image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
19



Jubilarnos, sí, cuando la arboleda semeje larga, cuando las rodillas se doblen y no aguanten el cuerpo; cuando aporreemos el teclado con dedos temblorosos; cuando no distingamos las teclas, las ideas, cuando las frases se nublen y el horizonte nos abrace.
 
Jubilarnos, sí, cuando el aliento falle y el viento nos tumbe. Jubilarnos agotados la víspera de partir, con tiempo justo para  preparar el largo viaje, para  hacer la maleta, para echar un guiño al Cielo…; con tiempo medido para estrechar a los cercanos, saludar los árboles, acariciar el perro y bendecir la  vida. 
 
Jubilarnos, sí, cuando los pasos tropiecen y los ojos se apaguen. En el más tardío otoño, cuando el cuerpo marchito se preste a entregarse y nutrir a la Madre Tierra. Cuando el Sol se acueste y amanezca sólo dentro aún más radiante.  
 
Jubilarnos, sí, con la bufanda al cuello, las botas puestas y las manos encallecidas. No hay prisa de descanso. Aquí no se acaban las playas. Ya habrá tiempo allí Arriba para tumbona, parchises y cartas.
 
Podemos remar exhaustos hasta la otra orilla, apurar nuestra entrega a la vida y al mundo. A los sesenta y siete aún podemos dar “guerra” y servicio. Es posible cocinar a fuego lento, limpiar con menos brío, barrer menos fino… Lo que importa es mantener vivo el entusiasmo con la nueva luz de cada día, afrontar con ilusión la  apasionante aventura de cada mañana…
 
Poco importa la edad oficial de jubilación. El debate se  podría más bien centrar en qué le ocurre a una ciudadanía que en buena parte  suspira  por dejar de  trabajar. ¿Puede ser sostenible a largo plazo tanto abismo entre  creación y trabajo? Algo falla en una sociedad en la que muchos/as de sus trabajadores/as  y profesionales suspiran para que se colmen las ocho horas de cada día, los  sesenta y cinco años actuales hasta la jubilación. No podemos mirar tanto a un reloj y al otro. ¿Es que tanto dista el disfrute de la diaria tarea? ¿Es que tan carente de motivación está el ejercicio de nuestra contribución al bien común?
 
Demasiada distancia  entre ocio y  trabajo, entre  gozo y tajo, entre arte y vida laboral. Será preciso cuestionar un modelo social en el que el trabajo es tan denostado. Hasta que  afinemos las máquinas del mañana, hagamos de las tareas más ingratas las tareas de todos, pero nadie debería pasar las horas pendiente de unas manecillas, de una sirena.
 
Queremos debates más  en profundo. Queremos que se empiece a cuestionar en serio una civilización insostenible, pero que, salvo matices, apuntalan tanto los de un lado como los del otro. Reflexionemos también sobre las reivindicaciones poco sostenibles que estos  días se airean y que no reparan lo suficiente en el bienestar de quienes envejecerán pasado mañana. Las generaciones que nos precedieron cuidaron de nosotros y, sin embargo, nosotros nos  resistimos a mirar por las que vendrán después. La solidaridad es un concepto a extender no sólo en la geografía, sino también en el tiempo. Quienes aún no han nacido no tienen sindicato al que afiliarse. Cierto que hay salarios sin pudor, pero ¿por qué no apretarnos todos un poco el cinturón, si así  salvamos también la dignidad de las pensiones del futuro?
 
Cierto, no se le puede pedir más a quien sube de la mina o baja del andamio. Su descanso ha de llegar más temprano. Será también preciso velar por los derechos laborales, por las conquistas sociales, pero, lograda la dignidad incuestionable en el trabajo ¿habrá que apostar algún día por algo más que el bolsillo o los brazos cruzados a los sesenta y cinco? En algún momento el grito debe dar paso a la visión, a la propuesta, al esbozo. ¿Para cuándo las luces largas, el vislumbre de otro mundo?
 
En buena medida cada quien decide su atardecer, cierra sus telones. Mientras suenan los tambores de la batalla para defender los sesenta y cinco, otros borraríamos de  nuestra tapa la fecha de caducidad. No, no nos retire a los sesenta y siete, señor Zapatero, no meta en nuestro bolsillo el carnet de jubilado  en la flor de la vida,  cuando más podremos ayudar por nuestra experiencia, cuando más podremos servir a la comunidad con todo lo aprendido.
 

 

Actions: E-mail | Permalink | Comments (54) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Con las botas puestas… ' a Del.icio.us Agregar 'Con las botas puestas… ' a digg Agregar 'Con las botas puestas… ' a menéame Agregar 'Con las botas puestas… ' a Technorati Agregar 'Con las botas puestas… ' a Google Bookmarks Agregar 'Con las botas puestas… ' a Live-MSN Agregar 'Con las botas puestas… ' a FaceBook Agregar 'Con las botas puestas… ' a Twitter

Post Rating

Comments

neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 10:17
Buenos dias coldo....hemos coincidido en otro blog..pero no hemos tenido la ocasion de poder dialogar o siemplemente cambiar opinion...gracias a las mentes abiertas se puede tener acceso a mas conocimiento..y llegar a la sabiduria..sabes quien alcanza la sabiduria y ejerce esa sabiduria es quien sabe transmitirla....un cordial saludo
German
# German
viernes, 19 de marzo de 2010 10:25
Buen artículo Koldo y muy bella exposición.Esta sociedad aparta a los "viejos" cuando más pueden aportar con su experiencia,sin embargo somos esclavos de un sistema que nos ata y retiene hasta caer exahustos y cuando ya no sirves te dan tu carnet de jubilado.¿Personas con 50 años jubiladas a la fuerza, en plena edad para dar lo mejor se sí? Aunque la edad establecida de jubilación es 65 años y ello costó mucho conseguirlo a las anteriores generaciones y ahora la quieren alargar a los 67, no hay derecho.Aunque comprendo que para un catedrático puede dar de sí perfectamente hasta los 70 ,un albañil no.Me da mucha pena ver a personas pre-jubiladas con 53 y más en los parques sin hacer nada,pasar el rato,cuando igual si se les dijera algún tipo de voluntariado podrian ayudar a personas que lo necesiten,que ya las hay,pero podría haber más.
neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 10:52
Hola german tienes razon la sociedad solo piensa en el presente...y deberian saber que en el presente es cuando se costruye el futuro...si la sociedad pensara en un bien comun y global se daria cuanta que lasl personas mayores son nuestros padres y abuelos o bisabuelos...los cuales no tan solo hemos recibido una herencia genetica..sono sus valores y experiencias de la propia vida...si nos dieramos cuanta que parte de esos valores nos llos an tranmitido ellos nos dariamos cuenta de lo injustos que somos cuando pensamos en la individualidad del individuo...y no en un bien comun...les debemos lo qque ahora somos...por lo cual...abramos nuestra conciencia.. un saludo
Pere Feliu
viernes, 19 de marzo de 2010 14:21
Hola Koldo.
Es una buena reflexión. Una vez más lo que hay que cuestinar no es el dato concreto (retrasar la edad de jubiliación) sino el modelo social en el que vivimos.
Creo que hay algo engañoso en la forma que el gobierno ha planteado este debate. En este blog alunos ya han comentado que el dilema sobre la edad de la jubilación es una maniobra de distracción, para tener a los sindicatos entretenidos.
La reflexión necesaria, pocas veces planteada sería: ¿en qué sociedad queremos vivir? En la sociedad actual millones de personas pasan la mayor parte de su vida realizando un trabajo que no les satisface, que no les hace felices, que les produce un desgaste físico y moral y que deben sublimar durante las pocas horas de ocio de las que pueden disfrutar. Así el ocio aparece como una vía de escape para la insatisfacción, y la jubilación como la recompensa de tantos años de frustraciones en el trabajo. Todo ello al servicio de un sistema social y económico basado en la producción de bienes y servicios y en el consumo. Se fomenta excesívamente el vínculo lineal de trabajo-dinero-consumo-felicidad. La jubilación aparece como un liberación, y el retraso en su llegada sería como un castigo, una prolongación de la condena.
Ojalá pudiésemos tomar otra persepctiva, en la que el trabajo fuese una actividad satisfactoria para el cuerpo y el espíritu. No cabría entonces hablar de jubilación, sino quizá de un cambio de actividad acorde con las capacidades físicas y mentales, y con la experiencia.
No hace tantos años los ancianos eran los sabios que guiaban la actividad de la sociedad de acuerdo con una experiencia acumulada.
Hoy en día los ancianos en muchos cosos están solos, triestes, son incapaces de valerse por sí mismos y no tienen ningún protagonismo en la sociedad.
neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 14:40
Hola pere...es muy cierta tu exposicion..si se fomentara en la emprsa y el propio empresario la empatia y saber empatizar entre empresario y trabajdor...y eliminar los fitros cuando surgen divergencias...el trabajador no sentiria esa fustracion...habria menos bajas laborales y el trabajo se realizaria con una cierta armonia..y el concepto de la jubilicion no sria una liberacion de una vida de esfuerzo sino un canbio de estado personal.... un saludo
Koldo Aldai
# Koldo Aldai
viernes, 19 de marzo de 2010 15:04
Yo también estoy de acuerdo con tu reflexión Pere, pero quién nos impide relaizar el ideal que apuntas, quién se opone a que el " trabajo sea ya aquí y ahora una actividad satisfactoria para el cuerpo y el espíritu"? No podemos cargar toda la responsabilidad de unos ideales no encarnados al sistema. Alguna responsabilidad tendremos nosotros...
neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 16:03
Hola koldo..sin duda tenemos responsabilidad el ello pero lo importante es saber tranmitir que hay vias de cambio y posibilidades reales...para que la sociedad tome conciencia de que el cambio es en cada individuo para un bien colectivo y comun
Koldo Aldai
# Koldo Aldai
viernes, 19 de marzo de 2010 16:05
Plenamente de acuerdo
neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 16:13
Las personas normalmente echa la cualpa a la genetica..pero la genetica es decir la herencia genetica solo es una pequeña parte del ser humano..el resto son experiencias y vivencias que en menor o mayor grado quedan implantadas en nuestas neuronas y marcan sus rutas..el cambio no es tansolo en el plamo fisico sino es una fusuin entre lo fisico y espiritual para cambiar las rutas neuronales se debe estar en un estado espiritual..para acontinuacion tomar conciencia..una vez se es conciente la ruta neuronal a cambiado y la forma de ser del ser en si...en resumen el cambio es simplemente tomar conciencia un saludo
German
# German
viernes, 19 de marzo de 2010 17:58
No nos lo ponen muy fácil para cambiar nuestra forma de relacionarnos con los demás.El sistema que gobierna no quiere a personas que piensen por ellas mismas,críticas,ni que tengamos empatía por los demás,aqui cada cual va a lo suyo sin importarle a nadie.Sin embargo así y todo aún que dan buenas personas que intentan mejorar éste mundo.Nos atontan con chorradas que lo énico que hacen es embotarnos la mente y no ver más allá de nuestro propio egoismo.Las crisis no vienen sólas,alguién enciende la mecha y el incendio está servido.Nunca el que lo provoca paga por ello,los demás sí.La empatía desaparece y no vuelve .
Koldo Aldai
# Koldo Aldai
viernes, 19 de marzo de 2010 18:09
Nadie dijo que iba a ser fácil... Es en las pruebas, en las situaciones difíciles o extremas, cuando somos graduados tanto personal, como coelctivamente...
German
# German
viernes, 19 de marzo de 2010 18:29
Si Koldo pero todo lo que nos rodea impide que empatizemos con los demás,tú crees que nos lo ponen fácil?Ya sé que depende de cada uno,pero si sólo valoramos a las personas por lo que tienen y no por lo que son realmente,creo que nunca lograremos nada para que éste mundo mejore.
Maria Oliver
# Maria Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 19:20
Gracias mil Koldo, por tu artículo y a todos por las aportaciones: estoy con Neuroplástico –quien sino para hablarnos de las nuevas sinapsis necesarias para un cambio real!—y Pere.

Al leer a Koldo, iba pensando en los concejos de ancianos… esa estructura garante de la sabiduria y tradición en las llamadas culturas primitivas (sic)… Luego he recordado a mi abuela Feli, a quien llamaba cada vez que tenía un problema, de cualquier índole: “Ay, hijita, mal de amores, quita, quita, que el buey suelto bien se lame”o “quee se te ha atascado la taza del váter, nada: mete una escoba, si es de rafia o caña, mejor, y ala, empuja y saca unas cuantas veces y listo. Y si se resiste: cocacola!” jajaja. En fin, que siempre tengo infusiones mágicas a mano, por Feli, y siempre vuelvo de un paseo con alguna flor o hierba –que quien va al campo y no coge flores es que no piensa en sus amores… (y guiñaba un ojo)

Pues eso, que la vejez no es inutilidad, noooo: son años acumulados, luego expriencia, que más sabe el diablo por viejo, no?

Copio, pa destacar aquí, unas palabras de Koldo:

Poco importa la edad oficial de jubilación. El debate se podría más bien centrar en qué le ocurre a una ciudadanía que en buena parte suspira por dejar de trabajar. ¿Puede ser sostenible a largo plazo tanto abismo entre creación y trabajo?

Ese es el quid de la cosa! Y me rechifla, ese vínculo, desde la felicidad, en este caso, la infelicidad, a la sostenibilidad! Ese abismo NO es sostenible (de hecho, ningún abismo es sostenible, pues son la imagen del desequilibrio!)

Un abrazo
Maria Oliver
# Maria Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 19:26
La cosa es... podrá esta sociedad de infelices, que prefiere abandonar el hacer (no digo producir aposta, ojo!) en favor de un ocio hueco, de un ocio descerebrado, abúlico...

Séneca, el gran Séneca dijo : El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos.

¿Podrá esta sociedad de gentes que sueñan no con un dolce far niente sino con un far niente total; esta sociedad infeliz, sobreponerse a los acontecimientos?

yo he apostado porque algunos sí, algunos estamos ya trazando nuevas rutas sinápticas y ello es contagioso...
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
viernes, 19 de marzo de 2010 20:09
Aunque el tema no sea exactamente la edad de la jubilación, quiero comentar que tranquilos, nos jubilaremos a los 65. Eso que dice el gobierno que lo haremos a los 67, porque no nos llegarán las pensiones, es para meternos el miedo en el cuerpo y que nos hagamos un plan de pensiones privado. Así financiamos a los bancos en un momento en que necesitan dinero. Hace poco los ministros les hacían propaganda diciendo que ellos tienen un plan de pensiones (menos mal que son socialistas...).
Por cierto, me han llegado informaciones de que un banco de ámbito estatal está muy mal. No se cual es. ¿Alguien sabe algo? Lo de Caixa Catalunya, supongo que ya lo teneis presente.
Gracias por tu artículo, Koldo.
neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 20:29
Gracias maria oliver por tu comentario...sin duda hay formas de cambiar..ademas la ciencia y la fisica estan en fusionarse con el tema esperitual..ya que se dieron cuanta que es un conjuto y que ese conjunto es un uno solo..un proyento hacia la evolucion..muchos cientificos y fisicos buscaban en el exterior del universo y resulta que esta en nosotros los seres humanos..es dedir que la fisica cuantica esta en nosotros...y que tenemos el don de crear...somos insinificantes en todo el universo pero poseemos algo enorme el poder de crear... un saludo a todos...
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 20:37
Tenéis razón gente, en esta sociedad la gente acaba su período laboral agotada de tanta insatisfacción acumulada durante años y pasan a formar parte de un grueso de población olvidada.

Sin embargo voy a lanzar una lanza a favor de la gente mayor!!! Se vislumbran también en nuestros mayores aires de cambio!!!

He estado haciendo de profe a gente mayor (he tenido alumnos de más de 80 añazos y la mar de bien llevados) y hay cada vez más gente mayor que se anima a seguir aprendiendo y lo viven como un recuperar aquello que no han podido realizar por las circunstancias varias de la vida. Y aquí les tenemos, gente con ganas de seguir trabajando, pero no en el sentido clásico del término!! sino ganas de aprender, de dar cancha a su curiosidad, de avanzar!!! (esto de avanzar lo decían ellos de viva voz!).

Es cierto que los mayores, la mayoría, estan abadonados y por ello se deprimen, entran en dinámicas de tristeza permanente esperando pacientes su último día, pero hay ese otro sector de personas mayores que se lanzan a seguir aprendiendo y a no dejarse amilanar por la edad, que pueden ser un ejemplo y un apoyo para esos otros mayores que han quedado relegados al olvido. Recuperémoslos, mimémosles a todos ellos y seamos receptivos a sus vivencias y a sus deseos. De ellos se aprende tantísimo!!!!!!!

Que bonito lo que dices Maria, que saques a colación lo de los concejos de ancianos!!!! Genial!!! Tube el placer de conocer a una anciana que pertenecía a uno de estos concejos y era un pozo de sabiduría, de aquella sabiduría tranquila, paciente, sin prisas ni aspavientos, una sabiduría antigua. Aquella sabiduría que nace de lo más profundo de la tierra y toma forma en esos ancianos y ancianas.
Fue una experiencia muy hermosa y me sentí honrada de poder conocerla en persona, al abrazarla fue como abrazar a mi abuela que en paz descanse, me hubiése quedado en sus brazos rato y rato como una niña pequeña... ays, cuanta emoción y cuanto aprendizaje...

Hay un libro de José Luis Sampedro y el doctor Valentín Fuster que es una charla entre ambos en torno al mundo actual y sus propias experiencias. Se habla de todo un poco y uno de los temas que tocan es precisamenet este de la gente mayor cuando llega el momento de su jubilación. El libro se titula 'La ciencia y la vida', por si a alguien le interesa.

Pues eso, que es importante ayudar a los mayores a recuperar la ilusión en la vida, el disfrute. Que valoren el nuevo período vital como una nueva etapa en la que no todo se acaba sino que muchas cosas comienzan...



Maria Oliver
# María Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 21:12
jubilación, júbilo, jubileo... tienen en común la raíz jub... de jubilare, en latín: gritar de alegría, cantar con gran alegría, alegrarse. Esta raíz que se tiñe del jubileus del latin cristiano: experimentar el gozo --ante los salmos--... y recibe la influencia de su acepción en la religion judía, jubileus, dia solemne que se celebra cada 50 años (del hebreo yōbhēl: trompeta de cuerno... así: año de jubileo, año anunciafo por esta trompeta...) De ese cóctel nace la jubilaión de las lenguas románicas: una celebración de la experiencia, una manifestación de alegría extrema...

Prepararse para la jubilación, cuidar de los que se jubilan tras el dilatado ejercicio de una labor pasa, de raíz, por la alegría de vivir... palabra de filóloga...
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 21:13
He dicho lanzar una lanza... quería decir romper...
Maria Oliver
# María Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 21:15
cómo son estos programas de torpes: fijaos en la carula que me asigna, justo cuando hablo de júbilo.... En fin... la técnica, facilita y obstaculiza, gran paradoja!
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 21:17
Maria, me chifla tu comentario sobre la palabra!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Me encantaaaaaa!!!!!!! Bravísimoooo!!!!!!! Eso, eso, a recuperar el significado de las palabras,!!! Gracias filóloga!!! que también las palabras andan muy abandonadas hoy en día, pobrinas..
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 21:19
jajajajajajja, es verdad!! :))) pero como te pone esa cara tan tristona jajaja, ¿donde anda el triángulo pitagórico sonriente Maria?
Maria Oliver
# María Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 21:29
Carolina, pa que luego digan que la filología es agua de borrajas! Con wordentusiastas (pa los tecnócratas, by the flies!) como ustez, inteligentes y sensibles, el futuro está en buenas manos, jaja!

a ver si ahora me devuelve el triángulo sonriente....
German
# German
viernes, 19 de marzo de 2010 21:29
La jubilacion no es tan alegre para el que cobra 300 o 400 euros, a ése lo de júbilo le sonará muy raro.Es una verguenza que una persona trabajando toda la vida le quede ese dinero,mientras el que lo decide por que sí,se forra a costa de su sudor.Y luego hazte un plan privado de pensiones,si casi no les llega ni para comer.Y tienes a personas con 50 años con un ere negociado con su empresa y copbrando 2000euros .
Maria Oliver
# María Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 21:31
uhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
y si el programa tuviera una maléfica inteligencia y quisiera significar subrepticiamente una contradicción en mis términos... de una coherencia ludicofestiva y prístina, por otra parte?

es que he entredo como miembro... a partir de ahora sólo entraré sin registrarme, ea, que le den morcilla!
neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 21:39
vaya como os divertis eso es bueno positividad con un grado de ironia sana jajajaja
Maria Oliver
# María Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 21:40
Germán, poir supuesto que una pensión de 400 es triste, más: es un imposible...
Pero la etimología de júbilo, jubilado, jubilarse... es la que es... vengo a decir que, como se dice antes, la alegría de vivir es lo único que garantiza una buena jubilación... la miseria es otra cosa...
une pensión misera solo puede "llevarse" a costa de alegría... es un topicazo, es una gran verdad: compara la sonrisa de un crío africano con el rictus de los críos en el patio del cole... has visto a niños jugar descalzos, harapientos con un coche de lata?...
ojo: no justifico las pensiones míseras... pero creo que no hay que confundir churras con merinas... de eso habla el artículo de Koldo, no?

No sólo hay que pedir una jubilación digna, no... yo abogo por una vida digna, y eso pasa por la dignidad, de corazón y por no depositar en manos de nadie, de nadie, y menos de lso políticos, mi alegría... relee la cita de seneca, de mi anterior comment... que te parece ahora?
German
# German
viernes, 19 de marzo de 2010 21:45
Entiendo lo que quieres decir Maria , en cuanto lo de Seneca me parece fantastica.Solo añado ,de redondín,que las pensiones son una miseria,y que hay gente cobrando 400 y hasta 300 euros tambien.Aqui tambien hay niños a los que sus padres no pueden regalar nada.
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 21:59
German tienes razón, nadie olvida las míseras pensiones y de ahí también buena parte de la tristeza de muchos mayores, que se ven arrojados a la miseria tras una larga vida de trabajo sin caprichos, con dificultades y llegan a la vejez y el estado les da una patada. Te doy toda la razón, pero convinemos, en la medida de nuestras posibilidades, la acción para una vida digna en todos los sentidos con el júbilo del que habla Maria, con júbilo la tarea se nos hará a todos un poco más llevadera.
German
# German
viernes, 19 de marzo de 2010 22:09
Pero si no te llega a fin de mes Carolina el júbilo se torna en pena y eso mismo sufren muchos jubilados en España.Esa injusticia es lo que a mi me entristece y me quema mucho.
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 22:14
Pues por eso German, combinar la acción, nuestra acción (la de los que aún no estamos en edad de jubilación) para cambiar esas injusticias con una actitud enérgica pero sin perder la alegría de vivir, o por lo menos intentar no prederla del todo.
German
# German
viernes, 19 de marzo de 2010 22:21
Soy algo pesimista en ése sentido,aunque no pierdo la esperanza de que ésto mejore,por supuesto se merecen nuestro apoyo y lucha para ellos y para todos los que sufren situaciones tan sangrantes como éllos.No se merecen que les pase éso después de una vida sacrificada.No hay derecho.
Maria Oliver
# María Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 22:34
voilà, el quid es: vida sacrificada... a qué, a quién, porqué.... Poderoso caballero es don dinero... me explico más: en nuestra mano, los no aun jubilados está no confundir sacrificio con cobardía o incapacidad para la felicidad. y en nuestra mano está no sacrificar... a costa de lo que sea (una vivienda en propiedad, el reconocimiento social, unas vacaciones en cancún, una boda por todo lo alto, un armani... )
Cierto que los jubilados que despues de una vida de trabajo duro hoy cobran miseria es una verguenza y muy triste... que nos sirvan de ejemplo... que su sacrificio no haya sido en vano. Cómo ayudarlos: defendiendo lo público, la sanidad pública, pidiendo huertos municipales en los solares abandonados, servicios e fisioterapia competente en los gimnasios municipales, organizando concejos de mayores en nuestros barrios....
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 22:44
Eso, eso!!! Ahí María, claro que sí!!! Abogar por lo público. Y sí, huertos municipales en las ciudades donde muchos mayores estarían encantados de participar, recuperar el concepto de plaza o de parque, la sanidad, actividades que cuenten con los mayores y les animen... en fin, suscribo lo que has dicho.

Concejos en los barrios... ains María, que esta me parece una idea buenísima!! una idea creativa donde las haya... habrá que ir por aquí...
Pere Feliu
viernes, 19 de marzo de 2010 23:12
Estimados Koldo y Neuroplástico
Yo creo que todos nosotros trabajamos para que el sistema cambie, o para que se mantenga. No podemos pretender que somos entes externos. El sistema cambia tanto como nuestras propias expectativas y nuestras intenciones sobre él. Yo creo que el cambio empieza por uno mismo, no tengo ninguna duda. Pero tambien hay que tener en cuenta que cambiar y enfrentarse al sistema significa primero confrontarse con uno mismo, y luego confrontarse con las ideas y formas de hacer de los vecinos, los amigos, los padres, los hijos, etc. No es fácil lidiar con esta sociedad sin perder el sentido del humor.
En cuanto a las pensiones bajas, yo sería partidario de aumentar sobre todo las medidas asistenciales para los jubilados y si es posible buscar alternativas laborales remuneradas al servicio de la comunidad. No se trata sólo de dinero, sino de cuidar de la gente mayor. Una sociedad que no cuida de sus mayores es señal de que vive en una profunda ingratitud.
Un saludo.
Maria Oliver
# Maria Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 23:20
bueno, antropóloga, cuento con usted para rumiar el asunto de los concejos de ancianos barriales... (vinculados claro, a esos huertos comunitarios y a los árboles de las plazas públicas... si es que alguno dejan para que puedan reunirse a su sombra)
abrazo a todos, hora de acostarse!
Carolina
# Carolina
viernes, 19 de marzo de 2010 23:22
Cuenta conmigo María!!

Totalmente de acuerdo con lo que planteas Pere!!
Pere Feliu
viernes, 19 de marzo de 2010 23:24
Maria, suscribo tambien esas ideas. Quería comentar una última cosa que se ronda la cabeza. Creo que esta situación de pensiones bajas, de soledad y de abandono, lo que consigue precisamente es la anulación de las capacidades de la gente mayor e introduce la percepción de dependencia hasta unos extremos diabólicos. Los jubilados en esta situación viven aterrados, indefensos, y la única cosa que les brinda algo de seguridad es una pensión miserable a la que se aferran como si fuese una tabla de náufrago. Cualquier sombra de duda sobre su pensión les genera la mayor de las angustias. En cambio, una sociedad que respete a sus mayores y que los valore, generaconfianza y tranquilidad. Creo que es Punset el que dice que la felicidad es vivir en ausencia de miedo.
Maria Oliver
# Maria Oliver
viernes, 19 de marzo de 2010 23:28
Pere Feliu, no hemos pisado, lo expresas perfecto: Una sociedad que no cuida de sus mayores es señal de que vive en una profunda ingratitud

y si, ese cambio es duro, arduo, dificil y... necesario, más, insoslayable. Dejemos de pedir un aumento de las pensiones, pidamos eso: calidad de vida, felicidad, alegría ("medidas asistenciales para los jubilados, alternativas laborales remuneradas al servicio de la comunidad....") y remunerar, no sólo es con dinero, que conste...
bona nit
Luis
# Luis
viernes, 19 de marzo de 2010 23:31
Buenas ideas todas, sí.
Lo que no comparto es lo de echarle la culpa al sistema de nuestra falta de empatía. Si no empatizamos no es por culpa de las aglomeraciones, las prisas, la falta de..., etc. el ser humano debe actuar siempre en consonancia con sus ideales independientemente de las circunstancias con respecto a sus semejantes y siempre que no haya cuestiones de vida o muerte interfiriendo (la ética regulará este otro aspecto). Si hoy estoy triste, enojado, cansado, molesto, estresado, aburrido, y hasta enojado por la falta de respeto de algún otro conmigo, no tengo porqué hacerte pagar a tí las consecuencias.
Y si rompieramos la cadena ahí, el ir a trabajar no sería un castigo sino una actividad gratificante aún cuando unos ganen más que otros (la envidia sería algo más a intentar eliminar de nuestra mente para que sea más vivible este mundo y no es culpa del sistema sino de cada uno de nosotros).
Saludos, 3 12 24 27 36 42
neuroplastico
# neuroplastico
sábado, 20 de marzo de 2010 8:10
Buenos dias...querido pere feliz en referencia al comentario antes expuesto ...te dire que es acertada tu exposicion..pero el ser humano es muy comodo y siempre tiende a lo facil no a lo inteligente..jajajajaj es cierto...bueno esta mañana de sabado aqui se esta nublandooo..bueno simplemente quiero decir que aveces tenemos que ser mas tolerantes...ya se que es dificil..ser tolerante es ceder parcela ...reciprocamente para un bien comun para una convivencia mas armoniosa...sabes la intelorancia se diluye cuando dos puntos sin entendimiento utilizan la empatia y empatizan..cuando uno se pone en la piel de el otro cuano el otro cede a escuchar..y cuando las dos partes se an dado cuanta de que no somos tan diferentes que solo son diferencias remediables es cuando la toletancia se consolida...y forman una opinion justa bajo el pundo de vista de ambos..un saludo de un dia de sabado
Maria Oliver
# Maria Oliver
sábado, 20 de marzo de 2010 8:31
hola, he recibido un mail comentando este artículo que me apetece colgar acá... Lo hago de forma anónima porque entiendo que quien lo hace no lo ha posteado acá por algo, pero me gusta tanto que, aca queda:

Pero creo que es dificil que te jubilen de la vida si tus valores son otros. A lo mejor va siendo hora que dejemos de confundir quienes somos con a qué nos dedicamos para comprar viveres o enseres. Y no digo ganarnos la vida pues la traemos ganada de derecho cuando nacemos , aunque algunos trabajen para que lo olvidemos. Gracias por la reflexión !!! Besos
neuroplastico
# neuroplastico
sábado, 20 de marzo de 2010 9:24
Buenos dias maria oliver es un placer leerte un saludo
Maria Oliver
# Maria Oliver
sábado, 20 de marzo de 2010 12:35
hola, neuroplástico (la verdad, el mote está bien, dice bastante, pero. un nombre, con un apellido seguido de un "alias, neuroplástico" facilitaria una mayor empatía... es una opinión, eh, que tus razones tendás!) tu post tempranero está muy bien, no comenté antes porque quería pillar el mercado "limpio" de compradoras con carrito!

Voilà, el quid para todo esto es la dupla tolerancia - empatía (tanto monta, monta tanto) que no hay lo uno sin lo otro, como no hay auténtica libertad sin responsabilidad, `por ello todo derecho implica una obligación u otra. De recuperar esas duplas hablamos al hablar de valores, no?

En el caso de los mayores la cosa es: empatía (ojalá lleguemos todos a ancianit@s, sin que la postrera nos alcance antes!) o sea: respeto-gratitud-amor

sencillo si desde ya asumiomos lo que dice el anónimo e-mail: la vida la traemos ganada desde que nacemos, es un regalazo... honrémosla como se merece: gozándola y a la vejez, respeto, mimo y lentejas!
un abrazo
neuroplastico
# neuroplastico
sábado, 20 de marzo de 2010 12:56
Hola maria oliver soy nuevo aqui simplemente decidi entrar en la pagina porque vi gente que conocia de otro blog en comun porsupuesto si me gusta y decido permanecer pues me registro evidentemente...sabes maria me gusta este blog sobretodo por su calidad..es un placer compartir y ala vez aprender dentro de mi humildad un saludo
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
sábado, 20 de marzo de 2010 21:46
Si María, seguro que neuroplastico sus razones tendrá.....
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
sábado, 20 de marzo de 2010 22:09
Gracias Koldo, un artículo excelente, gracias por darle la vuelta al tema de la jubilación. Los valores de nuestra sociedad desprestigian la edad y actua en consecuencia primero jubilando y después confinándolos en lugares especializados llamados: "Residencias de la tercera edad". Nos perdemos toda la sabiduria que nos pueden transmitir los mas mayores de nuestra sociedad. Pero claro, el sistema no esta montado para acogerlos, para que participen, para que aporten.

neuroplastico
# neuroplastico
domingo, 21 de marzo de 2010 9:23
Buenos dias hola Esther a ti te recuerdo creo que posteamos en otro blog me llamo nicolas un saludo y buenos dias a todos
neuroplastico
# neuroplastico
domingo, 21 de marzo de 2010 11:03
Lo importante es saber comunicar y transmitir lo comunicado mediante las emociones,la inteligencia emocional es fundamental...para transmitir y sentir..transmitir para un bien comun el bien social...darle a la sociedaad unos nuevos valores que se an perdido,y volver a comprender que lo esencial es invisible,al ojo humano...pero si se sinte en el corazon de cada persona...
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
domingo, 21 de marzo de 2010 11:20
Hola Nicolás, la verdad no recuerdo haberme posteado contigo en otro blog. Quizás me confundas con otra persona.
Estoy de acuerdo contigo, lo esencial es invisible e intangible y tiene un gran poder de comunicación si se sabe estar atento a sus señales. A veces no es necesario ni los medios convencionales de comunicación para estar conectado con las otras personas y comunicarse. Lo importante es la intención de comunicarse y no el medio que se utilice y esa intención de comunicarse se nutre de los sentimientos.

neuroplastico
# neuroplastico
domingo, 21 de marzo de 2010 12:08
Holaaaa esther creo que coincidimos en el blog de mario,alomejor me equivoco...ya que no soy perfecto..jajajajaj.sin duda lo que dices es aparte de racional una realidad...por eso empece a utilizarlo en mis empresas y como empresario..y la verdad estoy satisfecho del resultado un saludo cordial
neuroplastico
# neuroplastico
domingo, 21 de marzo de 2010 13:12
Hola esther te conteste en el post de la teoria de la incosciencia referente a lo que me expisiste y las pregutas..un saludo
Maria Oliver
# Maria Oliver
domingo, 21 de marzo de 2010 22:54
Bueno, parece que el debate derivó hacia la inteligencia emocional, hacia el poder de las emociones. La cosa no es de extrañar, al pie de un artículo de Koldo, no? que es un maestro en eso. y, la verdad, me parece muy importante, que al hablar de la jubilación hablemos, sobretodo de valores y emociones... Creo que, más allá de las medidas o desmedidas economicas, más allá de las míseras pensiones, el debate se centre en lo necesario y aquello a lo que podemos contribuir individualmente: devolver dignidad a los mayores, y respeto y reconocimiento... más allá del dinero...

Me voy la cama contenta... porque hemos debatido acá de lo que es menester y no de lo que hasy o no hay que hacer... matiz fundamental... primero: cambio de mentalidad, empatía y luego... medidas, leyes, regulaciones varias (en la buena dirección, o no, que eso es ya harina de otro costal!)
un abrazo
neuroplastico
# neuroplastico
lunes, 22 de marzo de 2010 7:54
Buenos dias maria Oliver buen razonamiento ..racional,con derivaciones costructivas..y directamente al nucleo...jejejejeje mmuakk

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas