image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
15

La liberación de obsesionarse por ser otra persona y estar en otro lugar, de creer lo que quieren hacernos creer, de desear lo que el corazón no desea, de priorizar el raciocinio a los sentimientos, de ser incapaces de sentir la vida y solo anhelarla, de hacer caso a las necesidades impuestas, de esforzarse por cumplir las consignas de otros, de buscar nuestra verdad fuera de nuestro interior,… puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie.

¿Saben en qué consiste deslizarse sobre el filo de la navaja?

¿Saben cómo cruzaría el desierto un gran rio?

¿Saben que solo tiene valor lo que provoca un cambio de conciencia?

La prisión

"El mundo es una prisión y nosotros somos los prisioneros: ¡haz un boquete en el muro de la prisión y sal de ella!"

Jalal al-Din Rumi. (Masnavi I, 982)

Imagínate a un hombre que tiene que rescatar a gente de cierta prisión. Se ha decidido que sólo hay un modo plausible de llevar esto a cabo.

El libertador tiene que entrar en la prisión sin atraer la atención. Debe permanecer allí relativamente libre para actuar durante cierto período. La solución escogida es que entrará como convicto.

Por consiguiente, hace los preparativos, oportunos para que le capturen y le sentencien. Como otros que han caído víctimas de este sistema, se le envía a la prisión que es su meta.

Cuando llega, sabe que se le ha despojado de cualquier posible dispositivo que le pudiese haber ayudado en una escapada. Todo lo que posee es su plan, su ingenio, su habilidad y su conocimiento. Por lo demás, tiene que arreglárselas con equipo improvisado, adquirido en la propia prisión.
El mayor problema es que los prisioneros sufren de psicosis carcelaria. Esto les hace pensar que su prisión es el mundo entero. Otra característica es el olvido de partes esenciales de su pasado. Por consiguiente, casi no poseen memoria alguna de la existencia, perfil y detalle del mundo exterior.

La historia de los compañeros de prisión de este hombre es una historia carcelaria. Sus vidas son vidas carcelarias. Piensan y actúan en base a ello.

Por ejemplo, en vez de acumular pan como provisión para la huida, lo moldean y hacen dominós con los cuales juegan. Saben que alguno de estos juegos son diversiones, pero otros los consideran reales. A las ratas, que podían entrenar como medio de comunicación con el exterior, las tratan como animales domésticos. Beben el líquido de limpieza que contiene alcohol, el cual les produce alucinaciones placenteras. Considerarían una triste pérdida, incluso un crimen, si alguien lo usase para drogar y dejar inconscientes a los guardianes, haciendo posible la huida.

El problema se agrava, ya que los desdichados han olvidado el significado de algunas de las palabras normales que hemos estado usando. Si les pides una definición para palabras tales como "provisiones", "viaje", "huida", obtendrías una lista de significaciones como "rancho carcelario", "caminar de un bloque de celdas a otro", y "evitar el castigo por parte de los guardianes".

"El mundo exterior" sonaría a sus oídos como una extraña contradicción: "Ya que éste es el mundo, este lugar donde vivimos -dirían-, ¿cómo puede haber otro fuera?".
El hombre que está trabajando en el plan de rescate, al principio, sólo puede actuar mediante analogía.

Hay pocos prisioneros que acepten sus analogías, ya que a ellos les parecen locos balbuceos. Cuando dice "necesitamos provisiones para nuestro viaje de huida al mundo exterior", por supuesto, a ellos les suena como el absurdo siguiente: "Necesitamos provisiones -alimentos para usar en la prisión- para nuestro viaje -trasladarnos de un bloque de celdas a otro- de huida -evitar el castigo de los guardianes- al mundo exterior -a la prisión exterior..."

Algunos de los prisioneros de mente más seria puede que digan que quieren entender el significado de sus palabras, pero ya han olvidado el lenguaje del mundo exterior.

Cuando este hombre muere, algunos de los prisioneros hacen de sus palabras y actos un culto carcelario. Lo utilizan para consolarse a sí mismos y para encontrar argumentos contra el siguiente libertador que se las ingenie para llegar hasta ellos.

Sin embargo, una minoría, de vez en cuando, escapa.

 

Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (24) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a Del.icio.us Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a digg Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a menéame Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a Technorati Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a Google Bookmarks Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a Live-MSN Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a FaceBook Agregar 'La liberación puede medirse por el grado de serenidad al reconocer que andamos en tierra de nadie' a Twitter

Post Rating

Comments

Sergio Gonzalez
# Sergio Gonzalez
viernes, 15 de mayo de 2009 9:02
Es así. Lo que ser minoría requiere de un gran esfuerzo, de alguna castaña, pero de las bestias, y mucha paciencia. No creo que el entorno en el que vivomos sea óptimo para la espiritualidad, de ahí que se requiere mas esfuerzo y determinación. Por donde empezamos ? quien es nuestro ejemplo ? que referencia tomamos ? o lo podemos hacer solos ? como llegamos a saber que la cárcel no es el mundo real ? Por eso creo que es necesario, una debacle personal, para poder crecer. Acaso los derechos que hoy disfrutamos no se han conseguido con revoluciones, a sangre y fuego ? pues lo mismo, pero con uno mismo. Gracias Juan, hacía tiempo que no aparecías y me alegro. Espero verte el sábado !!!!
Àngels Castro
viernes, 15 de mayo de 2009 12:35
Creo que somos muchos los que estamos convencidos de la ficción de la carcel, pero que no estamos en contacto entre nosotros. Cuando tomemos conciencia del nivel de masa critica en lo espiritual, haremos el gran salto entre todos. Todo se va andando, tenemos camino todavia por delante y pasito a pasito lo conseguiremos, ya lo estamos consiguiendo!
Lo primero es conseguir tener conciencia que somos algo más que un pensamiento y unas celulas más o menos organizadas ;)) tenemos emociones y un ser maravilloso espiritual que nos ayuda a encontrar el camino a la libertad!
Namaste
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 15 de mayo de 2009 13:07
En mi opinión el camino es al revés. De dentro afuera. La liberación es un trabajo individual que necesita de un maestro en cada etapa y sobre todo de la voluntad de ese individuo. Y en cada etapa del proceso de liberación ese individuo va reconociendo a otros que transitan por semejantes estados de libertad y comparten la experiencias y tomándolas como referencia para el trabajo interior acceden a superiores grados de libertad.

Quien espera de de fuera de si mismo le llegue algo liberador, como no sean las enseñanzas de verdaderos maestros - y hay ciertamente muy pocos - esta en mi opinión perdiendo el tiempo. Y segun oí una vez de uno de esos maestros: De lo único de lo que a lo mejor podriamos arrepentirnos es de perder el tiempo; de nada más, en absoluto.

Os propongo abrir el siguiente enlace, es una secuencia de Baraka:

http://video.google.com/videoplay?docid=-7877306475042790908
Carlos Valle
viernes, 15 de mayo de 2009 14:01
No se como podre expresar con cuatro letras, una pequeña parte de mi vida interior, y que vuestras vivencias puedan ayudar a comprender mi escrito, falto de las expresiones sentimentales que aportarían. el contacto visual, el miedo me engarrota la mano, como escusa para no seguir escribiendo,....

Al oír unas declaraciones de M. Conde, he llegado a la conclusión que la Cárcel, por lo menos ha rehabilitado a una persona.......
Nacho Rivera
# Nacho Rivera
viernes, 15 de mayo de 2009 15:48
Hemos convertido la vida en una gran hipótesis, datos y más datos... Llevamos miles de años teorizando y nos hemos olvidado de lo más importante: Vivirla.

Tenemos tal acumulación de datos, creencias, ideas, pseudo-filosofías, que ahora nos es difícil percibir el verdadero aroma de la existencia. Hay una rígida capa que nos impide ver la realidad.

Vivimos como muy bien nos dice Juan en una cárcel; nuestra propia cárcel. Sólo depende de nosotros salir de ella.

Saludos.
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 15 de mayo de 2009 16:24
Segun Erich Fromm uno de los ejemplos de la gran mentira en la que vivimos es precisamente eso que dices Nacho, por más abundancia de datos, de información, etc., que uno llegue acumular, leer, estudiar, etc., si ni tan solo uno de ellos llega a provocar un cambio de conciencia, no tenemos nada, absolutamente nada.

Me recuerda los programas de cálculo astrológico. Antiguamente cuando calculábamos las cartas natales, incluso las progresadas y tránsito a mano, a medida que ibamos poniendo los elementos en su sitio sentías como algo se movía en tu interior. Ahora el ordenador te vomita series interminables de páginas llenas de datos. Resulta muy difícil abrirte camino por entre la maraña de datos astronómicos para encontrar un punto de apoyo con el que provocar ese movimiento interior. Al viejo Arquímedes también le resultaria dificil encontrar ese punto de apoyo con el que mover el mundo... de su interior.

En cuanto a las expresiones sentimentales que dices Carlos, en mi respuesta a la colaboración de otro compañero reproducía una de las preguntas clásicas del sufismo: ¿Como atravesaria un gran rio el desierto? El desierto se considera la sabiduria porque no esta condicionada por las emociones, el elemento agua. Pues el rio ha de evaporarse para que el viento lo lleve al otro lado. ¿Comprendes?


Enrique Alcover
# Enrique Alcover
viernes, 15 de mayo de 2009 16:40
Juan
hace ya muchos años, alrededor de 20, el primer proyecto informático en el que me tocó trabajar tras mi formación fue la automátización de la creación de cartas astrales.
Respetando, ya en aquella época y ahora, la astrología como materia, aunque no compartiéndola, pretendí, en mi inocencia, que aquel astrólogo me explicará cómo debía funcionar el programa que él quería.
Tras varios días discutiendo con él (hay que reconocer que yo era joven, tierno, y un poco gilipollas, por que vamos....lo pillo ahora y no te digo) acabo reconociendo que lo importante era darle al receptor una hoja llena de miles de datos y que nos aseguráramos de dos cosas.....

1.- Que no se entendiera de ninguna forma
2.- Que no se repitiera el mismo algoritmo más que cada millones de veces.

Y eso hicimos......aunque nunca nos pagó. Desapareció con el software y nunca más se supo.

Perdonad la anécdota pero entre lo de la "cantidad de información" y lo de la astrología, me ha parecido alegórico.....
Gabriela Germain
# Gabriela Germain
viernes, 15 de mayo de 2009 17:23
Gracias Juan por tus palabras.
Me he quedado pegada en la introducción de tu artículo, en aquello sobre el valor del cambio de conciencia.
Creo que ese es el punto central, porque es una tarea personal. A mi juicio el vivir ocupados de lo que pasa allá afuera o a otros, resulta peligrosamente distractor.
Creo que la tarea mas importante la tenemos con nosotros mismos, y no estoy de acuerdo, querido nacho con eso de que hemos convertido la vida en una gran hipótesis.
Yo tengo una vida de lo más concreta. Habito un cuerpo y una casa y una ciudad. Y todos los días tomo decisiones, desde las mas básicas como salir o no de la cama, hasta otras mas complejas, que atañen a mis relaciones con otras personas y con mi entorno, y que por cierto las afectan. Detrás de cada uno de mis actos existe algo que los impulsa. Un modo de emocionar que se nutre de un sentimiento. Yo no siento que mi vida sea una hipótesis, y he vivido profundas crisis, que han cambiado mi modo de hacer las cosas.
Estoy profundamente convencida, porque lo he puesto en práctica, que se puede cambiar la manera de pensar, sentir y actuar. No me cabe duda que las crisis son un tremendo empujón del que se sale fortalecidos. Me gusta lo del cambio de conciencia, pero creo que es necesario entenderlo solo como la génesis. Hay que llevarlo a forma en actos. Comenzando por nuestros pequeños actos cotidianos.
¡Un abrazo a todos!
Gabriela Germain
# Gabriela Germain
viernes, 15 de mayo de 2009 17:32
Perdonen que lo haga aquí, pero no se me ocurre otro lugar para hacer un pequeño aporte al cuestionario publicado mas arriba sobre elecciones.
No tengo información sobre el tema en particular, pero me parece que el cuestionario no contiene todas las preguntas. Me refiero a que al no incluir las opciones “oficiales” incurre en una falta que yo calificaría de “mas de lo mismo”.
Se parece a los plebiscitos en que las opciones involucran más de un aspecto, como si las ideas pudieran ponerse en paquetes o “combos” como los del Mc Donalds.
¿Cómo podremos ser leales a los conceptos de libertad y cambio de conciencia si no consideramos, no validamos ni legitimamos todo el repertorio de opciones?
Que cada cual decida. Pero con todas las opciones a la vista. Si no lo que se hace es otra forma de manipulación.
Cristóbal Cervantes
viernes, 15 de mayo de 2009 18:37
El título del artículo ya lo dice todo, magnífico, como decían los taoístas, "el que sabe no habla y el que habla no sabe",
Robert Alexander Acosta
sábado, 16 de mayo de 2009 9:56
Estimados amigos, hay una sola manera de lograr el cambio de conciencia anhelado, requerido, necesitado e inevitable. Esta es actuar bajo la lógica espiritual(la lógica en el espíritu es diametralmente diferente a la lógica en la materia). En esencia actuar en la lógica espiritual es anteponer la Presencia de Dios en nosotros a nuestra personalidad. Esto nos invita a estar concientes de esa Presencia en cada acto de nuestras vidas lo cual nos permite que VIVAMOS en el ahora. Al lograrlo, eliminamos, por un lado, los resentimientos del pasado y, por el otro, las incertidumbres y angustias por el futuro. Nos permite establecer un clima de confianza que genera la serenidad y paz necesarias para que se manifieste la accion de Dios en nuestro mundo luego de haber fijado las nuevas creencias, hábitos y deseos en nuestro subconciente. Esto es un trabajo personal que nadie lo puede hacer por nosotros en nosotros y que viene cumpliéndose desde lo interno. Pronto debe masificarse de manera expontánea como viene sucediendo y luego la expansión de esta conciencia será ostensiblemente manifiesta.
Reciban todos nuestro saludo y respeto.
Ramon Fernandez-Cid
# Ramon Fernandez-Cid
sábado, 16 de mayo de 2009 13:46
Nuestra percepción de lo exterior influye en nuestro interior,nuestra vida interior puede cambiar nuestra vida en general.La clave esta en la suma de fuerzas volitivas e intelectuales.Voluntad,conocimiento, e intuición,son los artífices de cualquier cambio.
Solo la fuerza de una voluntad inquebrantable no rompe la coraza que nos envuelve.La voluntad expresada, sin reflexion ni conocimiento, se transforma en voluntarismo.
Es decir,necesitamos un plan:lo que implica reflexion,estudio de las oportunidades y de las debilidades,conocimiento de nuestra propia realidad,y,despues,elaboracion de una táctica.
Normalmente, se hace un experimento previo para comprobar la realidad de nuestras posibilidades.Medimos la diferencia que hay entre lo planificado y lo obtenido,y hacemos los ajustes necesarios.
Tambien,como no,medimos la firmeza y la intensidad de otras voluntades,lo que implica conocimiento de los demas.
Cuando detectamos otra voluntad que no es tan firme,intentamos influir sobre ella,fortaleciéndola,estimulándola,convenciendo.Eso pone a prueba nuestras capacidades de liderazgo,ya que no se trata solamente de alimentar nuestra voluntad y conocimiento,sino tambien de proyectarlos sobre otros...La imagen que proyectamos en los demas,nuestra propia imagen interior,necesita ser fuerte,consistente,fiable,creíble.
La percepción que los demas tienen de nosotros es una mezcla de capacidad de convencimiento y de intuición,algo hay que no se puede resolver solo con palabras,necesita tambien de hechos,de ejemplos que los demas puedan captar.Así se obtiene el carisma.El liderazgo.La Autoridad.
No la Autoritas legal ,que deriva de la aplicación de algun precepto legal, sino aquella que arrastra a la accion,la autoridad Carismática que hace que los demas nos sigan sin preguntar.
Esa implica confianza,lealtad,convencimiento,deseo de emulación,etc,etc.Es decir,concita vectores positivos de la voluntad en una misma dirección.
Los medios materiales se obtienen cuando alguien con la inteligencia precisa,revestido de una autoridad carismática,y con un plan definido desea firmemente hacer algo.Ni mas ni menos.Revisar la Historia y lo entendereis.
Feliz fin de semana a todos.
Robert Alexander Acosta
sábado, 16 de mayo de 2009 23:50
Estimados amigos,
Antes irrumpí en vuestra conversación terciando sin ni siquiera presentarme, pero la verdad es que confieso mi orgullo por cada uno de ustedes por la profundidad, sinceridad y apertura mental y de sentimientos. Voy con toda humildad a poner un granito de arena en esta sin par conversación. Antes, por cortesía, voy a presentarme de manera convencional, que no es mi fuerte. Soy venezolano, vivo en Miami desde 2001, No salí huyendo sino como huele peo de mis hijas. Me gradué como ingeniero electricista en 1975 a los 22 años. Me desarrollé profesionalmente como empresario promoviendo desarrollos inmobiliarios pequeños y medianos. Mi inquietud espiritual es desde muy niño. De hecho, a los nueve años ingresé al seminario diocesano de Maracaibo. Hoy, el principal motivo de mi vida es el fortalecimiento de mi relación con mi ser interior.
Juan, Cristóbal, Sergio, Angels ,Carlos, Nacho, Enrique, Gabriela y Ramón tenemos que convencernos que la Presencia de Dios en nosotros es nuestro maestro. No necesitamos mas. Porque, además, todos son uno. No se dan cuenta que cuando tienes una inspiración es por causa de tu interiorización buscando una repuesta?
Pero las cosas espirituales son tan sencillas que nos parece mentira.
Si nosotros privilegiamos nuestra relación con nuestro ser interior, nuestro espíritu, nuestra vida, les aseguro que vamos a obtener como repuesta la dirección correcta. Hay un costo: debemos silenciar nuestra personalidad. Debemos hacer un switch para comenzar a pensar, decidir y elegir en el campo espiritual, es decir, desde nuestro espíritu y no desde nuestra personalidad. El segundo paso, luego de convencernos, es la aceptación y, mas tarde, el compromiso. Cuando llegas al compromiso el nivel de la relación y confianza con tu ser interior es de tal magnitud que entras en el terreno de la Paz Interior con letras mayúsculas. Lo demás viene por añadidura, tal y como lo dijo claramente Jesús.
Mario Conde, persona que solo conocía por referencias periodísticas de las amarillas de hace algunos años, ha dado una entrevista en la cual se refleja que él pasó con creces al estado de compromiso consigo mismo y con la verdad y por eso no hay miedo al ridículo al decir lo que cree hoy. El ha logrado altos niveles de paz interior. Bendigo el bien en él.
De verdad es un agrado participar con ustedes en esta interesante conversación que, se, va a repetirse.
Ah, si desean aburrirse un poquito y, además, darme el privilegio de ser los primeros lectores de mi blog (¿?), los invito a

http://vibrandoenarmonia.blogspot.com/

Por cierto, estoy totalmente abierto a las sugerencias para mejorarlo tanto en la presentación (confieso mi ignorancia tecnológica) como en el contenido.

Reciban mi respetuoso saludo.

Robert A. Acosta
Juan Trigo
# Juan Trigo
domingo, 17 de mayo de 2009 4:34
En mi opinión la búsqueda de Dios en nuestro interior, único lugar donde podemos encontrarlo, necesita de una limpieza general y radical. Simplemente porque Dios es la esencia del universo y no entiende de culturas, circunstancias, ni sobre todo de Egos. Es otra cosa. Y además, por su cualidad de infinito es otra cosa diferente a la que puedas imaginar. Y esto es un proceso inacabable: Siempre que imagines que Dios es algo, te alejas. Recuerda a Lao-Tsé. Por tanto, para hacer limpieza y poder encontrar la esencia del universo en ti, lo único importante por lo que vale la pena vivir, y vigilar con atención qué personajes se agitan en tu interior; tus peores enemigos, hay que:
- Olvidar todo lo que tu cultura ha intentado inculcarte: Todo.
- No te creas nada si no lo has comprobado por ti mismo. Nada
- Ríete de ti mismo, ya que no eres tú.
¿Podrás hacerlo?
Gabriela Germain
# Gabriela Germain
domingo, 17 de mayo de 2009 15:58
¡Hola Robert! Que bueno tener por aquí a un venezolano. A mi me parece genial tener acceso a lo que puede aportar una persona desde otro punto del planeta o desde otro punto de vista. Estoy de acuerdo contigo en lo esencial de la presencia de Dios, sin embargo no creo que deba ser a costa de la propia personalidad ni de olvidar la cultura, como dice Juan.
Las religiones hablan de fe. Maturana habla de vivir en la confianza y la describe como la que experimenta una mariposa al salir del capullo, que no se plantea la duda de si habrá flores para libar o cielo donde volar. Se dedica sencillamente a ser mariposa.
¡Un abrazo!
Robert Alexander Acosta
domingo, 17 de mayo de 2009 18:31
Hola Gabriela, eres muy gentil.
Cuando menciono la personalidad me refiero a la parte de nuestro ser que hemos creado susceptible de la influencia del mundo exterior y que, como sabes, es aparente. Como apariencia no tiene base fundamental sobre la roca de la verdad por eso muy bien dice Juan "ríete de ti mismo, que no eres tú". Es, como dice Antonio Vega, un "monstruo de papel". El dilema que está tratando de resolver el ser humano hoy es precisamente la definición de sobre qué fundamentos va a basar su existencia. Será que la continuamos basando sobre la apariencia que es todo lo tangible, la materia y su parte mas sutil que es la personalidad o la basamos en el espíritu para armonizarnos con el Universo que es Dios? Quiero decirles que no es nuestra intención polemizar. Ese no es el camino. El camino es la comprobación personal. En esto nos tenemos que convertir en nuestro propios conejillos de indias. Y sí Juan, sí puedes hacerlo y no solo puedes, debes hacerlo. Tarde o temprano debemos hacerlo y si sabemos entonces por qué esperar? Eso sí, debemos aplicar la máxima: SABER, OSAR Y CALLAR.
Esto no se trata de religiones sino de espiritualidad, de vida en el espíritu. De esta manera, cada uno de nosotros tiene su propia religión. Seríamos aproximadamente unas 10.000 millones de religiones. Pero, además, Fe y Confianza son sinónimos en el espíritu y son el primer paso fundamental para avanzar y para lograr los cambios necesarios dentro de este convulsionado mundo. David lo retrata claramente en sus salmos pero lee masticando el Salmo 91.
Es nuestra tarea alinear la personalidad con nuestro espíritu. Esto es eliminar la dualidad y hacernos uno con El. Esto solo se logra con Fe y Confianza. La Fe y Confianza crean el clima de Paz necesarios para dejar actuar al Universo que es la Acción de Dios.
Reciban mis bendiciones.
Juan Trigo
# Juan Trigo
domingo, 17 de mayo de 2009 21:05
La última intervención de Robert me sugiere el abismo entre los vocablos “Re-Ligare” y religión. El primero se refiere al acto de re-cordar quienes realmente somos y de dónde venimos, que se explica en el Cuento del Hijo del Rey, que publiqué hace meses.
Precisamente una de las diferencias entre ambos vocablos es que en el acto de Re-ligar no interviene para nada la fe, sino el Conocimiento y la voluntad de acceder a él. En el camino del sufí no hace falta ningún acto de fe sino de sentir en el corazón palpablemente los cambios de conciencia que se operan a cada tramo de las enseñanzas.
Hay dos vías paralelas, del Conocimiento al Amor, o al revés, ambas coexisten en el camino de la mano de un maestro que ya lo ha experimentado.
Decimos: “No te creas nada que no experimentes por ti misma”. Y eso es lo contrario a la fe.
Una vez, al terminar una ceremonia derviche, me sentía tan en otro mundo que cuando el maestro me preguntó si le había entendido, le respondí con pasión “te seguiré a ciegas”.
¿Sabes lo que me respondió?: “Pues no has en tendido nada. Vuelve cuando no te haga falta ningún gramo de fe para descubrir el conocimiento que ya está en ti”.
¿Comprendes?
Naturalmente, como digo en el título, la liberación (de la necesidad de tener fe) conlleva el vértigo de la soledad del que camina por tierra de nadie.
Pero es necesario experimentar esa terrible soledad para luego, en un momento impredecible, oír el “clic” de sentirte uno con todos y por tanto comprender que la soledad no es más que otra trampa del Ego.
Walter Trujillo
lunes, 18 de mayo de 2009 2:03
DEJA DE SER PRISIONERO DE SI MISMO

El intentar cambiar, es ya sinónimo de perdida, nadie quiere perder; a veces es más cómodo encerrarse entre cuatro paredes, así asegurarse un existencia; es más difícil salir enfrentarse a la realidad de afuera y a sus reales, sin perder espacio de moverse o dejarse contaminar o perderse en la voluptuosidad de esos mundos y gentes.

Creer es bueno, pero creer y perder la personalidad o su don de decidir, no es recomendable, hay algo que es más fuerte que la realidad, y es la espiritualidad, no se necesita creer para ser espiritual o alcanzar el desarrollo espiritual. Hay dejarse llevar por los cambios, pero hay saber parar cuando estos nos superan o envuelven.

La prisión real, es una limitante, lo sientes cuando están fuera de esa limitante y te toca recontar lo perdido o aplazado. Todo el mundo encierra en si mismo un grito de liberación, esa nuestra medicina, para poder valorar lo perdido o lo que hemos dejado de beber, por preferir la seducción del desierto o el placer de lo inmediato o pasajero.

Ser profundo, ser diferente, romper cadenas; demanda tiempo, constancia, voluntad y permanente renovación Igual no dejemos de renovarnos y movernos, así nos parecerá más todo más fácil y digerible, y la vida se vuelve más agradable y amplia.
Juan Trigo
# Juan Trigo
lunes, 18 de mayo de 2009 7:17
Y también se puede considerar el calificativo al revés, ganar en lugar de perder, ya que solo perdemos nuestras cadenas, y ganamos libertad.

Y la libertad es la herramienta imprescindible para creer en lo que es real. Pues, ¿en qué puede creer una persona encadenada? ¿en escapar?

Al conocimiento no se se llega escapando de nada sino como búsqueda consciente, y con los ojos abiertos. Al conocimiento no se llega impulsado por deseos de liberación, sino por medio de los pequeños pasos que te conducen a ella. No por deseo, sino por acción.
Hilde
# Hilde
martes, 04 de mayo de 2010 18:06
Yo se de alguien que hizo eso de entrar en la prisión para trasmitir su visión y para conocer los motivos de los presos y le pasó similar : ...salió solo y con la idea de la cual nunca se pudo desprender ya de que acababa de ingresar en una prisión mayor...............
Anónimo
# Usuario Anónimo
sábado, 29 de julio de 2017 13:07
http://juantrigo.com/como-encuentro-a-dios-en-mi-interior/
Anónimo
# Usuario Anónimo
viernes, 04 de agosto de 2017 21:33
http://juantrigo.com/la-prision/

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas