image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
01

Recientemente me invitaron a pasar un fin de semana en la casa familiar de unos buenos amigos. El pueblo en donde se encuentra esta casa se llama Asín y está ubicado en la comarca de Las Cinco Villas. Estas cinco villas que dan nombre a la comarca son Tauste, Sádaba, Uncastillo, Ejea de los Caballeros y SOS. Esta comarca está al pie de las sierras del Pirineo Aragonés, limitando por el este con el río Gállego y por el oeste con las Bardenas Reales navarras. Camino de Asín pude contemplar una variedad de paisajes absolutamente sorprendentes. La orografía accidentada y verde y después los grandes cultivos de grano de la provincia de Teruel, con uno de los climas más duros de la geografía española, luego el desierto de Los Monegros, silencioso e inmenso, y después la comarca de las cinco villas, verde, sinuosa, montañosa, exuberante y con un cielo lleno de gavilanes, halcones, cernícalos y buitres majestuosos.

Al llegar nos esperaban con un rancho en el fuego. El rancho es un plato muy típico de la zona que consiste en un guiso de conejo, patatas y judía tierna. También le ponen chorizo u otro tipo de caza. El que nos esperaba era sencillo: de conejo, patata y judía tierna. El día anterior salan el conejo y lo dejan deshidratarse. Por la mañana lo sofríen y reservan mientras sofríen muchos ajos, luego la patata, para luego añadir el conejo, la judía tierna, agua y un poquito de coñac. Y así queda un guiso que con mucho chup chup y mucho amor nos robó el corazón tan sólo oler el aroma que nos había venido a recibir a la puerta de la casona. Normalmente este rancho se come en la misma olla, sentados alrededor, sin plato, con un trozo de pan en una mano y una cuchara en la otra, con mucho respeto y cuidado, aunque Gloria, la anfitriona, decidió que, dada nuestra procedencia catalana, sería mejor comerlo cada uno en su plato. Primero me supo mal no acceder al rancho de la forma tradicional. Después pensé que había sido mejor así porque pude repetir sin tener la sensación de que me estaba acabando yo sólo la olla del rancho.

En la mesa grande, ubicada en lo que había sido el corral de la casa -detrás de mi estaba el antiguo comedero de las bestias, hoy adornado con herramientas del campo- platos de acompañamiento al rancho que consistían en dos bandejas de tomate y cebolla “arreglados”, o sea, con su sal y su aceite de oliva virgen como mandan los cánones, una bandeja de pimientos, berenjena y cebolla escalibadas (asadas) también arregladas según la tradición y unas olivas de la hacienda realmente buenas. Pero quiero detenerme en el tomate y en la cebolla. Dios santo, qué tomate! Rojo, pero rojo, rojo, ni encarnado ni colorado ni nada, rojo, rojo, rojo!!, grande, carnoso, brillante oloroso, sabroso. Olía y sabía a tomate. Al probarlo, potentes recuerdos llegaron a mi de cuando mi madre, de pequeños, en casa de mis abuelos, nos daba medio de esos tomates con un poco de sal y ni siquiera aceite y lo mordíamos y dejábamos que sus aromas inundaran nuestros sentidos. Con los ojos cerrados creo que alguna lágrima se abrió paso. Y la cebolla... en fin.


Enseguida tomé conciencia de lo lejos que estábamos, los que vivimos en Barcelona, y esto sirve para cualquier gran urbe, de acceder a ese tipo de productos. Enseguida reconocí que si bien habíamos avanzado en muchas cosas como la tecnología, el confort, el acceso a la cultura...pero, y la gastronomía, ¿no es cultura? Aquellos productos, aquellos sabores, ¿no forman parte de mi cultura? El rancho estaba demasiado bueno para seguir pensando es estas cosas. Luego tendría nuevas oportunidades de dejarme caer en la reflexión.

Después de una buena siesta -nuestros antepasados sabían muy bien lo que hacían- fuimos a dar una vuelta por el pueblecito. Los lugareños nos iban preguntando orgullosos ¿Os gusta Asín? con una sonrisa abierta y hospitalaria. Y es que el Asín estaba precioso, sus calles y gallizos entre las casas de piedra y las plantas. Algunas fachadas trabajadas por picapedreros de filigrana, a buen seguro cotizados profesionales de la época, nos enseñaban un pasado señorial, seguramente ligado a la explotación de las tierras circundantes, que había quedado muy a la vista su gran calidad para el cultivo. Mientras avanzábamos entre saludos y conversaciones con los lugareños, nos hicieron entrar a ver la casa de unos amigos de Gloria. Una bodega llena de botas de vino tinto y clarete que se hacían ellos mismos. Detrás de la casa los huertos. Allí estaba Pepe, el compañero de Angelines, trabajando la tierra con el mismo cariño con que nos recibió. –venid!, entrad!, mirad qué tomates! coged estos y así los probáis, llevaros algunos calabacines (¡que parecían calabazones!), ¿Os gustan los higos? entrad por aquí!!

Y allí nos encontramos comiendo higos bajo la higuera. Los recuerdos no hacían más que aparecer con la fuerza de las cataratas del Niágara. Aquellos higos nos hicieron tocar el cielo. No recordaba lo diferente que resulta comer higos bajo la higuera, con ese aroma intenso de las higueras. Con las manos llenas de higos, algunos, y de pieles de higo en mi caso, Pepe nos invito a probar sus vinos. No había escapatoria posible. Nos sentamos alrededor de una mesa de madera maciza y grande y allí fueron saliendo ora el clarete ora el tinto mientras Pepe iba cortando una pata de jamón ibérico y repartiendo platos de jamón por la mesa –Bebed coño!! que hay más!!!! Y nos explicaba que él y Angelines eran panaderos y que por las tardes subían a Asín a cuidar el huerto. Pepe nos explicaba que él, de joven había llegado a simultanear cinco empleos. –He trabajado toda mi vida!! Si el cielo existe, seguro que está lleno de panaderos. Lo sé. Los panaderos nos hemos ganado el cielo. Por eso no quiero morir. Porque me voy a encontrar con todos los panaderos del mundo. Qué aburrido!!!!

Por la noche nos estiramos al aire libre a ver las estrellas. Era luna nueva. La Vía Láctea se veía con toda nitidez. También me di cuenta que hacía años que no veía un cielo igual. Al día siguiente fuimos a coger moras. Hay algunos amigos que todavía conservo que seguro que se acuerdan de aquellas mañanas de vacaciones que nos íbamos a coger moras y nos hacíamos aquellos batidos de mora. Pues cogimos moras. Unos tres o cuatro quilos de moras. Fue un rato, mientras las cogía, de pura meditación. A la vuelta, un campesino que nos cruzamos y que conocía a Gloria nos regaló un melón y unos cuantos tomates de aquellos y fuimos al abrevadero a tocar y a beber el agua fría que salía por el caño y a dejar volar nuestros recuerdos. Se me pone la piel de gallina al recordarlo.

Durante todo el fin de semana tuve la sensación de que había vuelto al pasado y me preguntaba constantemente porqué tenía que ser así. Porqué habíamos dado tanta importancia a cosas que, después de todo, no la tenían tanto, y porqué habíamos dejado perder cosas tan importantes como una conversación relajada a media tarde, o el sabor de las cosas buenas, o un cielo sin polución que nos dejara ver las estrellas para recordar que no estamos solos y para no olvidar que formamos parte de un cosmos mágico e infinito. Que somos pequeños e insignificantes en comparación con el universo pero no por eso menos importantes. Y que todos, sin excepción, somos hijos del mismo Dios.

En mi tierra también hay cosas increíbles y preciosas. Y quiero mi tierra con locura. Quizás sea por ese amor que tengo por mi tierra que quisiera verla y disfrutarla mejor. Porque también tenía esos tomates y esos higos, y esas sonrisas. Pero hoy va todo muy rápido. Demasiado rápido.

 

Publicado en: Hacia la madurez social
Email del autor: carles_sp@yahoo.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (11) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a Del.icio.us Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a digg Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a menéame Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a Technorati Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a Google Bookmarks Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a Live-MSN Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a FaceBook Agregar 'Tan cerca, tan lejos...' a Twitter

Post Rating

Comments

Maria Oliver
# Maria Oliver
jueves, 01 de octubre de 2009 10:54
Gràcies Carles... porque he vuelto a esas Cinco Villas, que conozco bien, camino de Jaca, donde comía tomates del huerto del abuelo... nos echábamos un puñado de sal al bolsillo y a pie de mata, sacaba una navaja, abría el tomate, enooorme, y ala, a morder... No había higuera, pero sí manzanas reinetas. Para higuera, la del huerto de unos amigos en Camallera, acá al lado. Han instalado debajo, una enorme mesa y la vida, de junio a octubre transcurre ahí. Para el postre, la merienda o alegrar la ensalada, basta con echar mano (en septiembre, claro) No hay como la sombra de una higuera, para la siesta, para pensar, para sentir que, hoy, es una "obligación" pasar un rato bajo un árbol... la vía más directa hacia el sentido, de la vida!
En los comentarios al artículo de ayer comentábamos que nos falta tiempo, así es... tu artículo demuestra, y oh! cómo!, que debemos tomárnoslo, abrirle una brecha, cederle espacio a la pausa... los tomates, los higos, las sonrisas, "el caliu", se vienen con ella... es cuestión de higiene, de ecología, eso de salir al campo, al paisaje, al paisanaje y para muestra, este botón. Gracias pues, zagal (que a tu texto sólo le falta aquel acentico, verdad?)
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
jueves, 01 de octubre de 2009 11:12
Bravo mozo.

Bello paisaje el que nos describes. Bello mundo de los sentidos. Uno con la naturaleza, uno con la totalidad... Tan cerca, tan lejos... depende de nosotros.

Un abrazo.
Gabriela Germain
# Gabriela Germain
jueves, 01 de octubre de 2009 12:36
Carles, eres un poeta!
Me has transportado a esa tierra y he saboreado contigo cada palabra, cada momento.
Carles, no estamos lejos. Nos acercamos en la simpleza del amor a la vida, nuestra avidez de estrellas y la capacidad de transportarnos a la infancia en un tomate.
No se si desde aquí ni desde ahora, te mando un abrazo fraterno.
julia
# julia
jueves, 01 de octubre de 2009 14:11
mil gracias, un regal de veritat. me has transportado contigo.

un abrazo
Carolina
# Carolina
jueves, 01 de octubre de 2009 19:02
Me ha encantado el artículo y me recuerda a mis abuelos que ya no estan. Soy catalana, pero todos mis orígenes tanto por via materna como paterna estan en tierra aragonesa y le tengo un amor especial, porque es tierra de extremos (desierto y alta montaña) y de gente franca, trabajadora y con esa sencillez de los pueblos acogedores que te tratan con cariño.

Y sí, es en esos momentos y en esos espacios, en contacto con la naturaleza que nos damos cuenta de cuan deprisa vivimos y que poco observamos y vivimos el precioso mundo que nos rodea.
Carolina
# Carolina
jueves, 01 de octubre de 2009 19:02
Me ha encantado el artículo y me recuerda a mis abuelos que ya no estan. Soy catalana, pero todos mis orígenes tanto por via materna como paterna estan en tierra aragonesa y le tengo un amor especial, porque es tierra de extremos (desierto y alta montaña) y de gente franca, trabajadora y con esa sencillez de los pueblos acogedores que te tratan con cariño.

Y sí, es en esos momentos y en esos espacios, en contacto con la naturaleza que nos damos cuenta de cuan deprisa vivimos y que poco observamos y vivimos el precioso mundo que nos rodea.
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
jueves, 01 de octubre de 2009 20:06
Et felicito per l'article,Carles.Es pura poesía.
Nacho ha dado en el clavo.Tan cerca y tan lejos.Depende de nosotros.
Este es mi proyecto, tal como lo expliqué en mis artículos. Vivir en un entorno rural, en contacto con la naturaleza, integrados en ella, gozando de cada momento. Desarrollando nuestra profesión, a media jornada, para tener tiempo para nosotros y nuestra familia. Desgraciadamente es más facil soñar que realizar nuestros sueños. El fnal de mi proyecto, después de lo que os expliqué em mis artículos, todavía tuvo un epílogo, todavía más lamentable. Que dificil son las relaciones humanas ! ¿Por qué costará tanto entenderse las personas? A pesar de que ya tengo una edad que me da una cierta experiencia de la vida, no dejo de asombrarme ante la incapacidad de colaborar para hacer algo que en definitiva nos beneficia a nosotros mismos.
En este mismo blog, despues de mis artículos, dos personas me manifestaron que estaban interesadas en mi proyecto. Les di mi e-mail para que se pusieran en contacto conmigo. Todavía las espero. Es más cómodo seguir el camino y lamentarnos de que es aburrido y feo, que habrir nuevas sendas en lo desconocido.
Carles, te felicito por gozar de esos momentos, por saber apreciarlos, y por compartirlos con todos nosotros.
joan
# joan
jueves, 01 de octubre de 2009 22:14
Enhorabuena y gracias Carles por hacer uso de esa sensibilidad que tienes, tanto en la parte del disfrutar de las cosas sencillas de la vida, como en tomarte el tiempo para revivirlo y compartirlo a través de estas líneas...me he transportado a ese rito muy mediterraneo de ir a la mata y tomar un tomate con sal...la verdad es que tenemos suerte de poder contar con esos registros en nuestra BBDD...
Andrea Sydow
viernes, 02 de octubre de 2009 10:48
Carles, mil gracias por la excursion a la que llevaste el paladar y los sentidos. Vale la pena luchar por armomas, tomates, higos y panes: bien hechos. Un abrazo de Barcelona
Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
viernes, 02 de octubre de 2009 19:18
Gracias a todos, amigos, por vuestras palabras porque en cada una de vuestras palabras está la flor, la mora, el tomate o el aroma de higuera. Incluso puedo ver en ellas todo un cielo de constelaciones brillando con luz propia. Un beso muy grande a tod@s.
Silvia Campos
miércoles, 23 de diciembre de 2009 19:39
Impresionante relato, Carles!
Llego tarde, lo acabo de ver, pero nunca es realmente tarde para disfrutar de esta maravilla de detalles con los que la naturaleza nos deleita, cada uno los vive a su modo, en su momento y creo que es precioso que formen parte de una infancia tan recordada.
Como ciudadana de Madrid, ciudad donde nací, mantengo también en mente poéticas pinceladas de mi contacto con la naturaleza, pero curiosamente casi todas ellas pertenecen a viajes o excursiones realizados a pueblos de España.
Y es justo ahora cuando me haces cuestionarme si merece la pena migrar a las grandes ciudades para que nuestros hijos crezcan con sus "necesidades" cubiertas o si realmente necesitarían mejor estar rodeados de todo ese lujo de detalles que nos relatas y que viajarán con ellos allá donde vayan ...

Carles, felicidades por el trato exquisito de tus palabras y por transportarnos a una detallada aventura tan fabulosa.

Felices Fiestas y un año 10 !!!

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit