image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
14

Y lo difícil que resulta que la gente se lo crea constituye el origen de que ésta sea pasto fácil de religiones, doctrinas, grupos, sectas y demás manipuladores de conciencias. Por ejemplo en el conjunto de relatos que se publicó hacia 1940 bajo el título de Los Maestros de Guirdjeff, descripción de algunas de las etapas del aprendizaje del Maestro, encontramos el ejemplo proporcionado por uno de ellos, a la sazón un herrero del pueblo de Abaskun, en la orilla oriental del Caspio (cuya historia podemos leer ya en la Geographya de Ptolomeo), en forma del concepto de Dios, que, para la vías de trabajo espiritual, desde San Agustín, pasando por Santa Teresa y por los Gnósticos de todos los tiempos, alberga los conceptos de destino,  alimento e inspiración  de todas las criaturas. El relato que reproducimos aquí pretende ejemplificar que ese destino,  inspiración y sustento espiritual no se encuentra en otra parte que dentro  de cada uno de nosotros. Los llamados “hombres de conocimiento”, como también los guías religiosos, solo son eso, guías. Y como se lee en el Corán, “nadie puede mediar entre tú y Dios; lo que has con tu vida es un asunto entre tú y Él”.

El estudioso podrá reconocer en este ejemplo algunos relatos del Arte Hermética y de la Alquimia (Las bodas Químicas de Christian Rosenkrantz, etc), ya que la búsqueda de le Verdad no tiene distinción de credos, corrientes religiosas o filosóficas, países, grupos sociales, tendencias.

- Maestro, - preguntó el discípulo, - ¿Cómo puedo entender eso que me decías de que Dios está dentro de mí?
- Antes respóndeme, ¿qué es para ti Dios?
- Dios… es Todo, el universo y su creador a la vez, lo abarca todo, lo alimenta todo… - el discípulo de interrumpió ante la inmensidad inabarcable de su propia descripción.
- Yo también lo veo así, - respondió el Maestro acudiendo al rescate de su pequeño aprendiz de brujo. – Bien, pues baja a la orilla del mar y tráeme un litro de agua, pero asegúrate de que es agua del Caspio.

Al cabo de una hora el joven Gurdjeff volvió diligente con un jarrón lleno de agua.

- Pero… - empezó a protestar el maestro. – Esta no es agua del Caspio. ¿De dónde la has cogido?
- Maestro, se lo juro, bajé a la orilla, me sumergí hasta la cintura y llené este jarrón.
- No puede ser. – seguía insistiendo el maestro. - ¿Dónde están los peces, y las plantas, y los pescadores…?
- Pero… - dijo el discípulo atónico – No me dijo que cogiera peces, ni plantas, y en cuanto a los pescadores…
- Nada, nada, para ser agua del Caspio ha de tener todo eso. Me has engañado, - sentenció el maestro provocando al discípulo.
- ¡Maestro, el agua está por todas partes, en el Caspio, en el rio Gorgan, en mi cuerpo, en el vuestro, solo se diferencian en las variaciones propias del lugar y de las condiciones, pero es la misma agua! – se le cortó el resuello, más bien por temor a haber levantado la voz al maestro como por el propio esfuerzo.

Es de todos sabido que los métodos que emplean los maestros sufís son harto peculiares y difíciles de imitar o de compilar en un manual de instrucciones, sencillamente porque varían según el discípulo, el momento en que imparten la enseñanza y el lugar en que lo están haciendo. El maestro esperó unos instantes y sonrió.

- ¿Necesitas más explicaciones sobre la naturaleza del Dios, y porqué está en ti, que la respuesta que tú mismo acabas de encontrar?
- Entonces, ¿Dios es el agua?
- Es hora de preparar la comida, la respuesta a eso será otro día.

El maestro conocía muy bien el fenómeno del proceso en el que se produce una, digamos, fatiga mental. El joven Gurdjeff había agotado toda su energía del momento al descubrir qué quiso enseñarle el maestro al ordenarle ir a por agua, y de momento había relacionado que el agua del Caspio, como la del rio Gorgan, como la de la fuente del pueblo, como por ejemplo la de su propio sistema linfático, es la misma en su origen, solo que envolviendo y permitiendo el desarrollo de aquellos componentes propios de todas las criaturas existentes en el universo. De ahí a la deducción de que Dios es un concepto similar pero total, iba un paso, pero para captarlo el discípulo debía recuperarse del esfuerzo mental, para que sus facultades pudieran captar ese siguiente paso de la enseñanza con renovadas energías y por tanto con éxito.

 

Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (15) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a Del.icio.us Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a digg Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a menéame Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a Technorati Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a Google Bookmarks Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a Live-MSN Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a FaceBook Agregar 'Todo lo que necesitas esta en tí...' a Twitter

Post Rating

Comments

sidharta
# sidharta
martes, 14 de julio de 2009 16:22
Muy bueno. Felicidades!
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
martes, 14 de julio de 2009 17:16
Gracias Juan, muy ilustrativo este cuento y con el título estoy totalmente de acuerdo.
Un abrazo
Beatriz
# Beatriz
martes, 14 de julio de 2009 18:24
Cierto, amigo Juan. Las creencias nos separan del centro, de nuestro centro, el que deberíamos escuchar más a menudo, ordenadamente. Las influencias... en edades temprananas en cierto modo impuestas, transmitidas por los mayores en los que confías ciegamente hasta cierta edad; en esas época 'confusa' que es la pubertad, la adolescencia, la primera juventud somos (me incluyo por supuesto) captados y se nos olvida investigar... para qué, si nos lo dan hecho. Encima es cómodo y más si me apuras, en el tipo de sociedad que vivimos que 'alguien experto' (?) le ha puesto un nombre: 'estado de bienestar'... En fin, es otro tema.

Dios está -a mi modo de ver- donde quieras verlo pues seguro que lo encuentras. A veces, nos fustigamos, nos responsabilizamos, nos culpabilizamos (tb se nos obliga a colpabilizarnos un poquito socialmente) y nos enemistamos con notros mismos; buscamos a dios y no aparece... nos enojamos, buscamos otros culpable en los que arrojar nuestra misería o nuestra pobreza y nadie nos sugiere aprender a buscar dentro de nosotros. Alguna vez lo he sugerido; la educación... esa educación reglada carece de enseñanzas o nos da ideas, quizá nos inculca en cierta forma alejarnos de un dios que nos sería más provechoso. Pero tb es verdad; si cada uno consiguiéramos hallarlo y todos aprendiéramos a seguir una línea cierta, al fin tb resultaría que muchas almas aprendieran un poco más de la cuenta, éso también lo veo. La ignorancia masiva puede llegar a ser poderosa. En fin, reflexiones mías :)

Lo cierto es que la literatura sufi es chocante pero muy linda; os expongo otro cuento que tb os aportará otra manera de ver algo tan cercano o a veces cotidiano..

'La distancia' - Un dia Meher Baba preguntó a sus mandalies: 'por qué la gente grita cuando está enojada?. Los hombres pensaron unos momentos. 'porque perdemos la calma -dijo uno- por éso gritamos. Pero ¿por qué gritar cuando lla otra persona está a tu lado? -preguntó Baba- ¿No es posible hablarle en voz baja? ¿por qué gritas a una persona cuando estás enojado?.

Los hombres dieron algunas respuestas a Baba pero ninguna de ellas le satisfizo.
Finalmente, él explicó:
'Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia'

Luego Baba preguntó:
'¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan sino que hablan suavemente ¿Por qué? Porque sus corazones están muy cerca; la distancia entre ellos es muy pequeña'

Baba continuó:
'Cuando se enamoran más aún ¿qué sucede? No hablan, sino susurran y se encuentran aún más cerca en su amor. Finalmente, no necesitan ni siquiera susurrar, sólo se miran y éso es todo. Así es cuan cerca estan dos personas que se aman'
Baba concluyó:
'Cuando discutan, no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que les distancien aún más, pues llegará un día que la distancia sea tanta... que no podrán encontrar el camino de regreso'.

Gracias Juan por tu texto. Un abrazo a tod@s.
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
martes, 14 de julio de 2009 19:52
Gracias Juan.Supongo que la mentalidad racional necesita conceptos claros. Se supone que Dios es un señor que debe estar en alguna parte. Cambiar el concepto de un Dios antropomórfico por el de la Divinidad, donde todos estamos, es todo un cambio de paradigma.
SANTIAGO VILLAR PALLAS
# SANTIAGO VILLAR PALLAS
martes, 14 de julio de 2009 23:19
Gracias Juan por tu artículo. En la tradición occidental se suele comprender el panteísmo como una herejía...cuando en realidad la idea que "lo divino se manifiesta en lo cotidiano" no me parece nada desdeñable.. como nos dices en el cuento ".Dios… es Todo, el universo y su creador a la vez, lo abarca todo, lo alimenta todo… - el discípulo de interrumpió ante la inmensidad inabarcable de su propia descripción".
Un saludo
Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
miércoles, 15 de julio de 2009 8:29
Buenb artículo. De hecho, el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios.
Juan Trigo
# Juan Trigo
jueves, 16 de julio de 2009 0:52
Recuerdo la primera vez que oí la palabra Panteísmo de boca de un creyente. Era en el Cuzco, Perú, hace más de 40 años. La guía, bellísima (por eso la recuerdo bien), mestiza entre quechua y español, se dejó perder en plena explicación acerca de la construcción de Sacsahuamán sobre el panteísmo de los indígenas antes de la colonización. Decía, para el indígena el rio era Dios, la montaña era Dios, las nubes, el fuego, etc., y empezó a señalar con ambas manos en todas direcciones y a dar livianos pasos sobre la yerba, después de haberse descalzado, cerró los ojos y acabo dando vueltas en una danza arcaica. Aún sigo extasiado en su recuerdo. Se interrumpió de pronto abriendo los ojos como si de entre sus visiones hubiera aparecido el temido monstruo: “Luego vinieron los conquistadores y trataron de imponer su monoteísmo. Pero fíjense – señaló a lo lejos – los indios tuvieron la inteligencia de no resistirse hasta la exterminación. Aceptaron el credo impuesto y ya ven, allá abajo, sobre la colina, la virgencita de Guadalupe. Los indios la veneran como una forma más de Dios, y veneran esa misma colina, y el arroyo que corre a bajo…”. He perdido la cuenta de las veces que me he enamorado en mi vida. Aquella fue una de ellas.
¿Herejía dices, Santiago? Ah, hasta la misma palabra me llena de placer.
Beatriz: ¡Cuan alejados están entre sí los corazones de los occidentales! Y la mayoría de las veces nadie alza la voz, pero la frialdad que ha invadido sus conciencias contribuye a que este planeta, la Estrella del Alba, según los zoroástricos, un solo cuerpo que engloba todo lo viviente (Lovelock y la Teoria Gaia) ha de sufrir en su conjunto y se petrifica.
Claro que Dios ha creado al hombre con singular intención respecto de las demás criaturas, porque es su extensión, su “hijo”. ¿No reza la oración de Jesús de Nazareh, “Padre nuestro…” el de todos, también de él? No voy a señalar (porque me dijeron de niño que eso es feo) pero “alguien” consiguió convencer a la gente de que solo era “...a Su imagen y semejanza... física”, quiero decir que somos destellos de Dios no solo en la forma física externa. ¡Qué tontería! ¿De qué iba a servirle a Dios crear monigotes que se parecieran a un ser antropomorfo? Consiguieron hacer creer a la gente que Dios tiene una forma específica, probablemente porque aún no se había, la gente, adentrado en la estructura subatómica, donde la forma…
Un abrazo
Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
jueves, 16 de julio de 2009 18:46
Francamente Juan, no me considero un "monigote que se parece a un ser antropomorfo"......... alo mejor tu si, debe se por eso que te buscas continuamente......
Juan Trigo
# Juan Trigo
jueves, 16 de julio de 2009 20:09
Interesante reacción Sergio, muy interesante. Y desde luego tienes razón, sigo buscando porque aún no el alcanzado la categoría de Ser Humano, tal como establece el Plan de la Creación, es decir seres libres de los condicionantes del Ego y capaces de sentir a Dios, es decir sin la necesidad de tener fe en que un día… etc. Seres libres de esperar milagros provocados por sus deseos, libres de apegos materiales, libres de rencores, sentimientos de venganza, libres de necesidades infantiles de una madre o de un padre eternamente protectores, capaces de adentrarse en lo más profundo de la existencia sin miedo a que la Verdad sea algo muy distinto a lo que sus deseos mundanos esperan, libres de necesitar más que lo estrictamente necesario para el buen funcionamiento del cuerpo, libres de emociones contradictorias y esquizofrénicas, generosos como Bodhisatvas, emitiendo luz divina a los demás mortales para ayudarles a ser libres, a comprender el Gran Misterio. Seres, en definitiva, a imagen y semejanza de Dios, desde luego no solo físicamente (ahí está el punto de mi comentario anterior) sino espiritualmente.
Desde luego tienes razón, estoy muy lejos de todo eso, y por lo tanto no me considero más que un monigote, un robot (una máquina que diría Gurdjeff) antropomorfo en la busca constante de Dios dentro de mí, dentro de las múltiples capas del Ego y sometido a los diversos personajes que produce. Solamente los breves momentos en que siento ese “latido” son suficientes para seguir adelante cueste lo que cueste.
Un abrazo
Esther Ibañez
# Esther Ibañez
jueves, 16 de julio de 2009 22:36
Juan, para alcanzar la categoría de ser humano tal como establece el plan de la creación, seres libres de los condicionantes del ego.... creo que necesitamos más de una vida. Es muy dificil, con una sola contando el nivel de conciencia en el que nos encontramos la gran mayoría. Diciendo esto no apelo a la teoría de la reencarnación, pero tenemos el nivel de conciencia que tenemos y la velocidad que tenemos de ampliación de conciencia es muy lento para la mayoría de nosotros. Por algo será..
A mi me da igual ser un monigote antromorfo, mientras note que voy evolucionando poco a poco y que puedo ser un poco mejor cada día. Llegaré donde pueda en esta vida, pero sé que todos tendremos que acabar llegando al final, es decir a un nivel de conciencia completo. ¿Cuanto tiempo se necesita para ello? ¿Existe realmente el tiempo en nuestra conciencia? ¿O estamos formando parte de un círculo infínito?
Un abrazo
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 17 de julio de 2009 0:08
La verdad es que a mi tambien me da igual ser ese robot, conjunto de intercambios materia-energía, mientras continue sintiendo el impulso de aprender a aprender, esa pulsación singular que no existe en ningúna otra especie viva. Y también me da igual cuantas vidas tenga que utilizar para... porque yo no me planteo ningún objetivo, eso es muy típico del Management occidental. Simplemente trato de aprender a sentir la vida a cada momento con mayhor intensidad, porque lo único que me importa es el momento, el aqui y el ahora, porque es lo único que siento verdaderamente. Cualquier meta futura de evolución me cae lejos y pr tanto no la siento, no la vivo, y para mi lo importante es vivir y tratar de conocer cómo conocer. Una pequeña partícula subatómica que siente el Orden Implicado en tods las cosas es tan importante como una galaxia. Cada día que pasa trato de ir despertando a sentir el momento y vivir lo que tenga que vivr con la mayor intensidad posible, sea lo que sea, grandes logros trascendentes o admirar la sonrisa de mis hijos, los comentarios de mis amigos. Evitar todo juicio para irle quitando el poder a la razón, para permtir que sienta mejor mi corazón.
Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
viernes, 17 de julio de 2009 8:54
Pero, Juan, lo que comentas, no tiene nunca fin !!!! es infinito !!!! la inteligencia, mejor, la libertad personal, la voluntad en la búsqueda constante de la que hablas, te dejará siempre instaisfecho, pues siempre encontrarás algo en lo que no estés de acuerdo o no te satisface, espiritualmente, dado que no puedes escapar a tus emciones, reacciones y lo que te rodea. Eres humano !!!! No es el estado espiritual que buscas excesivamente utópico ?? no es mejor una buena guía, correcta ,y cada cual la suya desde luego, razonada y no condicionada desde luego, que lo que propones. No es una manera constante de sufrir estya búsquyeda constante de loq ue jama´s llegas a encontar, no te pierdes a veces ?? no hay que llegar algún día a puerto y establecerse ( mentalmente ). Es muy loable lo que dices, pero infinito......
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 17 de julio de 2009 16:58
Millones de gracias Sergio porque tus comentarios dan para mucho. A ver si sé sintetizar:
Satisfacción: Hace muchos años un maestro me dijo, respondiendo a mi pregunta de cómo sabría yo que estoy en el buen camino de la búsqueda: “Cuando te sientas bien contigo mismo”. Y eso no hay duda, te sientes bien o no.
Infinito: Somos a imagen y semejanza de Dios, ¿verdad? A mí me han enseñado que más en el espíritu que en la materia, aunque para las Enseñanzas, para la Tradición, espíritu y materia coexisten, se entrelazan constantemente, no hay modo de diferenciarlas, como en el espacio subatómico. Por tanto, si Dios es infinito…
¿Te sientes insatisfecho cuando te zambulles en el mar, cierras los ojos y sientes el mar? ¿Te sientes insatisfecho andando de puntillas descalzo sobre la yerba del páramo sintiendo la brisa sobre tu cuerpo y escuchando el rumor de las ramas o de los pequeños animales? Ah, pero para que la sensación sea plena has de haber dejado el reloj, los planes, los compromisos, lo que quieres hacer mañana, las letras de la hipoteca… lejos.
Claro que no termina nunca. Probablemente el universo termine, tenga como todo un principio y un final, pero como nuestro tiempo es tan infinitamente pequeño en comparación con eso, por ello sentimos que el tiempo de universo es infinito, y por tanto cuando sintonizas con ese tiempo sientes la maravilla de no terminar nunca. Por eso Vicente Ferre dice (como los orientales) que la muerte no existe. Ojo con obsesionarse por los resultados. Eso solo es útil en tecnología, en empresas, en política, en movimientos sociales, es decir en cualquier cosa que necesite objetivos para existir. Dios no los necesita, Dios ES. Dios no se planeta crear esto o lo otro, es creador y creación al mismo tiempo fluyendo e intercambiándose constantemente, como espíritu y materia.
El vivir por objetivos, para realizar cosas, para cumplir anhelos, para lograr… etc. Eso es circunstancial y que se limita al plano de la manifestación, no a lo trascendente. Lo trascendente es lo que trasciende, lo que supera, lo que está más allá de cualquier cosa imaginable por la pequeña mente humana, el raciocinio.
Tengo presente siempre la mejor definición que escuche del electrón; “La probabilidad de encontrar un proceso de cambio en alguna parte del espacio-tiempo”.
La búsqueda de la Verdad no busca “esa verdad que me tranquilizará la ansiedad de respuestas. La búsqueda de la verdad es mucho más, muchísimo más de cualquier respuesta que puedas plantearte, porque la Verdad ES, simplemente, sin mensaje, sin objetivos sin anhelo de respuestas, sin apegos a la esperanza de respuestas, porque Dios no es una respuesta, es la plenitud que no necesita respuestas. A lo mejor Lao Tsé puede acudir en tu ayuda.
Recuerdo mis tiempos de artes marciales, concretamente Ken-Do. El maestro (sensei, le llaman) insistía: No queráis nada que este a una décima de segundo más allá de lo que estáis viviendo ahora, o sea no esperéis ganar o temáis perder, porque eso está muy lejos de vuestro siguiente movimiento. La espada es la prolongación de vuestra alma. Y el practicante ha de tener el alma en paz, es decir situada permanentemente en el instante aquí y en esa minúscula superficie de tierra que abarcan tus pies.
Yo empecé con el Yoga de joven y con el a entender que la mejor manera de adquirir la calma en mi interior es por el desapego.
Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
lunes, 20 de julio de 2009 9:13
Es así. Lo malo, que es necesario mucha cultura, formación y dedicación para llegar a comprender lo que dices, para llegar incluso a reflexionar, simplemente. Cuando mas avanzas, mas cuenta te das que de mas te falta. Por eso, yo he escogido una guía, si, quiizá impuesta por educación y cultura, desde luego, pero de momento funciona bastante bien, si bien, por supuesto, con lagunas. De lo que si estoy seguro, es del título que le has dado al artículo........Gracias !!!! y un abrazo.
Juan Trigo
# Juan Trigo
lunes, 20 de julio de 2009 9:28
Bueno, en el colectivo de crisiseconomica2010 queremos cambiar el mundo, ¿verdad? El mundo es muy grande y tozudo. Parece necesario ir empezando por los primros pasos.
Un abrazo

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas