image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Hacia la madurez social
06

En tiempos revueltos, de cambios, incertidumbres y crisis, un buen Reconocimiento es una potente herramienta que ayuda indudablemente a incrementar las ventas.

Las prisas, el ahora, el ya, no pueden hacernos olvidar que las personas existen, y que el apoyo emocional, es tanto, o más necesario, que el de los medios materiales y publicitarios que las empresas facilitan a sus empleados.

Volviendo a Barcelona desde Madrid en el AVE, voy sentada en mi asiento, centrada en mis problemas cuando, de pronto, escucho sin querer, la conversación del caballero que ocupa el sillón que tengo detrás. Con voz suave, sin prisas, dejando silencios y respetando las pausas habla con cada una de las personas que dependen de él. Al parecer tiene responsabilidad sobre un equipo de ventas de un importante laboratorio farmacéutico. Es la última semana del mes de abril y les llama por teléfono, uno a uno, para explicarles los resultados obtenidos fruto de sus acciones comerciales.

Me sorprende que sus primeras palabras sean siempre las mismas: “José, no sé si te cojo en un buen momento”, “María cómo lo tienes para hablar un ratito” (y son sólo las 17h de un día laborable),… “pero como es fin de mes he pensado que antes de que empiece el fin de semana te gustaría saber los resultados alcanzados”.
(¡Ojo al dato!) ¡El jefe pide permiso!

Y yo me pregunto: ¿de qué planeta habrá venido dicho ser extraterrestre?.
De la tierra no puede ser; pues a mi me han explicado que los jefes sirven para imponer su criterio, para chillar, y que, por supuesto, jamás se dignan a pedir permiso. Y mucho menos si su responsabilidad laboral está relacionada con el mundo de las ventas en el que todo es prisa por conseguir más y más, por exprimir lo inexprimible. ¡Y no sólo me lo han explicado, sino que he tenido la sensacional experiencia de experimentarlo en mi propia piel!

Lógicamente, después de escuchar estas palabras que me hacen dejar a un lado mis problemas, es imposible decir que no es una persona que se esté poniendo en el lugar de los demás con empatía, y con un cuidado exquisito.

Los resultados han sido los que han sido, y mi “ídolo extraterrestre” ha ido comentándolos con las 7 u 8 personas de su equipo, después de recibir el permiso de cada uno de los técnicos-comerciales. Les explica el resultado del mes de abril y el acumulado del año con mimo y un cariño envidiable. Les felicita, y en algunos casos, les invita a mejorar, pero siempre mirando hacia delante, y teniendo en cuenta su potencial.

Me sorprende comprobar (¡según mi propia experiencia en conversaciones similares en el mundo empresarial!) que nunca los compara entre ellos diciéndoles que van mejor o peor que tal compañero.

Por como fluye la conversación, intuyo que ellos sí que están interesados en saber cuál es el resultado alcanzado por el equipo. El les contesta a nivel global del territorio nacional o como máximo de una zona suficientemente amplia como para no personalizar los resultados, y dar lugar a agravios comparativos
¡Este “director-ídolo extraterrestre”, de manera inconsciente, está creando equipo: No enfrenta a sus colaboradores, les da feedback y les apoya a nivel técnico y dándoles soporte emocional!

Me emociona ver el trato (en este caso oír) con el que se dirige a cada miembro de su equipo. En los comentarios no tiene prisa, deja que le pregunten, se incluye como parte implicada y no mira el tiempo que pasa con cada uno de ellos.

Y para terminar (después de los 15- 20 minutos que ha destinado a cada colaborador), ¡les desea que pasen un buen fin de semana!

Da la casualidad de que estoy creando un contenido para un curso de formación empresarial sobre el reconocimiento laboral, y como observadora (o “escuchadora”) acabo de experimentar cada uno de los pasos clave para que el Reconocimiento sea una poderosa herramienta de motivación:
- Pedir permiso
- Comunicar sinceramente (bidireccional)
- Lanzar retos alcanzable
- Dar apoyo emocional (transmitir que pueden contar contigo)
- Individualizar el reconocimiento en el sentido de que cada colaborador es diferente (hacerlo de la forma que más le convenga por su estilo personal y profesional).

Y me pregunto: ¿a quién no le gustaría trabajar para alguien así?; trabajar para una persona profesional y exigente, pero a la vez humana y cercana.
Afirmativamente: ¡A mí sí!

A este jefe, le Felicito efusivamente, porque en la sociedad de las prisas ha dedicado tiempo a las personas, porque NO ha utilizado frases amenazantes, en tono agresivo (“o vendes más o te despido”), porque va en el mismo barco que su tripulación. Se que si dedicásemos un tiempo a nuestro cliente interno (compañeros, subordinados, otros departamentos de la empresa …), las ganancias  a nivel externo se verían ampliamente compensadas.

Y doy las gracias por haber sido testigo de que los jefes “humanizados”  continúan existiendo.

 

Publicado en: Hacia la madurez social
Email del autor: mramob@copc.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (17) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a Del.icio.us Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a digg Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a menéame Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a Technorati Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a Google Bookmarks Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a Live-MSN Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a FaceBook Agregar 'El poder del reconocimiento en tiempos de crisis' a Twitter

Post Rating

Comments

Andrea Sydow
lunes, 06 de julio de 2009 12:31
wow! gracias por compartir. yo también me uniria a semejante equipo.
andrea
Sergio
lunes, 06 de julio de 2009 13:27
Muy inspirador!!!
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
lunes, 06 de julio de 2009 13:35
Gracias Marisol.

Será fruto del suave balanceo,acunamiento del AVE...??
Gran parte de la crisis se resolvería con actitudes semejantes. De ahí surgen los grandes avances. Todo lo demás es prisa, estrés, ansiedad, y trabajo mal hecho.

Jefes, tomar nota.

Un abrazo.
Gemma Soldevila
# Gemma Soldevila
lunes, 06 de julio de 2009 14:21
Totalmente de acuerdo Marisol,

Si yo hubiera estado sentada en el Ave como tu, creo que mi reacción (totalmente impulsiva) habria sido: "perdone que le interrumpa...pero no he podido evitar escucharle...y le tengo que felicitar por como usted se dirige a sus trabajadores...su manera de incentivarles...y sobre todo a su profesional, delicadeza y educación.

Muchas gracias por esta bonita historia.
María Oliver
# María Oliver
lunes, 06 de julio de 2009 14:55
Marisol, bienvenida y gracias por tu estupenda entrada.
Estoy con tod@s los comentarios: y que los "jefes" sean como el extraterrestre del AVE!!! si los jefes y los departamentos de recursos humanos trabajan con el reconocimiento como moneda de cambio: se habrá dado un gran paso! Tu artículo plantea algo que ya se da, que nos lo ofrezcas (desde tu implicación profesional) da mucha fe en que ese cambio no sólo es posible, sino que será! Así que, nos das fe, que es como dar tiempo!
Y gracias por el termómetro que nos das: jefe que no reconoce, más que jefe es muy mal marinero!!!
ignacio s. leon
lunes, 06 de julio de 2009 15:40
Marisol:
Muchas gracias por tu escrito, que positiviza una obviedad que escasea en las empresas, sus jefaturas y en RRHH. Lo contrario no es noticia (es decir que los "perros muerdan a los niños"). El hecho que estemos tematizando sobre dicha práctica extraterrestre (y extra-planetaria también??) nos demuestra que estamos lejos de las habilidades profesionales y humanas que todo buen directivo deberia reunir como condicion "sine quanon" para ejercer como tal. Hay que "profesionalizar" de verdad los mandos, las jefaturas, los RRHH y la politica si me apuras, pues la mediocridad intencionada nunca puede resultar por mucho que nos empeñemos en mirar a otro lado. No estoy diciendo que solo quien acredite dicha condicion puede ejercer como tal, sino al contrario, quien lo demuestre. Al jefe si es bueno o al lider , tampoco le importaria que lo escogieran sus propios empleados. Ya sé que esto puede ser un tanto utópico. Pero prefiero creer -por el bien comun- en un "idolo extraterrestre" que en un mediocre "directivo viagra" falto de vista, gusto, tacto y olfato incapaz de tratar al mejor diamante de una empresa (el factor humano). Que cunda tu ejemplo y alumbres a muchas mentes y corazones !!

Gracias de nuevo !!
Encarni
# Encarni
lunes, 06 de julio de 2009 16:53
La mayoría de las veces el factor humano se pierde. Somos meros números a la hora de producir, no personas. Si salen las cuentas, continúas, si no.... a las listas del paro. Da igual el jefe de ventas que tengas, que sea más o menos humano (ni que decir tiene que mejor que sea humano a que no lo sea...). Para la empresa eres un número más, no una persona. No se tienen en cuenta nada más que los resultados, claro, es lógico, pero no todos los resultados dependen del "guerrero". El equipo que le respalda (en caso de que lo tuviera) es también muy importante. Estamos acostumbrados a no trabajar en equipo, a no fomentar el compañerismo y a hacer el trabajo individualmente, y, desde mi punto de vista, no es la forma de actuar correcta. El ambiente de trabajo debe de ser lo más cordial posible (no digo que se hagan colegas de la noche a la mañana...) cosa que a día de hoy es todo lo contrario gracias a nuestro gran deporte nacional, favorito del 99% de los españoles, además de ser el más practicado: la envidia. La falta de valores y principios hace que vayamos hacia una sociedad cada vez más degenerada en todos, todos los aspectos.
Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
lunes, 06 de julio de 2009 16:55
Está claro, un buen jefe es un compañero, que antes que tú, ha vivdo lo mismo que tú, que sabe mas que tú, que lo pasado peor que tú y que trabaja igual o mas que tú. De ahí la complicidad y el equipo. Comprende, calla, aconseja, da y espera lo mejor de cada uno y sobre todo, ejemplo. En definitiva....educación, vaya....
Marisol Ramoneda
# Marisol Ramoneda
lunes, 06 de julio de 2009 16:57
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Os lanzaría el reto de que hoy escogiérais a una persona de vuestro entorno (tanto sea profesional o familiar), y la elogiarais por algo que normalmente hace, pero que con la rutina, y las prisas se nos pasa por alto.
La reacción prevista es de desconcierto (pues esa persona no se lo espera), pero sabed que actitudes, conductas y pensamientos se refuerzan de esta manera. Es decir, ante un elogio o un reconocimiento las personas que lo reciben intensifican la acción que han realizado.
Marisol Ramoneda
# Marisol Ramoneda
lunes, 06 de julio de 2009 17:09
El lunes pasado asistí a una reunión en una multinacional en la que se habló del número de bajas anuales y de los motivos de estas. Sorprendentemente la crisis a hecho que las bajas laborales en esa empresa sean casi nulas.
Cuando pregunté el motivo al Responsable de la Seguridad en planta me contestó que la respuesta está en el miedo de la gente por perder su puesto de trabajo.
Mis deducciones son entoncés o bien que la gente es más sufrida o que antes hacían bastante cuento. Desde luego, las bajas por sobreesfuerzo en la espalda ya no existen en esta empresa.
Este es en sí un aspecto positivo de la crisis (Disminución de las bajas laborales) que nos lleva a elevar la productividad de las empresas.
¡Curiosa relación!.
No sé que pasaría si en el mundo de las fábricas reconociésemos más frecuentemente la labor bien hecha de los empleados.
¡Podemos probarlo!
Santiago Villar
# Santiago Villar
lunes, 06 de julio de 2009 19:32
Buena idea lo del reconocimiento. La confianza nos implica de una forma proactiva, mientras el miedo es reactivo. El problema es que la mayoría de los análisis en las corporaciones son comparativos y más allá de juzgar "acciones" o "hechos" tendemos a juzgar el "ser" de las personas. Curiosamente nos piden implicación, "estar presentes y habérselas con los retos que nos plantean" y a su vez no dejan de pensar en términos de "hombre-robot". Quizás el secreto estriba en comprender que cada uno posee su propia idiosincrasia, que el "café para todos" es un error que se paga con el "despedido voluntario". Atender a los otros como personas, como un fin en sí mismo (no como meros medios) es la principal facultad de aquellos que tienen autoridad. Ya Weber estableció la diferencia entre poder y autoridad..., la mayoría ejerce el poder y son pocos los que adquieren autoridad (que la definía como el reconocimiento de los que mandan y los que obedecen para cumplir sus propios cometidos).
Eduardo
# Eduardo
martes, 07 de julio de 2009 8:30
Probablemente este jefe de equipo haya entendido que la labor del directivo es hacer que su equipo funcione, manteniéndolo concentrado en la tarea. No se trata de que el directivo sea la estrella del equipo, sino de que consiga que su gente actúe de manera coordinada y empujando todos en el mismo sentido.
Esto se puede aplicar a cualquier tipo de equipo, sea comercial, administrativo o técnico.
De hecho, muy pocos directivos entienden que el mérito de una labor bien hecha es del equipo, mientras que la responsabilidad de un trabajo mal hecho es del directivo, porque no supo hacer que su equipo funcionase bien...
Un abrazo
Eduardo
María José Barranquero
# María José Barranquero
miércoles, 08 de julio de 2009 17:50
Enhorabuena Marisol, me ha encantado lo que dices y cómo lo dices. Creo sin fisuras que el reconocimiento es una de las fuerzas más poderosas para el crecimiento y desarrollo de las personas. Es la energía que necesitamos: estar en contacto con lo positivo que tenemos y somos para desde ahí poder crecer y aventurarnos a ser más y diferentes. En mi opinión, uno de los retos y habilidades imprescindibles de un líder es ser capaza de captar, atender y compartir con la persona en cuestión, eso que la hace profesionalmente interesante y válida, y por lo que aprecia que forme parte de su equipo. La costumbre a lo bueno del otro nos hace perder la perspectiva y dejar de apreciarlo (es normal) y por supuesto de compartirlo y reconocérselo.
Tengo ganas de ir en el AVE.
Beso cálido y de felicidades!
Carlos Valle
miércoles, 08 de julio de 2009 18:45
No es fácil la relación con los empleados, la que yo he podido comprobar que es la mas utilizada, es la del Director - Jefe, asume un papel de Padre protector, y cariñoso incentivando a que se crean que la empresa también es suya, que sin ellos no funcionaria, etc, y rectos cuando el hijo se pone travieso, falta con demasiada regularidad, con bajas un poco sospechosas, etc.

Los halagos, acaricias, palmadas, son energía que transmitimos y que ayuda al que la recibe a tener mas fuerza, mas animo,...
David
# David
sábado, 11 de julio de 2009 14:12
Marisol, MUY BIEN! Lo emocional es lo que nos hace distintos y lo que marca la diferencia. Para mi también es un elemento imprescindible para el éxito a largo plazo. Un abrazo.
David
Belen
# Belen
lunes, 01 de febrero de 2010 1:04
Gracias por el escrito.
El refuerzo positivo siempre tiene mejor beneficio que un castigo pero los jefes todavia no se han dado cuenta de ello. No saben que cuando recibes un comentario agradable sobre lo que haces y sobre cómo lo haces te impulsan a seguir haciendolo asi de bien. Como la actitud de reforzar y reconocer no esta muy presente... ¿os acojeis a la de la propia critica y reconocimiento?
Gracias de nuevo. Belen
Depositos Bancarios
lunes, 28 de noviembre de 2011 7:28
por exprimir lo inexprimible. ¡Y no sólo me lo han explicado, sino que he tenido la sensacional experiencia de experimentarlo en mi propia piel!

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas
    
nike free run 5.0 baratas nike roshe run mujer online comprar nike roshe run baratas nike free run 3.0 v5 nike roshe run baratas china nike roshe run baratas nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas mujer zapatillas nike free baratas zapatillas nike roshe run baratas zapatillas nike free 5.0 zapatillas nike roshe nike free run outlet comprar nike roshe run nike free run 5.0 baratas nike roshe run baratas españa nike roshe run mujer baratas nike roshe run comprar nike free run 3 5.0 nike free 5.0 baratas comprar nike free 5.0 nike roshe baratas online nike free run 3 mujer baratas nike roshe run baratas online nike roshe run hombre baratas nike free run baratas nike run roshe baratas nike roshe run mujer baratas nike free run 3 mujer baratas nike free 3.0 flyknit