image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio
13

Este cuento de Hans Christian Andersen  publicado en 1837, muestra como el miedo de las personas a ser juzgadas negativamente conduce a negar lo que es absolutamente obvio.
Resulta cómico imaginar un símbolo de poder como es el de un Emperador, desfilando  con dignidad completamente desnudo delante de su pueblo y que nadie, absolutamente nadie lo cuestione.
La moraleja de este cuento nos indica que por el mero hecho de que toda la sociedad afirme algo concreto, no tiene porque ser verdad. Los miedos pueden hacer que nos autoengañemos. Es necesario tener una mirada limpia y no condicionada, como la de un niño, para ver la realidad de las cosas.

"Hace muchos años vivió un emperador al que le gustaban tanto los trajes nuevos que gastaba todas sus riquezas en ropa; su única ambición era la de estar siempre bien vestido. Sus soldados no le importaban, y el teatro no lo entretenía; de hecho, lo único en lo que pensaba era en salir a la calle para mostrar sus nuevos atuendos. Tenía un abrigo para cada una de las horas del día; y así como se suele decirse que “el rey está en el Consejo” de él se podía decir: “El emperador está en su vestuario”.

Vivía en una ciudad alegre a la que todos los días llegaban extranjeros procedentes de todo el mundo. Un día llegaron dos estafadores. Hicieron creer a todos que eran tejedores y aseguraron poder diseñar las telas más elegantes que se puedan imaginar. Dijeron que sus colores y diseños no sólo eran los más hermosos sino que los vestidos confeccionados con sus telas tenían la cualidad mágica de ser invisibles a los ojos de las personas no aptas para sus cargos o imperdonablemente estúpidas.

“Esa ropa debe ser maravillosa”, pensó el emperador. “Si usara uno de esos trajes podría descubrir cuales de mis hombres son ineptos, y podría distinguir a los inteligentes de los tontos.” Y entregó a los estafadores una importante suma de dinero por adelantado, para que se pusieran a trabajar sin demora. Los falsos tejedores montaron dos telares y simularon trabajar con esmero, pero en los telares no había nada. Pidieron que se les diera seda de la más fina e hilos de oro de la mejor calidad. Todo lo escondieron, y continuaron trabajando hasta largas horas de la noche en los telares vacíos.

“Me gustaría saber cómo les está yendo con la confección de mi nuevo traje”, pensó el Emperador. Pero se sintió inquieto al recordar que los hombres no aptos para sus cargos eran incapaces de verlo. En lo personal, pensaba que no tenía nada que temer. Sin embargo, consideró oportuno enviar a otra persona antes, para controlar el trabajo. Todos en el pueblo conocían la característica particular del producto, y todos estaban ansiosos por descubrir cuan incapaces o tontos eran sus vecinos.

“Enviaré a mi viejo y honesto ministro al taller”, pensó el emperador. “No hay quien pueda juzgar mejor el trabajo, puesto que es inteligente, y nadie conoce sus funciones mejor que él”.

El buen ministro entró a la habitación donde encontró a los estafadores sentados frente a los telares vacíos.  “¡Que el cielo nos ampare!”, pensó, y abrió grandes los ojos. “No veo nada en absoluto.” Pero no lo dijo.  Los estafadores le pidieron que se acercara y le preguntaron, señalando los telares vacíos, si no le parecían admirables el diseño y los colores. El pobre ministro hizo su mayor esfuerzo, pero no pudo ver nada, puesto que no había nada que ver.  “Dios mío”, pensó, “¿Acaso seré un estúpido? Jamás lo hubiera creído, pero nadie puede enterarse. ¿Será posible que sea inepto para mi cargo? No, no. No puedo decir que no he visto la tela.”

—¿No tiene nada para decir? —dijo uno de los estafadores, mientas simulaba tejer.

—¡Oh!  Es muy hermoso, demasiado hermoso —respondió el viejo ministro mirando a través de sus anteojos—.  Qué bello diseño.  ¡Y qué colores brillantes! Le diré al emperador que el traje me gusto mucho.

—Nos complace oír eso —dijeron los tejedores. Describieron los colores y explicaron los diseños exóticos. El viejo ministro escuchó con atención, para poder relatar al emperador lo que le habían dicho. Y así lo hizo.

Los estafadores pidieron más dinero, seda e hilos de oro para trabajar en sus telares. Todo la guardaron para ellos y no usaron ni una hebra para tejer.  Pero continuaron, como hasta entonces, trabajando en los telares vacíos.

Poco después, el Emperador envió a otro funcionario honesto de la corte para controlar el trabajo de los tejedores y asegurarse de que estuvieran terminando. Al igual que el viejo ministro, miró y miró, pero no pudo ver nada, ya que no había nada para ver.

—¿No es una tela hermosa? —preguntaron los estafadores, señalando y explicando cada uno de los dibujos que no existían.

“No soy estúpido”, pensó el hombre. “Y no pienso renunciar a mi empleo por más que no esté capacitado. Esto es muy raro, pero no puedo dejar que nadie lo sepa”. Y admiró la tela que no veía, y expresó su alegría ante los bellos colores y los diseños delicados. 

Dijo al emperador que el trabajo era excelente.

Tanto se hablaba en el pueblo del valor de esta tela que, finalmente, el emperador quiso verla él mismo, antes de que la sacaran del telar. Se presentó ante los estafadores acompañado de una comitiva, entre los que estaban los dos  funcionarios que ya había enviado. Los tejedores trabajaban con el mayor de los esmeros, pero sin usar ni una sola hebra de hilo.

—¿No es acaso magnífica? —preguntaron los dos funcionarios que habían estado allí antes—. Con seguridad, Su Majestad admira el diseño y los colores—. Y señalaron los telares vacíos, pues imaginaban que los demás podían ver la tela.

“¿Qué significa esto?, pensó el Emperador. “No veo nada. ¡Es terrible! ¿Acaso soy estúpido? ¿Soy incapaz como emperador? Esa sería lo más terrible que podría ocurrirme”.

—Su tela —dijo volteándose hacia los tejedores— tiene nuestra más sincera aprobación. Y asintiendo satisfecho miró hacia el telar vacío, puesto que no estaba dispuesto a admitir que no veía nada. Quienes lo acompañaban miraron una y otra vez y, a pesar de que tampoco veían nada, declararon, al igual que el emperador, que la tela era hermosa. Y todos le recomendaron usar su magnífico traje nuevo en una gran procesión que habría en poco tiempo. 

—¡Es magnífica, hermosa, excelente! —decían.  Todos parecían maravillados y el emperador nombró a los dos estafadores “Tejedores Imperiales”.

La noche previa al día de la procesión, los estafadores consumieron más de dieciséis velas simulando trabajar. Todos creían que estaban abocados a terminar el nuevo traje del emperador. Simularon sacar la tela del telar, cortaron el aire con tijeras enormes y cosieron con agujas sin hilo. 

—El nuevo traje del emperador ya está listo —anunciaron finalmente.

El emperador y sus barones se dirigieron a la sala, donde los estafadores mantenían sus brazos en alto, como si estuvieran sosteniendo algo en sus manos.

—¡Estos son los pantalones! ¡Esta es la chaqueta! ¡Y aquí está el manto! —y así con cada una de las prendas—.  Son todas tan ligeras como una pluma.  Va a sentir que no tiene nada puesto, pero ese es justamente el encanto de este traje.

—¡Sin duda! —respondieron todos los miembros de la corte, a pesar de no ver nada, puesto que no había nada para ver.

—¿Sería Su Majestad tan amable de desvestirse —preguntaron los estafadores— y permitir que lo ayudemos a probarse el nuevo traje frente a este gran espejo?

El Emperador se desvistió, y los estafadores simularon vestirlo, pieza por pieza.  Se miró al espejo desde todos los ángulos.

—¡Se ve hermoso! ¡Qué bien le sienta! —dijeron todos—. ¡Qué hermosa tela! ¡Qué magníficos colores!  ¡Es un traje realmente majestoso!

El maestro de ceremonias anunció que el palio que se usaría en la procesión, ya estaba listo.

—­­Yo también estoy listo —anunció el emperador—. ¿No me queda magnífico este traje? —y se miró una vez más al espejo de tal manera que todos habrían jurado que estaba admirado de su aspecto.

Los ayudas de cámara, que debían llevar la cola, acercaron las manos al suelo como si estuvieran levantándola, y simularon llevar algo en las manos.  No querían que nadie se diera cuenta de que no veían nada.

El emperador avanzó con la procesión bajo el hermoso palio, y todos lo que lo vieron desde la calle y las ventanas gritaron admirados.

—¡El nuevo traje del emperador es realmente inigualable! ¡Qué larga es la cola! ¡Qué bien le queda! —nadie quería que el resto supiera que no veían nada, puesto que los habrían considerado inútiles o demasiado tontos.  Nunca fue tan admirado un traje del emperador.

—¡Pero si está desnudo! —se burló un niño.

—¡Por Dios! Oigan las palabras de un niño inocente —dijo su padre, y uno susurró al oído de otro lo que aquel había dicho.

—¡El emperador está desnudo! —gritaron todos por fin. 

Los gritos causaron una gran impresión al emperador, puesto que le parecía que tenían razón.  Pero pensó: “Ahora tengo que aguantar hasta el final”. Y los ayudantes de cámara siguieron caminando con aún más arrogancia, llevando una cola que no existía."

Publicado en: La sociedad
Email del autor: 26390eir@gmail.com

Actions: E-mail | Permalink | Comments (6) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a Del.icio.us Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a digg Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a menéame Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a Technorati Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a Google Bookmarks Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a Live-MSN Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a FaceBook Agregar 'El traje nuevo del Emperador' a Twitter

Post Rating

Comments

Anónimo
# Usuario Anónimo
domingo, 14 de diciembre de 2008 2:57
Vivan los cuentos!... Y si, el quid de la cosa son esos ayudantes de cámara... peores que el emperador! Pero, que lo sepamos, los hace más fatuos, más vanos... luego menos "poderosos"...
simon
# simon
domingo, 14 de diciembre de 2008 20:37
Es curioso no? que sea la espontaneidad de la inocencia la que consiga romper el
silencio hipócrita
Dario
# Dario
domingo, 14 de diciembre de 2008 22:18
Tenemos miedo de lo que pensarán de nosotros si decimos lo que pensamos, vivimos en la sociedad de lo politicamente correcto
simon
# simon
sábado, 20 de diciembre de 2008 8:28
Esta página ya empieza a dar sus "frutos", pude aplicar este cuento en un conflicto laboral actual con buenos resultados. Gracias Ester por ayudarnos a tomar conciencia de las cosas más esenciales y evidentes
Francisco
# Francisco
sábado, 20 de diciembre de 2008 16:00
Ya nos explicarás como aplicaste el cuento en un conflicto laboral, Simón. Voy a intentar imaginármelo. El emperador debe ser el jefe y el niño algún empleado que abrió los ojos a sus compañeros. En mi situación laboral personal, he de decir que los jefes también van desnudos, pero no se quien será el valiente que se atreva a decirlo.
Louis Vuitton
martes, 25 de diciembre de 2012 5:11
love Louis Vuitton Taschen to carry bags with them not Louis Vuitton only for putting their things inside Borse Louis Vuitton them, There are many different Louis Vuitton types of the LV bags but the Louis Vuitton Louis Vuitton monogram canvas bags are considered Louis Vuitton to be of the hot. Not only Borse Louis Vuitton the bags, The Louis Vuitton Sac Louis vuitton monogram canvas bags of the company Louis vuitton as well as its name are Louis Vuitton enough to be taken in your favor.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit