image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
17

Un cierto derviche "humilde” y silencioso solía concurrir todas las semanas a las comidas que ofrecía un hombre culto y generoso. A tales reuniones se las conocía como Asambleas de los Cultos.

El derviche jamás intervenía en la conversación. Después de entrar estrechaba las manos a cada uno de los presentes, se sentaba en un rincón y comía lo que se servía. Terminada la reunión se ponía de pie, decía unas pocas palabras de despedida y agradecimiento y tomaba su camino. Nadie sabía nada de él. No obstante, cuando apareció por primera vez circularon rumores de que se trataba de un santo, y durante un largo tiempo los demás comensales pensaron que debía ser, sin duda, un hombre santo y poseedor de conocimientos, y aguardaban con placer el momento en que el derviche les impartiese algo de su sabiduría. Incluso algunos se jactaban de que el extraño participara en esas reuniones de amigos, dando a entender que esa compañía les confería a ellos una especial distinción.

Sin embargo, como no se observaba relación alguna con aquél hombre, poco a poco los invitados empezaron a sospechar que en realidad se tratase de un imitador o de un farsante. Algunos llegaron a sentirse incómodos por su presencia. Evidentemente él no hacía nada por armonizar con el ambiente y no aportaba siquiera un proverbio a las esclarecidas conversaciones que para ellos habían llegado a significar una parte entrañable de sus mismas vidas. Incluso algunos concurrentes no llegaban a percatarse de que el derviche estuviese presente, pues pasaba totalmente inadvertido.

Cierto día el derviche habló. Dijo:
-Yo os invito a todos a mi monasterio mañana por la noche. Cenaréis conmigo.
La inesperada invitación suscitó en todos un revuelo de opiniones. Algunos pensaron que el derviche, que vestía muy pobremente, debía ser un loco y que con toda certeza no podría ofrecerles nada. Otros supusieron que la conducta anterior había sido una prueba. Algunos se dijeron que, por fin, el derviche les compensaría la paciencia con que habían soportado tan pesada compañía. Hubo quienes se alertaron entre sí:
- ¡Cuidado! Podría ocurrir que busque tentarnos para someternos a su poder.
Pero la curiosidad indujo a todos, incluso al anfitrión, a aceptar la invitación, y a la noche siguiente el derviche los condujo desde la casa hasta un monasterio escondido, de tal magnitud y magnificencia que quedaron atónitos.

El edificio estaba poblado de discípulos que practicaban toda clase de ejercicios y tareas. Los invitados transitaron por salas de contemplación dónde gran número de sabios de distinguido aspecto se levantaron respetuosamente para saludar la proximidad del derviche con inclinaciones de cabeza.

El banquete con que fueron agasajados fue indescriptible y sobrepasó toda expectativa.
Los visitantes se sintieron anonadados. Todos le suplicaron que a partir de ese mismo instante los aceptase como discípulos.
Pero a todas esas instancias el derviche respondía tan sólo: “Esperad hasta la mañana”.
Llegó la mañana y los invitados, en lugar de despertar en las suntuosas camas de seda que se les habían brindado la noche anterior, se encontraron yaciendo tiesos y desnudos, dispersos en el suelo, en el interior de un pétreo recinto de una enorme y fea ruina, sobre una yerma ladera de montaña. Ni señales del derviche, de los bellos arabescos, de las bibliotecas, fuentes y alfombras.
- Ese canalla infame nos ha traicionado con artes de brujería - vociferaban los invitados, quienes alternativamente se lamentaban y felicitaban entre sí por sus sufrimientos y porque, finalmente, habían desenmascarado al villano, cuyos poderes sin duda se habrían extinguido antes de que pudieran cumplirse vaya a saber qué pérfidos propósitos. Muchos atribuyeron la salvación a su propia pureza espiritual.

Pero lo que ellos ignoraban era que, por los mismos medios de que se había valido para introducirlos en aquella mágica experiencia del monasterio, el derviche les había inducido a creerse abandonados en medio de ruinas. La verdad era que no estaban ni habían estado ni en un sitio ni en el otro.
En ese instante, como surgiendo de la nada, el derviche se presentó a sus invitados y les dijo:
- Regresaremos al monasterio.
Hizo un movimiento con sus manos y todos se encontraron otra vez en los salones palaciegos.
Entonces se sintieron arrepentidos de sus reclamos, pues inmediatamente se convencieron de que las ruinas no habían sido más que la prueba y el monasterio la verdadera realidad. Algunos musitaron:
- Es una gran suerte que no haya oído nuestras censuras. Con sólo que nos enseñe este extraño arte, habrá valido la pena.
Pero el derviche movió nuevamente sus manos y todos se encontraron otra vez en la mesa de la comida en común, de la cual, en realidad, nunca habían apartado.

El derviche continuaba sentado en su rincón habitual, comiendo su acostumbrado arroz con especias, sin decir palabra. Entonces, mientras lo contemplaban inquietos, todos oyeron su voz hablar dentro de sus propios pechos, aun cuando los labios del derviche estaban inmóviles. Dijo:
- Mientras vuestra codicia os impida distinguir entre el autoengaño y la realidad, nada real os podrá enseñar un derviche: sólo ilusiones. Aquellos cuyo alimento es autoengaño y fantasía sólo con engaño y fantasía pueden ser alimentados.

Todos los presentes en aquella ocasión siguieron frecuentando la mesa del hombre generoso, pero el derviche nunca volvió a hablarles.
Al cabo de un tiempo, los componentes de la Asamblea de los Cultos descubrieron que su rincón estaba siempre vacío.

Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (6) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'El monasterio mágico' a Del.icio.us Agregar 'El monasterio mágico' a digg Agregar 'El monasterio mágico' a menéame Agregar 'El monasterio mágico' a Technorati Agregar 'El monasterio mágico' a Google Bookmarks Agregar 'El monasterio mágico' a Live-MSN Agregar 'El monasterio mágico' a FaceBook Agregar 'El monasterio mágico' a Twitter

Post Rating

Comments

Dario
# Dario
miércoles, 17 de diciembre de 2008 21:48
Un cuento sufie acerca de la codicia, pecado capital del que se habla mucho en los últimos tiempos. Solo nos quedará continuar con el autoengaño y la fantasia
Eloisa
# Eloisa
miércoles, 17 de diciembre de 2008 23:07
De eso nada Dario, por eso estamos participando en esta página, para empezar a abrir los ojos y realizar un cambio de conciencia. No nos quejemos más por favor, y actuemos. Somos pocos todavía pero seremos muchos mas,no te preocupes
simon
# simon
sábado, 20 de diciembre de 2008 8:48
Estoy contigo Eloisa , recordad lo que dijo Mao. Una gran marcha siempre empieza con un primer y aveces pequeño paso
T
# T
sábado, 20 de diciembre de 2008 12:46
Lo lamento Simón, pero estoy más con Darío. Estamos demasiado gordos para dar este primer paso. Hasta que no pasemos muchas más penurias, diremos que ya se moverán otros. Es lamentable, pero es asi. Hoy, todavía hay mucha gente, que habiendo OLVIDADO LOS VALORES MORALES Y LA ÉTICA, viven bajo el paraguas de años de vacas gordas.
Francisco
# Francisco
sábado, 20 de diciembre de 2008 15:42
Cierto es que como sociedad estamos demasiado gordos para movilizarnos, será necesario más sufrimiento para que las personas vuelvan a sentir como seres humanos, pero lo que dice Simon también es cierto que ena gran marcha siempre empieza con un primer paso. Esta página representa eso, y será nuestros pasos diarios los que conformen una posible "gran marcha". Además las dosis de sufrimiento necesarias ya estan garantizadas en un futuro próximo.
María Rodríguez
# María Rodríguez
martes, 20 de enero de 2009 12:12
Simón, Francisco:
¡No lo dijo Mao, que lo dijo Lao Tsé! Dice Lao Tsé (≈500 a.C) en su capítulo 64: El árbol que rodeas con tus brazos nació de un germen fino como un pelo. La terraza de nueve pisos comenzó por un montoncito de tierra. El camino de mil li se comienza por un paso (合抱之木,生于毫末; 九层之台,起于累土; 千里之行,始于足下). Es decir, Mao no creaba (como se dice varias veces en algún artículo y en los comentarios de este blog) sino que citaba al gran sabio Lao Tsé cuando dijo que una gran marcha se comienza por un paso. Pero todo viene al caso: Mao, China y la cita. A Mao el revolucionario, el de la larga marcha, lo movió el sentido de la justicia, la solidaridad con su pueblo chino explotado durante siglos y con los pueblos explotados de todo el mundo y de toda la historia, pero no pensó nunca Mao que su megalomanía pudiera complicar la vida a sus compatriotas de manera tan salvaje como lo hizo. Nunca lo supo, o si lo supo no le importó. A propósito de los desmanes políticos durante las primeras décadas de la República Popular China repasa la autora de Los cisnes salvajes la historia contemporánea del país a través de las vivencias de su abuela, de su madre y suyas propias hasta su salida voluntaria de China. Cuenta cómo la entrega absoluta a la causa revolucionaria de la generación de sus padres (contemporáneos de Mao) no fue suficiente para instaurar ni la paz ni la igualdad en China. Cómo la buena voluntad de tantos millones de personas no fue suficiente para impedir que la manipulación ideológica, el nacionalismo, el miedo, la delación, los abusos de poder, los personalismos, las venganzas, se enseñorearan de la vida cotidiana de los chinos. Y cómo, en definitiva, no hay revolución en el mundo y verdadero cambio si no hay revolución interior, si no hay conocimiento interior. China llega a la escena mundial con la intención de situarse a la cabeza de todos, como dicen desde hace años todos los análisis de política internacional. Llega para demostrar, desde mi punto de vista protagonizando el agotamiento del sistema económico capitalista actual, que es necesario un nuevo modelo. Dice el hombre poeta Larrea en su diario intelectual (1932): “Nos encontramos hoy ante dos tendencias extremistas, nacidas ambas del espíritu absoluto. La tradicional, que considera la propiedad como donación divina, concediendo al propietario el uso y abuso de su propiedad, y la tesis contraria, que sostiene que la propiedad es un atentado contra la sociedad y por ende, contra la naturaleza del hombre. Una proclama al individuo absoluto, sostenido por un dios absoluto. Otra al Estado absoluto, que se deifica. Ambas llevan consigo inherente la esclavitud del individuo hombre. […] Sin desarrollo material no puede existir desarrollo espiritual. La pobreza es una neurosis social como lo es personal. Es una enfermedad. Y el colectivismo no puede existir sino como polo opuesto a un individualismo exacerbado. Ambos se sostienen y nacen del mismo orden. […] Curioso fantasma este de la propiedad. […] Curioso estado de exacerbación del yo en su voluntad de potencia ordenado al nacimiento de nuestra civilización material de un conjunto de pueblos sumidos en una neurosis milenaria. […] Para la evolución total del hombre si la ciencia aplicada, si el ambiente mecánico en que hoy la vida humana se desenvuelve, desempeñan un papel prácticamente eficaz, tan interesante o más es la ciencia pura, la ciencia que tiene poca relación con la economía. ¿Quién será capaz de negar el valor esencial de la astronomía que, si hasta hoy no ha producido ningún bien material, ha cambiado las ideas del hombre, ha contribuido a su bienestar espiritual? […] Más reconocimiento debe la humanidad, arguye el sensualista, hacia el hombre que inventó el queso de cabra que al astrónomo que descubrió la existencia del octavo planeta. Y la vida en términos generales se ha producido hasta hoy como si pensara como él. Así el astrónomo vivía pobremente mientras el comerciante prosperaba. Esto sin embargo está llamado a cambiar. […] La vida muestra una clara tendencia a volver a ser pura. Y por su parte el hombre se apercibe de que espiritualismo y materialismo, lejos de ser elementos contradictorios, se concilian en el hombre cuyo deber sería, por así decirlo, participar de ambas tendencias. […] Después de esta ofensiva a fondo del materialismo, grandes novedades espirituales nos esperan. Grandes conocimientos y quién sabe si grandes y desinteresadas acciones.”
Dice Lao Tsé que千里之行,始于足下, que el camino de mil li se empieza dando un paso. Dice también 知人者智,自知者明 (zhi ren zhe zhi, zi zhi zhe ming), sabio es el que conoce a los demás, iluminado es el que se conoce a sí mismo. Que sea nuestro primer paso, pues, conocernos a nosotros mismos. O empecemos tal vez por compartir para poder atajar esa “neurosis milenaria” de la que habla Larrea. Sin desarrollo material no puede existir desarrollo espiritual. Feliz año del buey a todos.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit