image


A lo largo de la historia la sociedad ha sido siempre controlada por un poder vertical, que en sus diferentes variantes, nunca ha demostrado ser válido para garantizar el bienestar de todos los que la componen.

Nos encontramos en un momento de incertidumbre ante una crisis económica, cuyas dimensiones y posibles consecuencias son desconocidas por la mayoría de nosotros. Como ciudadanos, percibimos falta de transparencia por parte de las clases políticas e intuimos que seremos principalmente la sociedad civil, los que sufriremos más duramente sus consecuencias, como ha ocurrido siempre en el devenir de la historia.


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Inicio  >  Espiritualidad
04

La tradición Sufí tiene un cuento muy antiguo que, como el del Elefante en la Oscuridad y la mayoría de ellos, se reproduce de distintas maneras según la gente al cual va dirigido, al lugar donde se aplique y a su momento concreto. En esencia explica el origen y la naturaleza de la humanidad y la necesidad de despertar y descubrir quienes somos en realidad.

Aquí reproduzco estrictamente la versión de Idries Shah en su obra “Cuentos de los Derviches” y que lleva por título:

El Hijo del Rey

Una vez, en un país donde todos los hombres eran como reyes, vivía una familia, feliz en todo sentido, en medio de un ambiente de tales características, que las palabras no lo pueden describir en términos de cosa alguna conocida hoy por el hombre. Este país de Sharq(1)  parecía satisfactorio al joven príncipe Dhat; hasta que un día los padres le dijeron: "Querido hijo, es la costumbre obligada de nuestro país que cada príncipe real, cuando alcanza cierta edad, parta a fin de someterse a una prueba. Esto se hace con el objeto de prepararlo para su reinado, y para que logre en reputación, y - gracias del esfuerzo y el estar alerta -, un grado de hombría que no se obtiene de ninguna otra manera. Así ha sido ordenado desde el principio, y así será hasta el fin"
Por lo tanto el príncipe Dhat se preparó para su viaje, provisto por su familia del sustento que ella podía brindar: una comida especial que lo alimentaría durante su exilio, de pequeño tamaño aunque ilimitada en cantidad.
Además le dieron ciertos recursos, que no es posible mencionar, que de ser usados adecuadamente, lo protegerían.

Debía viajar a cierto país, llamado Misr(2), e ir disfrazado. Fue así como le dieron guías para el viaje, y ropas adecuadas a su nueva condición; ropa que tenía poca semejanza con la usada por alguien de sangre real. Su tarea era rescatar cierta joya, custodiada en Misr por un temible monstruo.

Cuando partieron sus guías, Dhat quedó solo, pero pronto se encontró con alguien que Se hallaba cumpliendo una misión similar, y juntos pudieron mantener vivo el recuerdo de sus orígenes sublimes. Pero, debido al aire y a la comida del país, una especie de sueño pronto descendió sobre ambos. Y Dhat olvidó su misión.

Durante años vivió en Misr, ganándose la vida y desempeñando un humilde oficio, aparentemente ajeno a lo que debería estar haciendo.

Por un medio que les era familiar, pero desconocido para otras personas, los habitantes de Sharq llegaron a conocer la lamentable situación de Dhat, y trabajaron juntos, en una forma por ellos conocida, para ayudar a liberado y permitirle perseverar en su misión. Por un medio extraño un mensaje fue enviado al pequeño príncipe, diciendo: "¡Despierta! Pues eres el hijo de un rey, enviado en una misión especial, y debes regresar a nosotros."

Este mensaje despertó al príncipe, quien logró encontrar al monstruo, y mediante el uso de sonidos especiales, logró que se durmiera, tomando la inapreciable joya que éste había estado custodiando.

Entonces Dhat obedeció los sonidos del mensaje que lo habían despertado; cambió sus vestiduras por las de su país y volvió sobre sus pasos, guiado por el Sonido, al país de Sharq.

En un tiempo sorprendentemente corto, nuevamente Dhat contempló sus antiguas vestimentas, y el país de sus antepasados, y arribó a su hogar.

Sin embargo, ahora, debido a sus experiencias, pudo ver que se trataba de un lugar que tenía más esplendor que nunca, un lugar seguro para él; se dio cuenta de que era el lugar rememorado vagamente por la gente de Misr como Salamat; palabra que para ellos significaba Sumisión, pero que, ahora pudo verlo; significaba paz.

(1) Oriente, en lengua árabe.
(2) Egipto, en lengua árabe.

Notas:
Una trama muy similar se. encuentra en el Himno del Alma en los Libros Apócrifos del Nuevo Testamento. El filósofo Ibn-Sina (muerto en 1038) conocido como Avicena en Occidente, ha tratado el mismo material en su alegoría del Exilio del Alma, o Poema del Alma.

Esta versión aparece en la transcripción hecha por un derviche errante de una narración realizada aparentemente por Amir Sultán, Sheikh de Bokhara, quien enseñó en Estambul y murió en 1429.

El pasaje “Despierta y recuerda que eres el hijo del Rey” es una constante tanto en la literatura iniciática de naturaleza críptica como en su versión popular. La visión de Hamlet en el acto primero, donde el fantasma de su padre le revela la verdad de lo que ha ocurrido, o la película “El Rey León”, en una visión similar que tiene el joven príncipe para recordar quién es el realidad, son algunos ejemplos. “El Castillo Interior” de Teresa de Ávila o la “Subida al Monte Carmelo” de Juan de la Cruz, son ejemplos de esa misma llamada a recordar que este mundo solo es una estación de paso, un tránsito hacia nuestra verdadera naturaleza. 
 

Publicado en: Espiritualidad
Email del autor: juan@tmp.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (9) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a Del.icio.us Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a digg Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a menéame Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a Technorati Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a Google Bookmarks Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a Live-MSN Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a FaceBook Agregar '¿Quiénes somos y de dónde venimos?' a Twitter

Post Rating

Comments

Roberta
# Roberta
jueves, 04 de diciembre de 2008 22:33
Según este cuento parece ser que estamos sumidos en un profundo sueño, que nos hace olvidar de donde venimos y quien somos en realidad. Cada uno de nosotros debemos despertar y recordar quien somos en realidad.
¿Como es posible despertarse?
Elivor
# Elivor
jueves, 04 de diciembre de 2008 23:50
Dice el cuento: "Por un medio que les era familiar, pero desconocido para otras personas, los habitantes de Sharq llegaron a conocer la lamentable situación de Dhat, y trabajaron juntos, en una forma por ellos conocida, para ayudar a liberado y permitirle perseverar en su misión. Por un medio extraño un mensaje fue enviado al pequeño príncipe, diciendo: "¡Despierta! Pues eres el hijo de un rey, enviado en una misión especial, y debes regresar a nosotros."

Habrá que actuar para generar esa comunidad y encontrar ese medio extraño para el mensaje...! Gracias por aportarnos sabiduría sufi, ese empuje a la meditación, a la conciencia
Juan Trigo
# Juan Trigo
viernes, 05 de diciembre de 2008 6:00
Me enseñaron que la Realidad puede "verse" desde ese centro, al que algunos sufís llaman "el nodo de la vida" y que vibra detrás de la punta del esternón, y que para entendernos llamamos "El Corazón". Es el lugar al que regresamos, como el peregrino que necesita volver a casa de tanto en tanto, para recordar quiénes somos y de dónde venimos, y que nuestra vida en la Tierra, ese cotidiano contradictorio, tantas veces estúpido y sin sentido, solo es una breve circunstancia, una estación de paso, un ejercicio, un aula de aprendizaje.
Cuando decimos que “hablamos desde el corazón” nos referimos a que dejamos que el intelecto vaya por los derroteros erráticos que le son propios, que los pensamientos entren y salgan sin hacerles caso. Nada importa nada de lo que el pensamiento produce, porque solo es producto de la actividad de los neurotransmisores; no es real.
La meditación en silencio, con la conciencia concentrada en ese punto, permite despertar, y es absolutamente personal e intransferible, como la libertad. Y ese alejamiento del mundo permite contemplar el miedo a la soledad, a la libertad, al vacío, como algo tan ilusorio, artificial y sin sentido como las cosas de eso que llamamos "vida en la tierra".
Despertar significa percibir, sentir íntimamente que hay algo permanente en nosotros y que no tiene ninguna conexión con religiones, ideas filosóficas, doctrinas, grupos organizados, normas, estructuras, etc.
Despertar puede significar alejarse de cualquier cosa de este mundo y entrar en la comunión con el Todo, la Unidad, de forma sencilla, fácil, sin mensajes, sin postulados, y que, una vez hemos estado allí, podemos regresar cuando queramos con un acto de voluntad.
Despertar puede parecerse a esa sensación interna de ser espectadores sin espectáculo, más aún, de que no nos apremia ninguna necesidad de ocurra algo. Despertar puede parecerse a que la “levedad del ser” no solamente sea soportable sino necesaria, placentera.
Sharker
# Sharker
sábado, 06 de diciembre de 2008 12:54
La meditación en silencio permite despertar!!!!!

Tengo un amigo que en una conversación con su profesor le dijo: "En tu vida hay mucho ruido"

Yo, con permiso de este maravilloso profesor, lo hago extensivo al primer de nuestros mundo, "EN NUESTRAS VIDAS HAY MUCHO RUIDO"

En nuestros dias un niño en su primer año de infancia recibe más impactos mediáticos que una persona de principios de siglo XX en toda su vida.

IMPACTANTE NO CREEIS!!!
Dario
# Dario
sábado, 06 de diciembre de 2008 13:35
Nuesta sociedad actual esta tan llena de ruido que no nos permite conectarnos con nuestro interior. Muchas de nosotros hemos estado pensando durante tiempo que no había nada dentro de nosotros donde conectar, frente a la multitud de estímulos que provienen de fuera y nos invaden continuamente. Cuando se descrube el sentimiento de plenitud al conectar con nosotros mismos, nos damos cuenta de todo lo que nos hemos perdido hasta entonces y deseamos comunicarlo a los otros. Son pocos los que estan receptivos al mensaje.
Max
# Max
sábado, 06 de diciembre de 2008 19:50

Decía Montaigne que lo importante no es tener la cabeza llena, si no bien formada. Curiosamente la estructura interna se cimienta en unos cuantos pilares, que soterrados por el ruido, se difuminan en nuestras gestiones diarias. Así, que el silencio nos puede ayudar a comprender que después de todo lo esencial estriba en ser amable con nosotros mismos y con nuestros semejantes
Juan Trigo
# Juan Trigo
domingo, 07 de diciembre de 2008 3:59
El silenció interior es tan poderoso que puede convertir todos los ruidos de fuera en lo que quieras, incluso desaparecer por completo.

No hace falta ir a buscar en la vida de Nisargadata, entrando en trance en su piso del centro más populoso de Calcuta, o percibir entre líneas los éxtasis de Naghuib Mahfuz en su "Callejon de los Milagros", un entorno si cabe más bullicioso como el del Viejo Cairo, para convencernos de que no importa lo que pase fuera, lo que importa es lo que quieras que pase dentro.

Mi primer Maestro, que desconfiaba del silencio de los monasterios como de cualquier religión organizada, me hacía meditar a las doce del mediodía, con las ventanas abiertas, en el piso donde vivia del centro de Barcelona, para que empezara a darme cuenta de que lo dificil no es acallar el mundanal ruido, sino la jauría interior.

Más tarde otro Maestro me enseñó a "viajar" a mi "isla" siempre que quisiera, con solo un acto de voluntad.

Carlos Sánchez
# Carlos Sánchez
martes, 13 de enero de 2009 14:35
Queridos amigos desconocidos, ¿Será verdad que algo está ocurriendo? Me llena de felicidad ver a tantas almas inquietas y con ganas de despertar. "Despertar" es una palabra muy seria como para ser tomada en broma. Roberta pregunta "¿Cómo es posible despertarse?". Es fundamental alcanzar un nivel de autoconocimiento a través del aprendizaje y del trabajo personal. Aprender cómo funciona nuestra "máquina" y sus diferentes centros. Reconocer al ego para debilitarlo poco a poco.

El problema es que cuando hablas de conciencia la gente no entiende realmente de que estás hablando ya que quien lee es el ego y el ego tiene una falsa sensación de conciencia de si mismo, a cualquiera que le preguntes ¿quién eres? y siempre te dirá "yo" aunque se esté comportando de forma opuesta a como acaba de afirmar que lo haría y también había dicho que era "yo". La idea de una psique fraccionada es algo que se tiene que aprender.Todo el mundo piensa que es consciente, ese es el problema. Al ego se le trata como un aspecto de nuestra psique que se pone en marcha de vez en cuando y entonces "somos egoistas". No se da nadie cuenta que es el motor de la motivación del 100% de pensamientos emociones y acciones de una persona no trabajada.
Anónimo
# Usuario Anónimo
jueves, 08 de diciembre de 2011 23:43
http://planocreativo.wordpress.com/2011/12/08/hace-falta-silencio-para-meditar/

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Agenda

    
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas