionadas' a todas aquellas culturas que no tienen el mismo modelo científico-tecnológico que el de los países occidentales supuestamente 'evolucionados'. Es importante liberarnos del inmovilismo de discursos que no pueden explicar la realidad en toda su riqueza y que la reducen siempre en beneficio de aquél que inventa un discurso a su medida a costa de las demás culturas del mundo. Porque aplicar el discurso evolucionista a todas las culturas poniendo como ideal evolutivo un modelo de estado y cultura como el que tenemos en los países occidentales resulta de un etnocentrismo supino. Es jerarquizar la realidad a partir de un discurso artificial creado por aquél que jerarquiza y se siente con la potestad de establecer esas jerarquías basadas en modelos ficticios que nunca daran cuenta de todos los matices. No se si me he explicado bien :(

Gracias de nuevo por el artículo, muy, muy necesario.

Carolina
# Carolina
jueves, 29 de abril de 2010 20:01
Perdonad por no poner comas, son las prisas :(
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
jueves, 29 de abril de 2010 20:11
Te has explicado perfectamente,Carolina.
El error es considerar como evolución el modelo científico-tecnológico unicamente (que lo es). ¿Y el modelo filosófico? ¿Y el social? ¿Y el religioso?
Carolina
# Carolina
jueves, 29 de abril de 2010 20:15
Exacto Carles.
Maria Oliver
# Maria Oliver
jueves, 29 de abril de 2010 20:52
Exacto, ese es el mérito del artículo de Nacho, que evidencia esa obviedad: el modelo de desarrollo que occidente impone al mundo, qué soberbia!, es eso: un modelo, una forma, una opción... (y ahora sabemos que no es la mejor, ni siquiera la menos mala... es una, la nuestra, la que es, hija de una historia de ciertas doctrinas, de mucho desaguisado... un cóctel de cosas buenas y malas...)

Tiene cosas muy rescatables, recuperables, reciclables... le sobra la soberbia de pretender ser el mejor, de imponer su existencia al orbe! al orbe, ahí es ná! y encima impone irrespeto so capa de integración... cosa de perogrullo!
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
viernes, 30 de abril de 2010 0:43
Gracias a todos por los comentarios. Maria, Germán, Carles, Carmen y Carolina. Se me ha ido el santo al cielo... perdón.

Habéis entendido muy bien lo que pretendía transmitir. Y os aseguro que no siempre es fácil.

Hace algunos años, unos pocos... hubo un debate muy bueno en los EEUU en el que Fukuyama defendía el modelo liberal-económico como el "Fin de la historia" y objetivo de toda buena nación que se precie, y era ése el modelo que había que exportar y defender, y más allá de eso no había nada. Luego salió un tal Huntington, que aunque no comulgo con todas sus teorías, sí dijo varias muy interesantes en contra del amigo Fukuyama. Y en su “Choque de civilizaciones” decía así: "Lo que habitualmente se denomina universalismo, no es más que una forma de imperialismo, es decir, el intento de un bloque de civilización, en este caso el occidental, de imponer sus valores sobre todos los demás.” Y continuaba, siendo éste el núcleo de la cuestión: La transformación de lo etnocéntrico a lo mundicéntrico ” no sólo contribuirá a reducir el choque de civilizaciones sino que fortalecerá la Civilización Mundial(no el imperialismo sino el Universalismo sano).

Cierto Carles, la izquierda en ese noble intento de contentar a todos, eso quiero pensar, cae en el reduccionismo y además de cargarse la libertad individual, también se carga lo que podría ser un verdadero multiculturalismo. Y se inventa el rollo del laicismo como único objetivo válido. El laicismo, siendo un poco mal pensado, es la religión del Estado. El laicismo sería lo menos malo de un futurible fracaso multicultural. Y visto lo que sucede en Francia, la cosa no pinta demasiado bien.

Esther muy bonita la foto. Marieta, gracias por tus amables y acertadas presentaciones.

Un fuerte abrazo a tod@s.
dazara
# Daniel Zaragoza
domingo, 02 de mayo de 2010 0:26
Muy interesante el tema que nos planteas, Nacho. Encuentro que has plasmado de manera muy eficaz la posibilidad de lograr la unidad en la multiplicidad. Es un concepto al que se adhieren cada vez mas individuos y que ofrece una perspectiva muy amplia del ser humano, facilitando comprender las diferencias, las particularidades y por ello la riqueza del individuo, y por otro lado abrirse a integrar la sabiduría de otros pueblos y culturas como un valor y no como una amenaza. Como bien dices, <>

Sobre la laicidad te agradezco que con tu reflexión me hayas aportado un punto de vista que no había tomado en consideración previamente. Intuía implicaba alguna repercusión que se me escapaba, y la falta de reflexión sobre el tema no me ha permitido valorar adecuadamente sus repercusiones sociales. Finalmente, la religión del Estado socialdemócrata es la que acabará imponiéndose.

La cuestión es delicada precisamente por esas diferencias entre la evolución social de las diferentes civilizaciones y el contraste histórico entre ellas. La economía y el capitalismo en cierta medida a acercado a los países, pero no les ha dado un medio a través del cual reconocer esa unidad en la diversidad. Esa comprensión solo puede nacer en el interior del ser humano de forma natural para ser realmente poderosa y transformadora. Es la madurez de la consciencia humana la que le muestra esa certeza. No es suficiente con creer en ella o reconocerla como deseable.

El dialogo intercultural es inevitable y la idiosincrasia de sus actores es muy dispar. Solo desde la buena voluntad de todos los implicados podremos superar dicho reto de forma exitosa. Por desgracia hay elementos que manipulan la sociedad para fomentar esa confrontación. Son hijos de la Discordia, y se nutren del miedo y el odio haciéndose fuertes en el antagonismo. Han estado presentes desde siempre, aunque cada vez son más los que no responden a sus insidias. Se encuentran en todos los púlpitos, sean políticos, sociales o religiosos, y en todos los países. No será fácil, aunque en tu texto propones muy buenas actitudes para que el encuentro y el entendimiento sean una realidad.
dazara
# Daniel Zaragoza
domingo, 02 de mayo de 2010 0:28
Por error ha desaparecido una parte del texto que introduje entre corchetes a final del primer párrafo. La reproduzco entre comillas:

... Como bien dices, "encontrar nuevas vías y herramientas que nos permitan alcanzar un verdadero entendimiento"
Mazagoitia
# Mazagoitia
sábado, 23 de octubre de 2010 18:24
Un holograma no es eso que dices que es. Simplemente es una fotografía rn tres dimensiones realizada unando luz laser.

Brillante, tio, brillante.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit