image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
17

El otoño araña ya el verde  de la inmensa  arboleda. De vuelta a casa, tras paseo  por la magia de una hayedo en plena mutación, pulso el botón que me acerca al mundo. Los días se encojen, la naturaleza se apaga, las hojas abrazan una tierra húmeda, pero al poner las noticias, el telediario habla de brotes verdes. Cuesta confiar en los brotes de una economía, de una civilización abocada a repetir los mismos y graves errores. Cuesta seguir la sabia de unos  brotes que se alzarán hacia un mismo cielo de beneficios mal repartidos, de dividendos a costa de la naturaleza, de prosperidad interpretada en clave de consumo…
 
Urbasa explota allí arriba en ocres y amarillos, pero en el valle sí observo brotes verdes. Los brotes que percibo no son noticia, no alcanzan  titulares, no coinciden con los del telediario. Producir no importa cómo, no importa a consta de qué; consumir no importa qué, ni en qué cantidad, no invita a abrazar esperanza. 
 
Veo sí, brotes de esperanza en
l@samig@s que alzan la azada y después ponen en la ensaladera los propios frutos de la tierra. Esperanza en mi pueblo, que acaba de crear un banco de semillas naturales; esperanza en las largas mesas de madera de la sociedad llenas de frutas y verduras biológicas a repartir entre todos l@s de la cooperativa.
 
Observo brotes verdes cuando el olor de un pan recién cocido alcanza mi ventana, cuando llega al pueblo nueva gente con un plano de casa ecológica bajo el brazo e ideales rebosando el corazón; cuando la plaza de esta aldea perdida  en la montaña se llena de más y más niños; cuando el viejo cazador libera para siempre a sus perros encerrados y se lanza monte arriba sin lastre de metal, sin ánimo de matar  nada. 
 
Brotes verdes cuando el “comercio justo” va conquistando cada vez más estanterías, cuando las granjas se clausuran  y los animales vuelven a los campos, cuando la carne sale de nuestros menús  y decidimos meter sol, color y clorofila en nuestro cuerpo.
 
Sí, brotes verdes cuando me llama una periodista amiga “quebrada” y decide ya no dar eco al odio, a la muerte y a la guerra; cuando siento el latir de su alma al otro lado del teléfono y se manifiesta resuelta a abandonar la nomina fija, a pregonar lo nuevo.
 
Brotes cuando vuelvo a mi ciudad y contemplo sus paseos junto al mar inundados de bicicletas y veo a tantos  amigos felices con sus hijos pedaleando. Brotes verdes cuando las grandes urbes dejan de crecer y comienzan a nutrirse los campos y sus silencios. Cuando las escuelas, los mercados, los hospitales… disminuyen en metros cuadrados, pero aumentan en calidad y trato fraterno.
 
Brotes verdes cuando el hambre merma y la solidaridad se extiende, cuando el plato es delante de todos los humanos y la pizarra delante de todos los niños. Brotes  verdes cuando conjuramos el desánimo, el pesimismo, el “esto no hay quien lo cambie”, cuando nos tomamos de la mano y ofrendamos al mundo nuestras más sentidas oraciones, nuestras más bellas danzas, nuestros más bellos cantos.
 
Sí, brotes  verdes cuando nos reunimos más de mil almas, llenando ya grandes  aforos en Madrid y Barcelona, y concentramos nuestros pensamientos a favor de la paz y la fraternidad humana. Brotes verdes emergiendo de corazones húmedos y abonados, brotes verdes cuando conjuramos el ayer y prometemos al Cielo vaciar todo el amor de nuestra copa, cuando empezamos a conjugar los verbos en plural y observar la vida como una apuesta colectiva.
 
Brotes verdes cuando
junt@s nos reunimos y soñamos, cuando cada quien en su propio ámbito se decide a actuar de una forma diferente, con otro modelo más solidario, con otro espíritu más integrador.  Cuando prodigamos a nuestro alrededor más amor de lo que conocíamos por amor. Cuando el “juntos podemos”, sustituye al “sálvese quien pueda”. Cuando  triunfa  la  amabilidad, la buena voluntad, la mutua ayuda… Cuando tod@s contamos, creamos, gestamos, empujamos.
 
La subida del Ibex 35 no nos pone.  No terminamos de creer los telediarios y sus brotes de tan verde pálido. Difícilmente albergan esperanza. La esperanza no se mide por el número de coches que escupen las factorías. Poco dice el aumento del gasto entre
nosotr@s, sino los estómagos satisfechos en todas las latitudes. Distingamos los brotes. Nadie pinte de verde lo que está  basado en el lucro personal, en la competitividad, en la agresión a la Madre Tierra. Lo verde es compartir, es cooperación, es cocreación. Caminemos juntos sobre una tierra liberada. Alimentemos los brotes de la verdadera emancipación.
 
El telediario no habla  de estos  brotes  verdes, pero es preciso anunciarlos pues están inundando absolutamente todos los rincones.
Nosotr@s mismos somos brotes  de la nueva civilización que ya encarna por doquier. El inmenso planeta azul ha verdecido más de lo que imaginábamos y ya no procede callarlo. Cada un@ de nosotr@s somos esperanza. Nuestros días  van de su mano.
 
Hay otro mundo tras estas cortinas de humo, hay brotes verdes en medio de este  pertinaz asfalto. Tardarán en madurar y florecer, pero
nosotr@s ya sólo vamos con su savia. Ya no caben  los brotes en estas breves líneas, pronto no cabrán en nuestros campos. 
 
 

Actions: E-mail | Permalink | Comments (14) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Brotes verdes ' a Del.icio.us Agregar 'Brotes verdes ' a digg Agregar 'Brotes verdes ' a menéame Agregar 'Brotes verdes ' a Technorati Agregar 'Brotes verdes ' a Google Bookmarks Agregar 'Brotes verdes ' a Live-MSN Agregar 'Brotes verdes ' a FaceBook Agregar 'Brotes verdes ' a Twitter

Post Rating

Comments

Angel Luis Alonso
# Angel Luis Alonso
jueves, 17 de diciembre de 2009 9:15
Bella prosa Koldo. Mas bella aún si cabe, la esperanza. Queda mucho camino, porque pienso que esos brotes verdes de los que hablas, son imaginarios. Es cierto que si hay muchas semillas, aunque no suficientes para plantar un campo. Las semillas están aguardando a que hayan suficientes, y venga alguien a plantarlas. Luego a regarlas. Y después a esperar que nazcan. Me considero una de esas miles de semillas. Y espero a que nos juntemos muchas mas. Y con todas, formemos un "campo verde", en el que la esperanza y la ilusion con la que escribes el articulo, nos inunde y nos convirtamos en un brote universal.
La realidad es que esos que tienen que plantar y cuidar el "campo verde", se llaman Economia, Politica, Solidaridad, Egoismo, Dinero, etc. Y creo que no están por la "labor de ponerse a trabajar en "campos verdes"".
Un saludo, amigo.
superviviente
# superviviente
jueves, 17 de diciembre de 2009 11:13
Brotes verdes, que manera de ensuciar los terminos con que la naturaleza explica sus ciclos para distorsionarlos en el campo de la politica o de la economia donde todo acaba perdiendo su sentido inicial, el verdadero. Pero aprovechandome de ello diré que los únicos brotes verdes que me gustaria ver son los de una sociedad civil que fuera tomando vida y dejara atrás su sueño perpetuo que para muchos es ya una pesadilla, esos brotes verdes que en la naturaleza cumplen su verdadera función, deberían cumplirla como una ley natural a la que pertenece el ser humano para que este, al igual que la naturaleza, iniciara su ciclo vital ahora muerto por la sequia que ha deforestado los bosques con el plaguicida de la codicia y que esperemos que aún no haya tocado las raices, esas que cuando se conviertan en brotes verdes harán que todo vuelva a crecer. Saludos.
german
# german
jueves, 17 de diciembre de 2009 12:06
muy buen articulo koldo se te entiende perfectamente, si, nos quieren hacer creer que hay brotes verdes, pero el verde de la naturaleza es demasiado bonito como para que lo ensucien los politicos , asi es, y mientras el borreguismo abunda cada vez mas y nos avasayan con que en el siguiente trimestre ya salimos de la crisis, seguimos impotentes sin hacer nada, solo una manifa de los sindicatos que siento decirlo beben comen de la mano que les da de comer, que pene, aun recuerdo las luchas obreras de antes de los años 80, las reconversiones, la lucha de euskalduna etc, . Hasta cuando seguiremos tolerando todo. Noto una sequia de ideas, una falta absoluta de compromiso, consumid, consumid, estupidos es la economia como dijo aquel y asi nos va. Es de locos.Esther recojo tu idea, saludos.
Maria Oliver
# Maria Oliver
jueves, 17 de diciembre de 2009 13:00
Hola a todos,
Koldo: muy bienvenido, qué buen artículo para estrenarse! Brotes como saludo, es genial!!! Gracias, me he dado un estupendo paseo, hasta andaba oliendo la tierra húmeda cubierta de hojas de ese hayedo!
es exactamente como tan bien y bellamente dices: los brotes verdes son los que tu señalas, esa lista que, afortunadamente podemos ir haciendo todos, cada uno la suya, espigando índices en el entorno más inmediato, y que no tiene nada que ver con recuperar índices de consumo, aumentos de PIBes, etcetc... tiene que ver con recuperar alma, con ensancharla, con compartirla... Me encanta el final, me encanta tu tono, tu lucidez: hay brotes verdes, aquí estamos, no somos una cortina de humo, lo sabemos y no queremos serlo, tenazmente, fieramente si hace falta... Estamos comprometidos Germán, sí, y somos muchos, no dudes de eso, estamos comprometidos con la honestidad, la inteligencia, las ideas y el corazón... "ellos" no, demostrado está... Es de locos sí, pero: el brote sólo pùede crecer o morir... y de todos, siempre más de uno prospera... cuándo? no lo sabemos, pero: no podemos cejar, es de brotes resistir.
Un abrazo y más gracias Koldo, mil y una!

Ah, Germán, genial que e sumes a la idea de Esther!--a la que me sumo en un comment al artículo de ayer-
Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
jueves, 17 de diciembre de 2009 16:16
Hoy, en el metro de Barcelona he visto como una profesora de avanzada edad llevaba a sus alumnos a alguna actividad fuera de la escuela. Los alumnos eran chicos de unos doce o trece años. Muchos eran hijos de inmigrantes. Todos estaban alrededor de ella, unos sentados y otros de pie pero cerca de ella. Esta profesora los trataba con un respeto y un cariño real, honesto, no forzado. Y, claro, ellos la correspondían con el mismo afecto. Y he recordado el libro que estoy leyendo de Alice A. Bailey y tu artículo de hoy. Más allá he visto como personas sentadas cedían sus asientos a ancianos que acababan de entrar, y un padre muy joven con su niño recién nacido. De pronto he tenido la sensación de que estamos rodeados de brotes verdes. Auténticos. De carne y hueso. Hay mucha luz entre tanta oscuridad. Una luz potente que brilla entre el laberinto de la vida. Debemos tener esperanza y no abatirnos ante las adversidades ni esperar que las cosas cambien. Están cambiando y debemos participar de este cambio que crece cada día sin importarnos que haya rezagados porque ellos también encontrarán su momento.

Conozco muchos brotes verdes. Vosotros sois una prueba de ello. Incluso los que todavía no lo saben lo son. Bienvenido Koldo a este espacio de reflexión en donde mucha gente estamos compartiendo nuestras inquietudes. Espero que podamos seguir leyéndote y conociéndote mejor.

Un fuerte abrazo a todos. Hoy es un día, para mi, de esperanza e ilusión.
Carolina
# Carolina
jueves, 17 de diciembre de 2009 17:21
No tengo palabras. Precioso artículo, de los que llegan donde tienen que llegar. Sin palabras, gracias!!
Sergio
jueves, 17 de diciembre de 2009 18:32
Carlos, perdona mi ignorancia pero me suena mucho Alice A. Bailey pero no recuerdo de qué... ¿?

Hecho el inciso, no son pocos los brotes. Acudo cuando quiero, que quisiera querer acudir más, a Brahama Kumaris, organización espiritual. Allí encuentro gente con ganas de cambio, que creen en la posibilidad de cambiar el mundo, a través del cambio personal.

Estamos en el fin y principio de algo, donde hastiados de los viajos valores, del valorar las cosas según el "número de coches que escupen las factorías" (Koldo), se impone la verdad. Esta crisis nos aboca de alguna manera.

El cambio, la transformación, es personal, siempre lo he creído. Estos días vemos cómo en Copenhague, afrontan este nuevo horizonte con los hábitos del pasado (presente) intentando frenar el cambio climático a base de talonazo, en un ejercicio de compra venta de derechos de ensuciar el mundo, se negocia con la mierda que volcamos a la atmósfera. Viejos vicios aplicados a nuevos problemas.

Pero la naturaleza es sabia, y volverá a reconectarnos a todos con nuestro origen. Somos, además de cuerpos, Almas, ¿Dónde está el almaaaaaaaaAAAAAAAAA?
Koldo Aldai
jueves, 17 de diciembre de 2009 18:46
Saludos familia, es un placer participar de tan bello espacio. Cada día nos brinda una oportunidad para contribuir al bien de la comunidad, de ayudar al progreso del Plan de Amor, de la Trama divina... El nombre es lo de menos. Quizás lo importante es saber que no estamos solos, que estamos siendo asistidos. Eso nos revela el Maestro Tibetano a través de esa mujer extraordinaria, Alice Bailey... Busquense, y trabajen por un mundo nuevo. No traten de unirse en una misma organización, sino que únanse en torno a ideales, objetivos y metas, manteniendo siempre una comunicación eficaz
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
jueves, 17 de diciembre de 2009 19:33
Gracias Koldo, bellas palabras. Me alegra tenerte por aquí. Un brote verde más.

El ser humano ha tenido que apartarse del camino para volver a encontrarse con él. Ahora será de una forma consciente, meditada, aprendida. Posiblemente tenía que cometer estos errores para llegar a una comprensión plena, total.
Espero que estos brotes sigan creciendo y propagándose... De ellos dependemos.

Un abrazo..
Cristóbal Cervantes
jueves, 17 de diciembre de 2009 21:49
Gracias Koldo por compartir tu maravilloso artículo, me alegra mucho que te sumes a la lista ya larga de autores de este blog que tan bien conecta con tu artículo, "la crisis es una oportunidad para el cambio" reza la portada del blog, un mundo viejo muere y un nuevo mundo perfectamente descrito en tu artículo está naciendo,

las variables fundamentales de la economía real capitalista están empeorando en todos los países desde hace dos años, la ocupación y el consumo, o como tú dices, "producir no importa cómo, no importa a consta de qué; consumir no importa qué, ni en qué cantidad", cada vez más paro y menos consumo, provocado por un modelo económico que ha llegado a su límite físico, ya nos hemos gastado lo que tenemos ahora y lo que vamos a tener, supuestamente, en el futuro, todo el mundo está endedudado, particulares, familias, empresas, bancos, ayuntamientos, comunidades autónomas, estado central, empresas públicas..., y una regla básica del capitalismo es que las deudas tarde o temprano hay que pagarlas, y la deuda que hay ya no se puede pagar,

por otro lado otro de los principios fundamentales del capitalista actual es la garantía de energía barata e inagotable, petróleo y carbón sobre todo, y eso también se ha acabado, hasta ahora ha sido así pero ya no puede ser así, es la crisis del sistema, el inicio de la desglobalización,

desde primeros de noviembre todas las cumbres internacionales que se han celebrado han terminado en fracaso, y las perspectivas de la cumbre del clima de Copenhague no son positivas, parece como si se hubiera iniciado ya el proceso de "sálvese quien pueda" a nivel internacional, la crisis es tan fuerte en todos los países que ha comenzado el proteccionismo, intentar la salvación individual frente al desastre general, algo que en mi opinión es imposible, o salimos todos juntos o nos va a pasar como la viñeta de El Roto en la que se ve un túnel y al final la luz blanca de la salida y un señor con un cartel que dice: "No salgáis que es peor",

perdonadme por esta lista de perspectivas negativas, pero es lo que veo, a partir de enero la economía española, y también mundial, va a sufrir un empeoramiento considerable, más aumentos de paro, empresas que cierran, y cada mes que pase será peor, y mientras ese modelo que basaba el bienestar en el crecimiento del empleo y del consumo se nos viene abajo aquí estamos nosotros sin saber muyy bien cómo sustituirlo, tenemos las ideas, la esperanza, nuestras acciones cotidianas, y como bien dices Koldo, no estamos solos, formamos parte de un proceso evolutivo que nos transciende, no tenemos todas las respuestas, pero tenemos fe y esperanza, y nos tenemos unos a otros,

un abrazo de Cristóbal

26390eir
# Esther Ibáñez
jueves, 17 de diciembre de 2009 23:13
Muchas gracias Koldo, es un placer poder leerte desde aquí, bienvenido.
Es precioso el texto que has escrito, lleno de esperanza que es precisamente lo que más necesitamos en estos momentos. En ese sentido, me siento como Cristóbal, yo no veo tantos brotes verdes de esperanza a mi alrededor. Me lleno de energía positiva en estos espacios virtuales, pero al salir a la calle (preferentemente centro de Barcelona), tengo la sensación de que vivo en mundos paralelos que no tienen puentes que los conecten. Y sueño con esos puentes, creo en ellos e intento construir lo que puedo, pero la realidad que percibo a mi alrededor es tan poderosa que me siento incapaz de construir con mis manos un puente que la alcance. Y como Cristobal, también pienso que las perspectivas que tenemos delante son oscuras y posiblemente nos costará más de lo que creemos asumirlas y reaccionar de la única manera que nos ayudará a superarlas, con nuestra unión desde el corazón, con solidaridad entre nosotros y con el resto del planeta.
Pero esta noche me iré a dormir soñando con tus brotes verdes Koldo porque los sueños no nos los pueden robar. Gracias
Koldo Aldai
# Koldo Aldai
viernes, 18 de diciembre de 2009 4:01
Esta noche cerrada estaba en nuestro camino, estas nubes densas estaban sobre nuestras cabezas., estos desafíos titánicos estaban en nuestros corazones... Estamos siendo graduados en fe, en amor del verdadero en esperanza. Es cierto el desafase de mundos y vibraciones, pero por qué estamos aquí sobre la tierra, sino para contagiar esos sueños, esa utopía, esa esperanza... Somos seres espirituales de paso por un mundo de pruebas para poder crecer y evolucinar, y todas ellas han llegado, así de repente, sin avisar. Parece ser que se cumplen los ciclos y que suena la hora.

Podemos reinventarnos a nosotr@s mismos, por supuesto podemos reinventar el mundo, pero nada será de un día para otro. De ahí la fe imprescindible. Claro que hay salida del túnel. Claro que amanece tras la noche cerrada, pero absolutamente nada se nos será regalado, absolutamente todo han de ser conquistas. Es la ley de evolución y nadie hará el trabajo por nosotros. Eso sí "nos tenemos los unos a los otros", claro que sí Cristóbal. Este blog es un buen ejemplo de ellos, "nos tenemos los unos a los otros" y además desde el instante que nos disponemos a servir al mundo tenemos ayuda desde Arriba...
Xavier Lora
# Xavier Lora
viernes, 18 de diciembre de 2009 14:09
Muchas Gracias Koldo por tu articulo me ha gustado mucho.
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
viernes, 18 de diciembre de 2009 23:05
"desde el instante que nos disponemos a servir al mundo tenemos ayuda desde Arriba..."
Esto es realmente cierto Koldo, lo he experimentado muchas veces.
Un abrazo

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas