image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio
19

La versión cotidiana de democracia está muy lejos de la impresión generalizada. En la práctica, la democracia consiste en el ejercicio del poder desde la cúpula financiera y empresarial, con el trabajo conjunto de intelectuales y líderes políticos, formando una minoría ejecutiva que se contrapone a la mayoría. Walter Lippmann llamó a esta mayoría el rebaño desconcertado.

En una democracia existe el peligro de que el rebaño desconcertado tome iniciativa y abandone su papel de mero espectador. En tal caso, las consecuencias serían desastrosas. Para evitarlo es necesario poner en marcha estrategias de propaganda englobadas en lo que Edward Bernays llamó “ingeniería del consenso”.
Hay que entorpecer las posibilidades de autoorganización popular que les llevaría a tomar conciencia. Hay que inculcarles miedo a agentes internos y externos, de tal forma que se aíslen y consideren a esos agentes como los verdaderos problemas. Hay que mantenerles entretenidos con programas y asuntos banales. Y hay que conducirles con la propaganda adecuada, que enaltezca el patriotismo y la confianza en los dirigentes y en sus soluciones.

El primer ejemplo moderno de estas gestiones lo protagoniza Woodrow Willson, presidente estadounidense que tenía la difícil misión de transformar la sociedad estadounidense pacífica en una masa histérica germanofóbica, para justificar la decisión de participar en la Primera Guerra Mundial.
A tal efecto, se creó la Comisión Creel, que organizó las informaciones públicas, consiguiendo los objetivos en tan sólo seis meses. “El rebaño desconcertado nunca acaba de estar debidamente domesticado: es una batalla permanente”.

Cada vez que la gente se organiza para participar, no se bautiza la iniciativa como un comportamiento democrático, sino como una crisis de la democracia. Y toda crisis debe ser controlada y resuelta. A las personas no les gusta la violencia y ello constituye una tendencia enfermiza que obstaculiza el uso de la fuerza. Hay que generar valoraciones positivas acerca de las virtudes guerreras (Yo: hay que educar en diferentes calidades de violencia, según provenga de los malos o de los buenos. Los segundos pueden usar la violencia para hacer justicia con los primeros).

“Si se tiene el control absoluto de los medios de comunicación y el sistema educativo y los intelectuales son conformistas, puede surtir efecto cualquier política”. Y todo ello se consigue sin violar la libertad, a diferencia de lo que ocurre en los Estados totalitarios. Y, sin embargo, la cultura disidente no sólo no ha sido controlada, sino que va en aumento. Especialmente desde los años sesenta ha ido creciendo, tomando forma y diversificándose.
Feministas, ecologistas, pacifistas... van rompiendo el hechizo que les hacía sentirse solos.

Cada vez que tiene lugar un retroceso social (pérdida del poder adquisitivo o de los servicios sociales, por ejemplo) el rebaño desconcertado puede inquietarse. Ello aconseja generar miedo, inventar un problema terrible que los entretenga junto con el final de la copa o los culebrones. De hecho, durante la década de los noventa aparecía un nuevo enemigo cada uno o dos años, si bien existían predilecciones por algunos, como es el caso de Sadam Hussein. La caída del comunismo (¡Que vienen los rusos!) tuvo que ser sustituida por el terrorismo internacional.

En todo este panorama es muy importante trabajar por la percepción selectiva: las noticias que interesan deben saturar los medios; las que no, deben ser silenciadas. Gracias a ello, se controlan los pensamientos y los sentimientos del rebaño desconcertado. Se da máxima difusión a un libro de memorias, escrito por un torturado de Fidel Castro y su autor es realzado por Ronald Reagan, y nombrado miembro de la comisión para los derechos humanos, y acaparado por la televisión.
Pero se calla el informe de las torturas sufridas por 432 presos en Nicaragua con apoyo   de oficiales estadounidenses.

Una prueba contundente del éxito de la propaganda es la fuerte incoherencia de la opinión pública, que utiliza cristales diferentes para analizar los mismos hechos de procedencia diferente. Así, por ejemplo, las personas asumen que Sadam Hussein no pudo con Irán en una guerra cruenta y larga. Y, sin embargo, dan crédito a la noticia de que el mismo individuo supone un peligro para la paz mundial puesto que podría convertirse en un tirano planetario. O, lo que es más fuerte, la mayoría de los estadounidenses ven justificado que EEUU intervenga militarmente en un país para protegerle de una invasión o para echar a los invasores, y también asume sin problemas que el invasor llegue a ser, precisamente, los EEUU.

Publicado en: Denuncia
Email del autor: 26390eir@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (5) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a Del.icio.us Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a digg Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a menéame Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a Technorati Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a Google Bookmarks Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a Live-MSN Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a FaceBook Agregar 'Noam Chomsky: El control de los medios de comunicación' a Twitter

Post Rating

Comments

Kico
# Miguel Pascual
sábado, 20 de diciembre de 2008 13:18
Esperemos que ahora que los nuevos medios de comunicación no son tan facilmente manipulables dejemos de estar aborregados.
Anónimo
# Usuario Anónimo
sábado, 20 de diciembre de 2008 13:20
El control de los medios de comunicación
Francisco
# Francisco
sábado, 20 de diciembre de 2008 14:31
Anonimo,tu comentario no lo he entendido, ¿podrias ser más explícito?
TETE
# TETE
domingo, 21 de diciembre de 2008 13:14
Creo que la televisión que estamos viendo en los últimos 10 años en vez de avanzar nos hace retorceder a tiempos del nuestros abuelos Autrolopithecus, donde la ley del más agresivo, del que grita más alto tiene la razón y donde el petardeo y la ley del más vago se ensalza a la de héroe. Antes los niños querían ser policias, bomberos, astronautas trabajos que implican un bien a la sociedad en que vivimos. Hoy la máxima es ser famoso. Si este es la generación del futuro curtida en grandes hermanos , y Crónicas marcianas, y dibujos Hentai superviolentos creo que tenemos un serio problema.
Maria Oliver
# María Oliver
lunes, 22 de diciembre de 2008 22:54
"Una prueba contundente del éxito de la propaganda es la fuerte incoherencia de la opinión pública, que utiliza cristales diferentes para analizar los mismos hechos de procedencia diferente." Afirma Chomsky. A ello cabe añadir la saturación informativa a que se nos somete, para empacharnos y acabar así por desinteresarnos o dificultar la necesaria distinción entre hechos, análisis y opiniones. Por ello, los artículos aquí colgados significan ya una "criba"- Gracias

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas