image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
08

Se habla todo el rato de la crisis económica, la crisis de valores, pero de lo que no se habla es de la que, a mi entender, es la verdadera crisis: la del ser humano que no está en contacto con lo que siente, con su corazón. De la inmadurez emocional de los que somos supuestamente adultos, y especialmente de aquellos cuyo sentido de la identidad radica en el dinero que ganan y en sus posesiones, en el tener y no en el ser.

¿Y qué significa ser adulto?

Para mí, ser adulto significa estar en paz con la propia vida, con las heridas y traumas que todos acarreamos en nuestra mochila emocional, y así tener acceso directo a la totalidad de la energía de nuestros depósitos. Ser adulto significa vivir de acuerdo a lo real, y no perseguir sueños quijotescos como reacción a algo que nos duele. Ser adulto quiere decir habitar nuestro cuerpo y honrarlo como el vehículo que nos transporta cada día allá donde queremos ir, conocer su profunda sensibilidad y delicadeza, su capacidad insospechada para el placer y para el dolor; ser adulto es saber cuidarlo como todavía no sabemos hacerlo (me incluyo en la autocrítica), no explotarlo hasta los límites para tunearlo después a nuestro capricho.

Difícil tarea, la de los adultos. Una tarea que no reporta ni dinero, ni prestigio, ni flores. La tarea de nadar a contracorriente que, por suerte, mucha gente ha emprendido ya.

Ser adulto, en definitiva, es estar dispuesto a abrir el corazón a los demás, estar dispuesto a amar, a desaparecer en el otro, a fundirte con otros seres humanos, con la naturaleza, con los animales, a darte cuenta de nuestra arrogancia al creernos seres superiores, que demostramos continuamente agrediendo a nuestro entorno, a nuestros animales de compañía, a nuestros árboles, a nuestros congéneres, al mar que nos baña los pies...

Para ser adulto y ejercer como tal, en vez de seguir jugando a los negocios y a ver quién gana más dinero con vestimenta de adulto, en vez de seguir jugando a buenos papás y buenas mamás que en vez de dedicarse a sus hijos escogen dejarlos en manos de otros (es cierto, a veces no queda otra alternativa) ya que la crianza y dedicación a los hijos resulta ingratamente dolorosa si uno no recuerda su propia infancia y adolescencia, ser adulto, digo, significa comenzar a poner las prioridades profundas en su sitio, comenzar a hacernos preguntas que vayan directamente a la raíz: ¿qué es lo que realmente me hace levantarme de la cama cada día? ¿A quién he mirado a los ojos hoy? ¿Tiene mi vida y mi manera de vivir verdadero sentido? ¿Les he dicho a la gente que quiero lo que siento por ellos, o al menos se lo he demostrado?

A medida que estas palabras se escriben a través del movimiento de mis manos, me cuestiono si yo misma, como mujer y madre, hago las cosas de acuerdo a lo que siento. A veces me resulta difícil distinguir entre las corrientes del agua que me recorre pues, como ocurre con el mar, las olas se suceden sin parar, influenciadas por corrientes subterráneas...ahí sigo, empapándome cada día de más sutilezas.

Así pues, ¿somos verdaderamente adultos? Quizás nuestro amigo Santiago Niño Becerra tiene razón: quizás hasta el 2015 no empecemos verdaderamente a acercarnos a quien realmente somos, no descubramos que existe una realidad mucho más sutil que la densidad en la que vivimos actualmente, y que cada día hay nuevas sensaciones, percepciones, emociones que descubrir y experimentar...GRATIS.....si uno se atreve a abrir la puerta.... dado el grado de locura humana que se puede contemplar cada día, por la calle, todavía nos quedan muchos años hasta descubrir que no se necesita mucho para disfrutar de la vida. Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008, titula su libro sobre la crisis “El retorno de la economía de la depresión y la crisis actual”. La misma palabra tabú, que no puedes mencionar a tu gente: depresión. La economía, como los seres humanos que la hemos creado, está deprimida. Empastillada, drogada,  para no sentir, para no llorar, para no excedernos en nuestra alegría o nuestro entusiasmo no vaya a ser que te tomen por loco en estos tiempos de crisis, para seguir siendo muertos en vida. Es lo que está ocurriendo por la calle. Los sistemas de control internos, como los externos, ya no funcionan. Fallan las máquinas inexplicablemente, así como lo hacen nuestras propias identidades internas, y proliferan enfermedades “raras” en individuos de todas las edades, señales que envía el cuerpo para alinearse con la profundidad de la vida, con el dolor que habita en nuestras células, con una nueva manera de vivir, más madura y más consciente.

Vuelvo a repetirme, pido disculpas por las reiteraciones: lo único que se necesita es estar dispuesto a amar, a perder el miedo, a reír, a mostrarnos desnudos, a celebrar la vida (aunque detrás de ello estén los fantasmas de nuestras fantasías y duela descubrirlas), estar dispuesto a abrir el corazón a lo que uno siente, y a aceptar el misterio de la vida, lo que no se comprende ni se puede controlar. Abrazar esa dimensión de la vida que no se explica con la razón, con palabras, que nos brindan las experiencias de muertes cercanas.

Demasiado arriesgado. Puede que duela. Mejor estar muertos, y seguir persiguiendo quimeras. Hasta que los economistas nos predigan cuándo acabará. Así podremos quejarnos de que fuimos, de nuevo, engañados, y seguir siendo “adultos” responsables con las obligaciones materiales e irresponsables con las emocionales, ya que no respetamos ni tan siquiera nuestros  propios sentimientos.

Estoy convencida que esta crisis dejará de ser eso, una crisis, cuando nosotros, los supuestos adultos, dejemos de preocuparnos tanto por el dinero y optemos por vivir, reír y disfrutar de la vida. Ya sé, es fácil decirlo cuando no hay problemas para llegar a fin de mes. Bueno, es lo que está ocurriendo...cada vez más gente teniendo que buscar alternativas para sobrevivir: quizás tengamos que aprender a compartir vivienda, transporte privado, incluso trabajo...buscar nuevas fórmulas.
Ojalá sea antes del 2015. Lo deseo por mis hijos, que ya están sufriendo, en sus carnes, las torturas de los campos de concentración o escuelas que los “educan” hoy en día para seguir siendo máquinas productivas en una cadena de montaje absurda y espero, con fecha de caducidad.

Ojalá pronto ya no desee nada, y acepte todo lo que me trae la vida con una sonrisa.

 

Actions: E-mail | Permalink | Comments (39) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Inmadurez emocional' a Del.icio.us Agregar 'Inmadurez emocional' a digg Agregar 'Inmadurez emocional' a menéame Agregar 'Inmadurez emocional' a Technorati Agregar 'Inmadurez emocional' a Google Bookmarks Agregar 'Inmadurez emocional' a Live-MSN Agregar 'Inmadurez emocional' a FaceBook Agregar 'Inmadurez emocional' a Twitter

Post Rating

Comments

Carme Camps
# Carme Camps
lunes, 08 de marzo de 2010 10:25
Te felicito por este artículo. Expresas con mucha claridad lo que sentimos muchas personas. Espero que mis nietas (de dos años y medio una y cinco semanas la otra) puedan vivir en un mundo en el que expresar las emociones no sea lo "raro" y en el se viva más en comunión con los demás, en el que prime más el ser humano en sí mismo y por sí mismo y no el dinero y las apariencias.
En fin, sigo siendo una utópica de los años setenta.
Elly Hemel
# Elly Hemel
lunes, 08 de marzo de 2010 11:05
Yo también te felicito por este artículo y estoy completamente de acuerdo con el comentario de Carme Camps.
Un abrazo desde Holanda
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 08 de marzo de 2010 11:46
Te felicito; Lali. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Ahora valoramos lo que tenemos y no lo que somos. Tengo que decir que las sociedades latinas son particularmente sensibles a esta mentalidad. Se le da mucha importancia a la imagen, a las apariencias. Son unas sociedades muy esclavas.
Ciertamente esta inmadurez es la base del problema. Siempre he pensado que si salimos de la crisis y seguimos con el mismo modelo, no servirá de nada la experiencia. Nada habremos aprendido. Y esto sería un drama más grande que la crisis económica actual.
Muy buena la frase de los "adultos" responsables con las obligaciones materiales e irresponsables con las emocionales. Conozco unos cuantos.
Un abrazo.
Lali
# Lali
lunes, 08 de marzo de 2010 11:52
Pues sí, si en nuestras relaciones fuésemos realmente sinceros/as cuando algo nos duele, como por ejemplo hace uno de mis hijos, de 13 años, y por eso se le considera "freeky" entre sus compañeros, en vez de reaccionar con rabia o haciendo el dolor más grande añadiendo más ofensas, con una acción tan simple realizada por muchos individuos , otro gallo cantaría y podríamos hablar del verdadero respeto...pero no, parece que incluso está de moda admirar a quien más agrede sea con reacciones de rabia o gritos u otras formas supuestamente más inteligentes, como el sarcasmo o la burla...hasta que no recuperemos los valores de lo femenino, como la receptividad, la escucha, el agradecimiento, la paciencia, la generosidad y el maleado amor incondicional, empezando por nosotras, las mujeres, en mi opinión no habremos salido de la crisis...quizás se resuelvan los valores económicos en parte, pero el sentido profundo de la crisis se habrá dejado escapar.
Y, a mi entender, todo comienza en las escuelas, la de casa y la de fuera....pobre chaval, me comentaban algunas amigas mías al conocer a mi hijo, sufrirá mucho, simplemente porque se atreve a mostrar lo que siente...y ni que decir tiene que relacionándonos mejor con nuestras emociones, acogiéndolas, el sistema médico actual, incluidos psiquiatras y psicólogos, dejarían de hacer su agosto con nosotros...amén del ahorro en abogados y otras profesiones mediadoras que nos podríamos ahorrar...
No sé, para mí la verdadera revolución está en lo emocional, por eso creo que la responsabilidad es en primer lugar individual, para luego poder adquirir más fuerza en las acciones conjuntas.
Gracias a vosotras, abrazos
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
lunes, 08 de marzo de 2010 12:03
Muy acertado artículo.

Fluir con la naturaleza, escuchar nuestra esencia. Integrar instinto, corazón y razón. Vivir en autenticidad; como muy bien dices: ser maduros.

Dejar a nuestro hijos que vivan en libertad, sin pasarles nuestros miedos y condicionamientos. Darles espacio para que encuentren sus camino y aprendan de su propia experiencia.

Necesitamos un sistema que no oprima, el cual favorezca el florecimiento de todos los individuos. Algo muy distinto a un sistema que sólo quiere máquinas productoras y consumidoras. Un sistema que nos ha deshumanizado y convertido en simples máquinas.

Gracias por el artículo.
Un abrazo.
German
# German
lunes, 08 de marzo de 2010 12:09
Gran artículo y demoledoras palabras.¿Que significa ser adulto? Es un tema con muchos matices que tú acabas de describir y con el que estoy de acuerdo;sin embargo la madurez personal no la dá que seamos adultos,he conocido crios con 15 años con una capacidad de raciocinio y reflaxión que ya quisieran muchos adultos.Tenemos un YO,que es nuestra prisión personal,un ego desmedido por acumular ;todo ello fruto de la educación que desde la infancia nos inculcan para competir en éste mundo despiadado al que nos enfrentan unos contra los otros.Mientras no cambiemos el chip egoista y profundamente insolidario nada cambiará y desde luego con éstops líderes españoles y europeos nada bueno se otea más allá de un horizonte cortoplacista y efímero.
Lali
# Lali
lunes, 08 de marzo de 2010 12:16
Gracias Carlos, sincronicidades de la vida, estaba escribiendo un primer comentario mientras enviabas el tuyo, me alegra que también coincidamos en la idea de que se perderá una gran oportunidad si seguimos con el mismo modelo, ahí estamos, procurando ser responsables en la medida que podemos, eso sí, menuda sorpresa esta nevada en el día de la mujer, que no de lo femenino..y por eso digo que las que lo tenemos más fácil somos las mujeres, supuestamente más conectadas con los cuores, aunque eso sí, es alarmante ver cómo crece la cifra de mujeres que mueren de ataques al corazón, ¿por qué será? Y en estos tiempos ocurre que muchos hombres encarnáis más lo femenino que gran cantidad de mujeres...eso sí, no nos podemos quejar, vivimos unos tiempos de cambios privilegiado, aprovechémolos!!
saludos
Angela
# Angela
lunes, 08 de marzo de 2010 13:11
Gracias por tu artículo. Su lectura esta mañana me ha ayudado a esponjarme un poco por dentro, porque le pones palabras a lo que muchos, yo también, sentimos y pensamos y porque tu reflexión está abierta a la esperanza y la realidad, al final, se cambia poco a poco, es cuestión de no parar y sumar esfuerzos y sensibilidades nuevas.

Gracias otra vez en el "día de la Dona".

Carolina
# Carolina
lunes, 08 de marzo de 2010 13:39
Felicidades por el artículo!! Más claro no puede ser. Y sí, está crisis tiene que remover todas las estructuras, internas y externas. Evidentemente está crisis es por algo, aprovechemos la oportunidad que se nos abre para llevar a cabo un crecimiento interior real, para que se refleje en nuestro entorno.

Felicidades de nuevo, estoy totalmente de acuerdo!!
claudia truzzoli
# claudia truzzoli
lunes, 08 de marzo de 2010 14:55
Coincido en tus buenas aspiraciones y creo sinceramente que si las personas que abrazan un modo de vivir tan inhumano e insolidario no miran hacia sus sentimientos, no los escuchan y no les hacen un lugar para convivir con ellos, se convierten en máquinas insensibles con consecuencias lamentables para su salud mental, sus cuerpos y las personas que tienen alrededor. lamentablemente los tiburones responsables de la crisis económica son los primeros que considerarían estas palabras como tonterías sin ser conscientes de que el mundo que contribuyen a edificar nos llevará a todos a la destrucción. Sólo una observación a tu artículo que me hirió profundamente. Los psicólogos somos muy necesarios en esa tarea de ayudar a la gente a conectar con sus sentimientos. No nos desprestigies, que somos de los pocos aliados en esa tarea de cambiar el mundo interior de la gente.
Lali
# Lali
lunes, 08 de marzo de 2010 15:16
Disculpa, Claudia, mi intención no era herirte, como tampoco desprestigiar tu profesión ni la de los abogados...simplemente quería señalar que si el ser humano supiese gestionar sus emociones nos podríamos todos ahorrar muchos gastos que ahora nos tienen "atados" a la rueda económica...no sé, recuerdo que a los 20 años me cuestionaba en qué tipo de sociedad vivíamos que había que pagar para que te escuchen, y me resultó (y me resulta, 25 años más tarde), muy triste...pero eso sí, no dudo, Claudia, y lo sé por experiencia, que un buen profesional de la psicología puede abrirte a nuevas maneras y dimensiones de tu vida....aunque como siempre también hay mucho/a fanfarrón/a que puede causar mucho mal...
gracias por las felicitaciones, me anima a seguir ablandándome, resulta tan fácil acorazarse de nuevo...
Manel Vilaseca
# Manel Vilaseca
lunes, 08 de marzo de 2010 21:20
Lali felicidades por tu articulo. Coincido con lo demás comentarios acerca de que has expresado perfectamente con palabras las ideas y sensaciones que por lo visto, muchos de nosotros tenemos.
Abrazo
Lali
# Lali
lunes, 08 de marzo de 2010 22:17
Bueno, amigos/as, gracias a todos por tan amable y entusiasta acogida en mi estreno como articulista, y gracias Esther por la creación y gestión de la web, animaros a todos a decir la vuestra...y me alegro que seamos unos cuantos los que coincidimos en el concepto de que esta crisis va más allá de lo económico...¡ojalá aprovechemos al máximo las energías de crecimiento que nos llueven, vientan, nievan y solean en estos tiempos revueltos!
Saludos!
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
lunes, 08 de marzo de 2010 23:38
Gracias Lali por tu aportación, elegiste un tema que para mi resulta primordial, el mundo emocional, su reconocimiento y su gestión. Por un lado, suerte que en ese sentido, España ha sido privilegiado respectoa nuestros vecinos europeos, expceptuando, claro está, los paises mediterraneos. Nuestro caracter latino, emocional, creativo, ¿Donde está? ¿Por qué la gente apenas se mira o sonrie cuando camina por la calle? ¿En que momento empezamos a perder nuestro caracter latino para entrar en el modelo anglosajón? Politicamente más correcto pero frio y contenido. Aunque sorprende darse cuenta en mi profesión, cuando me encuentro con un paciente en la intimidad de la consulta, comprobar que sienten, lloran, sueñan, anhelan pero no encuentran lugar donde expresarlo.
Es muy importante un cambio social en ese sentido.
Un abrazo a todos
dazara
# Daniel Zaragoza
martes, 09 de marzo de 2010 0:22
Me uno a las felicitaciones de mis compañeros. Me alegro de la excelente adquisición que ha hecho el Blog con tu contribución.

Los cambios profundos son lentos. A veces una inspiración nos revela un nuevo camino o una forma de hacer que nos ha quedado caduca. Las gafas que llevamos frente a los ojos parece que se limpian lo suficiente para ver más allá de los viejos hábitos adquiridos.

Conocemos a personas que comparten con nosotros lo mejor que tienen disponible su interior y nos ayudan a través de sus ideas, de sus reflexiones o de su comportamiento, provocando de manera imperceptible los pequeños cambios de conciencia que fructificarán con una comprensión más rica y sabia de nosotros mismos y del mundo que compartimos.

Que hermosa profundidad hay en los sentimientos compartidos con honestidad y madurez. Son sentimientos que ilustran y completan el crisol de experiencias que conforman la vida humana. Sentimientos que afloran de la sabiduría de lo vivido.

Hemos integrado con naturalidad las máscaras y ya no diferenciamos lo real de lo virtual. Nos perdemos en los roles que nos toca desempeñar. Son apariencias que despojan de sentido la vida de la que somos custodios.

Recuperemos la autenticidad, la honestidad con nosotros mismos. Descubramos todas las posibilidades que se abren ante nosotros. Que lo aprendido en nuestra vivencia sea la recompensa, y no la valoración que otros hagan de ella. Siendo honestos con nosotros inevitablemente lo seremos con los demás.
Gisela Izard
# Gisela Izard
martes, 09 de marzo de 2010 9:57
¡Cuanta razón! Felicidades por la lucidez y la honestidad.
Jordi Escolà
martes, 09 de marzo de 2010 10:18
Efectivamente, los adultos adolecen de una gran inmadurez emocional. Pero ¿de donde proviene esto? Tal como señala Lali, creo que es un proceso de aprendizaje. Los niños instintivamente gestionan sus emociones y les dan una salida, pero los adultos nos encargamos de censurarlos, no permitiendo que expresen libremente sus estados emocionales (rabia, frustracion, alegria ...). No tendriamos que asustarnos tanto con nuestras propias emociones (ni las de los niños ni las de nadie) y aprender a dejarlas fluir. Observar a los niños y aprender de ellos. Y confiar en ellos.
Lali
# Lali
martes, 09 de marzo de 2010 12:26
Totalmente de acuerdo, oye, ya que lo tenemos tan claro, ¿montamos una escuela? ¿o una plataforma pro-emocional promotora de las emociones en las escuelas?
saludos cálidos post nevada a todos!
Maria Oliver
# Maria Oliver
martes, 09 de marzo de 2010 14:52
hola a todos. Me uno entusiasmada, contenta y alegre a las felicitaciones a Lali: menuda estrena, morena! Nada ya que añadir al estupendo despliegue de la cvosa que ofrecen los coments!!
si, una cosita... esa ecuela, lali, a pies juntillas en el dia a día, mientras montamos la plataforma esa, que si, no estaría mal... en todo caso, yo en el aula, practico con osada alevosía, lo de la emoción y... funciona! vaya si funciona...
un abrazo enorme... emocionante me resulta que nos encontremos todos ahí, en ese punto ... y aquí, en crisis2010, que va arrejun tando almas ciudadanas sensibles sensitivas. emocionables... emoción, de mover... uffff, será probable una acceso a una emocionalidad por fin madura? la estamos rozando....
Lali
# Lali
martes, 09 de marzo de 2010 15:18
Ei María, me animé con timidez pero ya ves, muy sorprendida de la acogida...gracias y seguimos ahí, plataformeando virtualmente...
ah...tenemos que repetir lo de la Casandra, salió superbien, tampoco pudo venir Montse, abrazo
Gabriel
# Gabriel
martes, 09 de marzo de 2010 18:55
Bravísima, Lali:
Al llegar al final de tu artículo, Lali, me he acordado del sufrimiento que padecen los patos en granjas, cuando se les obliga a comer para producir el paté.
Hoy, y quizá antes también, a los niños se les obliga a comer antes de saber si tienen hambre y de qué tienen hambre. Luego no me extraña las epidemias de bulimia y anorexia.
Por si faltara poco, ahora les regalan un ordenador. Pronto se les entubará como a enfermos en la UVI.
Lali
# Lali
martes, 09 de marzo de 2010 19:23
Pues sí, Gabriel, toda la razón, hace unos años jugábamos con los chavales, a la hora de cenar, a un juego inventado llamado "El mundo al revés" y fíjate, unos pocos añicos más tarde y casi todo está al revés, excepto nosotros, los crisiseconomica2010 :)
ahí estamos, reproduciéndonos en letras juntadas palabras frases artículos compartiéndonos
Clara Font
# Clara Font
martes, 09 de marzo de 2010 22:50
Lali, es la primera vez que entro en esta página y lo primero que me encuentro es tu increíble articulo. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has escrito. Tendría que haber mucha mas humildad, comprensión y cooperación entre la gente.

Lali
# Lali
martes, 09 de marzo de 2010 22:57
Pues sí, gracias Clara por tu comment, es lo que debería haber y no hay, pero poco a poco nos vamos encontrando, aunque sea por Internet..¿será para eso la red, para que no desfallezcamos?
Bienvenida..personalmente hace poco que entré en esta web, con el nuevo año, y me guta guta....hay que animarse a decir la de cada una, que ya toca!
abrazo
Ailed
miércoles, 10 de marzo de 2010 16:46
TOTALMENTE DE ACUERDO CON LALI
Acertado y directo, es una sola la GRAN RPTA a las dificultades del mundo...
Centrarse en nuestros niños!!! Ya nadie juega con ellos, solo los llenanos de "cosas" para que no nos molesten y los metemos en el colegio 11 años en promedio o peor aun ya los meten desde el 1° año a las guarderias buuuu :'(
Compartire tu articulo en mi pag de Facebook de mi blog FAMILIA Y VIVENCIAS, gracias
Dietmar Hager
viernes, 12 de marzo de 2010 15:53
Hola, Lali, yo tambien me apunto para felicitarte por tu artículo, muy bien expresado, aunque sólo lo he leido por encima, estoy muy cansado ahora. En otro momento puedo quizás entrar más en detalle. De momento, si te interesa - y los demás del foro, claro - pongo aqui el enlace de mi blog:
dietmar-torremolinos.blogspot.com
El tema - y muchos aspectos relacionados con él - me interesa ya desde hace muuuucho tiempo.
manu
# manu
sábado, 13 de marzo de 2010 0:32
Sehr schönes Blog Dietmar. Vielen dank.
Grüsse und willkommen an diese Seite.
Lali
# Lali
domingo, 14 de marzo de 2010 11:15
Gracias Dietmar y bienvenido a esta web. Gracias también por tu blog.
Saludos
neuroplastico
# neuroplastico
viernes, 19 de marzo de 2010 13:36
Las emociones tienen mucho que ver en nuestra forma de ser y de actuar y interectuar....inteligencia emocional un saludo
Alfredo Astort
# Alfredo Astort
jueves, 01 de abril de 2010 15:31

Que bello tu artículo, porqué así es. Escucharnos, escucharnos, escucharnos. Mas allá de las palabras. De los sentimientos. De los pensamientos. Eliminar todas estas ideas gastadas, (creencias) que guardamos en el armario. Y aceptarnos. Es agradable: leerte.
Gracias.
Lali
# Lali
jueves, 01 de abril de 2010 20:27
Gracias a ti también Alfredo, por tu bello comentario, lo aprecio y me anima a seguir escribiendo, por esa agradibilidad en la lectura que has mencionado, de la cual no era consciente.
Regracias :)
Chus
# Chus
lunes, 03 de mayo de 2010 11:56
Hola Lali
Bien dicho.
Te cuento que el otro día acompañé a mi chaval, adolescente en plena efervescencia hormonal, a que le firmasen un CD algunos miembros de su grupo favorito, Mago de OZ, Heavis-célticos ellos, y estuvimos como dos horas y media haciendo cola de pie. Cuando acabamos, volvimos a casa en metro, y mi chaval se derrumbó en un asiento libre que había en el vagón. Pero, al poco, y sin yo decirle nada, ni antes ni después, el tío se levantó y le cedió su sitio a una señora de edad que había entrado al vagón...
Te puedes imaginar el regustazo que me recorrió por las entrañas emocionales y sentimentales...
¡Hay esperanza para la humanidad!
Abrazos luminosos
Chus
Lali Valls
# Lali Valls
lunes, 03 de mayo de 2010 14:53
Sí, es bonito cuando ocurre esto con los propios chavales...o con cualquiera de ellos. Estamos de acuerdo, Chus, y esa actitud en el chaval muestra que los protgenitores habéis inculcado unos valores de respeto y vivir no sólo para el propio egoísmo sino en comunidad...ojalá sea el caso en los míos, aunque no me quejo, son buena gente como su madre :-).
A escribir más....
Chus
# Chus
lunes, 03 de mayo de 2010 19:59
Bueno, pues a escribir :-)
Se que es imortante, con los chavales, inculcar, estar encima, y cuidar las propias actitudes, y a pesar de eso, estar dispuestos a soportar la auténtica telenovela de capítulos interminables, relativa a la educación y la convivencia entre monstruos jurásicos (padres e hijos)
¡Tantas veces son el espejo de nuestras frustraciones, tantas veces les usamos para proyectar la obra inacabada de nuestra madurez! Todas esas veces que nos olvidamos que son auténticos seres humanos respetables y fiables.
Lo que si se me ocurre, es que más que enseñarles uno, son ellos los que aprenden, a su manera, cabalgando como pueden la ola de su generación.
Creo que una de las cosas de las que más me fío, o me tendría que fiar más a menudo, es del impulso rebelde y libertario de las nuevas generaciones. Estos tienen sus propios fantasmas, sus propias torres, sus propios enemigos, muchas veces diferentes a los nuestros, aunque el impulso con el que se oponen a ellos creo que es el mismo y que se merece mucho respeto, a pesar de las formas externas en que se manifieste.
De hecho, son la fuente de la renovación de la sociedad.
Y resulta una verdadera maravilla el poder observar su crecimiento. Con qué frescura e ingenuidad se embarcan en sus aventuras. También creo que, paradójicamente, el complemento de la madurez de la que hablas tiene que ver mucho con recuperar la infancia, la frescura, la espontaneidad, y esas virtudes que con tantas convenciones hemos disfrazado para acudir a las pasarelas y a los tribunales de nuestra cultura social.
Mira, no sé si podría demostrar que Jesús de Nazareth era hijo de Dios, más que tú o que yo... Pero que era un psicólogo de primer orden y que sabía de qué vamos, lo tengo claro, con cosas como "solo los que son como niños podrán entrar en el Reino" (y que conste que no me estoy inclinando por un ramalazo santurrón.)
Por ejemplo, por lo que más me gusta Obama, es porque es joven...
Abrazos luminosos
Chus




Lali
# Lali
lunes, 03 de mayo de 2010 22:35
Chus, lo vemos igual, los chavales para mí son un espejo de lo que no tengo aceptado dentro de mí todavía, en mi caso más todavía, al estar divorciada, porque reflejan muchas de las actitudes que no aceptaba de su padre y que me llevaron a separarme...a mí se me hizo la luz respecto al tema hace 10 años, empecé a escucharlos de verdad y a trabajarme este efecto espejo que funciona en todos los ámbitos de mi vida, aunque con los hijos es más claro, más visceral e incontrolable...sólo se trata de romper nuestros mecanismos de reacción, y en este caso lo tengo fácil porque me duele mucho hacerles daño así que procuro respirar unas cuantas veces cuando noto que algo me altera de ellos....en el fondo, las relaciones serían mucho más simples si nos atreviésemos a mostrar el dolor de lo que nos hacen o dicen los seres cercanos, o queridos, en vez de reaccionar....pero nuestros mecanismos internos están tan arraigados...
y sí, a mí también me fascina su rebelión y su afán de libertad, que en mi caso personal no pude vivir en mi adolescencia sino en una segunda adolescencia más tarde que me ha traído muchos problemas...así que estoy disfrutando mucho con ellos, fomentando que se expresen y se rebelen cuando lo necesitan, incluso conmigo...pero no siempre es tan fácil como te lo describo, pues el 80% de su tiempo lo pasan en entornos represivos, y van endureciéndose por dentro, ante mi impotencia...
qué bueno esto de internet, te permite conectar con gente que ve las cosas de la misma manera y a la vez escribir sabiendo que hay interlocutores ahí que aprecian las palabras bien hilvanadas...para eso está la escritura, no?, para comunicar...
otro abrazo luminoso, Chus
Chus
# Chus
martes, 04 de mayo de 2010 11:13
No hace mucho me di cuenta de que mi chaval me respondía con la misma energía desatada que yo le manifestaba en algunos conflictos. La misma. Lógico, es lo que había aprendido de mí. Desde entonces, creo que he podido controlar esos humos y procuro no convertirme en cómplice de lo que pueda fortalecer un modelo muy habitual en nuestras respuestas: buscar culpables fuera de lo que ocurre dentro y justificar en el tribunal de nuestro auto-enjuiciamiento los comportamientos egoístas o irreflexivos. Así, esa energía conflictiva pasa de largo y no profundiza los cauces sicológicos de los ríos de las respuestas negativas. Las estructuras sicológicas, los modelos de acción y reacción en nuestras mentalidades, son como los cauces de los ríos o de los torrentes. Cuando llueve, el agua discurre por ellos, siguiendo la ley de la gravedad. Y el flujo de pensamientos/emociones es como el flujo del agua, busca los cauces disponibles. Entonces, la idea es poner compuertas (¡por aquí no!) y abrir otros cauces, (otro tipo de respuestas racionales/emocionales, tanto en uno mismo hacia si mismo, como de uno mismo hacia el prójimo) y cultivar esas actitudes. Cuando el cauce se hace profundo, el agua tiene por donde fluir de manera más positiva, y nos sirve para regar determinadas semillas nuevas en campos cultivados.

En cuanto a los “ambientes represivos” que comentas, también en los últimos tiempos he conseguido cambiar un poco de opinión. Cada vez tengo más claro, aunque me resulta difícil expresarlo en actitudes, que la limitación es un poderoso aliado para la evolución de la personalidad y el desarrollo de capacidades. Me cuesta soltar las riendas protectoras, pero creo que es necesario un grado de confianza en que nuestros chicos van a solucionar sus problemas y que van a desplegar las alas combatiendo sus propios fantasmas.
Creo que los “hijos de los hijos de la guerra civil”, en muchos casos, nos hemos olvidado de proporcionar algo muy importante a nuestras criaturas. Quizá es que tampoco nos lo inculcaron, quienes tanto sufrieron y deseaban que sus hijos disfrutasen de lo que ellos carecieron.
Nosotros nacimos y nos criamos en un entorno muy severo, con un autoritarismo político, religioso y moral ante el cual nos rebelamos, contra el que construimos una serie de estructuras que han incorporado determinado estado de bienestar común a todos.

Pero ahora nos encontramos con unas generaciones que parece que con sus actitudes, en realidad lo que nos están demandando o demostrando es que deberíamos haber llenado de alguna manera esos vacíos respecto a la autoridad, la ley, la disciplina, la responsabilidad, el par derechos/deberes, etc.
Quiero decir que nosotros quizá derribamos los complejos de error relativos a una moral, a una religión, a un sistema político autoritario. Pero… ¿Qué colocamos en su lugar? ¿Qué construimos en el solar vacío? Pues en muchos casos, un sistema carente de valores solidarios, un sistema basado en el consumo que raya en la ansiedad y la adicción y en el disfrute insaciable y la satisfacción inmediata de los deseos, un sistema en el que la escala de valores depende de un carnaval incesante de formas sin sustancia… En resumen, hemos invocado otro fantasma con sus cantos de sirena, pero sin esqueleto. ¿Qué está clamando a gritos una generación que pega a sus padres y a sus maestros?

Cada generación obtiene una respuesta a su propia lucha en sus coyunturas vitales. Los esfuerzos empleados y consumidos en sus trabajos y sus epopeyas, son lo que concede el VALOR a sus logros y la sustancia a sus formas construidas.

Paradoja: ¿Dejaremos que los que nos siguen consigan ese mismo tipo de valor en su lucha, o se lo pondremos tan fácil que les será mucho más difícil, o “algo difícil” para que les resulte más fácil?

Por ejemplo, una manera de ponérselo fácil en lo difícil, es manifestar con nuestras actitudes que confiamos en que salgan adelante por si mismos. Sin red.

Claro que ahí también entramos en el conflicto de actitudes, en ver si lo que transmitimos tiene base en lo que asumimos para nosotros mismos, si estamos lo suficientemente seguros y confiados como para transmitir eso mismo…

Abrazos luminosos
Chus

Lali
# Lali
martes, 04 de mayo de 2010 19:25
Chus, muy interesante tu punto de vista y gracias por esas bonitas palabras. La riqueza de los seres humanos es esta: que cada uno lo ve a su manera, según los meandros de los propios cauces, y sin embargo hay confluencias entre los ríos...

Parece que eres de mi generación, o sea, la de "hijos de los hijos de la guerra civil", al menos yo sí lo soy, mi padre tenía 6 años cuando estalló la guerra y mi madre nació en el 39, o sea, ellos sí que padecieron la guerra civil...y ya se sabe que cuando hay guerra las estructuras se vuelven más rígidas, más firmes, más exageradas....España se tuvo que reconstruir a lo largo del franquismo, económica, emocional y moralmente, por eso los nietos de la guerra civil, generación bisagra en mi visión, somos el eslabón del cambio.

Por eso creo que los chavales de hoy día abusan de sus padres y maestros: en mi caso, he tenido que hacer consciente muchos de los abusos que padecí de niña, y que constituyeron y construyeron ni cárcel mental, mi "torre", para no dejarme abusar por mis hijos....la falta de respeto que tenía hacia mí misma, por el hecho de lo poco que me respetaron mis padres (en mis deseos profundos), por la falta de amor que padecí, ha hecho que durante muchos años haya aguantado situaciones psicológicas que no debiera haber aguantado...lo veo en mis compañeros de colegio, padres de chavales como yo, pero que a diferencia de mí no se han querido o podido dedicar demasiado a sus hijos...por razones laborales, porque ya nos educaron en que el trabajo y el dinero es lo más importante, más que el amor o el disfrute de la vida....y hacer de padres y madres de verdad requiere paciencia, capacidad de autoobservación y humildad, valores que no me inculcaron a mí de pequeña, pero que he aprendido a recuperar de mi erosionado depósito.

Cada uno con su historia a cuestas y cómo se la cuenta, cualquiera de mis hermanos la ve totalmente diferente, pues cada uno acarrea con su manera de experimentar las mismas situaciones...diagnósticos? no me atrevo a hacerlos....los chavales de hoy en día sólo reflejan la falta de madurez de los adultos que les rodean, por eso maltratan a la que tienen poder, porque de njños también fueron maltratados....ahora que son más grandotes, que descubren su fuerza, y que las figuras autoritarias ya no lo son porque no funcionan los castigos ni las reprimendas como funcionaban en nosotros, si uno no hace su trabajo, que es el de ir al interior de lo que uno siente, se encuentra con lo que se encuentra...ya no sirve lo de buscar culpables fuera, pues al final la vida te acaba atrapando, te pone la realidad en la cara con la bofetada de tu propio hijo o con una enfermedad inesperada....
A mí lo que más luz me ha arrojado sobre lo que no soy, porque todavía no sé poner en palabras lo que soy, sino que es más bien un sentir quien soy más que una idea de mí, ha sido el trabajo chamánico: me ha dado la verdadera dimensión de la humildad, de saber que todas las ideas que tengo de mí son "falsas" o limitadas, relativas más bien, y que nada es fijo ni estable, sino que es cambiante...la verdad está en todos lados, en cada una de las miradas de la gente...que el único camino que une es el del corazón, el de sentir, el de atender a mis emociones...no son fáciles las emociones, no sabemos gestionarlas ni tan siquiera muchas veces reconocerlas, así que si eso nos ocurre a los adultos, ¿cómo pueden estar nuestros hijos?

Pero no me quejo, y estoy esperanzada...sé que la vida se ocupa más allá de lo que los humanos queremos hacer para aliviarlos del sufrimiento de la vida, y de lo único que se trata es de dejar de masticarles el camino de la vida, dejar de sobreprotegerles para ahorrarles el dolor que es el único que les enseña a ser personas responsables...así como los economistas son demasiado intervencionistas, a mi entender, los padres también intervenimos demasiado en las decisiones que deberían tomar nuestros hijos, y sin embargo no les escuchamos ni atendemos cuando tienen necesidad de vaciar su corazón, de entenderse...

yo procuro hacerlo, pero tengo tres hijos y un tiempo limitado con ellos, y además el padre es lo contrario que yo en muchos aspectos, así que con el tiempo he ido aceptando que ellos tienen su propio destino, y sobre todo ahora, que ya son adolescentes, estoy disponible si ellos quieren pero intervengo lo mínimo en su vida: ellos son los propios gestores de su tiempo y vida, y creo que es lo que debo enseñarles....a no ser intervencionistas, a no establecer relaciones de dominación, sino de igualdad...

me he enrollado mucho, Chus...¿será que eres un buen interlocutor??

más luz para ti también
Noelia
# Noelia
martes, 16 de noviembre de 2010 23:21
Hola a todos!! primero de nada felicitarte Lali por tu artículo, has explicado con total claridad los tiempos que corren! Es muy triste que una verdad sea así. Solo tengo 18 años pero el tema de la crisis, y como repercute emocionalmente a las personas es algo que me interesa mucho. Soy estudiante de sociología y hemos hablado mucho sobre esto en la asignatura de psicología, he aportado grandes cosas que dices en tu artículo, las cuales han sorprendido al profesor! Soy una persona muy reflexiva y las palabras que dices me han hecho ver las cosas mucho mas claras.
Gracias y espero leer mas artículos tuyos, puesto que es la primera vez que accedo a esta página! Un saludo
Lali
# Lali
miércoles, 17 de noviembre de 2010 8:30
Noelia me alegra un montón que a tus 18 años sepas ver el bosque y no los árboles y que puedas contribuir a abrir la mente hasta de tu profesor de psicología...como bien dices, lo que escribí te ha confirmado lo que ya sabías más allá de todo lo que nos enseñan en los coles para alejarnos de nuestra intuición y nuestra verdadera profundidad...gracias por tus palabras y espero que pronto seamos muchas y muchos más en este camino del corazón tan placentero y a veces también doloroso!!
abrazo

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas