image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
31

Hablemos de Europa y de la crisis que se supone es una oportunidad para cambiar. Cuando un tren se descarrila (siendo el tren aquí el sistema bancario internacional) es comprensible que el primer impulso sea averiguar qué constelación de errores, fallos y negligencias causó semejante desastre.

En este foro varios expertos explicaron con exactitud la cadena de circunstancias que llevó a la crisis extendiendo el análisis hacia la sociedad que labró el terreno en el que la cadena de hechos fecundó el desastre.

Me llamaron la atención dos términos usados con frecuencia: codicia y sistema. Tanto en los análisis de los autores como en los comentarios subsecuentes dando así la impresión de que hay un campo de batalla en el que están los buenos de la sociedad solidaria de un lado y el sistema malévolo del otro.

Creo que este enfoque en vez de resolver el tema lo agudiza. Al más tardar desde Sigmund Freud (1856 – 1939) nos hemos enterado de un curioso fenómeno de la mente humana llamado proyección. El traslado de un proceso interior hacia el exterior. Igual que en una linterna mágica la imagen creada por el alma es proyectada hacia la pantalla de la realidad exterior. Lo que encontramos como algo desagradable e inaceptable dentro de nosotros lo proyectamos sobre cualquier pantalla que nos parezca adecuada. Siendo que esta pantalla puede ser una persona, un gobierno, la Iglesia, la Justicia o el mismísimo Dios.

Al proyectar con entusiasmo y ganas nos olvidamos que el sistema - del que dicen tiene el afán de controlar, manipular, idiotizar y explotar al individuo – somos nosotros. Constituimos el sistema, cada ciudadano uno por uno sin excepción. Mientras tachamos a un sistema de totalitario y abusivo nos olvidamos percibir cuán totalitarios y abusivos son nuestros pensamientos al demandar de los de arriba que lo solucionen todo de acuerdo a nuestra necesidad más urgente de turno.

Mientras analizamos industriosamente el descarrilamiento bancario global poniendo en duda su moralidad (- el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra - expresó Jesús en un arranque burlón. Se me ocurre esto mientras pienso en los pasatiempos populares llamados evadir impuestos, infringir reglas de tránsito, no cumplir con lo dicho y otras mentiras de poco calibre) nos olvidamos de valorar el tesoro cultural y social que actualmente tenemos en manos en Europa.

Sesenta y cuatro años de paz (desconsiderando las trágicas bombas de la ETA o de la IRA y otros actos terroristas que sacuden a cada tanto nuestra sociedad), dictaduras superadas, educación y formación profesional de la mayoría de la población, seguridades sociales, sistemas de salud públicos por nombrar lo más básico. Hoy en día una persona que cobra asistencia social del estado alemán (unos 350 Euros al mes) disfruta de una calidad de vida más elevada que un hidalgo de Mecklenburgo-Pomerania Occidental en el siglo XIX. Creo que no me equivoco en decir que es el nivel de vida más elevado que Europa haya usufructado desde hace mucho tiempo.

No cierro los ojos frente a la pobreza, a la analfabetización, a la falta de integración de grupos sociales marginados, a la violencia social, a la rigidez de la burocracia, al abuso del poder, a la corrupción, a la manipulación de los medios de comunicación de masas ni mucho menos. Soy conciente de que estos son asuntos latentes y explosivos que pesan sobre nuestra sociedad.

A lo que sí quiero apelar es que seamos concientes del alto nivel de formación y competencia de nuestros ciudadanos a la espera de ser explorado.

Si enfocamos el desastre del tren descarrilado desconsideramos la multitud de expertos con recursos y voluntad de aportar soluciones inovadoras.

Intrínseco en cada individuo y por ende dentro de la sociedad residen dos lobos. Recurriré a una fábula cherokee para ilustrar la propiedad de cada uno de ellos:

"Un anciano cherokee le habla de la vida a su nieto. – Hay una gran batalla dentro mío – le dice al chico. – Es una lucha terrible. Es una lucha entre dos lobos. Uno es el mal – él es la envidia, la codicia, la arrogancia, el resentimiento, la inferioridad, la mentira, la soberbia. El otro es el bien – continua el anciano – él es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la amabilidad, la empatia, la generosidad, la verdad, la compasión y la fé. Esta misma lucha ocurre dentro tuyo. Y dentro de cada uno de nosotros.
El nieto se queda pensando en lo que le había dicho su abuelo y pasado un tiempo le pregunta – ¿que lobo vencerá?
El anciano simplemente responde – el que tú alimentes."

Podemos elegir qué enfocamos. Las brechas que surcó la crisis en nuestra sociedad o los abundantes recursos que esta misma sociedad tiene a su/a nuestra disposión. A Europa le vendría bien que cada ciudadano eligiera la última opción.

 

Actions: E-mail | Permalink | Comments (30) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a Del.icio.us Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a digg Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a menéame Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a Technorati Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a Google Bookmarks Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a Live-MSN Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a FaceBook Agregar 'Inventario de una ciudadana Europea sin intenciones académicas ni científicas' a Twitter

Post Rating

Comments

Jose Luis Montes
# Jose Luis Montes
lunes, 31 de agosto de 2009 10:43
Muy acertado, Andrea. Aquí, durante años y años, en la cola de ls prudentes y desapegados no había apenas nadie. Pero en la de "me compro una casa nueva", "mira qué coche deportivo mas guapo me he comprado", "estas Navidades, tele de plasma nueva", "este verano, a Disney toda la familia" o "paga con VISA o pide un crédito, y ya lo pagarás" estaba todo el país. El que podía, el que quizá podía, y el que ni de lejos podía.

Más del 60% de la población es mileurista, pero consumíamos como millonarios. Este es uno de los países con más bares y tarjetas de crédito por mil habitantes del mundo. Y con más opeaciones de cirugía estética, más viajes de placer al extranjero, más cocaína, más horas de fiesta discotequera seguidas ... más cosas caras y superfluas.

Como bien señala Andrea, y muy oportunamente, el SISTEMA no es algo ajeno o externo a nosotros, a cada uno como individuo. Vale, cierto, algunos tendran mucha más culpa que otros, pero aquí quien más quien menos ha actuado como si la vida fuera una fiesta, gratis y nosotros el disckjockey.

Y, como también pone Andrea de relieve, en Europa (y cada vez mástambién en España) nuestro sistema de protección social y de servicios públicos es notable y creciente ... recordémoslo ahora que en los USA de nuevo se despierta el debate sobre su sanidad pública.

Si la actitud es echarle la culpa a otro (y cuanto más grande y etéreo, mejor), no ver lo que entre todos hemos creado, y aceptarlo, y cambiar lo malo y alimentar al "lobo bueno", la crisis no solo no se va solucionar sino que se va a repetir y quizá cada vez de forma más dañina.

Y yo, el primero.Así que, las piedras, usémoslas para construir en vez de para tirárselas a alguien ... gracias, Andrea, por el toque de atención.
Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
lunes, 31 de agosto de 2009 11:02
Gracias por el artículo Andrea. Estoy absolutamente de acuerdo contigo y con Jose Luis (por cierto Jose Luis, tengo tu libro en mi cartera para que me lo firmes cuando nos encontremos).

No creo que Europa sea un ejemplo de nada por tener un sistema de cobertura sanitaria universal o un nivel cultural y de vida de los más altos del mundo. Los europeos deberíamos preguntarnos si este nivel de vida es sostenible y ecológico, lo que quiere decir que si su permanencia y mantenimiento es a costa de nuestros impuestos excluisvamente o también es a costa de un medioambiente cada vez más contaminado, que no sólo afecta a la salud de los ciudadanos europeos sino a la de todos los ciudadanos del mundo, que si su capacidad de generar residuos es igual a su capacidad para absorverlos y reutilizarlos, y si su producción y consumo son ecológicos y éticos. Y la respuesta ya la conozco. No.

Todos y cada uno de nosotros tendrá que llevar a cabo un acto profundo de análisis y de coherencia para cambiar su estilo de vida porque el estilo de vida europeo o norteamericano son insostenibles. Y esto afectará a todas las pequeñas cosas que configuran nuestro estilo de vida propio. Esta es nuestra responsabilidad, como muy bien dice Andrea. Y este es el gran reto de nuestra sociedad o "sistema" si queremos salir algún día de la crisis económica y de valores. Aunque llevamos tantos años instalados en la segunda crisis que muchos tendremos que reaprendernos.

Gracias otra vez, Andrea.
Emma García
lunes, 31 de agosto de 2009 11:02
Estoy completamente de acuerdo, el sistema somos todos y lo formamos todos, incluso elegimos a quienes nos representan y decidimos qué parte del sistema nos beneficia. Somos ciudadanos libres y privilegiados, aunque irresponsables, no solo por el comportamiento al que alude José Luis, sino también por la actitud de "no responder" por nuestra participación por pequeña que sea en todo esto. Preferimos echar la culpa al sistema o a unos cuantos chivos expiatorios, ¿pero qué lobo hemos alimentado entre todos? Creo que la crisis no pasará hasta que no aprendamos aquello que aún no hemos aprendido. Si mañana se normalizara la economía ¿quién no volvería a adoptar sus antiguos hábitos de exceso y derrocha? pues que ponga la primera piedra de la nueva sociedad.
Gracias Andrea por las críticas constructivas.
host
# Marta Soler
lunes, 31 de agosto de 2009 11:16
¡Buen enfoque Andrea! Hay que elegir bien todos los días para cambiar la moral de la sociedad, aunque eso implique ser "los raros" de momento. El problema es que estamos hechos para querer encajar en la sociedad. Lo normal y lo fácil es seguir siendo el lobo malo. ¿Cómo se consigue un cambio de moral? Para mí éste es el problema.
Lola
lunes, 31 de agosto de 2009 11:59
Al hilo de lo que dices y con lo que estoy de acuerdo, hace ya tiempo que me ha llamado la atención un tipo de comportamiento muy bien visto: el ahorro sistematico.
Hay quien lo pratica de manera idólatra y esto le lleva a intentar conseguir, negociar, regatear constantemente rebajas, descuentos, vias, etc. Lo hacen los grandes almacenes con los productores agricolas y ganaderos, y lo hacemos la gente con una mentalidad de conseguir el máximo al menor coste posible. Paralelamente al ahorro material se da el ahorro afectivo que tambien pide lo máximo con la mínima o nula inversón. Para abreviar, lo que realmente me llama la atención en este proceso es la situación del "productor" de bienes o de cariño. Aun contribuyendo de manera crucial al sustento físico y afectivo del planeta es quien menos se valora y remunera.
No tengo respuesta ni solución pero creo que las preguntas tambien sirven de mucho estando en el aire. Toda la economia esta basada en este "ahorro" y medito sobre esta mentalidad de no estar dispuesto a pagar "el precio justo" muy ligada a la explotación a ultranza de la gente y del planeta.
Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
lunes, 31 de agosto de 2009 16:14
Bien, de acuerdo. Me ha encantado la última frase " que lobo vencerá ?? - el que tú alimentes ". Es así. No me canso de repetir que el problema no es del sistema , palabra que ya agota, pues tiene la culpa de todo, sino de valores, los que la sociedad ha perdido. Por qué?, desde luego, el consumismo, la soberbia, la codicia, etc, etc...Por cierto, el otro día veía un reportaje de las mega obras en Dubai y me acorde de la Torre de Babel, de la soberbia humana. Insostenible, inhumano, soberbio, irrentable y derrochador. Pobres, han desarrollado lo peor de lo occidental y lo peor del Islam. Que epopeya inutil a la soberbia humana. Acojonao. Respecto a Europa, tengo que decir que nunca hemos estado tan bien como ahora y que nunca ha habido menos pobres que ahora, mas derechos que nunca y mas libertad, mas conocimiento, información, oportunidades, educación y garantías, tanto sociales como personales. Y eso no es malo.
Creo deberíamos hacer un giro, y en vez de ser tan pesimistas, empezar a ver el lado positivo de las cosas. No en vano ya dicen que en los paises pobres no hay depresión ni filósofos por que no tienen tiempo........da que pensar .....Así que menos sistema y mas voluntad !!!!!
Por lo demás, excelente artículo, gracias !!
Pedro Pitofino
# Pedro Pitofino
lunes, 31 de agosto de 2009 17:42
Cómo casí siempre, estoy de acuerdo pero quiero puntualizar algunas cosas:
El descalabro económico no es patrimonio de la banca, es un descalabro global del sistema económico capitalista cuyo máximo exponente es la banca, eso si. Puede ser la locomotora pero no es todo el tren, y el ejemplo lo tenemos en España.
Respecto al sistema y la capacidad de elección. Estamos dando cómo cierto que los políticos son los que elegimos para que nos gobiernen, pero en un sistema donde una mayoria dentro de un porcentaje inferior al 50% constituye gobierno, para mi no es representativo de la mayoria. Y mucho menos es representativo cuando es elegido sin haber presentado un programa de futuro. Aqui es donde enlazo con otro punto en el que estoy en desacuerdo, la cultura del ciudadano europeo.
No puedo considerar culto a un ciudadano que vota a un partido por insultar mejor que el otro, y eso es lo que está sucediendo en España. ¿Donde están los programas de los partidos cuando llegan las elecciones? Solo venden humo. Y por supuesto los incumplimientos no implican ni siquiera un "mea culpa".
Para acabar, estoy de acuerdo con Lola, la "cultura" del ahorro que tenemos, consiste en el regateo, para conseguirlo más barato, satisfacer nuestro ego al haber engañado al otro, y así tener más para seguir consumiendo.
Lo siento, pero a pesar del tiempo que llevamos con la crisis, no veo brotes verdes por ningún sitio.
Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
lunes, 31 de agosto de 2009 18:02
Pedro, es que no me resisto....espectacular apellido, sin duda !!!!
Cristóbal Cervantes
lunes, 31 de agosto de 2009 19:07
Cambiando del tema del apellido..., felicito a Andrea por su artículo, en efecto, el primer cambio es el cambio de conciencia individual, y expresas muy bien la actitud interior que hay que tener para estos tiempos de crisis, es un paso imperativo pero no el único, en mi opinión hay que dar otros pasos como, por ejemplo, un comportamiento social y político maduro, responsable, sabio, con conciencia,

feliz vuelta de vacaciones a todas/os
Andrea Sydow
lunes, 31 de agosto de 2009 20:06
Gracias por todos los comentários.

Carles: creo que aumentar la capacidad de una sociedad de absorver y reutilizar sus residuos es uno de los temas que demandará las mayores inovaciones en nuestra sociedad. Estoy segura de que hay cerebro y tecnología para hacer realidad estas inovaciones.

Si cada uno empieza por preguntarse si los propios pensamientos y comportamiento "poluen" o enriquecen su entorno ya es un paso dado hacia un comportamiento social y político maduro. Mil entorno es el reflejo de cuan claros o cuan turbios que están mis pensamientos.

Para mi no hay vuelta que darle: el cambio en la sociedad empieza por cada uno. Y Marta: es cierto eso de que es más fácil seguir siendo el lobo malo? A mi me resulta sumamente incómodo... grrrrrrrrrrrrrr ;-)
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 31 de agosto de 2009 20:13
Igualmente te felicito, Andrea. Recuerdo unos amigos hippies, antisistemas. Después de toda la crítica a la especulación, las multinacionales, el sistema capitalista, etc, me explican que forman parte de un grupo de "los circulos africanos". Una vulgar piramide especulativa a medida de hippies e izquierdosos. La base: la misma que la de cualquier pirámide.Basado en la codicia humana, la creencia que se puede generar dinero sin trabajar y sin esfuerzo. Que el dinero se produce solo, vamos. Pura estupidez y más hipocresía.
host
# Marta Soler
lunes, 31 de agosto de 2009 20:41
Andrea, nosotros no encajamos en el rol de lobo malo porque somos "los raros" Y ser raro, ir contracorriente, genera problemas.
Anónimo
# Usuario Anónimo
lunes, 31 de agosto de 2009 22:15
http://suelto.net/dos-lobos/
Anónimo
# Usuario Anónimo
lunes, 31 de agosto de 2009 22:15
http://suelto.net/dos-lobos/
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 31 de agosto de 2009 22:52
Felicidades por tu artículo Andrea, preciosa reflexión y muy oportuno el cuento Cherokee.
Es un placer volver a reencontrarme con todos vosotros de nuevo. Tras un largo mes sin artículos me preguntaba como se iba a reinicar esta nueva temporada y me ha resultado muy cálido, por concurrencia y por intención.

Andrea puntualiza que debemos empezar los cambios por nosotros y no culpar solamente al Sistema. Creo que este es indiscutiblemente el primer paso, tejer una sociedad civil responsable que actúe con conciencia de grupo y valore las consecuencias de sus actos. Nos queda mucho camino hasta que ese momento llegue y si llegase, nos encontraremos enfrentados directamente con las cabezas invisibles que dirigen éste, nuestro Sistema.

Uno de los problemas que veo a diario cuando se habla de cambiar el sistema desde la base,es que la mayoría de las personas piensan que no tienen poder suficiente para cabiar nada y cuando se les rebate con la idea de unión, creen que eso es imposible, que el ser humano es egoista por naturaleza. Falta confianza en nuestras posibilidades, incluso en aquellas intangibles que se producen tan solo con el pensamiento, sin necesidad de hacer nada.
Un abrazo a todos
Maria Oliver
# Maria Oliver
martes, 01 de septiembre de 2009 0:40
Hola a tod@s,
Y aunque llegue tarde, gracias Andrea: un placer volver a la urbe y toparme con tu reflexión y ese broche de oro cherokee... alimentemos al lobo bueno... (canturreo aquello del "Érase una vez, un lobito bueno" de Goytisolo, de la mano de Ibáñez)

De vuelta a neones, asfalto y ordenador escuchaba en la radio la noticia sobre la prohibición de las "tradicionales" bombillas a partir del 2012... ¿porqué esperar tanto? Posiblemente, de aquí al 2012, el consumo de bombillas de bajo consumo habrá aumentado más que considerablemente (ya lo está haciendo)... Por conciencia ciudadana, fuera de imperativos... Tomémoslo como ejemplo: que el uso por parte de ciudadanos de bolsas biodegradables para residuos orgánicos, se adelante a la normativa; que se siga haciendo un uso responsable de agua corriente sin la espada de damocles de la sequía... Los estados son lentos (lerdos?) a la hora de tomar las medidas necesarias y urgentes... Pero: queda demostrado que, si se hace una buena campaña (y buena suele ser sinónimo de clara y honesta), el ciudadano responde, obra en consecuencia. Así que: a reivindicar en todo gesto, a todas horas la conciencia, dejar de pedir peras al olmo estado (o echar piedras al sistema)... a dárselas tocan, en forma de conciencia. Que quede claro que sus leyes llegan tarde, apremiarlos a tomar medidas con una actitud... la de ciudadanos (consumidores) responsables, éticos. Sólo así, creo, se podrá llegar a una moral, desde el empuje de la ética, desde la suma de las coherencias individuales a la constitución e institución de esa moral...
En este sentido, el apunte de Lola me parece fundamental: no cabe el regateo con lo que es de ley. Un consumo responsable pasa por estar dispuestos a pagar el precio justo (y olvidar baraturas chinescas, por ejemplo...) y abrirse al trueque (de servicios, de saber, de mercancías) como moneda de cambio.
Un abrazo y... habrá que ir pensando en listas de "cositas" que ir haciendo, para adelantarnos a las recomendaciones y nuevas leyes "ecológicas" de nuestros gobiernos, para que no sean un simple (states)green washing
Gracias Andrea, por esta rentrée a conciencia.
Pedro Pitofino
# Pedro Pitofino
martes, 01 de septiembre de 2009 0:54
Pido excusas por no felicitar en mi anterior intervención a Andrea. Mal comienzo el mío. Andrea, felicidades, nos has invitado a un tema importante, y hemos acudido. El cuento Cherokee, por supuesto, muy bueno.

Y coincido plenamente con el razonamiento que hace Esther sobre el cuento.

No voy a dar más vueltas sobre el asunto. Esther ha dejado muy claro cual es la situación de la sociedad y del individuo, la relación entre ambas entidades, y la actuación activa o pasiva que se puede desarrollar.

Cuantitativamente todos somos igual de responsables, pero cualitativamente no, desde el momento en que no todos tenemos la misma capacidad de reflexión. No puedo considerar la misma responsabilidad en un Cherokee que desconoce que tiene dos lobos, qué aquel que sabiéndolo, alimenta al malo.

Por último aclarar a Sergio que lo que parece mi apellido, no lo es. Es una historia que no procede explicar aquí, pero aclaro que no corresponde a ocultación de personalidad. Me conocen suficientes personas para poder afirmar lo que digo.

Un saludo.
Andrea Sydow
martes, 01 de septiembre de 2009 9:37
ooooops! maria, me encantan los pequenhos proyectos diários posibles con los que los ciudadanos pueden adelantarse a las leyes ecologistas de un estado (bolsas biodegradables, reciclabes etc.) pero lo de las bombillas lo vería critiicamente. he leído en un test aqui en alemania que la frecuencia que emiten las bombillas de halogenio son malas para el bien estar. tendría que volver a buscarlo si quieres los datos en blanco y negro. es que a mi me hace sentir incómoda el tipo de luz que emiten estas lamparillas.... y se vé que el rechazo del cuerpo tiene sentido... seguro que encontraremos otras vías de ahorrar energia
Juan Trigo
# Juan Trigo
martes, 01 de septiembre de 2009 13:42
Bueno, por fin vamos diciendo las cosas por su nombre. Gracias Andrea. Yo aporté hace meses un artículo en este foro sugiriendo la madurez personal e inproyeccionable (iba a decir intransferible) parafraseando a tu mendión al psicoanálisis. Cualquier crisis, personal o social, solo pueden resolverla los adultos, y por ahora lo que hemos estado observando es un colegio de párvulos echándole las culpas al Papa Estado. Así nunca lo resolveremos, si es que de verdar queremos resolverlo o simplemente lo tomamos como personal cabeza de turco para desgardar nuestras frustraciones, sin qjuerer afrontarlas.
Mi hija hace años esta en movimientos okupas autogestionarios en el tema de las Ecoaldeas y la palabra reciclage empieza por una conciencia personal, no por la instalación de máquinas, equipos, etc., porque eso alienta la tentación al negocio de las empresas que se dedican a eso. Es, en todo caso, un segundo paso.
Disculpen que insista lo que ya vengo diciendo desde que comencé aqui mi colaboración, en forma de cuentos sufís, que no tienen más objetivo que el desarrollo personal. Toda revolución empieza por uno mismo o no se realiza nunca.
La historia de la humanidad me ha hecho descreer en las revoluciones sociales, porque terminan con sus héroes para alimentar a los oportunistas.
me gustaria equivocarme. ¿Saben ustedes de alguna revolución que haya facilitado la autogestión y madurez personal? Les ruego que me lo digan, probablemente pueda dormir mejor.
Maria Oliver
# Maria Oliver
martes, 01 de septiembre de 2009 14:47
Acaso una revolución interior, Juan? personal e intransferible, estrictamente personal, pero contagiosa (como la gripe A! o h1n21, en fin, la gorrina, vamos)
Una revolución interna que lleva a la conciencia... pero sin poner nada patas arriba, sino todo lo contrario, poniendo los piese en el suelo y el corazón en su sitio, no? se llega paso a paso o tras un gran cataclismo o por intentar responder a la luz con luz... en fin, que me voy!
hablando de luces, que tal era mi propósito, investigo sobre las bombillas ahorradoras, Andrea, gracias, a ver si nos la están colando again... (cierto que hay tufillo a bussines en todo esto)
Andrea Sydow
martes, 01 de septiembre de 2009 15:02
maria, encontré la revista con el artículo. está en alemán. si te interesa te traduzco los puntos clave. es una revista alternativa, lo que no quiere decir que también te la quieran "colgar" algo. enfin. tiene el título:" Lámparas de ahorro de energía. Ahorrando a costa de la salud" lo escribió Alexander Wunsch que es médico y terapeuta de luz. muy intersante. avísame si te interesa saber más
Maria Oliver
# Maria Oliver
miércoles, 02 de septiembre de 2009 11:53
Gracias, Andrea, desafortunadamente el alemán se me resiste, aunque nunca es tarde! Busco el artículo de Wunsch y si no encuentro algun alma caritativa y germanófona, te pediré esa traducción. Un abrazo.
Andrea Sydow
miércoles, 02 de septiembre de 2009 12:19
http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/asia/article6211261.ece

este es un link a un artículo de alexander wunsch

http://ilanews.blogspot.com/ este es un link hacia el blog de la International Light Association.

suerte
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
miércoles, 02 de septiembre de 2009 14:31
La caquita del perro en el portal de casa, el vecino cenizo que fuma dentro del ascensor, el papá maleducado que insulta a diestro y siniestro cuando circula en coche, la mamá en el parque que fuma y tira la colilla al lado del tobogán que hace un segundo usaba su hijito... cúantos ejemplos de lo que no hacemos como individuos por tener una vida mejor!! Cierto Andrea los cambios empiezan por uno mismo. Queremos cambiar el mundo sin cambiarnos antes a nosotros.

Y como dice Cristóbal no nos olvidemos de la casta política...

Un abrazo.

Andrea Sydow
miércoles, 02 de septiembre de 2009 14:35
si, nacho. y lo que me parece interesante es observarme a si misma mientras pienso en los fallos de los demás. me siento cómoda? siempre me acuerdo de mi casita de vidrio. sustituyo la caquita y a la colilla por mis caquitas mentales y lo tengo más claro ;-)
María del Mar Sánchez
# María del Mar Sánchez
jueves, 03 de septiembre de 2009 1:24
Estupendo artículo y comentarios. Soy mileurista, y aspiro a dejar de serlo algún día. Tengo suficiente edad y estudio para haber hecho ya hace tiempo la reflexión de que no hemos tenido mejor nivel de vida en el mundo como ahora y que efectivamente los hidalgos europeos del siglo XIX no tenían mejor nivel de vida que alguien del pueblo llano actual. Para tener esta perspectiva hace falta saber solo un poquito de Historia , y es lo que me temo que no abunda entre mucha gente joven y no tan joven que no saben ni quién era Colón, ni quién era Picasso, etc... ni muchos otros personajes relevantes, ni hechos relevantes (pongo como ejemplos reales la dictadura franquista, la segunda Guerra Mundial, el descubrimiento de la penicilina... ) ...entonces ¿como van a saber cómo se vivía? sin toda esta perspectiva: ¿cómo se va a apreciar el bienestar y la paz? ¿cómo se va a valorar los viajes de placer, los coches nuevos, los chales adosaos, etc?. y claro.... Si no se aprecia esto suficiente, imaginaos cómo se va a apreciar el esfuerzo individual y las ganas de aprender que valorais y valoro en esta web que me encanta. (esfuerzo.... aprender.....buf, eso es mu cansao....) . Saludos. Mar
Christian  Tjarks.
# Christian Tjarks.
viernes, 04 de septiembre de 2009 4:18
Al leer tus comentarios u opiniones, vienen a mi memoria muchas cosas. Pero volviendo al tema en cuestion, puedo decir que en Argentina , el tema del cuidado del medio ambiente no siempre se respeta.Si bien posiblemente no estemos tan contaminados en lo general, hay lugares o focos de contaminacion muy fuertes. Con respecto al uso de las bombillas o lamparitas de bajo consumo,les puedo decir que por estos lados,se las promueve.Bueno Andrea,me encantan tus comentarios . Te envio un beso y saludos .
Andrea Sydow
viernes, 04 de septiembre de 2009 9:04
Gracias Christian. Mis vivencias en Sudamérica (sabes que vivía ahi del 69 al 88) sobre todo con sus políticos, funcionários y dictaturas es una de las razones por las que valoro tanto la cultura democrática europea. Que no es un paraíso, eso lo tengo claro, pero si siento que se respetan más mis derechos de ciudadana que del otro lado del charco. Por eso voy más dispuesta también a cumplir mis deberes ;-). Un abrazo de Berlin a Buenos Aires.
Encarni Luque
# Encarni Luque
domingo, 27 de septiembre de 2009 16:23
Me ha dejado preocupada lo de las bombillas. Estamos apañados. Y si prohíben las otras, no tendremos más remedio que usarlas. Ojalá encontraran algo intermedio, que ahorre energía, pero no dañe nuestra salud.

Nacho, me ha encantado que en un foro que no va de no fumadores saques el tema del desconsiderado que fuma en el ascensor, o la que tira las colillas junto al tobogán, porque es algo que me enciende a mi también cuando voy al parque con mis hijas. Si te interesa este tema, puedes entrar en la página del partido de los no fumadores: www.pnf.es.
carpet cleaning Sacramento CA
miércoles, 13 de junio de 2012 17:26
Al permanecer el foco se puede lograr un montón de grandes cosas en la vida.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas